Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La heredera & el CEO

  • 👁 84
  • 7.5
  • 💬 1

Annotation

Claire LeBlanc era una chica rica, heredera de una familia multimillonaria, pero no todo se puede comprar con dinero, y se dio cuenta de ello cuando vio cómo su prometido la engañaba con una de sus amigas. Como venganza, acaba acostándose con un desconocido, pero la gran sorpresa para ella es que ese desconocido es Alexis Gallagher, el mejor amigo de su ex prometido y también uno de los directores ejecutivos más famosos y poderosos de nuestro tiempo, ya que se hizo cargo de los negocios de la familia Gallagher cuando sólo tenía 19 años y triplicó su patrimonio a los 23 años. Ahora Claire se encuentra entre la espada y la pared, porque Alexis no parece dispuesta a olvidar la noche que pasaron juntos, pero el corazón de la chica sigue sintiéndose atraído por su ex prometido. ¿Qué elegirá? ¿Un matrimonio fracasado y en declive, o una aventura y un pequeño escándalo con un director general tremendamente atractivo y s*xy?

Capítulo 01

CLAIRE

No había nada que el dinero no pudiera comprar.

Era algo que sabía desde que era una niña, porque desde joyas hasta personas... todo te era entregado si mostrabas los ceros después de la coma que había en tu cuenta bancaria. ¿Y cuando eras un LeBlanc? Eso se volvía aún más evidente y brillante como joyas recién pulidas.

¿Quieres saber cuál era la mayor prueba de eso? Era el baile anual. Un baile que siempre causaba discordia, gritos, llantos y sobre todo, alegría. Porque además de ser el evento más esperado por todas las familias con cierto renombre (y que ya eran rostros conocidos en este evento), también era algo que los nuevos ricos ansiaban, ya que si tu familia recibía una invitación, era casi seguro que los contactos brotarían en tu puerta, además de ser una prueba de que la familia LeBlanc... te admiraba de alguna manera.

¿Y este baile en particular? Yo había sido la persona responsable de organizarlo.

Pasé casi un mes sin dormir bien por los preparativos, vi tantas paletas de colores que ya no podía distinguir entre azul bebé y cian, junto con todas las cuestiones como el bufé, el vestuario, etc.

Pero honestamente, eso ya no importaba ahora, porque yo estaba en el centro de atención, y yo también... estaba bajando esas hermosas escaleras que me permitían admirar todo mi arduo trabajo.

Las mesas estaban como yo quería, las flores estaban colocadas donde les dije que las pusieran, y el candelabro que elegí para que se ajustara a la decoración que había elegido... estaba exactamente como lo imaginé.

Pero faltaba algo.

Mi prometido no estaba allí.

"Dijo que sería la primera persona que vería..." pensé mientras seguía obligándome a sonreír, manteniendo mi expresión serena mientras todas esas miradas estaban sobre mí.

Sin embargo, pensé que era solo una impresión mía no poder ver a George en la sala, incluso sospeché que los culpables eran los focos que estaban justo en mi cara, limitando mi visión por el brillo.

Pero... incluso cuando llegué al último escalón, él no estaba allí.

No estaba esperándome.

— Claire, querida — una de las invitadas se acercó hacia mí, luciendo grandes esmeraldas en su cuello y en sus orejas — ¡este evento está divino! La decoración, la música... ¡cielos!

Sonreí.

— Me siento halagada — respondí, una sonrisa orgullosa apareciendo en mis labios, mis ojos buscando a mi prometido con cierta discreción — ¿qué te parecieron las bebidas y los aperitivos? ¿Te gustaron?

— ¡Querida! Están al nivel de esta fiesta, deberías pasarme el nombre del lugar que los sirve — ella respondió de inmediato, solo para recordarme lo difícil que fue encontrar ese lugar, además de las degustaciones.

Como si fuera a entregarle ese lugar tan fácilmente.

— Claro, te daré el número cuando pueda — mentí — ahora, si me disculpas, necesito... encontrar a alguien.

— Estás buscando a tu prometido, ¿verdad? — ella soltó — es un pecado que no esté aquí, especialmente en un evento tan importante.

Suspiré.

Suspiré y me las arreglé para que mis labios se curvaran, de la manera más social que conocía.

— Debe estar ocupado — dije más para mí misma que para la señora frente a mí — ahora, espero que disfrutes bien del evento — respondí mientras me dirigía en otra dirección, buscando a George en todos los rincones donde solía esconderse, mientras me esforzaba por ser una buena anfitriona y hablar con todos los invitados que se acercaban a mí, hasta llegar al punto en el que me encontré con literalmente todo el mundo, ¡excepto mi prometido!

Bufé.

Intenté dar todas las excusas posibles cuando bajé las escaleras y no lo encontré, y cuando empecé a caminar de un lado a otro como una cucaracha perdida. También intenté pensar lo mejor de George.

"Debe haber ido al baño", pensé, o tal vez, "debe haberse escondido, o puede que esté planeando una sorpresa para mí, simplemente debe estar... esperando a que lo encuentre".

