Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Unida Al Bestial Alfa

  • 👁 8K
  • 10.0
  • 💬 779

Annotation

Liam Hallows era una bestia a la que todos temían, despiadada y llena de ira. Nació para atormentar a sus opresores y odia la palabra pareja o amor. Su tipo ideal es un rollo de una noche, fvcks y nunca se oye hablar de nuevo. ¿Qué ocurre cuando Liam tiene una aventura de una noche con una chica a la que imprime accidentalmente, un error que teme toda su vida? Nicole Mallory, la luna perfecta que era amada y adorada por todos excepto por su compañero. Fue obligada a ver a su compañero tener s3x con diferentes omegas como castigo por haber sido entregada a él como fuente para pagar las deudas de sus padres. Demasiado dolor y agonía la hicieron beber en el bar y acabar en la cama con un completo desconocido que la deseaba pero que era igual, exactamente igual que su compañero. ¿Será capaz Liam de ganarse el corazón de la chica en la que ha dejado su impronta o será ella capaz de domar a la bestia que está dispuesta a devorarla?

CAPÍTULO 1

La tensión nublaba las emociones de Nicole mientras sentía rabia y un dolor amargo. Apretó los dientes y se mordió los labios hasta que le sangraron. Su rostro hinchado y manchado se iluminó con una mezcla de sudor y lágrimas que goteaban tanto de sus ojos como de su frente. Su cuerpo bañado en sangre estaba encadenado a una silla. Se agitaba, sus dientes rechinaban de miedo con las garras enterradas profundamente en su regazo.Tenía un aspecto infernal, pero su apariencia no reflejaba lo que le pasaba por la cabeza. El lobo le rugía en la cabeza, el dolor le pesaba en el pecho y sentía que le cortaban el corazón con cuchillos. Se clavó las garras en el regazo porque el dolor físico era mejor que todo lo que le pasaba por la cabeza.Gemidos calientes, fuertes y guturales llenaban el aire mientras un hombre fornido se follaba a una rubia con volantes mientras besaba a una pelirroja y le acariciaba los pechos. Nicole no quería otra cosa que cerrar los ojos y ocultar la sangre que estaba presenciando, pero no se atrevía. Podría romper fácilmente las cadenas que la sujetaban y arrancarle la garganta a la tripulación que tenía delante, pero no se atrevió.Ahora cambiaron de posición, la rubia tomó el p*n* de él en su boca, mientras que la boca del hombre estaba fija en el c*ñ* de la pelirroja. A su alrededor había otras hembras que recorrían con sus dedos el cuerpo del macho y se masturbaban ante el espectác*l* que tenían delante.Aquellas señoras eran omegas tocando al alfa, su alfa, su compañero. Cada roce y cada sonido la volvían loca. Su lobo quería sangre. Podría matar fácilmente a todas las mujeres de esa habitación por mirar siquiera a su compañera, pero no podía.No podía hacerlo porque era su castigo. En este mundo, su compañera no la veía más que como basura y disfrutaba manipulándola y haciéndole trucos psicológicos.—Estás perdiendo la concentración, Nicole. Obsérvame bien. Tienes que observar y aprender—, su voz nublada por la excitación estaba impregnada de poderosas órdenes.Automáticamente, sus ojos se abrieron de par en par y su cabeza se enderezó. Era doloroso, pero cuando un alfa ordenaba, uno se veía obligado a obedecer.Las damas se rieron antes de caminar hacia ella.—Perra estúpida—, comentó una, mientras otra la abofeteaba bruscamente mientras reía histéricamente.—Aww Luna, ¿estás enfadada? ¿Está tu cuerpo hirviendo de rabia ahora mismo?— preguntó una de ojos azules, mirándola con desprecio a la cara.—Viva la Luna. Perra asquerosa—. se burló otro.Ecos de risas llenaron la sala y la rubia que acababa de chupársela a su compañero se acercó a ella y le lamió la cara.—Ha dicho que te andes con cuidado, z*rr*—, le susurró al oído.Nicole se agitó, le dolía la cara por los cortes y moratones que le había hecho antes su compañero cuando le dio un puñetazo. Se mordió los labios desgarrados para no gritar y hundió más las garras en su regazo.—Es tan jodidamente fea. Te das cuenta de lo fea que eres, ¿verdad?—, preguntó uno.—¡Mírame a los ojos, p*t* de m**rd*!