Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

El Oscuro CEO

  • 👁 2.3K
  • 9.7
  • 💬 75

Annotation

Sinopsis: Luka, era un joven huérfano, debido a que su madre había fallecido, consecuencia de sus adicciones, cuando él era muy pequeño y su padre, a los pocos meses de eso, lo había abandonado a su suerte. Como resultado de ello, se crio en las calles, mezclándose con toda clase de gente a cuál pero que la anterior. Primero fue miembro de un par de pandillas, hasta que, en una disputa de territorio, terminó mal herido, eso hizo que el capo de una familia de la mafia, la más poderosa, que le venía haciendo un seguimiento, lo encontrara al borde de la muerte. Así que se lo llevó, le salvó la vida y terminó ganándose su lealtad. Haciendo que se convirtiera en su mano derecha primero y luego en el CEO de sus empresas. Alicia, la nieta de ese mafioso, fue secuestrada de niña junto con su madre por el capo de una familia rival, su verdadero abuelo, quien le había perdido el rastro, pero no había dejado de buscarlas jamás, consigue dar con su paradero. Trata de negociar con el secuestrador, pero éste no cede, así que envía, como último recurso, a su mano derecha, Luka. Quien termina recuperando a la niña. Niña que vuelve a ser cautiva, pero ahora de su abuelo, y cuando cree que será libre al fin para elegir como vivir y a quien amar, se ve obligada a casarse con su último raptor. Ninguno de los jóvenes se ama, es más, ni siquiera se conocen, pero deben hacerlo, la pregunta es; ¿llegarán a enamorarse? y ¿podrá, aquella niña, ahora convertida en mujer, perdonar lo que le hizo éste hombre en contra del que ella creía su padre? No te pierdas esta historia donde hay matrimonio arreglado, CEO, mafia, desencuentros, y mucho más.

Chapter 1 - Una boda

Capítulo 1 – “Una boda”

Alicia:

El día fijado había llegado. No quería levantarme de la cama, como, si quedándome en ella, pudiera evitar lo que se venía.

Siempre fui una prisionera, no conozco la libertad, desde muy temprana edad, alguien me ha tenido cautiva, solo los primeros años de mi vida los viví de forma libre, pero cada vez los recuerdo menos y se van sumiendo como en una niebla de ensueños más que recuerdos.

A pesar de estar a acostumbrada, ésta vez era diferente, seguiría siendo cautiva, ahora de un nuevo dueño, pero éste tenía un documento que lo convertía en legal.

Tenía tres opciones en la vida; la primera, era escapar de aquella prisión, la segunda, quitarme la vida y la tercera, aceptar mi vida tal cual era.

La primera era sencillamente imposible, no solo por la guardia que siempre me custodiaba, sino que, con ésta gente, no hay lugar en el mundo donde me pueda esconder sin que me encuentren, menos estando sola y sin dinero. La segunda, no podía ni pensarlo, pues era muy cobarde, demasiado valiente o ambas, pero de seguro que no lo haría. Así que me quedaba la tercera opción, quedarme tal cual estaba y tratar de hacer mi vida lo más llevadera posible.

Irrumpió en mi habitación, Mercedes, ella era mi institutriz desde que mi padre murió, o mejor dicho lo asesinaron, extraño a mi antigua Nana, más en aquel momento, pues ella seguro tendría la palabra justa para calmarme, en cambio Mercedes, ella era todo seriedad, buenos modales y rectitud. Vamos… ¡una verdadera Dama de Hierro!

- ¡Alicia, ya levántate! – siempre con su mismo tono de mando – que se hace tarde para la ceremonia y debes arreglarte

- Ya voy…

Respondí mientras extendía mis brazos para desperezarme. La realidad me llamaba, o mejor dicho me daba una bofetada, otra para la colección.

- Ya voy, no es una respuesta aceptable, debes levantarte y hacerlo de inmediato

Obedecí a regañadientes, pero no me quedaba otro camino, esa mujer se ponía muy intensa a veces.

