Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

MALU

  • 👁 2.6K
  • 9.0
  • 💬 6

Annotation

Maria Luísa Braga de Almeida es una adolescente de dieciséis años que vive pacíficamente en Belo Horizonte junto a su madre, Anna Braga, su tía Aline y un amigo de la familia, Ícaro. Hasta que una tragedia obliga a la joven a vivir con la influyente familia de su padre, el candidato a senador, Thiago de Almeida, de quien Malú nunca había oído hablar. En su nueva residencia, en la ciudad de Curitiba, la joven descubre que a su alrededor existe una red de mentiras e intrigas que controlaba su vida hasta ese momento. Ahora Malú necesita desentrañar los secretos de su pasado, para averiguar qué hizo que su padre la abandonara. Además de enfrentar lo que depara el futuro... sin tu voz.

Chapter 1

Belo Horizonte, 25 de junio de 1998

— María Luisa. – dice Anna, pasándose la mano por la barriga sobre el vestido beige que lleva puesto.

Está tumbada en el césped con su novio, Thiago, mirando el cielo azul que Anna cree que es el color de los ojos de su amante.

—¿Qué tiene el nombre de mi madre? – pregunta Thiago, inclinándose sobre su novia.

— El bebé se llamará María Luisa. - respondió Anna sonriendo.

— A mi madre seguramente le encantará el homenaje. – comenta Thiago, también sonriendo. Mira el vientre de su novia, pasa la mano y murmura — María Luísa...

— Sí - responde la rubia de cabello largo y suelto.

"¿Pero y si es un niño?" – pregunta Thiago.

—Será una niña. – responde Anna confiada.

—¿Cómo puedes estar tan segura? – pregunta el pelinegro.

— Sueño con ella - responde Anna pensativa — Todas las noches sueño con mi hermosa niña de cabello tan negro como la noche y ojos tan azules como este cielo. Ella será como tú en muchos aspectos.

—¿Entonces realmente no sabes si es una niña? – pregunta Thiago.

—No - responde Anna respirando hondo mientras acaricia su vientre — Confirmación recién a los cinco meses.

—En dos meses. – concluye Thiago. Pasa la mano por el vientre de Anna. —Espero volver cuando vaya a averiguar el s*x*.

— Sí, lo estará — afirma Anna — Estoy segura de que para entonces tu padre estará mejor de salud y podrá conocer a su nieta.

— Deberías ir conmigo — propone Thiago sentándose — Así ya conocerías a toda la familia.

— Sabes que no puedo — se niega Anna, abrazando la espalda de Thiago — Estoy en temporada de exámenes, tengo mi trabajo que seguramente me mandará lejos cuando se enteren de que estoy embarazada. Necesito ahorrar tanto dinero como sea posible.

— Ya te dije que los mantendré a los dos... Que nos vamos a casar, no tienes que hacer nada de eso. Tengo dinero para los dos... Tres. – argumenta Thiago.

— No quiero — Anna se niega una vez más — Por ahora prefiero quedarme así. Al menos hasta que conozca a tu familia.

— No te preocupes — pide Thiago — Te van a querer... Igual que a mí.

— Te amo Thiago — declara Anna — No lo olvides.

— No lo olvidaré — responde Thiago, besando a su novia. Prométeme que dejarás tu trabajo a partir de ahora.

—Pero, ¿cómo voy a pagar mi renta? – pregunta Anna preocupada. — ¿Apoyarme?

— Toma — dice Thiago, sacando una llave de su llavero — Esta es la llave de mi departamento, quédate ahí hasta que yo regrese.

—No puedo aceptarlo. - se niega Anna, avergonzada.

—Por favor, solo quiero que tengas un embarazo tranquilo. – pregunta Thiago — Volveré pronto y veremos un lugar mejor.

—Bien. - Anna acepta de mala gana, tomando la llave. —Solo hasta que vuelvas.

— Volveré antes de que te des cuenta - dice Thiago sonriendo

***

Belo Horizonte, septiembre de 1998.

Anna camina tranquilamente por la acera con sus bolsas de compras, a solo dos cuadras del apartamento. Tan pronto como dobla la última cuadra, se da cuenta de un hermoso auto negro estacionado, está seguro de que no pertenece a nadie que vive en esa calle, porque se ha convertido en el amigo de todos. Se acerca al auto y verifica que la placa sea de Curitiba, Paraná. Esa información trajo una sonrisa a la cara de Anna que hacía tiempo que había desaparecido. Ha vuelto, piensa corriendo hacia el apartamento.

