Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Había Una Vez Una Estudiante Y Su Maestro

  • 👁 8.6K
  • 9.5
  • 💬 302

Annotation

Riley Archer es la omega de su manada. No tiene filtro y dice lo que piensa sin pensar. William Rossi rara vez se interesa por la gente, pero la pequeña fiera que es su compañera se convierte inmediatamente en su nueva persona favorita. Sus labios son crueles, pero sus ojos son inocentes. Ella finge que no le quiere, pero el alfa siempre consigue lo que quiere. En la mente de William, no importa que ella sea una alumna de su clase. Su objetivo es meterse en sus pantalones. ¿Cómo manejará su relación romántica y tórrida como profesor alfa?

CAPÍTULO 1

RILEY Esta noche me he pasado horas maquillándome. Llevo mi cazadora de cuero negra favorita, combinada con pintalabios rojo y sombra de ojos ahumada oscura. Incluso me he peinado el pelo castaño, por lo demás desordenado, con ondas. Pero todo es en vano. Cierro la mano en un puño, como un volcán a punto de estallar. Miro el mensaje del móvil y tengo que morderme los labios para no gruñir. Linda: Deberíamos irnos a casa... Mi vida se ha acabado... Linda, mi mejor amiga, iba a presentarme a su novio Liam esta noche en un restaurante italiano de lujo llamado The Boiled Chicken. Pero el imbécil rompió con ella hace un minuto. Así que ahora, Linda está escondida dentro del baño. Está llorando y enviándome mensajes desgarradores como: —¡Nunca encontraré el amor verdadero!— mientras estoy sentado dentro del restaurante. Yo soy el omega de la manada Crescent, mientras que Linda es de rango medio. Sin embargo, eso nunca me ha impedido hacerme amigo de Linda y decir lo que pienso, aunque sea el hombre lobo más débil de mi manada. Y esta noche, tengo muchas cosas en la cabeza. Liam dejó tirada a Linda en el restaurante mientras los demás comensales miraban. ¡Qué imbécil! Yo: ¿Liam sigue aquí? Recojo mis cosas, deslizo mi chaqueta de cuero en mi bolso antes de apresurarme a bajar las escaleras. Liam ha roto con Linda en la entrada. Si me doy prisa, puede que le pille junto a los taxis en la calle. Miro mi teléfono y compruebo si Linda me ha contestado. Linda: Creo que Liam ha salido. Lleva un traje morado y un lazo azul. No debería ser difícil reconocerlo, ya que carece de sentido de la moda. ¿Por qué quieres saberlo? ¡Por favor, no hagas nada estúpido, Riley! Liam no es precisamente amigable. ¡Te pegaría! Yo: No me importa. Necesito hablar con Liam. El tío te dejó en un restaurante, ¡y el muy idiota se acostó con otra antes de romper contigo! ¡C*l* tramposo! Gruñendo, meto el teléfono en el bolso, sin preocuparme de que vibre. Liam se va a enterar de lo que pienso. Tengo todas esas palabras coloridas en la cabeza para llamarle: jugador, g*l*p*ll*s, imbécil McButt, cara de p*ll*... ¡las posibilidades son infinitas! Liam se lo tiene merecido. Aunque me gustaría ser un poco más grande. Bueno, mucho más grande, porque soy pequeñito, mido sólo metro y medio y no intimido mucho. Pero eso no me impedirá enfrentarme a Liam. Acelero el paso y me deslizo junto a un camarero. —¡Eh, cuidado! Casi derramo mis bebidas. Ignoro al camarero acelerando el paso, sólo para tropezar con otro problema. Una mujer me bloquea el paso y se detiene, exhalando: —oh cielos—, o algo así. —Lo siento—, murmuro, impaciente por pasar. —¡Pero tengo que pasar! Lucho a través de lo que parece una estampida de invitados hambrientos, pero no pierdo de vista mi objetivo: encontrar a Liam. Estoy alimentada por mi rabia, guiada por mi ira. Empujo a otros invitados y, de alguna manera, consigo salir por las puertas sin morir. Respiro dramáticamente. No me había dado cuenta de lo mucho que mis pulmones ansiaban aire fresco antes de salir del restaurante. Hay coches alineados en la calle. La mayoría son taxistas que intentan ligar con la gente para que viaje con ellos. Ignoro a un caballero que me saluda, buscando el traje morado de Liam. Un hombre borracho está de pie en la esquina, lanzándome miradas extrañas. Huele como un hombre lobo sin escrúpulos y apuesto a que se da cuenta de que soy omega. Soy una víctima fácil para que salte sobre mí y me golpee en una batalla. Me estremezco. Tiene un aspecto aterrador. Me digo que debo ignorarlo. Encontrar a Liam es mi tarea. Liam es lo único que importa. Respiro. Ahora bien, ¿dónde está el b*st*rd* púrpura...? Frunzo el ceño, los ojos se posan en la espalda de un hombre gigante con un traje púrpura. Está levantando la mano, intentando llamar a un taxi. Huye de la escena como el gamberro que es. Como si