Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Cazada Por Mi Mate

  • 👁 42K
  • 8.8
  • 💬 4.9K

Annotation

Astrid vive sola con su padre, y no tiene ni idea de que es una mujer lobo ni de que existen. Resulta que el hombre que ayudó a criar a Astrid no es su padre en absoluto, alega que su madre quería que ella tuviera una vida “normal” hasta el día en que cumpliera dieciocho años, cuando no tendría más remedio que contarle a Astrid la verdad sobre su identidad. Tras una tragedia que acabó con la vida de su madre, su padre se vuelve abusivo con ella a lo largo de los años por la muerte de su madre. Astrid ignoraba por completo su herencia hasta que un hombre llamado Ryker entró en su vida afirmando que ella era su mate.

Capítulo I

Las lágrimas ruedan por mis mejillas mientras mi padre me sujeta por el pelo contra la pared de mi habitación. Me golpea en la cara, me parte el labio y me magulla el ojo después de golpearme de nuevo. Caigo al suelo llorando.—Por favor, papá. Deja de hacerme daño —. Le suplico.—Deberías haberlo pensado antes de matar a tu madre—. Me grita.—Por favor, papá. Sabes que fue un accidente. No quería que muriera —le suplico. Nos miramos con fría consternación. Por favor, papá. Por favor, perdóname—, le suplico.

