Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Apuesta de matrimonio

  • 👁 14.3K
  • 8.8
  • 💬 482

Annotation

Ashley es hija del ex millonario Ethan, que a lo largo de los años ha ido perdiendo toda su fortuna en juegos de azar. Abandonado por la mujer y completamente en bancarrota, Ethan está en casa una vez más sumido en el vicio y en la vida miserable que vive. En una cálida noche de Los Ángeles, Ethan apuesta a su hija de 18 años y pierde ante Oliver, un hombre mezquino y soberbio. Ashley se entera dos horas después de que su padre la perdió en una apuesta de juego, y ahora tendrá que casarse con Oliver, el ex socio de su padre.

Capitulo uno

Fue una noche agitada en la ciudad de Las Vegas. Ethan se apresuró, poniéndose su abrigo, y salió de la casa antes de que Ashley llegara. A veces era necesario escabullirse para que su hija no lo viera. Siempre se enfadaba porque sabía que Ethan gastaría lo que ya no tenía en juegos de azar.

Entró en el casino, apresurado. Su sangre hervía tanto como su boca se hacía agua al pensar en la cantidad de dinero que podría ganar esa noche. Ethan era adicto y lo sabía. Había perdido a su esposa y casi toda su fortuna. Era un hombre casi en bancarrota, pero apostaba diariamente a que la suerte estaría de su lado.

Compró algunas fichas, se sentó en la mesa con otros cuatro hombres y, cuando el juego estaba a punto de comenzar, un hombre que Ethan conocía bien se sentó junto a ellos.

—¿Qué vas a apostar hoy, Ethan? — dijo Oliver, su antiguo socio comercial, que le había robado gran parte de su fortuna, sentándose frente a él y soltando una sonrisa burlona.

—¿Viniste a robarme lo que no pudiste la primera vez? — Ethan no lo miró a los ojos.

—Estamos en un casino — Oliver abrió los brazos —. Vamos, haz tu apuesta.

Ethan pensó en ello, si apostaba algo de gran valor, tendría la oportunidad de recuperar mucho de lo que Oliver le había robado. El problema era que Ethan no suponía en las consecuencias.

—Apuesto mi casa — dijo.

Oliver se rio. Era uno de los hombres más ricos de Las Vegas. Las propiedades eran algo que él tenía en todo el estado de California.

—Quiero una apuesta significativa — gritó Oliver —. Vamos, aumenta el valor, apuesto cada parte que dices que te he robado.

Pero Ethan ya no tenía nada de valor para apostar, excepto la casa y el coche. Tampoco podía dejar que esta gran oportunidad se le escapara tan fácilmente de las manos.

—¿Qué te parece tu hija? — sugirió Oliver —. ¿Cuántos años tiene? ¿Dieciocho, diecinueve?

—Nunca apostaría a mi hija — Ethan se levantó agitado —. No para un hombre como tú.

—Piénsalo, Ethan — insistió Oliver —. Si ganas, puedes recuperar tu herencia. Si pierdes, tu hija se casará conmigo y volverás a tener una vida decente.

Parecía un buen trato, reflexionó Ethan. Porque, en el fondo, el hombre ya estaba cansado de esa vida. Se estaba haciendo mayor y Ashley no estaría a su lado para siempre.

—¿Te casarás con Ashley? — Ethan ya no podía razonar.

—Y eso la hará muy feliz — dijo con gran certeza —. En esta apuesta no tienes nada que perder.

Oliver usó todas sus armas para convencer a Ethan de que esta era la mejor opción.

—Lo hago —dijo Ethan, sintiendo que sus piernas temblaban —. Si ganas, prométeme que le darás a mi hija una vida digna.

—Tendrá una vida de princesa — dijo Oliver, pero Ethan no sabía si podía confiar en él.

Luego comenzaron la primera ronda. Ethan sudaba, tratando de no perder la concentración. Cada vez que se sentaba allí, jugaba sus juegos creyendo que ganaría. Ethan rara vez ganaba un juego y esperaba que esta vez la suerte estuviera de su lado. Los jugadores mostraban sus juegos y la esperanza de Ethan se encendía cada vez que se volteaba una carta. Pero Oliver sería el último, Ethan solo tendría la suerte de haber hecho la mejor jugada. Mostró sus cartas y observó atentamente la expresión en el rostro de su oponente, pero no pudo descifrarla. Cuando Oliver volteó sus cartas, un grito de júbilo invadió el casino.