yo fuera a dejarle hacer eso. Camino, estirando el cuello y contemplando el imponente monstruo de hombre lobo que tengo ante mí. Como esperaba, Liam es mucho más grande que Linda, ya que Linda sólo sale con un tipo de hombre: los altos y musculosos que aparentemente no pueden mantener la p*ll* dentro de los pantalones. Me dejo llevar por la ira y me levanto para gritar. —¡EH, TRAJE MORADO! Liam se da la vuelta sin mirar hacia abajo; no me sorprende: nadie esperaría que yo fuera tan bajita. Y vaya, Liam es lo bastante corpulento como para no verme de pie ante él. Entrecierra los ojos en la distancia, escudriñando el terreno mientras probablemente se pregunta si ha oído mal a alguien que le gritaba. —Aquí abajo...— siseo. Lentamente, el hombre gigante mira hacia abajo y esboza una sonrisa confusa cuando sus ojos encuentran los míos. Sus oscuras cejas se elevan hacia el cielo y, maldita sea, la pasión se enciende entre nosotros. ¡No, no, no! ¡NO!El vínculo de pareja surge entre nosotros como un relámpago, haciendo que casi me ahogue en el acto. ¡¿Este b*st*rd* tramposo es mi compañero?! —¿Te conozco?— Su voz es profunda y potente. Típica. Pongo los ojos en blanco ante esa voz celestial. A Linda le encantan las voces; si un tío pudiera abrirse camino hasta su corazón hablando, éste sólo tendría que usar ese acento británico para conquistarla. Seguro que podría hacer que la palabra “agua” sonara s*xy sin ni siquiera intentarlo. Miro fijamente al hombre rascacielos e ignoro al compañero. —No, supongo que no, pero te conozco a ti y a los de tu clase. El hombre, Liam, se agacha mientras guarda un silencio incómodo. Me estremece tenerlo tan cerca, y siento un cosquilleo en el corazón, pero no es para tanto. Espero a que baje a mi nivel o se acerque a mi cara. —¿De mi clase?— pregunta Liam. —¡Eso es!— Digo con una voz mucho más segura de cómo me siento por dentro. —¡De la clase de los g*l*p*ll*s gigantes tramposos! Liam guarda silencio una vez más. Es enorme, pero no me asusta porque la mayoría de los hombres lobo adultos tienen sentido común y no me harían daño públicamente. Sonrío. Así es; el gigante no me haría daño. Doblo el cuello con nuevo valor. Dura tres segundos. La visión de la cara del gigante casi me tumba. Vaya. J*d*r. A mí. El c*brón es hermoso. Liam ladea la cabeza, sus labios se curvan. —¿Soy un tramposo? Respiro hondo. Este chico podría ser fácilmente un modelo o un actor. Lo tiene todo, es guapísimo de pies a cabeza. Pelo negro, labios carnosos, músculos que duran días y ojos del color del océano: no me extraña que Linda esté perdidamente enamorada de él. ¿Este tipo tiene tiempo para una mujer en su vida? Parece como si pasara cada minuto en el gimnasio. Me vuelvo a meter la lengua en la boca. —¡Sí, se llama ser un tramposo cuando no puedes mantenerla en tus pantalones! Un caballero no se tiraría a otra mujer cuando su novia le está esperando en casa. Liam parece divertido. —Espera, a ver si lo entiendo: ¿me estás acusando de haber engañado a mi inexistente novia? —¿Inexistente?— le gruño. —¡Linda seguía siendo tu novia cuando la engañaste! —No la he engañado... —¡SÍ, LA HAS ENGAÑADO! Liam parece enfadado, sus ojos se oscurecen con furia y su boca se tuerce en una sonrisa nada amistosa; incluso sus músculos se tensan, moviéndose como si se preparara para atacar. —Mira—, traga saliva Liam. —No sé quién eres... —Riley. La amiga de Linda—. interrumpo. Mi compañero parece puramente molesto. —Claro... Linda. Bueno, eso lo explica todo...— Lo veo masajearse las sienes de la cabeza, murmurando algo inaudible. —¿Quién demonios es Linda?

CAPÍTULO 2

Riley ¿En serio Liam me está preguntando quién es Linda? —¿Me estás tomando el pelo?— Siento que los ojos se me van a salir de las órbitas. —¿O es que te olvidaste de Lina en cuanto la dejaste dentro del restaurante? ¿O fue cuando estabas ocupado follándote a esa otra mujer que el nombre de Linda se te escapó de tu cabecita? ¡Increíble! Un tipo como el que tengo delante probablemente tenga muchas mujeres entre las que elegir, ¿pero olvidarse de la que le trató como a un rey? ¿Lo dice en serio? Linda se ha dedicado más a mantener feliz a Liam que a sí misma. Se ha sacrificado tanto por él, ¿y ahora actúa como si ya hubiera olvidado su nombre? ¡¿Se está haciendo el tonto o es que es tan gilipollas?! Liam me mira como si estuviera loca. Una gran variedad de emociones pasan por su cara: ira y confusión, rabia, curiosidad, pero finalmente, su rostro se detiene en la diversión. —Dio

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app