Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

La caída de una dinastía

  • 👁 209
  • 7.5
  • 💬 1.5K

Annotation

En un mundo dominado por los aquellos que lo tienen todo, ¿Habrá alguien capaz de pararse frente a la multitud y pelear con aquello que los demás ignoran?. Aster Elsher es una joven que vivió su vida con una cuchara de plata, la típica vida perfecta de la hija de un multimillonario poderoso, en pocas palabras la envidia de todos, pero eso no sería así para siempre, pues las cosas no son como parecen, la vida perfecta de esta joven solo era una gran obra de teatro que fue obligada a hacer desde que era joven, pero eso no sería así para siempre, por lo menos no mientras esté ese hombre en su vida, Elliot Orson, una persona que mantuvo su vida como un misterio hasta la adultez, un hombre que vivió de mentiras para poder ser libre, alguien que hará lo que sea por cumplir sus objetivos, incluso si esto lo lleva a destrozar la empresa del padre de su amada, su estrella ¿Cómo podría terminar esta historia de dos jóvenes intentando destruirse mutuamente por un bien personal?. Al final ambos terminarán perdiendo algo que aman y esto podría cambiar por completo sus vidas.

Chapter 1

Una fiesta bulliciosa

Mi nombre es Áster Lucia Elsher y decidí romper la relación que tenía con mi familia, los últimos meses han sido muy problemáticos para mi y mi vida ha tomado muchos cambios, entraron muchas personas que me ayudaron a sobrellevarlos de la misma manera que hay algunos que solo quieren destruirme.En un momento completamente inesperado termine comprometida con un hombre que *p*n*s conocía, y me dispuse a ayudarlo a construir su propio imperio destruyendo otro. Antes de que eso sucediera pasaron muchas cosas, unas buenas, otras malas y otras muy dolorosas, no puedo acostumbrarme completamente a los cambios que mi vida a recibido, pero después de un tiempo los he aprendido a sobrellevar y he podido avanzar con ellos. Hoy es el día de mi matrimonio, a pesar de ser una ocasión especial es solo un contrato entre ese hombre y yo, no hay sentimientos de por medio y tampoco estamos interesados el uno en el otro, se supone que es una fecha feliz para una chica que tiene grandes sueños, pues te dispones a aceptar a otra persona contigo para estar juntos por el resto de sus vidas, vaya cliché, ¿No?. Hay una ceremonia en honor a la feliz pareja que contraerá matrimonio y en poco tiempo tengo que bajar, las luces, decoraciones, y la amplitud de la celebración me regresa un recuerdo, se parece a la fiesta de esa noche, después de ese día mi vida comenzó a ir de mal en peor, hasta el punto que sentí como si se estuviera desmoronando.Observo mi reflejo en el espejo, el maquillaje, el vestido, el peinado y la joyería además de las decoraciones del pelo, no hay duda parezco una muñeca un “pequeño títere”. El sonido de la música afuera era una indicación de que la fiesta estaba apunto de empezar, los anfitriones deben dar su entrada y saludar a los invitados.*Toc, toc* se escucha que golpean la puerta — ¿Quién es?— —Señorita, la ceremonia está a punto de empezar, ¿Está lista?— —Si, ya salgo— me preparo para levantarme —Es hora de terminar con esto—, ahora comienza el verdadero reto, mantener un matrimonio sin problemas, y completar nuestro propósito. Ya no hay vuelta atrás. Me acerco a la puerta para abrirla, la luz de afuera entra en mi visión, y la música pasa de suave a fuerte en un instante —Es hora de empezar—(Tres meses antes) *sonido de ropa* Estaba terminando de arreglar mi vestido para esta noche, mi padre no podrá asistir a la fiesta así que tendré que ir sola, ya era de noche y por alguna razón la casa se veía más oscura que de costumbre, escucho una voz afuera de mi habitación. —señorita, el auto ya está listo, así que es mejor que salga pronto para no hacerlo esperar tanto— era una de las señoras del aseo, que estaba encargada del cuidado de la casa cuando mi padre y mi tía no se encontraban. —Ah, si, está bien ya casi estoy lista— le digo mientras termino de abrochar el cintillo de mi cintura, y prosigo a buscar un abrigo en mi armario. —En ese caso espero no se demore, no podemos hacer esperar a el coche