Alphanovel App

Best Romance Novels

Embarazada Y Rechazada; Su Pareja Sin Lobo

Embarazada Y Rechazada; Su Pareja Sin Lobo

  • 👁 3.9K
  • 10.0
  • 💬 636

Annotation

Soy Melody, hija del segundo Alfa más fuerte de esta parte del mundo. Soy una mancha para la imagen perfecta de mi padre sólo porque nací sin lobo, o eso creía todo el mundo. Mi padre no podía esperar a deshacerse de mí y la oportunidad se presentó el día en que iba a ser coronado, Vizconde. Me encontré en la cama con un desconocido y quedé embarazada después. Mi padre me echó de casa y me desterró. Pocos años después regresé a mi manada con mis dos cachorros sólo para descubrir que eran la réplica exacta del nuevo Rey; el licántropo más fuerte del mundo y también la pareja que me rechazó. ¿Era él el hombre cruel que se aprovechó de mí aquella noche?

CAPÍTULO 1

Melody Estaba disfrutando de la alegría del momento cuando descubrí que mi amor de siempre, el príncipe del reino de Mallory, es mi pareja. Me moría de ganas de decírselo. Corrí durante horas, desde la manada de mi padre hasta el palacio; sólo para darle la noticia a mi supuesta pareja. Derek solía evitarme cada vez que intentaba hablar con él. No sé por qué, pero parece odiarme. Mi mente adolescente estaba abrumada por la noticia y no me paré a pensar en lo que pasaría si se lo decía. Estaba demasiado contenta. Pensé que el vínculo de pareja haría que me amara sin importar lo que sintiera antes. Llegué al palacio, jadeando como un perro. Me permitieron la entrada ya que no era la primera vez que visitaba a la Princesa. Pero esta vez, en lugar de la cámara de la Princesa, fui directamente a la del Príncipe. Me sonrojé como una tonta al abrir la puerta, como solía hacer siempre que acompañaba a Sophia. Él levantó ligeramente la cabeza, pero invirtió la mirada en cuanto me vio. —¿Qué pasa? Dile a Sophia que estoy muy ocupado, no quiero que me molesten. Su voz era áspera; me daban ganas de acobardarme para no decírselo, pero mi excitación pudo conmigo. Reuní todo el coraje que pude y decidí decírselo. —No he venido por Sophia. —¿Entonces? No pudo esperar a echarme. —He venido a decirte algo. —¡Suéltalo!— Sonaba apresurado, como si no pudiera esperar para echarme. Como si mi presencia fuera venenosa para él. —Yo... Nosotros ..... Yo... Sabías que... —¿Te importaría irte hasta que tengas algo significativo que salga de tu boca? No. Negué con la cabeza. Debo decírselo. —¿Sabías que nosotros... ¿Que soy tu pareja? Tu compañera predestinada—. Enfatizo tontamente como si él no fuera a entender hasta que añado eso. La expresión de su cara me dice que ya lo sabía. —¿Y?— Su fría respuesta confirma mis pensamientos. Ya lo sabía. —Pensé que… quería… Mi voz se quedó atascada en la garganta al verme de repente inmovilizada contra la pared. Derek gruñó y me agarró del cuello. —¿Se lo has dicho a alguien?— Respiró en mi cara. No podía hablar ya que mi cuello estaba apretado en su agarre. Sólo pude negar con la cabeza. —¡¿A quién más se lo has contado?! Respóndeme. Se dio cuenta de que no podía dar una respuesta, ya que me sujetaba fuertemente del cuello. —¡Habla antes de que te arranque la cabeza del cuerpo! —No se lo he contado a nadie—. Conseguí toser las palabras. —Mejor. ¡Ahora lárgate! ¡Nunca me muestres tu cara! —Soy… soy tu compañera—. Repetí tontamente como si eso fuera a cambiar algo. —¡No quiero a un cobarde, cobarde y desalmado como tú como compañero! —Pero...