Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

Luna Blanca

  • Genre: Werewolf
  • Author: Ossiana
  • Chapters: 115
  • Status: Completed
  • Age Rating: 18+
  • 👁 11.5K
  • 8.5
  • 💬 448

Annotation

He batallado toda mi vida por la supervivencia. Soy una mestiza con una extraña condición, en un mundo postapocalíptico, viviendo como una salvaje en el bosque, el mundo esta liderado por manadas de alfas que cazan a las hembras para aparearse. Termino capturada por un Alfa sanguinario para ser vendida, nadie sabe del monstruo que reside en mi, una criatura de pelaje blanco con colmillos y garras, con una necesidad aterradora. ¿Que sucederá cuando encuentre a mi compañero destinado?

Chapter 1

El crujido de la puerta me alerta de que alguien ha entrado en mi habitación. —Mamá?— Me doy la vuelta en la cama con expectación.

Pero es Fransin, nuestra vecina. Se apresura hacia mí con ojos avellana salvajes y cabello rubio revuelto, aún en su camisón azul con parches. Su rostro está pálido, su aliento superficial y ronco. Recuerdo la sangre y las lágrimas empapando sus mejillas cuando llegó por primera vez a nuestro asentamiento después de que los Monstruos de las Sombras mataran a su familia. Todavía me asusta recordar el miedo en su rostro... y ahora, tiene la misma expresión mientras se apresura hacia mi habitación.

Los vellos de mi nuca se erizan, y jalo mi manta hacia mi pecho, dejando escapar un gemido de mis labios. —¿Qué está pasando?—

—Nereida, cariño,— susurra, respirando con dificultad. Es un poco más joven que mamá, pero ya cuida de mí. —La muerte acecha el día. Debemos ser rápidas y silenciosas ahora.— Se atraganta con sus palabras apresuradas mientras las lágrimas recorren sus mejillas. Hay un destello en los ojos de Fransin, una ventana que revela un vistazo de su loba acechando justo debajo de la superficie. Su miedo espesa el aire en mi habitación.

Me acomodo para sentarme en la cama, enderezando mis hombros. —¿Dónde está mamá?— La luz de la mañana inunda mi pequeña habitación, y las siluetas se mueven rápidamente afuera de mis ventanas. Sus sombras son un aterrador espectáculo de marionetas que se desarrolla tras mis cortinas cerradas.

Se mueven rápido.

Son demasiados. Estamos formadas por una docena de mujeres escondiéndonos en este asentamiento del peligro exterior. Las cercas de metal de diez pies de altura con alambre de púas siempre los mantuvieron fuera.

—Fransin, ¿qué está pasando?—

—Las criaturas están aquí.— Mira por encima del hombro hacia la puerta entreabierta.

—Necesitas esconderte.—

Un escalofrío recorre mi cuerpo. Odio a los Monstruos de las Sombras. Me estremezco, abrazando mi camiseta de pijama y pantalones. Hemos huido de las criaturas antes, luego mamá y yo encontramos este lugar. Nuestro refugio. O eso pensé.

—Tengo que encontrar a mamá,— susurro.

Pero Fransin nunca me responde. Simplemente agarra mi brazo y me saca de la cama.

El dolor atraviesa mis extremidades debido a la enfermedad que he sufrido desde que nací. Gimo cuando un dolor, parecido a garras, raspa sobre mi piel. Mamá insiste en que está relacionado con mi lado lobo tratando de salir. Ya tengo catorce años y todavía no he experimentado mi primera transformación. No debería estar viva como resultado, pero mamá dice que soy su niña milagro. Así que durante años hemos huido de los lobos que me habrían matado por lo que soy y nos unimos a otros asentamientos de mujeres al azar para mantenerme a salvo. Mamá les miente a las otras mujeres y dice que solo tengo once años y que aún no he llegado a la pubertad para que no quieran matarme. Soy delgada y parezco joven para mi edad. Hasta ahora, hemos sobrevivido.

Seamos rápidas y silenciosas, Nereida. Repite esas palabras en tu mente.—

Mi estómago me duele tanto. Mi mirada se dirige a las ventanas, al tumulto afuera. Alguien grita, y me tenso, aferrándome al brazo de Fransin. ¿Por qué mamá no viene a buscarme? ¿Dónde está todo el mundo?

Este es un refugio seguro. Esta es nuestra casa.

Pero mamá se equivocó. Los Monstruos de las Sombras entraron como siempre lo hacen.

Fransin se inclina, agarra mis hombros y me mira a los ojos.

—Repite las palabras: rápidas y silenciosas. Una y otra vez.—

Las lágrimas llenan mis ojos. Un año de paz. Eso es todo lo que nos han concedido, y ahora los demonios están en nuestra puerta de nuevo.

Fransin toma mi muñeca, y nos agachamos mientras nos apresuramos fuera de mi habitación y por el pasillo. Abre la puerta del pequeño armario en el pasillo donde guardamos escobas y botas de invierno. Es donde mamá me hizo practicar esconderme hasta que pudiera encontrarlo con los ojos vendados. También hay un cerrojo en el interior de la puerta.