Ethan *p*n*s podía considerarlo; había perdido la apuesta y ahora Ashley tendría que casarse con Oliver.

—Hoy es mi día de suerte — gritó Oliver —. Tengo una esposa.

Pero Ethan no parecía estar feliz. Una tristeza invadió su corazón e inmediatamente pensó en deshacer el acuerdo.

—Apuesta cancelada — se levantó, listo para irse —. No quiero que mi hija se case contigo.

—No seas un viejo, Ethan — dos hombres lo rodearon, impidiéndole escapar —. Ve a casa y dile a Ashley que se prepare para nuestra boda. Mañana pasaré a recogerla.

—¿Mañana? — Ethan parecía no creerlo —. ¿Un hombre como tú, capaz de tener a todas las mujeres que quiere, se casaría con una chica de dieciocho años por qué motivo?

—Como dijiste, es mi deseo.

—Pero… — intentó convencer a Oliver de que parecía un mal negocio.

—Haz lo que te pido — interrumpió Oliver —. Mañana me casaré con tu hija.

Ethan salió del casino, arrepentido y desesperado. Apostó porque realmente suponía que ganaría esa apuesta. Como en todas las otras ocasiones, Ethan estaba equivocado, siempre perdía.

Llegó a casa y vio a Ashley en la puerta, sentada en las escaleras. Tenía una expresión de preocupación en su rostro y en cuanto vio a su padre, corrió hacia él.

—No me digas que estabas en ese casino de nuevo — Ethan no dijo nada —. ¿Cuándo terminará esto, papá?

—Terminó — susurró, buscando fuerzas dentro de él para decirle la verdad a Ashley.

—Siempre dices eso — dijo Ashley —, y al día siguiente estás allí otra vez, gastando lo poco que te queda. Así terminaremos viviendo en la calle.

—Ya he perdido todo lo que tenía — dijo Ethan mientras se dirigía de regreso a la casa.

Ashley tuvo que correr tras él.

—¿Cómo has perdido todo lo que tenías? — caminó detrás de él, con el corazón latiendo en el pecho —. Por favor, no me digas que apostaste nuestra casa, papá.

Tenía miedo de lo que escucharía de su boca. Tenía miedo de decirle la verdad. Ethan se detuvo, aun en las escaleras, respiró profundamente y se volvió para mirar a los ojos a su hija.

—Aposté a que sí — confesó, finalmente.

—¿Qué? — una sonrisa de incredulidad se formó en sus labios.

—Aposté por ti y perdí — confesó nuevamente.

—No puedes estar hablando en serio —dijo Ashley, que al principio no lo creyó, pero cuando vio la desesperación reflejada en el rostro de su padre, comenzó a temblar.

—Tendrás que casarte con Oliver White —soltó la revelación finalmente —. Vendrá a buscarte mañana.

—Esto es ilegal — Ashley estaba nerviosa.

—No lo es, Ashley — gritó Ethan —. Si no te lo doy, lo perderemos todo.

—Entonces lo perderemos — también gritó ella —, porque no me casaré con él.

Ashley entró a la casa, cerrando la puerta de un portazo. Al día siguiente, antes de que saliera el sol, Oliver ya estaba en la puerta de Ethan para llevarse a su futura esposa.

Capítulo dos

Ashley sintió como si su cuerpo estuviera en llamas. Entró en su habitación y golpeó la puerta con fuerza, un grito desesperado resonó en su garganta. Esto solo podía ser una pesadilla, pensó. Justo cuando Ashley estaba preparándose para ir a la universidad, conseguir un buen trabajo y ser feliz, su padre apostó por ella y su felicidad en el hombre llamado Oliver.

Ashley conocía bien a Oliver. Era el socio de su padre cuando Ethan aún tenía una compañía, pero ella lo odiaba porque el hombre era arrogante y sentía que tenía un ego desmesurado. Si Ashley pudiera elegir a alguien con quien casarse algún día, definitivamente no sería Oliver White.

Consideró huir e incluso ensayó una escapada, escondiendo su ropa en una maleta, pero desistió minutos después cuando reflexionó en su padre. Por más irresponsable que fuera Ethan, no merecía vivir en las calles. Le llevó un tiempo conciliar el sueño, pero cuando despertó, el sol aún no había salido. Un golpe en la puerta hizo que

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app