por mucho tiempo— dijo antes de irse. Recojo mis zapatillas y me las pongo, son de color plateado brillante, con flores pequeñas del mismo color, me gustan demasiado ya que me las regalaron el año pasado, días posteriores a mi cumpleaños.Después de terminar de arreglarme, me alistó para salir de la habitación, la ama de llaves me lleva afuera y me señala el auto en el que voy a partir hacia la fiesta, entro en el y comienza el recorrido. Veo atreves de la ventana, observo las calles mientras me preparo mentalmente para la reunión. Al llegar a la mansión nos reciben los mayordomos en las puertas de entrada y estos nos guían al salón principal, al entrar en la sala puedo sentir la ola de miradas sobre nosotros, es como si intentarán descubrir tu estatus con solo poner los ojos sobre ti. Llevaba un vestido de un color púrpura claro, me llegaba a las rodillas, las mangas eran largas y con un escote en la parte de atrás, tenía una flor violeta en mi mano derecha. Algunas señoritas mencionaban que mi estilo era increíble y preguntaban en dónde lo había comprado. Comenzaron los saludos, pude ver algunos rostros conocidos que se acercaron a mí y me miraban con melancolía por el largo tiempo sin vernos. En poco tiempo se llenó de gente a mi alrededor, tanto así que no podía respirar, ellos me arrastraron hasta una de las mesas que estaban en el centro de la sala, y cada vez habían más. Me preguntaban por mi padre, por la empresa, por mi carrera, hasta las cosas y comidas que me gustan, también me preguntaron la razón por la que estuve tan ausente últimamente. Tomo una de las copas de la mesa que estaba cerca, aunque no me gusta para nada el alcohol debo mantener las apariencias. No podía ni siquiera hablar por el bullicio que hacían a mi alrededor, podía escuchar como se presentaban y decían el nombre de sus familias, me sentía asfixiada, pero ya estoy acostumbrada a este tipo de situaciones.Pues mi vida no ha sido muy común que digamos, yo nací en una cuna de oro, con una familia adinerada, y poder para “no preocuparme por nada”, por lo menos en lo que continuaba mi vida hasta la muerte, siempre he escuchado como la gente nos alaga hasta el punto de dejar su propia dignidad, como se ponen de rodillas para apreciar el dinero y poder que no tienen, la codicia de todo ser humano, los murmullos llenan mi cabeza hasta hacerme doler los tímpanos. Nos miran como si estuvieran apreciando una pintura con un valor que supera los seis dígitos, tenemos la vida perfecta que ellos tanto quieren, y su único deseo es poder subir de estatus hasta alcanzar la sima, y ver a la gente por debajo de ellos. He vivido la vida “perfecta” que muchas personas mueren por tener, eso es tan desagradable, puedo ver sus máscaras desde acá no veo ni una pizca de sinceridad todos actúan bajo sus instintos dejando cualquier moral de lado con tal de tener lo que desean, sus voces se esparcen por la sala haciéndola más sofocante, me cuesta mantener la mirada en alto, los postres de la mesa se deforman provocándome ganas de vomitar, a pesar de esto debo mantener una apariencia digna del título de mi familia, tengo que mostrar calma y sencillez no puedo ver a nadie por debajo, de eso se basa el estatus social, como una pirámide, el que está arriba tiene el derecho de sentirse superior. Se supone que la burguesía termino hace muchos años pero siento que nada cambió sigue siendo el mismo círculo, aunque no haya reyes o señores feudales hay personas con mucho poder y dinero que pueden hacer lo que quieran sin recibir un castigo por ello. Este tipo de reuniones no son lo mío. Mi tía menciono que estarían los dueños de empresas grandes y famosas y que por esta razón no podía solo faltar, después de todo soy la única heredera de la familia Elsher y es mi deber dar la cara por esta cuando mi padre no se encuentre con nosotros. El sabor del vino amargo invade mi paladar, la copa tiene una silueta hermosa, mis dedos la sostienen con delicadeza mientras la levantan levemente en signo de respeto a los presentes. Es el aniversario de una reconocida empresa de piedras preciosas y mi padre fue invitado, y yo como su única hija debo asistir en su nombre —Dios, si esto