Abre nerviosa la puerta del apartamento, se da cuenta de que la habitación está vacía, pero que inhala un olor femenino diferente al suyo. Revisa la cocina, el baño y cuando llega al dormitorio, encuentra una figura femenina. Una mujer de unos cincuenta años, con un hermoso cabello negro recogido en un moño, viste un traje negro y anteojos de sol.

— Hola - saluda Anna con curiosidad con esa figura imponente — ¿Puedo ayudar?

— ¿Eres Anna Braga? – pregunta, la señora poniéndose de pie con elegancia. Se quita las gafas mostrando el hermoso par de ojos azules.

— Sí — responde Anna — ¿Y tú quién eres?

— Maria Luísa Assunção de Almeida — responde la mujer — La madre de Thiago.

— Encantada de conocerte. - dice Anna, tendiéndole la mano felizmente, pero le repugna la mirada gélida de la mujer — He oído hablar muy bien de ti.

— Bueno... yo no puedo decir lo mismo de ti - responde la mujer, haciendo que Anna frunza el ceño sin entender — Mi hijo pidió venir a ti y enviarte un mensaje.

— Genial — exclama Anna pasándose la mano por la barriga, llamando la atención de María Luisa — Estábamos preocupadas.

— Thiago te dijo que no lo esperaras más — revela Maria Luísa — Dijo que debías seguir adelante y olvidar que nunca tuviste nada.

— ¿Qué? ¿Como asi? - pregunta Anna sorprendida — No podía haber dicho eso... Estaba feliz... ¡Estaba feliz con la llegada de nuestra hija!

— ¿Hija? – pregunta María Luísa con una mirada de desprecio — Bueno, que sepas que mi hijo, como yo, no cree que sea suyo... ¿Cuánto tiempo lleváis juntos? Un año... ¿Dos?

—Casi un año.... - responde Anna.

—Pero no tiene un año, ¿verdad? – pregunta la señora Almeida — ¿Cómo crees que mi hijo va a confiar en una persona que le puede estar dando el golpe en la barriga? Alguien que accedió a vivir en el apartamento y vivir prácticamente a expensas de él. Mira, sé que debe ser duro para ti haber invertido tanto en mi hijo, pero sé que no lograrás tu objetivo. Si este niño es realmente suyo, le daremos una pensión digna. Pero eso es todo lo que tendrás de nuestra familia.

—¡No quiero tu dinero! – Anna reacciona, molesta – ¡Quiero a mi Thiago! Por favor, déjame hablar con él. Sé que fue un malentendido.

— No quiere hablar contigo — reclama María Luisa — Y ahora sé por qué. ... Eres insistente, astuto... Con esa cara de santo, lo manipulas, lo envenenas contra su familia. Pero no me engañas. He conocido cosas peores que tú.

—Por favor. - suplica Anna —lo amo, nunca quise nada de él. Solo quiero amarlo y que él me ame... Y quiero que conozca a su hija.

— No fuerces la situación, querida — pide María Luisa — ¿Quién puede garantizar que ese niño es suyo? Por lo que he visto, es posible que estés con el padre de ese niño en este momento.

— ¿Cómo te atreves? - pregunta Anna ofendida — Yo nunca haría tal cosa...

—Bueno... ¿Cómo se supone que voy a saber que no es así? – pregunta Maria Luísa — Al fin y al cabo, ni siquiera tienes familia... Puede ser cualquiera que sólo quiera llevarse bien... Una mujer de vida.

— ¡Detenerse! - grita Anna, abofeteando a su suegra. — ¡No te atrevas a decir algo así de mí otra vez!

— Por fin apareció el santito del hueco de la madera — dice María Luísa, preparándose — Dame las llaves del apartamento. Vuelve a la calle, es lo que te mereces.

— Toma — Anna le entrega las llaves a María — Puedes quedarte... Solo quiero que recuerdes el daño que le estás haciendo a María Luisa.

— ¿Quién es María Luisa? – pregunta intrigada María Luisa.

—Tu nieta. María Luisa. - Contesta Anna, seria.

