Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Maldecida Con Los Trillizos Alfa

  • 👁 46.6K
  • 10.0
  • 💬 11.4K

Annotation

—Yo fui el primero en besarla—, alardea Bryce. —Yo la llamo virginidad—, grita Ace en voz alta. —Ella me amará primero—, responde Chris enfadado. Erica pone los ojos en blanco y pisa fuerte. — ¡Los odio! Los odio a todos. Erica se encuentra sin hogar y sin familia después de que sus padres sean expulsados de la Manada del Oeste. Se ve obligada a tomar la única opción que se le presenta. Ir a la Manada del Norte y vivir con el Alfa, Luna, y sus hijos trillizos. Al no ser ajena a la Manada Norte, Erica es consciente de lo crueles que pueden ser Ace, Bryce y Chris. Pero lo que no espera es que la despojen de su condición de Beta y la consideren una Pícara dentro de la Manada. Avergonzada y atormentada, Erica se convierte en nada más que una cáscara de la mujer que solía ser. Hasta la fatídica noche en que encuentra a su pareja. ¿Aceptará el vínculo que le ha otorgado la Diosa de la Luna o huirá tan lejos como pueda?

CAPÍTULO 1 EXPULSADA DE LA MANADA

ERICA —No vuelvas a la Manada del Oeste—, me dice. —No es seguro. — ¿Cómo que no puedo volver a casa? —Grito en voz alta por encima del caos que proviene del otro lado de la llamada. —Ha habido un pequeño...—Me doy cuenta de que mi madre ha dejado de correr para hablar conmigo con más claridad. —Ha habido un malentendido y tu padre y yo hemos sido expulsados de la manada. — ¿Desterrados como pícaros? — jadeo asustada. Se sabe que los hombres lobo que se ven obligados a volverse rebeldes pierden la cabeza. Vivir fuera de los confines de una manada puede hacer que un hombre lobo se vuelva más lobo que humano. —Estoy segura de que es sólo temporal—, empieza a sollozar mi madre. Oigo cómo mi padre intenta convencerla de que deje de llorar. El sonido de los lobos aullando en la distancia llega a través del teléfono y puedo oír cómo la suave voz de mi padre se convierte en una súplica para que mi madre siga corriendo. —Sólo tenemos cinco minutos para llegar a la frontera—, dice mi padre desesperado. Escucho impotente cómo mis padres corren para salvar sus vidas. El único sonido que llega a través del teléfono es el de mi madre jadeando pesadamente mientras corre por el bosque. El sonido de las pesadas pisadas y el susurro de las hojas resuenan con fuerza a través del altavoz de mi teléfono. *p*n*s oigo la voz de mi madre, que jadea con fuerza. —Prométeme que no volverás—, grita mi madre. —No será seguro para ti. — ¿Adónde voy? ¿Qué debo hacer? — Pregunto mientras el pánico llena mi voz. —Irás a la Manada del Norte. Ya se han hecho los preparativos—, me explica mi madre. Se me revuelve el estómago cuando mi madre me dice que iré sola a la Manada del Norte. — ¿Y tú? Seguro que el alfa Devin también te acogería—. No puedo evitar que la desesperación se apodere de mi voz. —El tratado con la Manada del Oeste lo prohíbe—, dice mi madre antes de que la línea se corte. —Mamá—, grito al teléfono. — ¡Mamá!— Pero no hay respuesta. Miro el teléfono que tengo en la mano e intento practicar mis técnicas de respiración para calmar el pánico, pero no hay respiración que mejore la situación. Me desplazo rápidamente por el teléfono y pulso el número de mi madre, pero no obtengo más respuesta que un tono de llamada. Vuelvo a buscar en el teléfono y pulso el nombre de mi padre, pero recibo el mismo tono de llamada. Se me llenan los ojos de lágrimas y maldigo el tratado entre la Manada Norte y la Manada Oeste. Hay cuatro manadas en Norteamérica. La Manada Norte, la Manada Sur, la Manada Este y la Manada Oeste. La Manada Norte es la mayor de las cuatro y sólo tiene un tratado con la Manada Oeste. Ha estado en vigor durante cientos de años. Se dice que el tratado está ligado a la brujería y que una maldición