Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Mi ex marido enamorado

  • 👁 110
  • 7.5
  • 💬 2

Annotation

Un matrimonio por contrato, una muerte trágica, un divorcio apresurado. Una mujer con el corazón destrozado. Un ex marido que se descubre enamorado de su exesposa y tendrá que reconquistarla, curando primero las heridas del propio corazón. Por otro lado, Giovana tendrá que perdonar el pasado para intentar seguir adelante, sin o al lado de Antony.

Capitulo 1

El sonido estridente del claxon y los neumáticos chirriando en la carretera hicieron que Giovanna soltara el bolso que sostenía y cerrara los ojos tan fuertemente que podía sentir un latido doloroso en la cabeza. Aun temblando, sintió el vapor caliente que salía del capó del coche rozando su pierna. Cuando finalmente abrió los ojos, *p*n*s podía creer lo cerca que estuvo de ser atropellada. Sería otra terrible tragedia en menos de veinticuatro horas. Levantó la mirada hacia el conductor, que ya salía del coche en medio del caótico tráfico y caminaba furioso hacia ella.

— ¡Mujer loca! – La saliva escapaba entre sus dientes apretados – Si no miras por dónde caminas, la próxima vez no tendrás tanta suerte.

Sin embargo, no tenía tiempo para esas amenazas. *p*n*s miró a los ojos del hombre y volvió a caminar lejos, cuando se dio cuenta de que había dejado caer el bolso. Cinco pasos más tarde, estaba de vuelta en el lugar donde casi murió, y el conductor irresponsable seguía allí, diciendo cosas absurdas a las que ni siquiera tendría la oportunidad de responder.

Con el corazón aún desbocado en el pecho, Giovanna entró en el hospital y se detuvo frente a la recepción. Cerró los ojos por un momento, rezando para que Gina estuviera bien y pudiera calmarse de inmediato, lo suficiente como para ayudarla.

— He venido a ver a Gina Lens – las palabras parecían atascarse en su garganta.

La recepcionista miró a la mujer frente a ella y luego volvió a mirar la pantalla de la computadora con puro desdén.

— Solo los familiares pueden entrar – dijo sin mirar a los ojos de Giovanna.

— Soy su hermana – concluyó impaciente – y soy responsable de todos los gastos médicos.

La expresión de la recepcionista cambió drásticamente y, sin registrar ninguna información, autorizó la entrada de Giovanna, indicándole dónde encontraría a Gina.

Mientras caminaba apresuradamente por el pasillo, sin saber exactamente a dónde iba, Giovanna recordó la llamada que había recibido de su madre horas antes.

— Gina fue llevada al hospital, necesito tu ayuda.

Siempre era así. Pocas palabras, sin sentimentalismos y muchas demandas. Giovanna era solo un medio para satisfacer las necesidades de su madre y hermana. Pero amaba a Gina y no soportaría considerar perderla un día.

Vio a su madre a lo lejos y supo que era allí a donde debía ir. Irma, al darse cuenta de su presencia, la miró con desprecio y no mostró ninguna reacción.

— ¿Cómo está ella? – Preguntó, pero la mujer no la miraba.

Era como si Giovanna no existiera para ella.

— ¿Cómo voy a saber? La brusquedad en las palabras mostraba que Irma no tenía paciencia para hablar con ella. — ¿Eres su confidente, deberías saber lo que Gina ha estado haciendo por ahí?

— ¿Debería saberlo? Cerró los ojos, pasando los dedos por sus sienes doloridas, necesitaba calmarse, discutir con Irma no ayudaría a Gina. — ¿La traje al hospital sin conocer las razones?

— Se quejaba de fuertes dolores abdominales y llegó a desmayarse en el coche – concluyó fríamente – la llevaron a una habitación y desde entonces no he tenido noticias.

Giovanna sabía que la frialdad de Irma se debía solo a su presencia. Gina siempre fue la hija favorita, por lo que estaba segura de que, aunque pareciera no importarle, Irma estaba destrozada por dentro.

— ¿Y dónde está tu marido? Por primera vez la miró a los ojos. — No sé cómo Antony te soportó durante tanto tiempo.

— No estoy aquí para escuchar tu opinión sobre mi matrimonio, solo quiero ver a mi hermana.

Una sonrisa burlona apareció en los labios de Irma y antes de que pudiera devolver la provocación, la puerta de la habitación se abrió y un hombre salió de ella. Vestía una bata blanca y llevaba una placa colgada. Tenía un aspecto cansado, como si llevara malas noticias.

— ¿Ustedes son parientes de Gina Lens?

— Soy su madre – dijo orgullosamente desesperada, causando repulsión en Giovanna.

— Desafortunadamente, Gina necesitará una transfusión de sangre. Tiene una fuerte anemia.

— ¿Está en peligro de muerte? Giovanna abrió los ojos sorprendidos por lo que escuchaba.