—Rápidas y silenciosas, cariñ0, ¿vale?— La voz de Fransin está llena de pánico y temblorosa.

Tropiezo en el escondite y me giro para enfrentarla. Mi corazón late en mis oídos. —Tengo miedo.—

Una explosión proviene de algún lugar en el fondo, sacudiendo toda la casa. Fransin cierra la puerta apresuradamente, y la oscuridad me envuelve. Con dedos temblorosos, deslizo el cerrojo de metal en su lugar y retrocedo hasta que mis talones golpean un cubo. Acurrucándome en un rincón entre jirones, abrazo mis rodillas.

Me balanceo de adelante hacia atrás, tratando de no gemir demasiado fuerte.

Rápidas y silenciosas.

Se suponía que estaríamos a salvo aquí. Mamá me lo prometió. Una mujer grita a lo lejos, y me estremezco.

Gruñidos atronadores, cristales rotos y pasos apresurados golpean el suelo. Inhalo mis lamentos y me envuelvo alrededor de mis rodillas dobladas.

Los Monstruos de las Sombras están en la casa.

No puedo respirar... Me despedazarán.

Hay un sonido de raspadura, como si algo estuviera siendo arrastrado por el suelo. Luego cae un silencio mortal.

Todo lo que oigo son mis respiraciones, el latido de mi corazón.

Las sombras pasan por las tablas de madera justo afuera de mi puerta. Junto con ellas llega un olor a carne rancia. Mi estómago se tensa tanto que creo que voy a vomitar.

Me tenso cuando otro grito atraviesa el aire, y muerdo con fuerza mi labio inferior para evitar sollozar.

Alguien choca contra la pared justo afuera de mi escondite. Me empujo hacia atrás, mi espalda presionando contra la pared. Cada centímetro de mí tiembla furiosamente, pero no digo una palabra. Ni un sonido. O me oirán.

Un sonido de sorber mezclado con gritos llena mis oídos.

Quiero gritar, quiero correr. Mis manos se pegan a mis oídos, y escondo la barbilla en mi pecho, balanceándome de adelante hacia atrás.

Rápidas y silenciosas. Rápidas y silenciosas. Rápidas y silenciosas. Rápidas y silenciosas.

No sé cuánto tiempo pasa. Las lágrimas empapan mis mejillas. No puedo dejar de temblar. Finalmente, me inclino hacia adelante y presiono mi oído contra la puerta. El sudor gotea por mi espalda. Mis piernas se están acalambrando por estar sentada tanto tiempo en un solo lugar. Mamá, ¿dónde estás?

Cuando estoy demasiado ansiosa para esperar más, deslizo el cerrojo. La puerta cruje cuando la abro. Mi corazón se detiene.

Me congelo en el acto.

Inhale.

Exhale.

Estar sentada aquí me convierte en un blanco fácil. Así que me obligo a mirar hacia fuera.

Las paredes parecen salpicadas de pintura roja, pero el olor nauseabundo me dice que es sangre.

Fransin yace de espaldas, con las piernas y los brazos retorcidos y rotos. Tiene el estómago abierto. Las costillas destrozadas asoman por la tela del pijama. Voy a vomitar.

El terror burbujea en mi garganta.

—No tengas miedo de la muerte, decía mamá. —Nuestros cuerpos son sólo recipientes antes de ascender al cielo. Si ves a alguien muerto, aparta la mirada y sigue adelante.

Aparto la mirada de Fransin y salgo del armario. El silencio es asfixiante.

Avanzo deprisa por la vieja casa desprovista de muebles y no encuentro a nadie. Corro descalza de una habitación a otra. Abandonada. Mamá, ¿dónde estás? El sudor frío me pega la tela del pijama a la piel.

Puede que se esconda en otras casas, así que salgo sigilosamente al patio.

Cae la lluvia mientras el cielo magullado retumba con truenos. Un relámpago surca los cielos.

Pero me quedo sin aliento ante el espectáculo que tengo delante.

Chapter 2

Los cuerpos yacen por todas partes, el caos me rodea. Madres. Niños. Guardias. Un dolor desgarrador me atraviesa. Debería haber intentado ayudar en lugar de esconderme. Escudriño caras conocidas, con el estómago revuelto , por ver a amigos y vecinos destrozados y sangrando.

Me apresuro a pasar de un cuerpo a otro, buscando su rostro. En mi interior parpadea la esperanza de que haya salido con vida. Que haya encontrado un escondite. Me doy la vuelta y mi mirada se posa en un rostro familiar.

—Un grito sale de mis labios y corro hacia ella, cayendo de rodillas a su lado. La sangre emana del profundo corte que le atraviesa la garganta desgarrada. No puedo mirar la herida, así que le abrazo la cara y acerco la mía a la suya, como ella siempre hacía conmigo. Nuestras narices se tocan; su piel está fría contra la mía. Las lágrimas caen y gotean sobre sus mejillas. Su pelo castaño oscuro se extiende alrededor de su cabeza, su piel pálida, manchada de sangre. Todo el mundo dice

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app