—¿De verdad crees que ponerte el mismo nombre que el mío hará que te acepten en la familia? - Cuestiona la matriarca escéptica — Que tonta eres.

— No tienes nada que ver con la elección del nombre de mi hija - contrarresta Anna — Es el nombre que se merece... Ella estará a la altura del nombre diferente a ti.

— Mira, Anna — comienza pensativa María Luisa — sabes que me inclino a hacer un trato.

—No quiero ningún trato contigo. - se niega Anna enfadada.

— No es por ti, sino por esta niña que no tiene la culpa de nada - responde secamente la matriarca.

—No necesito tus folletos. - afirma Anna.

— Esta niña necesitará apoyo – argumenta María — Así que deja de ser falsamente orgulloso y acepta la propuesta que te hizo Thiago.

— Thiago nunca haría una propuesta así. - Reclama Anna.

—¿Pero no fue una propuesta lo que te hizo mudarte aquí? – pregunta María Luisa.

— Lo fue — Anna admite amargamente — Pero es porque cometí este error que no haré ningún trato... nunca.

— Apuesto a que lo hará, cuando lo presiones — comenta María Luísa, entrecerrando los ojos — Más aún ahora que está en la calle.

— No iré. Encontraré mi camino... - Anna responde con seriedad. Abre el armario y saca sus pocas prendas, arrojándolas en su vieja maleta.

— No tienes que irte ahora - dice María acercándose — Te permitiré quedarte hasta el final de la semana.

—No. - se niega Anna nerviosamente. Cierra la maleta y mira a María — Te puedes quedar... Con todo. Pero que sepas que no creo nada de lo que dije... En cuanto aparezca Thiago, se lo diré.

— Como quieras — asiente María Luisa, abriendo su cartera — Pero si te cansas de ser orgullosa, toma mi tarjeta. En cuanto me llame, le diré que envíe la pensión.

—Conserve su tarjeta. - responde Anna, sosteniendo la maleta con ambas manos.

—Joven tonta —comenta María Luisa, poniendo la tarjeta en el bolsillo de la chaqueta de Anna — Sé que llamarás.

Anna se da la vuelta y sale del apartamento prácticamente corriendo. No pensó que su día terminaría así. Está en la calle y no tiene adónde ir. Se sienta en la acera llorando, no puede creer que Thiago esté detrás de todo eso. Se pasa la mano por el vientre, donde el bebé patea con fuerza. Ahora somos tú y yo contra el mundo.

Se seca las lágrimas y comienza a caminar por la calle, cuando se encuentra con Aline, una joven de cabello rojo punk que vivía en el edificio de enfrente, Anna era la única en la calle que hablaba con la chica. Ella mira a la preocupada rubia mientras se acerca.

— ¿Estás bien? – pregunta sujetando el brazo de Anna, que se tambalea. —¿Qué estás haciendo aquí? ¿Y qué bolsa es esta?

— Su madre me tocó desde el apartamento, estoy en la calle. - Anna responde estúpidamente.

— Ven, vamos a mi casa — determina Aline tomando la maleta de la embarazada — Ven a vivir conmigo.

— No lo entiendes - reclama Anna llorando — No puedo pagarte.

— Anna, no te preocupes — asegura Aline — Un día me devolverás este favor. Lo que no puedo hacer es dejarla aquí en medio de la calle. Lo haremos.

— Gracias Aline — gracias Anna, emocionada — Te prometo que algún día te devolveré el favor.

— Lo sé — asiente Aline caminando al lado de Anna.

***

A la semana siguiente, su jefe la llamó y la despidió. La justificación era el recorte de presupuesto, las bajas ventas, pero sabía que la verdadera razón estaba debajo de su uniforme ajena a esa injusticia. Aline comenzó a pagar las cuentas de la casa, pero a Anna no le gusta que los mantenga a los tres. Necesita arreglar esa situación, pero la única forma sería contactar a Thiago y exigirle que al menos reconozca a su hija. Pero el teléfono que dejaba siempre estaba apagado.

Se siente perdida, hasta que recuerda la tarjeta de presentación que le había dejado la señora Almeida. Tomó algunas semanas llamar al número de la tarjeta, después de todo, solo llamó porque tuvieron que mudarse del apartamento porque no podían mantenerlo e irse a otro lugar, viéndose obligados a escuchar la voz del que había puesto su mundo patas arriba.