— Desafortunadamente, sí – respondió el médico, y a Giovanna no le gustó lo que vio en su rostro.

— ¿Me estás diciendo que Gina podría morir? Irma entró en pánico. El amor maternal de Irma estaba dirigido solo a Gina. Así fue durante toda la vida.

Por otro lado, Giovanna intentaba asimilar la información. ¿Cómo había llegado la salud de Gina a ese punto? Tal vez ni siquiera ella sabía que su estado era tan grave, o tal vez tenía demasiada vergüenza para contarlo.

Aún parada en el pasillo, Giovanna sintió que su teléfono vibraba. Miró la pantalla y vio una llamada de Antony. El aire entró en sus pulmones como un soplo cuando respiró hondo antes de contestar.

— ¿Dónde estás? Pero no esperó a que ella respondiera, continuó fríamente como si no le importara la respuesta. — Tenemos una reunión con el abogado en media hora para la lectura del testamento de Nicolás.

Giovanna había olvidado ese compromiso. Su respiración era tan pesada que ni siquiera se daba cuenta de la presencia de otras personas en el pasillo.

— Lo siento, Antony, estaba tan preocupada por Gina que me olvidé por completo.

— No necesito tus disculpas, Giovanna – fue brusco, como siempre lo era – necesito que estés aquí, ahora.

El rostro de Giovanna se retorció de amargura y ella simplemente obedeció las órdenes de su marido. Siempre obedecía.

— Estoy en el hospital de la ciudad.

Estaba claro que quería explicar a Antony que Gina la necesitaba en ese momento, pero Antony no la escucharía ni aceptaría sus disculpas. Lo conocía lo suficientemente bien como para saber cuán insignificante era su existencia para su marido.

— El conductor está yendo a buscarte.

— Antony, no puedo irme en este momento, Gina me necesita…

— No me importa – dijo con un tono sorprendentemente duro – no tengo tiempo para eso. Solo obedéceme.

Giovanna sintió una oleada de adrenalina recorriendo todo su cuerpo, cada nervio se despertaba mientras trataba de entender la frialdad de su propio marido. Pero antes de que considerara responder, la llamada se cortó. Cuando finalmente volvió a la realidad, se dio cuenta de que su madre seguía hablando con el médico sobre el delicado estado de Gina. Entonces se acercó.

— Giovanna y Gina tienen el mismo tipo de sangre, ella puede ser la donante.

Irma no se sentía nada feliz al decir eso, pero haría lo que fuera necesario para salvar la vida de su hija favorita. Lo que no sabía era que estaba poniendo a Giovanna en una situación delicada.

— ¡Perfecto! Se animó el médico, podemos hacerlo de inmediato.

— No puedo – Giovanna sintió que su corazón se desgarraba, entre seguir las órdenes de Antony o ayudar a salvar a su hermana. — No puedo ahora, llego tarde a una cita con Antony.

— ¿No puedes? Irma parecía inconforme. — ¿Qué tipo de compromiso es más importante que salvar la vida de tu hermana?

Pero Giovanna, sin tiempo para discusiones, se encogió de hombros y volvió su atención al médico.

— Dime, doctor, Giovanna preguntó con dificultad, ¿Gina puede aguantar unas horas? Debes prometerme que la mantendrás viva hasta que regrese.

— No puedo prometértelo, respondió él, sacudiendo la cabeza, pero haré lo posible.

Giovanna intentó tragar su saliva, pero su garganta no obedeció. Comenzó a alejarse.

— Si Gina muere, sabes que la culpa será tuya, Giovanna. Solo tuya.

A mitad de su desahogo, Irma había bajado la mirada y ahora miraba al suelo. Sus últimas palabras resonaron en todo el pasillo del hospital y esperó a que Giovanna cambiara de opinión, pero Giovanna se mantuvo en silencio y finalmente se fue de allí.

Capitulo 2

Hace dos días, Nicolau, el padre de Antony, fue enterrado con honores como un buen hombre. Nicolau fue el hombre que salvó a Giovanna de las maldades de Irma cuando ella todavía era una adolescente. Esta era una historia que Giovanna no podía explicar adecuadamente, porque le parecía demasiada ironía del destino o suerte, pero sabía que antes de que su padre muriera, hizo que Nicolau prometiera que cuidaría de ella y daría su vida para salvarla de las maldades de su propia madre. Y eso es precisamente lo que hizo en memoria y respeto a su mejor amigo. Apadrinó a Giovanna, la inscribió en una de las mejores universidades y le dio paz y dignidad. Pero la gran sorpresa vendría después. Nicolau hizo una solicitud inusual a Giovanna, que por gratitud no pudo rechazar:

— Cásate con mi hijo Antony — le dijo.

En ese momento, Giovanna apenas conocía a Antony, solo por fotos o por las historias que Nicolau le contaba. Antony había estado estudiando ingeniería en una de las mejores

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app