— gruñó su compañera.Nicole gimió, rogando que terminara su tormento.Otra omega metió la mano en el pelo castaño de Nicole y tiró de él. Nicole lanzó un grito de agonía.Otra oleada de risas recorrió la habitación. Nicole aspiró aire, su lobo amenazaba con explotar. A diferencia de ella, no le importaban las consecuencias. —Pedazo de basura, tu existencia no vale nada. Quizá por eso nadie te quiere—. Se burló.En ese momento, el control de Nicole se rompió. Soltó un gruñido estruendoso mientras sus iris color avellana se oscurecían con anillos rojos alrededor. Las risas y las burlas cesaron de inmediato.Shane, su pareja y el alfa de la manada Crimson gruñó, apartando a las damas que lo rodeaban. Sus ojos destellaron dorados mientras la agarraba.—¡Vuelve a su subconsciente, loba!—. Gruñó, su dominio onduló a través de su cuerpo.Casi de inmediato, sus ojos volvieron a su color normal y soltó un grito agónico. Sonriendo alegremente, Shane la dejó caer de nuevo al suelo y la silla a la que estaba atada se hizo añicos bajo su peso.—¡Creí haberte dicho que no dejaras que tu lobo ejerciera el control! ¿Te ha hecho daño lo que te han dicho? Tienen razón. Eres una inútil y lo serás para siempre. Por eso tu padre te vendió para pagar sus deudas. Sabía lo inútil que llegarías a ser.Las lágrimas brotaron de los ojos de Nicole. Podía soportar cualquier forma de dolor, insulto e injuria, pero nada le dolía más que el recordatorio de que era una verdadera inútil y que nunca podría resultar en nada bueno. Las palabras de Shane no eran más que la verdad y ahora deseaba que alguien pudiera acabar con su miseria. —Abre los ojos—, le ordenó, y ella obedeció.Él la miró mal y luego la derribó con el tacón. ~Nicole tomó un trago de whisky en un bar unas horas más tarde. El crepúsculo había caído fuera y los clientes entraban en el bar mohoso y poco iluminado. Ella había caminado en silencio, velada, con la esperanza de que nadie se fijara en ella. Aunque todas sus heridas habían cicatrizado, su cuerpo aún estaba sensible y su mente seguía en carne viva por el dolor.—Luna—, la llamó un anciano, dándole golpecitos cariñosos en la espalda. Nicole ahogó un gemido y apretó los dientes mientras el dolor recorría sus nervios. Lentamente se dio la vuelta y esbozó una falsa sonrisa.—Gabe—, saludó.Gracias. Mi compañera me contó cómo la ayudaste ayer. Eres lo mejor que le ha pasado a esta manada—, dijo. Las lágrimas brotaron de los ojos de Nicole, su corazón dolorido se rompió un poco más. Su sonrisa vaciló y luchó por mantenerla.—No menciones a Gabe—, graznó, —Para eso está Luna, ¿no?—. preguntó Nicole.Gabe sonrió y le apretó los hombros: —Sí, pero lo haces con humanidad. Es reconfortante. Eres una verdadera princesa, gracias—. Terminó y se alejó cojeando. En cuanto se alejó lo suficiente, ella enterró la cabeza entre las palmas de las manos y sollozó en silencio.Los miembros de la manada Crimson no sabían por lo que estaba pasando. ¿Cómo podían saber que, bajo todas sus sonrisas y su duro trabajo, se estaba muriendo por dentro? Sabían que el alfa Shane no la tenía en cuenta porque había sido utilizada como pago de una deuda de sus padres, pero lo que no conocían era su alcance.Sólo lo sabían los miembros de alto rango de la manada y las sucias omegas con las que Alfa Shane tenía orgías. Mientras tanto, los miembros de la manada Crimson la veían como el epítome de la perfección e incluso la adoraban.Su cuerpo temblaba mientras sollozaba dolorosamente. Hacía tiempo que había dejado de rezar por un milagro, porque los milagros no ocurrían en Carmesí. Para ella no había nada parecido a la alegría; sólo dolor, sufrimiento y tortura. Ahora deseaba olvidar, dejar de sentir, estar en un estado más allá de su miseria actual. Era la única forma de escapar de su realidad.Secándose las lágrimas, levantó la cabeza y se bebió el chupito, después pidió al camarero que se lo repusiera.Nicole se sirvió un trago tras otro hasta que desapareció el zumbido de su cabeza. Los ojos se le pusieron vidriosos y *p*n*s podía contenerse. Estuvo a punto de caerse del alto taburete en el que estaba sentada.Soltó una risita, amando la sensación de libertad y poder que le recorría las venas. Después de tomar otro trago que le quemó la garganta, se deslizó del taburete. En cuanto sus pies tocaron el suelo, el mundo se le vino abajo. Las piernas se le doblaron y cayó al suelo.Soltó una carcajada, se levantó tambaleándose y volvió al taburete. Nadie se dio cuenta, porque al igual que ella, la mayoría de los presentes querían ahogar sus penas.Nicole se llevó las manos a la boca e intentó contener la risa. Todo le parecía divertidísimo y emocionante. Le pidió al camarero otra copa con un gesto descuidado de la mano. Y apoyó la cabeza en las palmas de las manos. —¿Qué tiene tanta gracia?