Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Su Promesa: Los Bebés De La Mafia (Libros 1 y 2)

  • 👁 2K
  • 8.7
  • 💬 84

Annotation

Quedarse embarazada de su jefe tras un lío de una noche y dejar de repente su trabajo como stripper era lo último que Serena esperaba, y para empeorar las cosas, él es el heredero de la mafia. Serena es tranquila mientras que Christian es intrépido y franco, pero de alguna manera los dos deben hacer que funcione. Cuando Christian obliga a Serena a llevar a cabo un falso compromiso, ella intenta por todos los medios encajar en la familia y en la lujosa vida que llevan las mujeres, mientras Christian lucha todo lo que puede por mantener a salvo a su familia, pero todo da un giro cuando sale a la luz la verdad oculta sobre Serena y sus padres biológicos. Su idea era jugar a fingir hasta que naciera el bebé, y la norma era no enamorarse, pero los planes no siempre salen como se espera. ¿Será capaz Christian de proteger a la madre de su hijo nonato? ¿Y acabarán rompiendo las reglas? Pero lo más importante, ¿será capaz de mantener su promesa?

Capítulo 1

Di una vuelta y me quedé mirando la poca ropa que llevaba. ¿Cómo había llegado tan lejos y por qué estaba haciendo esto? Podría haber aceptado un trabajo en la tienda o como coreógrafa, que se suponía que era mi objetivo en primer lugar. No me importaba desnudarme, ni los trajes, nunca me importaron. Todo el mundo tenía una forma diferente de pagar sus facturas y esta era una de ellas, así que no, no me avergonzaba y era una forma fácil de ganar dinero, pero aun así, no era lo que había planeado. —¿Vienes ardilla o vas a seguir mirándote el c*l* todo el día?—. Faith se rió y pasó a mi lado. Ardilla..., el apodo que se había recuperado desde que yo estaba aquí. Era el apodo que me había perseguido durante todo el parvulario hasta ahora, el apodo que me habían puesto por mis mejillas “esponjosas”. Conocía a Faith desde hacía años, pero sólo después de trabajar aquí nos hicimos mejores amigas. Después de ir de hogar de acogida en hogar de acogida, acabé de vuelta en el hogar de grupo en el que había estado desde que era un bebé. Por desgracia, no había conocido a mis padres ni había tenido oportunidades en la vida, así que durante mi adolescencia me hice la promesa de salir adelante. Mi objetivo era terminar el instituto, la universidad y conseguir un buen trabajo como coreógrafa, pero obviamente no fue así. Ni siquiera yo podría haber predicho que estaría trabajando en un club de striptease a la temprana edad de veintiún años. —He oído que los hermanos Lamberti estarán hoy en la sala VIP privada, incluso Christian estará aquí—. Faith cantaba mientras se aplicaba el brillo de labios en sus labios perfectamente carnosos. Miré a la chica con cara de sospecha y traté de intuir si sabía algo que yo había estado tratando de ocultar. Sus preciosas y largas trenzas caían perfectamente sobre sus hombros.Faith era preciosa y todo el mundo lo sabía, incluidos los hermanos Lamberti. Al mencionar a Christian, sentí que se me calentaba la cara y rápidamente miré hacia otro lado. Christian, el mismo hombre que me había hecho gritar su nombre hacía *p*n*s dos meses. Nunca me habían gustado los rollos de una noche, pero aquella noche los dos nos emborrachamos y él me llevó a su despacho, donde acabamos acostándonos. Si las chicas lo supieran. Si lo supiera su padre. Nuestro jefe Lucio Lamberti tenía muchos negocios y el club de striptease era uno de ellos. De vez en cuando él y sus tres hijos tenían reuniones de negocios con algunos de sus socios y hoy sería uno de esos días. No eramos tontos y sabiamos exactamente a que tipo de negocios se dedicaban pero nadie tenia el valor de decirlo en voz alta y dejarlo estar. Lucio Lamberti era un hombre amable y cariñoso que me había dado el trabajo nada más verme. Era como una