—, tartamudeo, incapaz de decir una palabra bajo su mirada. No llegué a pronunciar las palabras que tenía en la lengua antes de que me agarrara del brazo y me atrajera hacia su amplio pecho. Se acerca a mi oído para susurrarme lo bastante alto como para que le oiga. Su fría voz me produce un escalofrío cuando dice: —¡Yo, Derek Marvin, te rechazo como compañero! Sin esperar a escuchar lo que tenía que decir. Me arrojó fuera. Me flaquean las piernas y caigo al suelo frente a la puerta de su lugar de trabajo. Me escocían los ojos, pero no estaba dispuesta a darle la razón. Me llamó cobarde. Me levanté del suelo y salí del palacio. Mis pasos se hicieron pesados mientras caminaba de vuelta a la manada de mi padre; recordándome lo lejos que había llegado. Las palabras de Derek me atravesaron como cuchillos. Cortando y acuchillando sin piedad todo mi cuerpo. No sabía lo lejos que había llegado en tan poco tiempo hasta que estuve caminando por el interminable carril. Parece que el cielo también decidió castigarme por tonto, de repente empezó a llover a cántaros. ¿En qué estaba pensando? ¿Esperaba que Derek saltara sobre mí y me besara en cuanto le dijera que era su pareja? Me odiaba y nunca dejaba de demostrarlo. ¿Cómo podía pensar que me aceptaría con los brazos abiertos? ¡Idiota! Esa palabra me queda demasiado bien. Caminé de vuelta a casa y me dejé empapar por la lluvia. Al menos, me hizo el favor de lavarme las lágrimas. Pude llorar a moco tendido. Bajo la lluvia, juré que nunca sería débil ni cobarde. Nunca más seré esa chica sin carácter. A partir de ahora, ¡nunca volveré a ser la misma! ~~~~~~~~~~ Unos días después de cumplir diecinueve años, me llamaron al despacho de mi padre. Debía de tener algo importante que decir, si no, no me habría citado. Cuando llegué, todos me estaban esperando. —Buenos días, padre—, intenté sonar tranquila. Mi corazón estaba acelerado. Aunque sabía que no había hecho nada malo, no podía evitar tener miedo. —¡Llegas tarde!— gruñó papá. Sus ojos me miraban como puñales. —Lo siento padre, me quedé dormida. Fue la única excusa que se me ocurrió. No puedo permitirme el enfado de padre y, a juzgar por la expresión de su cara, puede que me espere mucho más que su enfado. —Padre, sigamos con esto —instó Malfoy. Malfoy es mi hermano pequeño y aunque soy dos años mayor que él, parece más grande, con los hombros anchos y un físico increíble. —Sí, padre—, añadió mi hermano mayor, Malcolm. Ellos dos son los favoritos de mi padre. Con caras guapas, cuerpos y estatura perfectos, y un lobo. Todo lo cual yo no poseo. —Se trata del próximo acontecimiento de mi coronación—. Comenzó padre; recordándome que va a ser nombrado vizconde del reino de Mallory. —Quiero todo en perfecto orden. Debes comportarte lo mejor posible. No me deshonres. Esas palabras iban dirigidas a mí. Lo sé porque los ojos de Padre estaban puestos en mí mientras hablaba. —¡¿Está claro?!— Padre tronó, haciéndome volver a la realidad. —Sí... Sí, padre—. Asiento con fervor. Me pregunto por qué mi corazón late tan fuerte. Estoy segura de que todos pueden oír lo rápido que late mi corazón. —El rey y toda su familia, junto con otros invitados importantes, estarán todos aquí—, Padre estaba ahora de pie ante mí. —No toleraré ningún mal comportamiento o torpeza. Sabía que me hablaba a mí. No tenía que pararse frente a mí. Ahora, estoy muerto de miedo. —Tomo nota padre,— Malfoy vino a mi rescate. Me cogió la mano ya sudorosa y la apretó; transfiriendo algo de calor a través de ella. Me sentí lo suficientemente relajado y tranquilo como para responder a mi padre. —Tomo nota, padre—, repetí. —Bien, ahora vete—. Me