— le preguntó una penetrante voz de barítono, sobresaltándola. Levantó la cabeza y estalló en carcajadas antes de buscar el origen de la voz.El alcohol y las luces tenues le nublaron la vista, así que no pudo verlo con claridad, pero sus sentidos captaron su interés por ella. Eso hizo que se sonrojara y soltara otra risita. —Y pensar que dicen que soy fea—, murmuró. Sus palabras parecían un galimatías. Volvió a reírse y se dio una fuerte palmada en el regazo.El hombre de complexión media y grandes tatuajes que estaba a su lado enarcó una ceja y entrecerró los ojos. Una sonrisa se dibujó en sus labios y sus ojos azul claro se oscurecieron de excitación e intriga. Se sentó en el taburete junto a ella y la miró fijamente.—¿Qué quieres? balbuceó Nicole, volviéndose hacia el misterioso desconocido y casi resbalando del taburete. Él la agarró de inmediato y la puso en su sitio. Sus mejillas enrojecieron y se rió con más fuerza.El camarero volvió con su bebida y su pedido y se lo puso delante. Nicole hizo ademán de c*g*r su bebida, pero él se le adelantó y se la bebió de un trago. Abrió los ojos y le gruñó. Él sonrió con satisfacción, sujetando la taza como protección.—Tú—, gruñó Nicole.El hombre misterioso le hizo un gesto con la mano al camarero, que se puso a su lado de inmediato. —Tráele una botella de agua—, ordenó, y el camarero asintió antes de hacer lo que le había dicho.—¿Estás loco?— le espetó Nicole, tocándole el pecho con el dedo.Él se limitó a sonreírle, ignorando la letanía de maldiciones que salían de su boca. En cuanto el camarero volvió con la botella de agua, él pagó su bebida y la de ella, y se marchó.Nicole estaba furiosa. Con rabia, se tragó el agua y se tambaleó tras él. Tropezó con gente y mesas, porque el mundo parecía bailar bajo sus pies. ¿Quién demonios era? se preguntó. Ya estaba harta de que la gente la acosara, y el alcohol en sus venas la ayudaba mucho, ya que le daba el valor que normalmente le faltaba.Nicole salió a la calle para respirar el aire fresco de la noche y dejar que le llenara los pulmones. Cerró los ojos, exhaló y olfateó el aire en busca de su olor. Lo encontró de inmediato y lo siguió a ciegas.Se tambaleó y se detuvo en un callejón oscuro. Ya se le había pasado un poco la borrachera y se arrepentía de lo que había hecho. Él rió entre dientes y apareció.Nicole dio un grito ahogado y retrocedió unos pasos. Era más grande de lo que recordaba. Estaba oscuro, pero como su visión se había aclarado, pudo ver sus rasgos.Estaba buenísimo.—¿Quién te crees que eres?— gruñó, reprimiendo el miedo.Sus iris azules se oscurecieron y un destello dorado brilló en ellos mientras su mirada penetrante recorría su cuerpo. Todo su cuerpo respondió con un estremecimiento y su c*ñ* empezó a palpitar involuntariamente.Tragando saliva con fuerza, Nicole dio otro paso hacia atrás y apoyó la espalda contra la pared.Un sutil olfateo en el aire le indicó que él estaba tan excitado como ella. Y eso fue lo último que recordó.

CAPÍTULO 2

Nicole gimió mientras se levantaba de la cama. No entendía el tipo de sueños húmedos que acababa de tener, ni tampoco cómo había llegado a casa. Normalmente, cuando intentaba ahogarse en alcohol, se desmayaba en el bar y se despertaba temprano a la mañana siguiente en el mismo sitio.

Se frotó los ojos, preguntándose por qué seguía mojada y por qué le palpitaba el corazón. Abrió los ojos y se encontró en una habitación desconocida. Abrió los ojos de golpe y su corazón se aceleró. Los recuerdos de la noche anterior se agolparon en su cabeza.

Estaba borrachísima y un desconocido le robó la bebida y le pagó la cuenta, pero como estaba enfadada le persiguió y... La llevaron de vuelta al callejón, donde él se rió y se cernió sobre ella.

—No esperaba que mordieras el anzuelo—, murmuró, con su voz electrizándole los nervios.

Le olisqueó el cuello y dejó escapar un profundo gemido. Nicole se tragó el gemido que amenazaba con brotar de

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app