caerá sobre quien lo rompa. Ninguno de los Alfas se atrevería a probar la validez del tratado, ni siquiera el Alfa Devin de la Manada del Norte. Si mis padres me hubieran explicado la situación antes de verse obligados a huir... Podría haberme reunido con ellos en la frontera. Podríamos haber vivido entre los humanos hasta que este malentendido se aclarara. Seguramente mis padres no hicieron de lo que se les acusa. Son lobos de alto rango dentro de la Manada del Oeste. Mi padre ha sido el Beta de la Manada Oeste desde antes de que yo naciera. ¿Por qué arriesgaría su título?Pienso en lo que dijo mi madre de que me fuera a la Manada Norte a decir con el Alfa Devin, Luna Alice y los trillizos a solas. No puedo evitar gemir para mis adentros. Creo que preferiría ser un pícaro. La última vez que estuve en la manada norte fue hace dos veranos. Los veranos en la Manada Oeste son muy calurosos, así que todos los veranos mi padre nos llevaba a la Manada Norte para quedarnos con su mejor amigo, el Alfa Devin. Llevábamos visitando la manada norte todos los veranos desde que tenía uso de razón y, desde que tenía uso de razón, los trillizos del alfa, Ace, Bryce y Chris, me torturaban. Al principio eran bromas inofensivas, pero a medida que crecían se volvían más creativos con sus trucos. Fue ese verano, hace dos años, cuando decidí que ya había tenido suficiente y que no volvería a la Manada Norte por ningún motivo. Ahora parece que me voy a comer mis palabras. Mi mente se llena de dolorosos recuerdos de todo lo que los trillizos me hicieron soportar. No entiendo por qué no puedo encontrar un trabajo y quedarme en el campus durante el verano. Sólo me queda un año más de estudios. No hay ninguna razón por la que no pueda quedarme aquí todo el verano. Lentamente hago las maletas y miro a mi alrededor en el pequeño dormitorio que ha sido mi hogar durante los últimos tres años. Por alguna razón siento que no voy a volver. Sacudo la cabeza e intento no pensar en la idea de no terminar la universidad. Quiero algo más que ser la compañera de alguien. Una vez recogidas las pocas cosas que me quedan, me tumbo en la cama desnuda, miro al techo y me pregunto qué me habrán estado ocultando mi padre y mi madre todos estos años. De algún modo, no parece que esta situación vaya a resolverse fácilmente. Mi teléfono suena con fuerza a mi lado y me levanto de un salto con la esperanza de que sea mi madre. Miro el mensaje que aparece en la pantalla y no puedo evitar un gemido. Es de Ace. Ace: Mañana iremos a recogerte al aeropuerto. Miro el teléfono con incredulidad. ¿Mañana? No me da tiempo a despedirme. Yo: ¿A qué hora sale mi vuelo? As: A las 9:20 de la mañana. Los tickets te esperan en el mostrador. Yo: Gracias. Ace: Espero volver a verte, Fox. Uf. Había olvidado el estúpido apodo que me pusieron los trillizos hace varios años. Dios, los odio.

CAPÍTULO 2 LA APUESTA

ERICADejo que el agua caliente de la ducha me bañe, quitándome la suciedad de la piel. Al cerrar el grifo de la ducha, me envuelvo el pelo rubio con una toalla y oigo risitas procedentes de la habitación de al lado. —Oh, no—, me asusto mientras me envuelvo el cuerpo con la toalla, sin molestarme en secarme. Abro de golpe la puerta del dormitorio y la escena que veo es exactamente la que esperaba ver. — ¿Qué estás haciendo? —gruño a los trillizos mientras los veo rebuscar en mi equipaje. —Solo te ayudamos a deshacer la maleta—, dice Chris con una sonrisa socarrona. —Parece que has rellenado un poco durante el verano—, dice Bryce mientras sostiene uno de mis sujetadores. — ¿O estás llenando esto de pañuelos?

No puedo creer lo que estoy viendo y oyendo. No son más que unos pervertidos. — ¡FUERA!— Les grito a los tres. Si hubiera tenido un lobo habría sido un gruñido.

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app