Me mira con odio en los ojos, antes de cambiar de expresión. Sonríe. —Astrid, no eres hija mía. Nunca lo fuiste, tu madre me dijo que mataron a tu verdadero padre cuando estaba embarazada de ti. Quería tanto a tu madre que me hice pasar por tu padre.— ¡No! ¡Eso no es verdad! Mamá nunca me ocultaría algo así —grito entre sollozos.—Tu madre no quería que supieras la verdad hasta que tuvieras dieciocho años. Quería que llevaras una vida normal. Dijo que cuando tuvieras dieciocho años descubrirías tu verdadera identidad. No sabía a qué se refería en realidad; supongo que entonces pensaba hablarte de tu padre biológico. Ahora nunca sabrás quién es —dijo antes de darme una patada en las costillas. Grito de dolor y me agarro el costado. Cierra la puerta de mi habitación y me deja sola.Arrastro mi maltrecha figura por el frío y duro suelo, me subo con cuidado a la cama acolchada y me tumbo de lado. Con la mano derecha dolorida, me palpo las costillas rotas bajo la ropa y rompo a llorar. No sé cuánto tiempo permanezco así antes de dormirme llorando. A la mañana siguiente, me pongo con cuidado el uniforme de trabajo y bajo sigilosamente las escaleras. Papá está dormido, probablemente desmayado por la borrachera. Me tapo la cabeza con la sudadera, salgo por la puerta principal y me dirijo al trabajo.Iba al colegio hasta que mis profesores ven los moratones de mis brazos y llaman a papá al despacho del director para interrogarle. Les rogué a mis profesores que no se pusieran en contacto con él. No me creyeron cuando les dije que soy torpe y que me había caído por las escaleras. Desde entonces no me han dejado volver al colegio; me vi obligada a buscar trabajo como ayudante de cocina y camarera en una cafetería a unos treinta minutos andando de casa.De camino al trabajo, un carro Mercedes negro se mueve llamativamente detrás de mí. Llevo unos meses observando que me sigue el mismo coche. El conductor siempre me está observando. Suelo apartarme de la carretera cuando se acerca, y elijo la ruta más larga para ir al trabajo, a través del bosque. Me gusta mi trabajo y mis compañeros. Mi jefe Jim es realmente encantador; siempre sabe que algo no va bien, pero nunca me obliga a hablar de ello. Su ofrecimiento de ayuda siempre está ahí, de forma tácita, apoyándome y tomando nota. Voy directamente a la cocina y me lavo las manos para preparar las ensaladas y otros alimentos. Después de pasar mucho calor, me acerco a un taburete donde he dejado la bolsa, me quito la sudadera y me bajo la cremallera del jersey para refrescarme. Pasan veinte minutos cuando Jim entra a cocinar los primeros pedidos del día. Suena extrañamente como un animal salvaje. Miro a Jim, que no está muy contento.—Astrid, sabes que puedes pedirme ayuda, ¿verdad? No tienes por qué volver a casa si no estás a salvo. Tengo amigos en un pueblo cercano que podrían cuidarte —, me ofrece.—Gracias, pero estoy perfectamente. Sólo me he caído por las escaleras. Estaré bien—, le digo con una pequeña sonrisa.—Dijiste lo mismo la última vez, Astrid...—, dice.— ¿Qué puedo decir? Mi casa es vieja; las escaleras están empezando a pudrirse—, digo, rompiendo a llorar y golpeando la mesa con las manos. Jim se acerca a mí, me atrae hacia sí y me abraza mientras lloro.—Deja que te ayude, Astrid—, me dice. Me echo hacia atrás y sacudo la cabeza.—No lo entiendes, no puedo aceptar tu ayuda.— ¿Por qué no?—Papá no me dejará ir fácilmente. Me preferiría muerta y mataría a cualquiera que intentara ayudarme. Además, me lo merezco—, digo, secándome las lágrimas.—Nadie se merece que le peguen y abusen de él.—Yo soy la causa de la muerte de mi madre. Es culpa mía que muriera. Y este es mi castigo. Si te molesta ver un par de moratones, quizá debería buscarme otro trabajo —, le grito. Vuelvo a la mesa, cojo el cuchillo y empiezo a cortar la lechuga.—Lo siento, no quería molestarte. Es que no me gusta que los humanos traten así a los nuestros, aunque seas un granuja—, frunce el ceño.Hago una pausa y, con expresión confusa, le miro fijamente. — ¿Humanos? ¿Un granuja? No sé de qué planeta vienes ni qué clase de humano crees que soy, pero todos somos humanos—, digo, y sigo cortando zanahorias en una tabla azul.Jim se queda en silencio; lo miro y le pregunto cuál es su problema ahora. Se queda muy pálido, con la boca abierta, completamente congelado.— ¿Jim? ¿Estás bien? ¿Qué te pasa? ¿Estás sufriendo un ataque al corazón? —le pregunto, acercándome a él, preocupada. Parpadea e intenta ponerme la mano en el hombro, antes de que me sobresalte y dé un paso atrás. Sé que Jim nunca me haría daño, pero no me gusta que nadie me toque. Frunce el ceño.—Lo siento. No quería asustarte —dice.—Sé que no me harías daño, pero no estoy acostumbrada a la delicadeza—, confieso. Jim me dedica una sonrisa triste.—Realmente no sabes lo que eres—, me pregunta, a punto de decirme algo que intuyo que ya debería saber.— ¿Qué soy? No entiendo la pregunta. Soy lo que somos todos. Humano—, le digo, mirándole raro.— ¿No notas la diferencia? —me pregunta. Yo me río.—Lo único que huelo aquí es la comida quemándose en la sartén—, digo riendo. —M**rd*—, corre a apagar los fogones y saca la sartén humeante. Después de eso, permanecemos un rato en silencio en la cocina y nos centramos en preparar y cocinar los pedidos.