figura paterna para todas las chicas y un respetado hombre de negocios para muchas. Sus hijos eran sorprendentemente todo lo contrario. Gio era el mayor y una piedra fría. Nunca nos miraba a los ojos y dejaba muy clara su opinión: todos sabíamos lo que pensaba de nosotros. El segundo, Enzo, era conocido por todos. Enzo era simpático y alegre pero, en cierto modo, muy infantil. Era un donjuán y sabía cómo tratar a las mujeres. Veía todo y a todos como un reto y no le gustaba perder. El hijo menor, Christian, era aún más frío que Gio, cosa que yo no sabía que fuera posible antes de conocerlo. Cuando acabó conmigo, me sacó de su despacho sin mirarme siquiera de reojo. Aunque Christian era el más joven, era el heredero de todos los negocios de los Lamberti y no cabía duda de que probablemente se debía a su personalidad directa y seria. La diferencia entre Gio y Christian era que Gio tendía a mantenerse reservado mientras que Christian simplemente daba miedo estar cerca, y el hecho de que *p*n*s estuviera aquí a pesar de ser el heredero lo hacía aún más intimidante. Mientras todas las chicas se avergonzaban de tener siquiera un segundo de su atención, yo hacía lo posible por evitarlo y me sentí un poco avergonzada después de que me arrojara a un lado como un trozo de carne como si no fuera nada, pero así era él y lo sabía de antemano. —¡Os estamos esperando!— Gritó Luna y asomó la cabeza por la puerta. Aparte de Faith, Luna era la única persona con la que me llevaba bien. Todas las demás chicas eran groseras o no estaban de humor para interactuar conmigo. Estaban aquí para ellas mismas y veían a todos en su camino como competencia. Por suerte Lucio no era tan estricto, así que *p*n*s nos regañaban, incluso cuando llegábamos un poco tarde, lo que ocurría a menudo. —¡Ya vamos!— Le grité y tiré del brazo de Faith. Con todas mis fuerzas me esforcé por sacarla por la puerta mientras ella se aplicaba el brillo de labios hasta el último segundo. Después de que Faith y yo salimos del camerino nos unimos a las otras chicas que estaban perfectamente alineadas en la oficina de Lucio, sólo que no era Lucio el que estaba parado allí. Era uno de los chicos que siempre había intentado evitar a toda costa y el hijo de Lucio Lamberti, Enzo. Pasó junto a Faith y dio unos pasos hacia mí hasta que estuvo justo delante de mí, pero demasiado asustada para mirarle a los ojos, bajé inmediatamente la vista a mis pies y le oí reírse. —¿Siempre llegas tarde?— Le oí preguntarme y sentí escalofríos por todo el cuerpo. Hoy debía de ser realmente mi día de mala suerte. Faith y yo llegábamos tarde pero él sólo decidió llamar a una de nosotras. —Lo s-siento, n-n-nosotros...— intenté explicarme pero ninguna palabra pudo salir de mi boca. —Mírame cuando me hables—. Exigió, y en un segundo levanté la vista y me encontré con sus ojos. Por alguna razón, esperaba que me gritara, pero no lo hizo. Enzo tenía una sonrisa brillante en la cara e inclinó la cabeza mientras observaba cada detalle de mi rostro. Llevó su mano hacia mi mejilla y la apretó antes de que una risita saliera de su boca. No era exactamente alegre, sino más bien una risita de incredulidad. Todas las chicas empezaron a reír mientras yo le miraba confusa. —Estaba bromeando ardilla, pero creo que voy a convertir en mi nuevo pasatiempo el intimidarte—. Comentó y soltó mi mejilla para dar unos pasos hacia atrás. —Qué suerte tienes—. Susurró Faith mientras me sujetaba la mejilla con incredulidad. ¿Afortunada? Realmente no sabía por qué. Para muchas de las chicas, esto podría haber sido un logro, pero a mí me gustaba permanecer en un segundo plano, así que me consideraba cualquier cosa menos afortunada, y que él dijera que convertiría en su nuevo pasatiempo intimidarme lo hacía aún peor. —Como todos sabéis hoy tenemos una reunión de negocios muy importante con uno de