— Maria Luísa, esta es Anna — dice la joven seria al teléfono — Tenemos que hablar.

—¿Entonces quieres decir que estás dispuesto a aceptar el trato? – concluye Maria Luísa, yendo directo al grano.

— Sí — responde Anna — Pero primero, quiero escuchar la propuesta de boca de Thiago. Quiero hacer el trato con él... personalmente.

— Imposible — se niega secamente María Luísa — Thiago no podrá hacer eso... Está ocupado.

—Esto es más importante que cualquier cosa que le impida hablar conmigo —suplica Anna irritada— Necesito hacer este trato con él.

— Está organizando el velatorio de su padre… – revela sin remordimientos María Luisa — Y no le voy a molestar con este… problema. Lo resolveremos entre nosotros y te contaré todo, no te preocupes.

—Mis condolencias, pero no confío en ti. -confiesa Anna enojada.

— Guarda tus condolencias para los necesitados. Y yo tampoco confío en ti – replica María Luísa — Pero este acuerdo es por el bien de este niño... Así que sé maduro y manos a la obra.

— ¿Cuál es la propuesta? – pregunta Ana.

— Recibirá una cantidad mensual para cubrir todas sus necesidades y asegurarse de que siempre tiene las mejores oportunidades. Sin embargo, queremos confidencialidad sobre este pequeño incidente en la vida de mi hijo. – Propone María Luisa.

— ¿Entonces no quieres que nadie sepa de María Luisa? - pregunta Anna horrorizada.

— Exactamente - dice María — Creo que este pequeño desliz podría dañar a mi hijo y su carrera, de forma permanente. Pero no te preocupes, encontraremos la manera de que ella tenga una vida cómoda.

— Quiero que la reconozcas como miembro de tu familia — exige una alterada Anna — Quiero tu nombre en mi hija. De lo contrario, haré público este desliz.

— Como deseas. En cuanto nazca este niño, enviaré a un abogado con los trámites y la autorización para poner nuestro nombre en él. No obstante, desde el momento en que utilice nuestro nombre, tendremos derecho a la custodia y podremos reclamar al niño cuando queramos. ¿Aceptas el trato? – pregunta María.

—Sí. -responde Anna, sintiéndose disgustada cuando acepta.

—Entonces pronto recibirá toda la documentación necesaria. Pásalo bien – concluye Maria Luísa.

Todavía se toma un tiempo para colgar el teléfono, tratando de convencerse de que sería bueno para su hija, aunque sentía que había vendido su alma al diablo. Se toca el vientre, llorando:

—Siento haberte hecho esto, mi bebé. Espero que algún día entiendas que es por tu propio bien.

Tan pronto como Aline llega del trabajo, Anna cuenta la conversación desagradable que tuvo, dejando a su amiga molesta.

—¡No quiero el dinero de esta gente! – grita Aline, golpeando la mesa de la cocina — ¡Prefiero seguir haciendo turnos extra en el bar del hotel que aceptar nada de ellos! ¿Como pudiste?

— No estás obligada a mantenernos, Aline — argumenta Anna — Te agradezco lo que estás haciendo, pero no quiero que te mates trabajando para los dos.

— Anna, eres la familia que… nunca tuve — responde Aline — No puedo aceptar esto. Nunca dejaría que una hermana mía tuviera que someterse a ese tipo de cosas. Y tú eres mi hermana, Malú no los necesita. – Menciona el apodo que le puso al niña, ya que odiaba pronunciar el nombre que era el mismo que el de la matriarca de los Almeida. Haré cualquier cosa por ella.

— Es demasiado tarde — afirma Anna — Acepté. E incluso si estás en contra y me odias, no puedo cambiar eso. Lo siento mucho.

— Entonces promete que ese dinero solo lo usarás con Malú. – pregunta Aline, frustrada – Al menos tendrá todo lo que necesita.

—Pensé en eso cuando llamé. – Confesó Anna emocionada — Quiero que mi hija tenga la oportunidad de ser alguien a quien perdí por amar… Por amar a su padre incondicionalmente.

—Después de todo esto, ¿todavía lo amas? – pregunta Aline —¿Después de todas las pruebas de que Thiago es un mal personaje?

