Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Tormenta Plateada

  • Genre: Werewolf
  • Author: Nelpin
  • Chapters: 28
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 18+
  • 👁 137
  • 7.5
  • 💬 2

Annotation

En la cima de la jerarquía de los lobos, el joven Alfa Supremo Erebus se enfrenta al desafío de su vida: elegir una compañera de su manada para asegurar la continuidad de su linaje. Sin embargo, su corazón late al unísono con el de su Luna, una mujer misteriosa nacida bajo la luna llena, cuyas manos destilan el poder de sanar las heridas sobre los animales y calmar las tormentas más violentas. Desde su nacimiento, Erebus ha sabido que Alana es su luna destinada, su mate, perfecta, a pesar de las tradiciones que dictan. ¿Por qué debe escoger dentro de su manada? La conexión entre ellos es palpable, un hilo invisible tejido por el destino que los une a través de distancias y diferencias.

Chapter 1

En un pueblo de Rusia, una joven pareja que no ha podido concebir hijos, busca la manera de concebir, no teniendo éxito. Hasta que la mujer decide ir sola al bosque y buscar su linaje. Ella es una maga roja, que deserto de su familia para casarse con un hombre común y corriente, la discriminaron por su decisión.

En las profundidades del bosque ruso, cubierto por la niebla de antiguos misterios, Selena, la maga roja de cabellos como el fuego otoñal, se adentró en busca de respuestas a su linaje olvidado. Su corazón, dividido entre el amor por su esposo, Iván, y el llamado de su sangre mágica, latía con la esperanza de un milagro.

Visito a su abuela, quien ya se ha retirado a una cabaña a esperar la muerte, que al parecer lo había olvidado. Ella siente el espíritu de su nieta, espera en la cabaña a su encuentro, su vista es borrosa. La nieve crujía bajo los pasos de Selena mientras se acercaba a la cabaña, su silueta recortada contra el cielo invernal. La puerta de madera chirrió al abrirse, y allí estaba su abuela, la gran maga Zoya, cuyos ojos una vez brillaron con el poder de mil estrellas, ahora empañados por la edad, pero aún llenos de sabiduría.

—Abuela, que gusto verte de nuevo.

—Mi querida nieta, sabía que un día regresarías. Toma asiento.

—Perdóname, no haberme despedido, pero sabes que todo fue un caos, mis padres y hermanas.

—Desde luego, pero déjame verte de cerca, te has puesto muy hermosa, aunque tu espíritu está acongojado, que es lo que te perturba y te roba la paz.

—Estoy triste porque no puedo concebir, mi esposo es un hombre muy bueno que desea conocer su sangre, pero soy una inútil.

—Eso no es así, lo que pasa que la fertilidad de las magas rojas es fácil cuando tu pareja es predestinada, que iguales sus poderes a los tuyos, sin embargo, tú elegiste un simple humano.

—Lo amo con todo mi corazón. —cayó de rodias a los pies de su abuela llorando —Quiero darle un hijo.

—Hay una manera, aun así, no es tan fácil, porque se usará tu vitalidad, ¿sabes lo que eso significa?

—No me importa, yo quiero tener ese bebé.

—Está bien. Regresa en luna llena, haré un conjuro para alinear tu fertilidad a la de ese hombre.

—Gracias, abuela.

—Tranquila, será mi último conjuro antes de partir.

—No diga eso, usted vivirá mucho.

Ella, después de haber hablado con su abuela, regreso a casa con un mejor estado de ánimo. Se preparó para la luna llena, busco lo que su abuela le encargo y con suma astucia logro obtener el s*m*n de su esposo. Ya tenía todo para la noche, su esposo dormía profundamente que no se dio cuenta de la ausencia de su esposa.

Llego nuevamente a la cabaña, la luna llena estaba en su mejor esplendor, la abuela recogió todo el material que utilizaría, ese conjuro se lo sabía de memoria, coloco a su nieta acostada en una mesa grande que tenía en el patio de la cabaña quedando totalmente expuesta a la luna.

La luna llena bañaba todo con su luz plateada, y la cabaña parecía cobrar vida bajo su resplandor. Zoya, con la sabiduría de sus años y la fuerza de su magia, preparó meticulosamente el espacio sagrado. Cada hierba, cada piedra, cada gota de rocío estaba imbuida de un propósito y el s*m*n que daría paso a la nueva vida.

Con Selena acostada en la mesa, su piel bañada por la luz lunar, Zoya comenzó el ritual. Las palabras del conjuro, antiguas y poderosas, fluían de su boca como una melodía olvidada. La energía del bosque se concentraba, girando en espirales alrededor de la joven maga, que yacía inmóvil, entregada al destino.

Al finalizar el hechizo, un silencio profundo se apoderó del lugar. Selena abrió los ojos lentamente, y lo que vio fue un mundo transformado. La magia había hecho su trabajo, y en su vientre, la promesa de una nueva vida comenzaba a latir. Zoya, con lágrimas de felicidad, sabía que su legado perduraría.

La abuela y la nieta compartieron un momento de unión y gratitud, sabiendo que la magia de su linaje había triunfado sobre la adversidad. La luna, testigo de su victoria, continuó su viaje por el cielo, dejando tras de sí la esperanza de un futuro brillante.

—Está hecho. —dijo la anciana.

—Eso quiere decir que podré dar a luz.

—Esa criatura ya late dentro de ti, recuerda mis palabras, tu vitalidad se ha reducido a la de una humana enferma.

—No importa, con tal de que vea a mi bebé.