Luego de tomar un largo baño, me puse mi bata y la seguí hasta la habitación contigua. Me senté en una butaca frente a un espejo, de inmediato vino una mujer con un maletín y al abrirlo tenía todo tipo de maquillaje

- El novio la quiere sencilla – ordenó Mercedes

- Como ordene, señora

¡Sí, era el día de mi boda! y, como era de esperarse, yo no tenía voz ni voto.

La chica hizo un maquillaje sencillo, fresco y juvenil, cuando terminó y pude verme, me desconocí, estaba hermosa. El estilista hizo lo suyo con mi rebelde cabello ne*gro, lo recogió en un finísimo moño, dejando unos mechones enrulados caer graciosamente por todo el peinado. Luego de un rato le llegó el turno al vestido, si bien me había hecho pruebas, no lo había visto terminado, así que cuando lo vi en el maniquí, casi me desmayo, pero al ponérmelo, con el velo incluido, casi me pongo a llorar, ¿qué niña no sueña con ir al altar vestida de princesa, para casarse con su príncipe azul? Con la diferencia de que yo casi no conocía a mi príncipe, solo lo había visto algunas veces en todos estos años, aunque jamás olvidaría la primera vez que lo vi y como ocultaba aquel objeto plateado que brillaba, en uno de sus bolsillos.

Luka:

Por fin había llegado el maldito día, si bien aún no había comenzado, estaba deseoso de que llegara a su fin. Salté de la cama, siempre me levantaba temprano, pero ese día lo hice más tarde, como si con eso retrasara lo inevitable. Con los años me había vuelto codicioso y muy dependiente de la posición que había logrado, este era el paso que faltaba para hacerme de todos los negocios de la familia y así regentearla por completo. Don Paolo había sido muy claro en lo que deseaba. “Te he preparado durante años para que me suplentes en todos los negocios, si bien una parte será de mi nieta, tú lo manejaras por completo. Tengo mucha confianza en ti y por eso necesito que hagas esto”

Lo que continuó a esas palabras fue una bendición y una maldición al mismo tiempo, pues tendría el mundo a mis pies, todo lo que consideraba me merecía, luego de mi gran esfuerzo y mis años de dedicación, pero a un precio muy alto, debía casarme con una mujer que no amaba y casi no conocía.

- ¡No me jodas, Luka!, todavía no te vistes

Rezongó Renzo, quien era mi amigo y guardaespaldas

- Es que en realidad no quiero hacer esto

- ¿Estás loco o qué?, hoy es tu boda

- Tu sabes bien que es una farsa

- En esta farsa hay algo que es muy real

- ¿Qué cosa?

- Que la novia es hermosa

- Casi no la conozco, es más, si me la encontrara de casualidad en la calle, no la reconocería

- Yo he estado muchas veces cerca de ella, me ha tocado trasladarla algunas veces, antes de ser tu custodio personal.

- Así que la conoces bien

- Bueno, lo que se dice bien no la conozco, pero puedo decirte que es una jovencita hermosa, muy agradable y fresca. Creo que es mucho para ti

Me reí y le propiné un golpe en el hombro, al final me resigné a que tenía que pasar lo que tenía que pasar, y no podía evitarlo. Me bañé y me metí dentro de un impecable esmoquin ne*gro, gracias a Don Paolo, había aprendido a vestirme de forma elegante. Renzo trataba de apurarme, pero yo no tenía prisa alguna

- Ya, no me apures más

- Es que vas tarde, ¿acaso quieres hacer esperar a la novia en el altar?

- Me da lo mismo…

- No seas malo, Luka, te desconozco

- ¡Ah, resulta que soy malo por hacer esperar a la novia, novia que te recuerdo casi ni conozco, pero no soy malo cuando ma*to gente! – Renzo sonrió – confirmado, el mundo cada vez está más loco

- Anda, Luka, que hace mucho que no haces eso, ahora eres un hombre de negocios y, luego de ésta boda, lo serás más aún

Sin perder más tiempo nos fuimos a la iglesia, ya que la boda era religiosa, por lo civil nos habíamos casado días antes, pero como solo era firmar papeles, ni siquiera nos habíamos visto.

En unos pocos minutos ya me encontraba allí, de pie, frente al altar, esperando por la mujer que se había convertido en mi esposa.