— Sí. Lo amo y desafortunadamente, creo que estoy condenada a amarlo para siempre – admite Anna llorando — Rezo para sacarlo de mi vida, para olvidarme de él, pero en el fondo espero que él no esté aprobando este tipo de cosas. Que ni siquiera sabe lo que hace su madre. Sé que algún día lo volveré a ver y todo saldrá a la luz y espero que Malú lo reciba con los brazos abiertos. Tengo una petición para ti.

— Dilo. Haré cualquier cosa - responde Aline

— No quiero que Malú se entere de nada de esto. Quiero que ella tenga la oportunidad de conocer a su padre sin ninguna influencia. Quiero que ella tenga sus propios pensamientos sobre él. Prométeme que lo harás, aunque alguna vez extrañe a mi hija, no quiero que sepa nada de esto.

— Está bien — asiente Aline, molesta — No estoy de acuerdo, pero tú eres la madre y sabes lo que es mejor para ella.

“Eso espero”, responde Anna, tocándose el vientre.

***

Belo Horizonte, 24 de diciembre de 1998.

Aline busca algo nerviosa en el sofá, donde Anna está acostada con los pies hinchados y la barriga de nueve meses. No se había dado cuenta de lo rápido que habían pasado los últimos meses.

—¿Estás segura de que estarás bien?– pregunta Aline por décima vez — Yo me quedo en casa, sabes que no me gustan mucho las celebraciones. Comemos un cerebro, vemos una película navideña, lloramos un poco y reímos. O te vas conmigo y nos divertimos cotilleando sobre el personal del hotel.

— Te agradezco la invitación, pero nadie va a querer un patito bailando en el salón — se niega Anna sonriendo — Sin contar que ya no puedo más, que Malú sigue sin querer salir. Y no quiero que te quedes aquí conmigo, necesitas divertirte. Estos últimos meses solo has trabajado, no es justo que te quedes en casa. Ve y diviértete para los dos.

— Está bien — asiente Aline, respirando hondo — Pero prométeme que llamarás al número que dejé en la heladera, si pasa algo. ¡CUALQUIER COSA! Hasta una patada, me llamas.

—No te preocupes - pregunta Anna — Si pasa algo, será el primero en saberlo. Ahora ve y espero que te vaya bien esta noche.

— La noche promete, pero tengo la intención de irme temprano a casa — comenta Aline.

— Aline — regaña a Anna — Aquí solo hay una embarazada y soy yo.

— Sí, pero no me iré de tu lado hasta que nazca Malú, olvídalo. – Ella camina hacia la puerta – No olvides llamar.

—Está bien - dice Anna mirando a Aline cerrar la puerta y murmura — Afortunado será el hombre que te tenga a su lado.

***

Anna se despierta sintiendo que su cama mojada se levanta y se da cuenta de que ha roto fuente. Va a la cocina y mira el reloj, todavía son las diez. Intenta durante algún tiempo contactar a Aline sin éxito, hasta que ocurre su primera contracción. Entonces decide ponerse un vestido y tratar de tomar un taxi o un autobús para llevarla a la maternidad.

Nada más llegar a la calle, te das cuenta de que será difícil conseguir un transporte, ya que la parada de taxis está vacía y no pasará un autobús en ese momento. Intenta llamar al gerente, pero ya no estaba en el edificio. Sube una vez más a su apartamento e intenta llamar a Aline, pero nadie responde. Respira hondo e intenta llamar a maternidad y pedir una ambulancia, pero la línea está ocupada. Recoge su bolso de maternidad y vuelve a salir a la calle. Camina lentamente hasta que tiene una contracción más que la hace agarrarse a uno de los portones de su calle. A este paso acabaría dando a luz en la calle, concluye preocupada. Respira hondo y enderézate, aguanta las próximas contracciones todo el tiempo que puedas.

Ya estás cerca de la calle principal, cuando ves un autobús apoyado contra la vía. Intenta caminar más rápido, levantando los brazos para llamar la atención del conductor. Fue a poco más de una cuadra, cuando una fuerte contracción la hace arquear sobre su vientre, cuando mira hacia la parada del autobús, ve que el autobús se aleja, ajeno a su dolor. Ella trata de gritar, pero solo un susurro de alto sale de su garganta.

