Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

Rendida al Alfa

  • 👁 489
  • 5.0
  • 💬 0

Annotation

Era el principal día de clase, por ejemplo la última oportunidad de escaparme. No tenía una mochila con un paquete de resistencia, ni un bolso sobresaliente con el que comprar una tarjeta de embarque a cualquier lugar al que fuera, ni un acompañante que me esperara en la ciudad en un vehículo con el motor en marcha. En resumen: necesitaba la idea que la mayoría de los individuos normales tienen de "un arreglo". En cualquier caso, a pesar de todo, no quería quedarme en la Fundación Escolar de los Próceres por nada del mundo. La luz borrosa del amanecer apuntaba no muy lejos mientras intentaba ponerme unos pantalones y sacar un grueso jersey oscuro. A esa hora de la mañana y a la altura en la que nos encontrábamos, hacía frío incluso en septiembre. Me recogí el pelo en un moño hecho a toda prisa y me puse unas botas de escalada. Por muy significativo que pareciera ser callar, no necesitaba estresarme por el despertar de mis padres. No eran precisamente unos buscavidas, por así decirlo. Se dejaban caer y morir en la cama hasta que sonaba el temporizador de la mañana, y para eso aún faltaban dos o tres horas. Lo que me daba una ventaja temprana decente. En el lado opuesto de mi ventana, la figura premonitoria de piedra me miraba con el ceño fruncido mientras me sonreía con un ceño fruncido flanqueado por llamativos dientes. Le arrebaté el abrigo vaquero y le saqué la lengua.

1

Era el principal día de clase, por ejemplo la última oportunidad de escaparme.

No tenía una mochila con un paquete de resistencia, ni un bolso sobresaliente con el que comprar una tarjeta de embarque a cualquier lugar al que fuera, ni un acompañante que me esperara en la ciudad en un vehíc*l* con el motor en marcha. En resumen: necesitaba la idea que la mayoría de los individuos normales tienen de "un arreglo".

En cualquier caso, a pesar de todo, no quería quedarme en la Fundación Escolar de los Próceres por nada del mundo.

La luz borrosa del amanecer apuntaba no muy lejos mientras intentaba ponerme unos pantalones y sacar un grueso jersey oscuro. A esa hora de la mañana y a la altura en la que nos encontrábamos, hacía frío incluso en septiembre.

Me recogí el pelo en un moño hecho a toda prisa y me puse unas botas de escalada.

Por muy significativo que pareciera ser callar, no necesitaba estresarme por el despertar de mis padres. No eran precisamente unos buscavidas, por así decirlo. Se dejaban caer y morir en la cama hasta que sonaba el temporizador de la mañana, y para eso aún faltaban dos o tres horas.

Lo que me daba una ventaja temprana decente.

En el lado opuesto de mi ventana, la figura premonitoria de piedra me miraba con el ceño fruncido mientras me sonreía con un ceño fruncido flanqueado por llamativos dientes. Le arrebaté el abrigo vaquero y le saqué la lengua.

-Tal vez te guste hacer equilibrios allí en la Fortaleza de los Malditos -murmuré-. En efecto, deberías apreciarlo.

Hice la cama antes de salir. Normalmente tienen que estar encima de mí para hacerla, pero esta vez no necesitaron decírmelo. Ya habrían tenido bastante con el asalto que pensaba darles después y creí que extendiendo la manta me acomodaría un poco con ellos. En cualquier caso, a pesar de que sin duda no compartirían esta opinión, lo hice. Estaba aligerando las almohadillas cuando abruptamente recordé algo insólito como si aún no me hubiera revuelto, algo que había visualizado antes de esa noche:

-Vi tus piernas y cómo se movían bajo tu falda, el entramado de tu vientre emparejaba impecablemente la búsqueda minuciosa en mis ojos, vi tus manitas, vi cómo trabajaba dentro de mi ser un país de sonrisas y miradas de colores terrosos, comunidades urbanas y pueblos pensados exclusivamente para ti, por ti, inesperadamente en cada paso de tus pies crecían jardines en terrenos desérticos y secos, tus cabellos vagaban sobre las nieblas, donde las mariposas amarillas llegaban en cada hebra, en tu hombro estaba el amanecer, y en uno más un atardecer, en tu cuello se alzaba poco a poco un día con sol de narcisos y las estaciones se mezclaban en los pétalos de numerosas rosas y una noche donde las estrellas emergían de una luna con luz propia, tú me mirabas y yo te miraba a ti, son los rubíes más valiosos mirando a un imbécil mientras los veía confundidos, en tu mejilla se cosechaban sonrisas completas en la insalubridad infantil, en tu otra mejilla la remoción del feto vio luces sin culpa siendo concebidas con el motivo de que la muerte se alejó de la vida, y Andrómeda sonrió viéndonos en la tienda de un regalo de hace bastante tiempo, tú me sonreíste, y en las manos reales del tiempo los grupos de estrellas necesitaban estar en el universo de tu sonrisa.

¿Por qué razón ese recuerdo me hizo temblar? Sólo era una fantasía. Respiré hondo y me concentré. Había llegado el momento de partir.

Tenía mi saco prensado; lo había llenado la noche anterior con sólo cuatro cosas: un libro, un par de sombras y un par de billetes por si al final necesitaba ir hasta Bermingam, lo más cercano al progreso humano. Eso me mantendría ocupado día tras día.

Bueno, no me iba a ir de casa, básicamente no de forma genuina, similar a cuando te separas de todo eso y adoptas otro personaje y, no tengo ni idea, te unes a un bazar o algo por el estilo. No, era una afirmación de regla. Me habían llevado la contraria desde el primer segundo a la posibilidad de que mis padres hubieran insinuado que entraríamos en el

establecimiento escolar de los Próceres, ellos como educadores y yo como suplente. Habíamos vivido en una comunidad similar sin pretensiones durante toda nuestra vida, yo había ido a una escuela similar con individuos similares desde que tenía cinco años de edad, y me gustaba mantenerlo así. A ciertos individuos les gusta conocer a gente de fuera y hacer compañía de forma efectiva, sin embargo yo nunca he sido así. Ni mucho menos.

Es divertido, cuando los individuos se refieren a ti como "modesto", suelen sonreír. Como si fuera divertido, como si fuera una de esas locuras que acabas perdiendo cuando avanzas en años, similar a los huecos entre los dientes cuando se te caen los dientes de niño. En el caso de que entendieran lo que parece, además de lo difícil que es romper el hielo, para ser realmente modestos, no sonreirían. Lo reconsiderarían asumiendo que se dan cuenta de que esa sensación te atenaza el estómago, o te hace sudar las palmas de las manos, o te impide decir algo que se compruebe. No es entretenido ni mucho menos. Mis padres nunca habían sonreído cuando lo decía. Me conocían bastante bien, por lo que creía que me habían descubierto... hasta que llegaron a la conclusión de que, a los dieciséis años, había llegado el momento de afrontarlo. Además, ¿qué lugar preferían sobre la escuela inclusiva?

Sobre todo suponiendo que se acordaran igualmente del bulto.

En cierto modo pensé en lo que estaban haciendo, a pesar de que en principio era exclusivamente. Cuando nos acercamos a la entrada de la Organización Escolar de los Próceres y vi aquella enorme mole de piedra gótica, supe rápidamente que no me quedaría allí, sin importar si estaba muerto. Mis padres optarían por desentenderse, así que tendría que obligarles a prestarme atención.

Me paseé por el pequeño condominio de personal que mi familia utilizaba desde hacía un mes. Oí el ligero resoplido de mi madre tras la entrada cerrada de la habitación de mis padres. Tiré mi honda detrás de mí, giré la manija gradualmente y comencé a bajar los escalones. Habitábamos el punto más alto de uno de los pináculos de las 12 PM, y me doy cuenta de que eso suena más enérgico de lo que realmente es, ya que incluía dejar caer avances que habían sido cortados de la piedra hace tiempo y que, con el kilometraje del tiempo, estaban actualmente ladeados. El largo y tortuoso tramo de escaleras no tenía muchas ventanas y las luces aún no se habían encendido, por lo que la oscuridad empeoró la caída en picado.

Lo último que quería era tener malos sueños atormentándome a cada paso. Tomé aire y seguí bajando los medios hasta llegar al fabuloso salón de la planta principal. Era un espacio elevado, trabajado para emocionar o posiblemente para intrigar: suelos de mármol, altos techos abovedados y vidrieras que se elevaban desde el suelo hasta las vigas dando forma a un vivo ejemplo.