Cuando las puertas se abrieron y la música se escuchó, puede verla ingresar, del brazo de uno de sus custodios, la pobre no tenía ni siquiera algún familiar para que la entregara, así que se le asignó alguien para que la escoltara hasta el altar.

Nunca me había detenido a pensar en el día de mi boda, siempre creí que eso era cosa de mujeres, es más, yo ni siquiera quería casarme jamás, pero las circunstancias hicieron que me encontrara allí, a punto de hacerlo.

Debo reconocer que la escena era impactante, ver a aquella joven, metida en ese imponente vestido blanco, me pareció más un ángel que una mujer. Se acercó muy lentamente, tal y como dictaba el protocolo, no tengo idea de por qué pero mi corazón comenzó a agitarse y, por primera vez en mi vida, me sentí ansioso.

Cuando llegó hasta mí, me fue ofrecida su mano y la tomé, traté de ver a través de su velo, pero era imposible. El sacerdote empezó con la ceremonia, hasta que llegó la parte importante

- Tú, Luka Dante Gentile de María, ¿aceptas a Alicia Mastrani Gentile, como tu legítima esposa, para amarla, respetarla, serle fiel y cuidarla, en las buenas y en las malas, hasta que la mue*rte los separe?

- Si, acepto – respondí sin titubear, pues era algo que debía hacer y lo estaba haciendo, ya lo de la fidelidad, lo veríamos más adelante

- Y tú, Alicia Mastrani Gentile, ¿aceptas a Luka Dante Gentile de María, como tu legítimo esposo, para amarlo, respetarlo, serle fiel y cuidarlo, en las buenas y en las malas, hasta que la mue*rte los separe? - la sangre se me heló, pues ella no respondía – Alicia, ¿aceptas? – repitió el sacerdote y noté que me apretaba con su mano el brazo, también pude sentir su nerviosismo, pues temblaba

- Alicia, debes responder – le susurré

- Sí, acepto – respondió tímidamente, al fin

- Por el poder que el Señor y la iglesia me confieren, los declaro marido y mujer, que el hombre no separe lo que Dios ha unido – el sacerdote respiró aliviado – los anillos, por favor - cogimos los anillos, los alcanzó Renzo y nos los pusimos – puede besar a la novia

¿Besar a la novia?, eso no me lo esperaba, ¿acaso uno no puede casarse sin tener que besarse? Pude notar que moría de los nervios, pero era lo que se esperaba que hiciera. Así que levanté su velo, dejando expuesto al fin su rostro. Era una criatura adorable, hermosa por demás, en otra circunstancia seguro me hubiera enamorado de ella. Estaba con la cabeza gacha, así que tomé su barbilla y la levanté. Me miró con una expresión entre miedo y tristeza, me recordó a aquella niña detrás de la cortina, eso hizo que mi corazón se angustiara, pero alejé los pensamientos y apoyé mis labios en los suyos para besarla. Lo hice dulcemente, tal es así que hasta yo me vi sorprendido, pero no quise invadirla tanto, ya era suficiente que estuviera casándose con un hombre que no conocía y que no la amaba en lo absoluto.

Chapter 2 – Un pañuelo color arena

Capítulo 2 – “Un pañuelo color arena”

Alicia *recuerdos*:

Aquel hombre lleno de tatuajes que había venido a hablar con mi papá, me generaba miedo. Estaba sentado en la sala, esperando para ser atendido, mientras jugaba con la cucharita dentro de su taza con café. Yo le espiaba detrás de las gruesas y oscuras cortinas del ventanal. Pues cuando él llegó yo estaba es esta sala y no tuve mejor idea, en lugar de irme para mi habitación, que esconderme detrás de la pesada tela. Me aterraba, pero al mismo tiempo me llenaba de curiosidad. Yo apenas tenía siete años y nunca había visto un hombre así, solo en las películas que a veces mirábamos con mi primo Marco, quien era un par de años mayor y pasaba mucho en casa debido a que sus padres viajaban mucho.

Pero volviendo a aquel hombre, ese que tanto miedo me inspiraba, su duro rostro y su expresión tan seria, hacía que mis piernas temblaran; pero no fue hasta que se levant

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app