Camina despacio, el dolor es casi insoportable. Dios mío, no puedo tener a mi bebé aquí. Por favor, ayúdame. No nos abandones ahora. Por todo lo más sagrado, por mi hija, ayúdame. Eso es todo lo que te pido, suplica Anna, mirando la noche casi sin estrellas.

—Vamos, te ayudaré. - dice la voz masculina detrás de Anna.

Las súplicas de la niña fueron concedidas.

***

Ícaro es el nombre del hombre que acelera su coche hacia la maternidad. Anna no tuvo tiempo de preguntar mucho por él, ya que sus contracciones *p*n*s le permitían respirar. Su apariencia revela que está en la treintena, el cabello en un tono castaño cobrizo muy bien cortado, además de vestir un traje oscuro que parece más un uniforme. Seguridad, tal vez, piensa Anna, mirándolo. Tiene la sensación de que lo conoce de alguna parte.

Entran a la sala de emergencias de la Sala de Emergencias, pero no permiten que Ícaro la acompañe a la sala de partos.

— Muchas gracias por todo – agradece Anna emocionada sosteniendo su mano, mientras la enfermera empuja la silla de ruedas. "Que Dios te bendiga y te dé todo lo que deseas — Espero algún día pagarle por ese acto, si nos volvemos a encontrar.

— Nos volveremos a encontrar antes de lo que piensas Anna – revela enigmático Ícaro, soltando la mano de Anna que lo mira confundida.

Intenta mirar a Ícaro una vez más, pero las puertas de emergencia la detienen. Respira hondo y trata de concentrarse en lo que es más importante en ese momento: María Luísa.

***

—Empuja. - ordena el doctor entre las piernas de Anna. Tan pronto como el obstetra evaluó la dilatación de la niña, decidió que el parto normal sería lo más indicado, ya que el bebé estaba en la posición correcta — ¡Vamos Anna!

—Errrrrrrrrrr… AAAAAAHHHHH. - gime Anna, obligando a su hija a salir cada vez más. Ella se acuesta en la cama, cansada y desesperada— ¡no puedo más! No se suponía que fuera así... No puedo hacer esto solo... No lo lograré.

— Anna, puedes hacerlo - le asegura la enfermera al lado de la niña —Este será un lindo regalo que nos darás a todos. Entonces, si quieres a este niño, gánatelo y ayúdalo a conocer el mundo.

— ¿Está lista? - pregunta el doctor — Necesito que empujes con todas tus fuerzas. ¡Ahora!

— Eeeeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrrrr... Rrrrrrrrrrr... Errrrrr... Aaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaa hhhhhhhhhhhhhhh - Anna grita, retorciéndose en la cama, mientras siente un tirón en su vientre. Se tira de espaldas a la cama, jadeando. Siente el sudor de tu frente correr por tu rostro. Pero nada de eso importaba, solo quiere ver a su hija.

En unos minutos el llanto del bebé resuena en el quirófano, haciendo que Anna sonría y llore al mismo tiempo, aliviada. La enfermera arregla a la recién nacida y la pone en brazos de la rubia que llora de emoción. Toca el cabello negro de su hija y la besa en la frente. Sosteniendo su pequeña mano, luego dice sonriendo a través de sus lágrimas:

—Bienvenida al mundo María Luisa, mi Malú .

Chapter 2

La lluvia fina es el detalle que falta para ese melancólico escenario que se desarrolla en el cementerio. No pasó mucho tiempo antes de que ella cayera, tomando a todos en el funeral por sorpresa. Pero a María Luísa Braga de Almeida no le importaba la lluvia, ni la gente, ni el hecho de que su padre la sujetara del hombro, como si fuera una persona presente en su vida. Ella lo empuja y se acerca al ataúd, lirios en sus manos, las flores favoritas de su madre. Su largo cabello negro caía como una capa sobre su rostro mientras arrojaba las flores sobre el ataúd, recorriéndolo con la mano, hasta llegar a donde estaría el rostro de quien amaba: Anna Braga, su madre. Las lágrimas corren por el rostro de la joven de dieciséis años que no puede imaginar cómo será su vida a partir de ese momento.

Me prometiste, dijiste que nunca me dejarías, ¿y ahora? ¿Por qué me siento tan solo? ¿Por qué no te siento cerca de mí? ¿Por qué me dejas con él? ¡Di algo! ¡reaccionar! ¡Demuestra que tod

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app