—Por si te sirve de algo, Astrid, sea lo que sea lo que le pasó a tu madre, estoy seguro de que no querría que te culparas por su muerte. Estoy seguro de que tampoco querría que tu padre te hubiera hecho daño todos estos años por ello. —Padrastro—, le corrijo.— ¿Tu padrastro? Creía que...—, dice antes de que le corte.—Sí, me enteré anoche. Mi verdadero padre murió cuando mi madre estaba embarazada de mí—, le explico.—Lo siento mucho. —Parece abatido.—Yo también lo sentí al principio, pero ahora no lo sé. Quizá sea bueno que no sea mi verdadero padre—, le digo. Jim asiente y sonríe.— ¿Crees que podrías trabajar hasta tarde esta noche? Viene gente importante del pueblo de al lado para una reunión importante. Sería estupendo si pudiera participar en la reunión para variar, en lugar de servir la comida y la bebida—, explica.—Tendré que llamar a papá y preguntarle, pero si eso significa más dinero para él, seguro que estará de acuerdo.Mi padre dice que puedo trabajar unas horas más. De todos modos, todo el dinero que gano en el trabajo va a su cuenta. No veo nada de eso, pero prefiero estar en el trabajo si eso significa no estar cerca de él.—Está bien. Dice que puedo trabajar unas horas más—, le digo. Me guiña un ojo y sonríe.—Bien—, exhala aliviado. Unas horas más tarde estoy preparando la comida para los clientes que vienen a la cafetería para su reunión.— ¿Hay algo que deba saber sobre esta reunión? —le pregunto a Jim.—Tenemos algunos problemas en Shadow Crest—, dice.— ¿En Shadow Crest? Nunca había estado allí; he oído que está lleno de gente agresiva que actúa como animales salvajes todo el tiempo—. Jim suelta una carcajada.—No está tan mal, y yo vivo allí. ¿Soy agresivo? ¿Corro como un animal salvaje?—, pregunta.—Tienes razón; definitivamente no eres agresivo. Y no, no corres como un animal salvaje. No que yo sepa—, me río. Jim se ríe.—Si lo supieras, Astrid—, dice riendo.—Llegarán en cualquier momento. Toma nota de las bebidas de cada uno, sírvelas y saca la fuente de comida cuando estés lista.—Claro, jefe—, respondo con una sonrisa. Y Jim, espero que no te importe que lleve la capucha puesta. Prefiero que no me miren ni me pregunten por los moratones...—. Jim asiente con la cabeza.—Por supuesto, no hay problema. Poco después, oigo los motores de varios coches que se acercan y aparcan al unísono; las puertas de varios coches se cierran de golpe; el timbre de la puerta de la cafetería suena con fuerza cada vez que alguien entra. Me pongo de puntillas para ver por encima de la cornisa de la cocina hacia el comedor. Debe de haber unos dieciocho hombres esparcidos por el local. Y no son hombres normales. Son hombres grandes, corpulentos, extremadamente masculinos y musculosos; todos llevan traje y son muy guapos. Cuando entra un tipo en particular, todos los demás se apartan de su camino como si fuera alguien muy importante. Es increíblemente guapo, con el pelo oscuro y unos ojos azules preciosos. Tiene un cuerpo bien formado y sus labios cuando sonríe... no me hagas hablar de sus labios, lo único que quiero saber es a qué saben. El hombre apuesto huele algo en el aire y frunce el ceño.—Jim, ¿qué es ese olor? pregunta mirando en mi dirección. Huele a vainilla y galletas—, dice sin dejar de mirarme. En un acto reflejo, me agacho y vuelvo a terminar la bandeja para estos guapos.—Si quieren dirigirse al mostrador de la cocina, Astrid les tomará nota. Por favor, que nadie se asuste -especialmente tú, Alfa Ryker- cuando os diga que Astrid es una pícara; a eso se debe el extraño olor—, explica Jim.— ¿Qué? —grita Alfa Ryker, golpeando la mesa con el puño.—Alfa Ryker. Cálmate. No es más que una joven que necesita trabajo. Lleva casi un año a mi cargo y es una de mis mejores trabajadoras. Tampoco estamos en tu territorio, así que no está invadiendo. No ha hecho nada malo. Así que, si quieres ese batido de vainilla con galletas, te sugiero que te sientes y te comportes —advierte Jim.— ¿Me estás amenazando, Jim? —pregunta Alfa Ryker.—Claro que no, Alfa. Solo te lo recuerdo. Por mucho que tú y todos los que estamos aquí odiemos a los granujas, ella no ha hecho nada malo y hay que mantenerla al margen de todo esto —Alfa Ryker gruñe.

Capítulo 2

Preparando tranquilamente la bandeja, oigo un fuerte golpe; alguien está enfadado. Me alegro de estar aquí dentro y no ahí fuera con todo ese alboroto. Me subo la capucha para ocultar mi ojo magullado. No puedo taparme el labio partido, así que me lo morderé para ocultarlo cuando sea necesario. Tras acercarme al mostrador, pido al primer hombre su pedido; evito el contacto visual y mantengo la cabeza gacha para todos los pedidos. Todos estos tipos suenan muy malhumorados y molestos. Jim se acerca a mí.—Alpha, quiero decir Ryker, quiere un batido de vainilla con galletas—. Asiento con la cabeza y apunto el pedido; he servido a todos menos a Ryker. Levanto una gran bandeja de galletas y salsas, y hago una mueca de dolor con el peso en una mano; mi costilla rota está bajo tensión. Ryker me mira fijamente. Hago una pausa, inspiro hondo y retengo el aire para prepararme para el dolor, vuelvo a levantar la bandeja y la pongo sobre

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app