sigue así me voy a desmayar—Escucho una voz familiar a lo lejos —Áster, te perdí de vista, hace un momento estabas a mi lado y de repente desapareciste— como no reconocerlo es mi amigo de la infancia Thomas Harrison que también fue invitado a la fiesta —Mi madre sabe que estás acá y quiere saludarte— se acerca hasta estar enfrente de mi y me ofrece su mano. —Perdón, es que la ola de gente me trajo hasta acá—le digo mientras acepto su mano y me retiro con el, ve la copa que sostengo y la recibe poniéndola en una de las mesas que estaban cerca de donde estaba ubicada hace un momento. Thomas puede leer muy bien el ambiente, a pesar de que *p*n*s lo saludé creo que noto mi cara de incomodidad, el sabía que no quería estar acá y cuando me vio vino de inmediato inventando una escusa para sacarme del círculo social. —Gracias, te debo una—le digo mientras suelto una risa nerviosa—Si no hubieras venido te aseguro que habría salido corriendo como una loca, y eso no se ve como algo digno de una señorita— —Está bien—me responde con una sonrisa—Se cuánto odias estás cosas y no pude simplemente ignorarlo— Caminamos hasta el otro extremo de la habitación, evitando a la gente en la fiesta, puedo sentir la mirada de las chicas sobre mi, deben estar enojadas de que este con Thomas. —Tienes muchas admiradoras, no nos han quitado la vista de encima desde hace un rato, estás muy llamativo está noche— Ahora que lo pienso no pude verlo muy bien cuando llegué, pero el esta muy elegante está noche, lleva un traje color vino tinto, su camisa es gris claro, y los gemelos de sus manos son de verde esmeralda, la corbata ajustada a su cuello parece como si lo estuviera aprisionando y su cabello dorado está peinado de lado mientras las puntas de este rozan su rostro, no me acostumbro a su apariencia tan deslumbrante. —No hables solo de mi, los chicos tampoco dejan de mirarte, siento que si siguen así te van a desgastar, es molesto— responde el refunfuñando un poco. —¿Por qué me van a estar mirando?, creo que no llevo tatuado el apellido de mi familia en la cara para que no puedan despegar su vista de mi— digo yo en forma de broma, pues no es costumbre para mí llamar tanto la atención de las personas, de hecho aunque la empresa de mi familia sea muy reconocida la gente no suele prestarme atención porque mi padre no se preocupó en presentarme directamente como su hija en el círculo social, solo se acercan a mi por respeto a mi apellido o para preguntar, por mi padre y mi tío. —¿De que hablas? Estás reluciente está noche, tanto así que siento sus intenciones desde acá, es tan desagradable que creo que no puedo permanecer sereno por más tiempo— Al llegar al balcón Thomas me suelta y abre las puertas, después se voltea hacia mi y hace una pequeña venia —después de usted señorita—Le sonrió mientras me dirijo a él para seguirle el juego —muchas gracias, caballero— entro al balcón escuchando la pequeña risa de Thomas en mi espalda y poco después me acompaña en mi camino. Aunque era de noche, no estaba oscuro, la luna brillaba sobre nosotros y las estrellas a pesar de ser poco visibles decoraban el cielo demostrando vivamente su presencia. Las luces de adentro se opacaban acá, la música se oía a lo lejos en nuestras espaldas, el aire fresco golpeaba en mi cara mientras mis pulmones lo recibían, estamos a finales de verano, así que no hace mucho frío, pero aún así Thomas me ofreció su abrigo. —¿Cuándo lo tomaste? No me di cuenta de que lo llevabas— —Lo tome antes en la puerta, ya tenía pensado salir a tomar aire antes de encontrarme contigo— como lo dije, el siempre está preparado, lo descuidas un segundo y ya ha hecho 10 movimientos. —¿Cómo has estado, no hemos podido hablar últimamente, siento que ha pasado mucho tiempo?—Pues la verdad si ha sido un tiempo desde que hable con Thomas, a pesar de ser mi amigo nos hemos distanciado por algunas circunstancias, mi tía últimamente no deja de hablar de cosas como el compromiso y me ha dejado más trabajo, también las clases y las tutorías se han intensificado, creo que es porque ya soy mayor, y quieren poner más responsabilidades sobre mi. —He tenido algunas cosas de las que encargarme últimamente, por eso me perdí. ¿Y tú cómo estás? ¿Cómo han estado las cosas en tu casa?