Todo ello con la excepción de una, en el foco extremo, cuyo cristal era sencillo. Los preparativos para la función de ese día probablemente se habían terminado la noche anterior, ya que se había montado previamente una plataforma para la directora, desde la que invitaría a los alumnos recién presentados. Parecía que todo el mundo seguía durmiendo, lo que implicaba que no había nadie para detenerme. Abrí la pesada y elaborada entrada frontal con un sólido empujón e inhalé la oportunidad.

Las principales nieblas del amanecer lo cubrían todo con un manto azul-oscuro mientras cruzaba las lomas que abarcaban la escuela de la experiencia vital. En el siglo XVIII, cuando se construyó la Organización Escolar Proceres, esta región era un bosque cerrado. Aunque un par de villas dispersas divisaban los elementos del entorno, ninguna estaba excesivamente cerca de las 12 PM; y a pesar de las perspectivas de valles y espesos bosques, nadie había construido en ningún momento una casa cerca. Además, como debe ser, ¿quién podría necesitar estar siquiera cerca de un lugar así? Volví los ojos hacia los altos pináculos de piedra del edificio de la escuela, ambos rodeados por los contornos doblados de las bestias, y

. Un par de medios más y empezaron a difuminarse en la bruma.

Las 12 de la noche se mantenían amenazantes detrás de mí. Los muros de piedra de sus altos pináculos eran el principal obstác*l* que los cardos no podían atravesar. Debería haber corrido hacia la escuela, pero no lo hice. Las 12 de la noche eran definitivamente más peligrosas que los cardos, además, no quería irme sin la floración.

El mal sueño empezaba a parecer más genuino que el mundo real. Incómodo, me di la vuelta y corrí. Me alejé un poco de los claros y me desvanecí en el bosque.

Dentro de poco estará todo terminado, me dije, empujando mi dirección a través de la hojarasca y las partes caídas de los pinos, que crujían bajo mis pies. A pesar de que había un par de cientos de metros hasta la entrada principal, tenía la impresión de que estaba mucho más lejos. La espesa neblina hacía que pareciera que me encontraba en ese punto del núcleo del bosque. "Mis padres se despertarán y reconocerán que me he ido. Comprenderán por fin que no puedo soportarlo, que no pueden obligarme. Saldrán a buscarme y, de acuerdo, se pondrán excepcionalmente furiosos porque les aterroricé así, pero lo entenderán. Generalmente lo entienden, ¿no es así? Y después nos iremos.

Nos iremos del Establecimiento Académico Próceres y no volveremos jamás".

Mi corazón latía. En lugar de consolarme, cada paso que daba lejos del Establecimiento Erudito Próceres ponía a prueba mi propósito. Antes, cuando había elaborado el acuerdo, había parecido inteligente, como si fuera seguro, pero ahora que era genuino y me alejaba de todos los demás en el bosque, adentrándome más en los arbustos, no estaba completamente seguro.

Tal vez estaba despegando sin una buena razón. En cualquier caso, consideraba la posibilidad de que me estuvieran arrastrando de vuelta.

2

Un rayo expulsado. Los latidos de mi corazón se animaron. Traicioné a las 12 PM para siempre y eché un vistazo a la flor que se agitaba en su rama. La brisa removió un pétalo. Puse mis manos dentro

Sentí que me cortaban horriblemente la piel, sin embargo eso no me detuvo; seguía en el aire.

Comencé a correr hacia el este, tratando de poner un poco de tierra entre yo y las 12 PM, mientras mi mal sueño exigía ir conmigo. Era ese punto. Me ponía los pelos de punta, me causaba inquietud y vacío. En el caso de que me alejara de ese punto, todo estaría bien. Jadeando, pensé en percibir lo lejos que había llegado... al punto en que lo vi. A menos de 100 metros de mí, había un hombre envuelto en un largo y tenue abrigo, entre los árboles, medio oculto por la bruma. En el momento en que nuestras miradas se encontraron, comenzó a correr hacia mí.

Hasta ese momento no había entendido lo que era el miedo. Una sensación como de agua helada sacudió todo mi cuerpo, y después desc

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app