Al irse la nieta, la anciana se sentó mirando hacia el bosque, sus ojos eran nublados, pero su oído era fuerte y escuchaba hasta el ruido más silencioso, un pequeño lobo sale de entre los matorrales, tomando su forma humana y acercándose a la abuela.

—Anciana ¿Quién era esa mujer?

—Hola, jovencito, gracias por ser mi compañía todo este tiempo, Es mujer es mi nieta, ella eligió unirse a un humano. —El niño de *p*n*s diez años mira a la anciana que cierra sus ojos mientras habla— Sabes que la luna ya te ha regalado tu mate, en este momento está creciendo fuerte en el vientre de mi nieta, te la encargo, protégela con tu vida.

—¿Cómo? Aún soy un niño, además mi pareja destinada tiene que ser una loba.

—Esta vez no será de esa manera, la luna te la ha dado como regalo porque has cuidado de esta anciana. Es mi hora de partir.

—¿Adónde vas?

—A descansar, ¿te puedo pedir un favor?

—Dime, ¿qué quieres?

—El día que muera, entiérrame en este sitio y decora mi tumba con muchas flores silvestres.

—Qué cosas tan extrañas pides.

—Te espero mañana cuando el sol salga temprano.

El jovencito un poco confundido se transformó en lobo y se retiró dejando a la anciana sola, ella entró a la cabaña y cerró las puertas, con la poca magia que le quedaba hizo un collar con un péndulo rosa. Dejo una nota al chico, para que guardara aquella joya.

A la mañana siguiente el joven, tal como ella le dijo, lo hizo. Llego a la cabaña, miro la puerta y ventana cerrada, grito el nombre de la anciana, no obtuvo respuesta. Decidió derribar la puerta, al caer al suelo, miro la anciana sobre la cama, con sus manos sobre su pecho, su cuerpo estaba rígido.

—Has muerto… —miro la nota con su nombre, la leyó y tomo la pequeña caja al abrirla, miro la joya—Es para mi pareja predestinada. Guardaste tu magia aquí, eres una anciana astuta. Feliz viaje.

Tomo el cuerpo y lo enterró tal como ella lo había pedido, puso muchas flores silvestres decorando la lápida que él mismo ha hecho. Guardo la caja y regreso a su manada.

Al pasar los meses, el vientre de Selena crecía, ella y su esposo eran muy felices, aunque la salud de ella iba empeorando. Su esposo pasaba preocupado por ver a su esposa demacrada y que los médicos no encontraban ninguna enfermedad.

Ella disfrutaba hablarle a su hija, contarles cosas que sabe que no podrá hablarlas, hizo un diario el cual oculto muy bien para decirle a su hija un día que lo buscara y lo leyera. Todos los días escribía en él, era como si su hija le comprendiera todo.

—Mujer, ve a recostarte, este clima no es bueno.

—Estoy bien, ando abrigada.

—Debes comer y tomar las vitaminas.

—Siempre lo hago, no te preocupes, por favor.

Él no sabía que el bebé se alimentaba de la vitalidad de su madre, era algo inevitable. Selena sentía felicidad al acercarse al día de su parto. El Sacrificio Oculto. Mientras el invierno cedía paso a la primavera, Selena caminaba por el pueblo, su vientre redondo y pesado con la promesa de vida. La gente murmuraba sobre su resplandor, ignorantes del precio que estaba pagando. Cada día que pasaba, Selena sentía cómo su energía se desvanecía, alimentando al ser que crecía dentro de ella.

Iván, ajeno al oscuro secreto, observaba a Selena con una mezcla de admiración y preocupación. Notaba cómo su risa se había vuelto más tenue, cómo sus pasos se habían ralentizado. Una noche, mientras la luna creciente iluminaba su preocupación, decidió buscar respuestas en el bosque, el mismo que había dado a Selena su milagro.

Con el corazón pesado, Iván se adentró en el bosque, llamando a los espíritus antiguos que habían bendecido a su esposa. «¿A qué precio viene esta bendición?», preguntó al viento. Las hojas susurraron, y una figura sombría apareció ante él: era Zoya, el espíritu de la abuela de Selena, su rostro marcado por la tristeza.

—Todo acto de magia tiene su costo —dijo Zoya, su voz tan frágil como el hielo primaveral— Y la niña que esperan es un ser de gran poder. Selena lo sabe, y ha aceptado su destino. —Iván, lleno de temor y amor, suplicó una solución. Zoya le dijo que ese era el precio por haberse unido a un simple humano.

Chapter 2

La noche envolvía el pueblo en un manto de silencio, roto solo por los gritos de Selena. El hospital se llenó de luz y sombras danzantes mientras los médicos se preparaban para el parto. Las horas pasaban, cada sacudida, un eco del poder que latía dentro de Selena, cada respiro, una promesa de vida.

—Puje señora, su hija vienen con doble manto.

—No podré, las fuerzas me abandonan.

—Tú puedes cariño, yo estoy contigo.

El trabajo de parto era arduo y largo. Iván, rogaba que se salvaran ambas, susurraba palabras de aliento a Selena, mientras los médicos con manos expertas. La magia roja fluía, protegiendo a la pequeña, guiándolos a través del umbral del dolor hacia la esperanza.

Finalmente, con un último esfuerzo de Selena, el aire se llenó con el llanto del recién nacido. Una niña, con ojos verdes como el mar, yacía en brazos de su madre, su vitalidad, un testimonio del amor y de alegría, sabiendo que el futuro de su familia estaba asegurado.

—Mi pe

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app