— —Bueno, por mi parte no han pasado cosas muy llamativas en mi familia, durante este tiempo solo he escuchado rumores y algunas cosas interesantes cuando estoy libre— Thomas al ver que no recibí el abrigo, lo pone sobre mi espalda, se recuesta en el balcón inclinado hacia el frente mirando el cielo —¿Es eso así? Vaya es cierto que no hay nada interesante en nuestras vidas— le digo mientras me burlo de nuestra ironía — Y ¿Qué es lo que escuchaste? ¿Hay algo interesante que comentar sobre eso?— El se echa para atrás mientras me mira con una mirada extraña —Bueno, verás, paso algo mientras no estuviste, ¿Has escuchado sobre el hijo de los Orson? Últimamente ha estado circulando un rumor curioso sobre ellos— —Uh… ¿Estás hablando de los dueños de la empresa de tecnología que rivaliza con la de mi padre? He escuchado sobre ellos en las noticias, sus ingresos son bastante grandes, ¿pero que paso con ellos? ¿Sucedió algo interesante?— —Bueno… pues tú sabes que mi familia tuvo un convenio con su empresa para poder promocionar una nueva marca entre ellos, la cosa es que una de las señoras de la limpieza asegura haber escuchado a la señora Elizabeth peleando con su hijo por teléfono, y al parecer según los rumores su hijo renunció a su título familiar, últimamente ha habido tensión por esa situación— —Wow, esa no me la sabía ¿cuántas cosas han pasado desde que me tomé unas vacaciones de la vida social?— en medio de nuestra conversación se escucha un bullicio en la parte de adentro donde esta la fiesta Thomas y yo nos miramos y entramos a ver que sucedía, al parecer… ¿Había un pleito? Podíamos escuchar los murmullos de la gente de alrededor —Es la señora y el señor Orson que hicieron su entrada a la mansión— una chica no muy lejos de nosotros que llevaba un vestido de color azul habla, permitiéndonos escuchar toda la conversación. —Hace algún tiempo que no aparecen en círculos sociales ¿Será por los rumores que han estado circulando últimamente?— le respondía la persona a su lado a su compañera que lleva un vestido con mangas morado. —No lo creo pues según escuché vinieron con su hijo y no parece haber ningún problema entre ellos— le dice otra vez la de azul —Además ¿Por qué razón se presentarían a una fiesta si no es para opacar los rumores que han estado circulando sobre ellos? Es más que obvio que es falso ¿Por qué razón crees que el joven Orson renunciaría a su familia?— —Tal vez simplemente está cansado de la alta sociedad y se quiera tomar un tiempo— digo yo en mi mente, no es raro que una persona se canse de tanta hipocresía junta, de hecho, yo estaba buscando la manera de poder escapar de la fiesta lo antes posible, pero al haber tanta gente se me hace muy difícil poder huir sin ser vista, y si mi tía se entera me castigará durante mucho tiempo. En ese momento es como si hubiera entrado una chispa de luz a la sala, todo se quedó en silencio de repente, y pareciera que se detuvo el tiempo, en el centro se podían ver un hombre y una mujer de edad media tomados de la mano mientras sonreían y al lado de ellos estaba…. —¿Un chico con antifaz?—

Chapter 2

Mi nombre es...

—¿Un chico con un antifaz?— para cuando me di cuánta ya se me habían salido las palabras de la boca, pero gracias al cielo nadie me escuchó. La gente se empinaba levemente para poder ver a las personas en el centro de la sala, y otros se acercaban a la familia que había acabado de entrarLa señora Orson sonríe y levanta su mano en muestra de saludo para los presentes, en cambio el chico que entro con ellos se retira a una mesa. Venían vestidos casi a juego, la Sra y el Sr tenían trajes similares de color café oscuro, con pedrería de esmeralda y rubíes, en cambio el chico llevaba un traje negro con pequeñas decoraciones doradas, y flores plateadas estampadas en la tela, los gemelos que llevaba tenía rubíes similares a los de su padre, y los aretes de su madre—Elizabeth Fortune de Orson, ha sido ya algún tiempo desde que mostraste tu rostro en una reunión social, ¿Ha que se debe tu encantadora presencia?— se acercó a ella una muje

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app