nuestros posibles socios comerciales. El objetivo principal de hoy es asegurarnos de que él y su séquito pasen una buena noche y de que consigamos su firma al final de la tarde. La reunión se celebrará en el salón privado y necesitaré a algunos de ustedes. Si no os llamo por vuestro nombre, bajad y seguid trabajando como de costumbre con los demás invitados—. explicó Enzo mientras se paseaba de un lado a otro. Como siempre, mantuve la calma. Reuniones como esta ocurrían a menudo y, de todos modos, no me elegirían. A diferencia de las otras chicas, yo tampoco quería que me eligieran, lo único que quería era ganar mi dinero abajo e irme. No tenía ningún deseo de servir a nadie en una de esas reuniones privadas y Lucio lo sabía, esa era la razón por la que nunca me elegía. Bailar y servir copas a desconocidos no era un problema, pero cada vez que me ponían en situaciones incómodas o embarazosas, me enfrentaba a la falta de habilidades sociales que en realidad tenía y Lucio era consciente de ello. Teníamos un estrecho vínculo y sabía leer a través de mí, así que no tenía motivos para preocuparme. —Las chicas que quiero que me acompañen son, Luna, Aubrey, Dawn, Faith-— Enzo habló y se tomó una pequeña pausa. Como era de esperar, probablemente mencionaría a Lorena como última y acudiría a la reunión con el grupo habitual de chicas que solían ser seleccionadas. —¡Ah, y ardilla! Sorprendida levanté la vista y vi a todas las chicas, incluido Enzo, mirándome fijamente. ¿Qué había hecho yo para merecer esto? —¿Yo?— tartamudeé. Enzo asintió con la cabeza y disculpó a todas las demás chicas que habían salido del despacho. Yo seguía incrédula y me quedé congelada en el mismo sitio: ¿....yo? Podía haber elegido a cualquiera, pero decidió arruinarme el día así. No me interesaba jugar a ser camarera y menos con hombres que seguramente pertenecían a la mafia, pero nunca me atrevería a hablar en contra de Enzo. Por muy despreocupado que fuera, seguía siendo mi jefe. —Los hombres que estarán aquí esta noche son duros y difíciles de manejar, pero confío en todos y cada uno de vosotros para que no lo estropeéis—, nos dijo Enzo con su sonrisa de un millón de dólares. Incluso cuando estaba serio, seguía teniendo la misma sonrisa en la cara. —¿Estás nervioso Ardilla?— me preguntó Enzo. Le miré con ojos grandes y le dirigí una mirada interrogante. ¿Lo estaba? Luna y Faith apoyaron sus cabezas contra la mía para calmarme. —¿Estarás allí?— Le pregunté de inmediato. De todas las personas con las que me sentía incómoda él estaba sorprendentemente en el último lugar y ya tenía problemas para formar una frase con él, así que imagínate. Enzo se rió y juguetonamente me empujó el hombro. —No, pero no te preocupes, Christian estará allí. En el momento en que esas palabras salieron de su boca por mi cabeza solo pasó un pensamiento. ¿Por qué yo?

Capítulo 2

Habíamos llegado a la sala privada y esperábamos nuevas instrucciones. Ni siquiera sabía qué estaba haciendo aquí, pero en realidad no tenía nada que decir al respecto. Esto no debía ser así. Debería haber estado abajo, bailando con las otras chicas. Miré a mi alrededor y observé mi nuevo entorno. Llevaba seis meses trabajando aquí, pero nunca había estado en esta habitación. Por algo estaba estrictamente prohibida y bien vigilada. El segundo piso era para reuniones de negocios importantes, lo cual era obvio porque la sala estaba llena de seguridad. Vi muchas caras que no había visto antes y sabía exactamente por qué razón. Se suponía que no debía verlas. —Cálmate. Estás temblando—. Faith se rió mientras acariciaba sus dedos entre mis rizos. Ni siquiera me había dado cuenta de lo mucho que había estado temblando hasta que ella lo mencionó. Respiré hondo y me miré las piernas mientras intentaba controlarme. No s

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app