Pero ya no podía ser ninguna de esas alternativas.

Esto me dejó exhausta, mis pies dolían de tanto caminar, y honestamente, ya no soportaba sonreír cuando todo lo que quería... era que mi prometido estuviera a mi lado.

"Está bien, Claire... él tendrá una buena excusa..." me dije a mí misma mientras buscaba una habitación vacía para recostarme y tal vez descansar un poco, "seguro que algo le pasó y no p-..."

— M-más... más profundo... ¡ah! — Escuché a una mujer gemir justo cuando abrí una de las puertas, y para mi total desgracia, era George, mi George que estaba teniendo relaciones sexuales con ella.

Estaba follando con una mujer que no era yo.

Una que estaba a cuatro patas, con el vestido prácticamente... tirado en el suelo.

— ¿Van a tardar mucho? — Pregunté, arqueando una de mis cejas, los ojos azules de George mirándome con cierta sorpresa.

— ¿Claire? — Él sacó su propio p*n* de la chica, que ahora levantaba su rostro y tiraba su cabello hacia atrás... vi que era una de mis amigas.

Vanessa Adams.

Por supuesto... ¿qué más podía esperar? Porque esta situación no era lo suficientemente cliché.

— George, Vanessa — solté con desprecio, una máscara que solo era eso, ya que mi pecho dolía y la ganas de llorar eran abrumadoras.

Pero aún era una LeBlanc.

No iba a mostrar debilidad ante los traidores.

— Claire, escúchame...

— ¿Qué tengo que escuchar? ¿Que te resbalaste y tu p*n* entró en ella? — Mi voz estaba llena de rencor — ¿que te drogaron y te encontraste follando con ella, tal vez? ¡O mejor aún! ¿Fuiste hechizado?!

— Deja de bromear, Claire — aumentó su tono de voz, sus ojos ahora me fulminaban mientras se acercaba — ¿crees que fue fácil para mí?

¿Fácil?

¿Para él?

Solo podía ser una broma, ¿verdad?

Tenía que serlo.

— ¿Fácil para ti? ¿Sabes cuánto me esforcé el último mes para que tú simplemente... no te importara y te acostaras con mi amiga? En serio, George, ¡dijiste que estarías aquí! Dijiste que serías la primera persona que vería y...

— ¿Puedes dejar de pensar solo en ti misma en algún momento?

Mis ojos se abrieron de par en par.

— ¿Cómo dices?

— Exactamente lo que oíste — ahora el tono de George era frío, sus ojos opacos — ¿sabes cuánto me esforcé? ¡Viendo cómo mi prometida le prestaba atención a cualquier cosa menos a mí! Siempre haces eso, Claire. Siempre te enfocas en tus proyectos, y cuando esta maldita fiesta llegó... ¡arruinaste todo aún más!

¿Arruiné?

Él... solo podía estar bromeando, ¿verdad?

M**rd*... yo...

Tenía que salir de allí.

— Claire, ni se te ocurra — George intentó detenerme, pero ya había logrado atravesar la puerta, dirigiéndome hacia el jardín, escondiéndome como una rata cobarde.

— Qué patético... — sollozé, las lágrimas finalmente saliendo de mis ojos — no puedo creer esto, yo... Claire LeBlanc ¿fui traicionada? Esto solo... debe ser una broma.

Me reí de mi desgracia, hasta que escuché pasos acercándose.

M**rd*.

¿En serio?

"Por favor, que no sea George" rogué desde lo más profundo de mi alma, pero... no era él.

En realidad, era un hombre alto, rubio y que... tenía unos ojos hermosos como topacios, junto con una expresión preocupada en su rostro.

Bueno, genial.

Tengo *p*n*s unos minutos de soltería y así es como me encuentro con el primer hombre guapo que encuentro.

Felicidades, Claire...

Capítulo 02

CLAIRE

— ¿Estás bien? — Fue lo primero que escuché salir de esos labios rosados, su cuerpo agachándose para estar a mi altura, — aquí... tú lo necesitas más que yo.

El rubio me entregó un pañuelo blanco después de decir eso, uno que tenía bordados en los bordes, junto a una 'G'.

— Gracias... — agradecí después de tomar el pañuelo, sintiéndome culpable de inmediato por mancharlo con mi rímel, — perdón por esto...

— Está bien, tengo unos... veinte de estos en casa. — Habló con simplicidad, — pero... ¿qué te hizo llorar? ¿Corazón roto?

Suspiré.

— ¿Cómo lo adivinaste? — pregunté antes de sonarme la nariz.

— Fue solo un golpe de suerte. — Encogió los hombros, — ¿quieres desahogarte? Juro que soy un gran oyente y tampoco ando contando cosas.

Encogí los hombros.

¿Qué tenía que perder en ese punto?

— Me pusieron los cuernos. — Hablé sin ningún filtro, sin importarme mucho mis clases de etiqueta o los moda

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app