estremecí al oír la voz de mi padre. No esperé a que me lo dijera por segunda vez. Una vez que estaba fuera; dejando a la gente inteligente para discutir la coronación. Padre sólo tiene la advertencia de pasar a mí. Yo no formaba parte del equipo. No llego a planificar o hacer arreglos con ellos. El beneficio de tener un lobo, supongo. Yo no tengo el lujo de eso ya que soy Wolfless. Me alegré de estar fuera. Fui capaz de liberar mi aliento tan pronto como salí. Mientras camino de vuelta a mi habitación, vuelvo a reproducir en mi cabeza todas las advertencias de mi padre. Prefiero no asistir a la función a ser una vergüenza. Al día siguiente era la coronación de padre. Me di cuenta de que ya habían llegado varios invitados. Todos estaban ocupados, yo era el único que no tenía nada que hacer. Volví a mi habitación y decidí dormir, pero entonces supe que eso me haría incurrir en la ira de mi padre. Inmediatamente fui a bañarme para prepararme para el banquete. Pronto llegó la hora de la coronación. Me arrastré hasta la sala del banquete en contra de mi deseo, ya que teníamos que dar la bienvenida al séquito real. El Príncipe caminaba hacia nosotros con algunos otros siguiéndole, entre ellos Sophia. —Bienvenidos, altezas reales—, hice una reverencia. —¡Melody!— Sophia me abraza; haciendo caso omiso de su imagen. —Ha pasado tanto tiempo. —¡Modos, Sophia!— Susurra el Príncipe, más bien grita en voz baja. Su odio hacia mí es evidente en su rostro. Me pregunto qué habré hecho para que me odie tanto. Por mucho que me gustaría evitar verle, no puedo evitarlo. Tenemos que dar la bienvenida a nuestros invitados, la cortesía lo exige. La coronación fue un éxito y logré mantener la calma. No arruiné el día y estoy agradecido por ello. Me levanté para volver a mi habitación. No es que se note mi ausencia. Además, he bebido demasiado gracias a Malcom y Malfoy. Ellos querían que me divirtiera y así lo hice hasta que el rostro de Derek apareció ante mí. Era amigo de Malcolm, así que era natural que compartiera un poco de vino con él. Decidí dar un paseo por el jardín para despejarme. Ya he superado lo del Príncipe. Mi tonto enamoramiento de él se ha desvanecido con la lluvia de aquella noche, hace dos años. Pero me pregunto por qué me siento infeliz viendo a esas jovencitas adulándolo. ¡Ya lo olvidé! Lo he superado. canté para recordárselo a mi corazón. Tenía la vista nublada cuando me levanté para irme. Conseguí mantener una postura femenina mientras caminaba hacia mi habitación. Sonreía ampliamente, feliz de no haber avergonzado a papá hoy. Seguro que mañana me da una palmadita en la cabeza. Justo cuando pensaba que mi día era perfecto, de repente oí la voz de alguien detrás de mí. No pude distinguir lo que estaba pasando hasta que todo se oscureció y lo último que oí fue: —Este debería valer.

CAPÍTULO 2

Derek —¿Qué pasa, alteza?—. Donovan, mi mejor amigo pregunta mientras se para a mi lado. —Creo, que me han drogado. —¡¿Qué?!— Siseó. —Shh… — Me levanté y le sujeté el hombro. —No debemos alertar al enemigo. —¿Cómo te sientes?— Donovan estaba preocupado por mí. Era evidente en su rostro y en cómo su cuerpo temblaba de rabia. —Yo… — Aprieto los dientes mientras la droga calienta la parte inferior de mi cuerpo; haciéndome desear el cuerpo de una mujer. Odio sentirme débil, era vulnerable a esta droga. Cuanto más intentaba luchar, más fuerte me agarraba. —Tráeme una mujer cualquiera. Necesito hacer mis necesidades. Me levanté y me di golpecitos en la cabeza embotada. Para ayudarme a mantenerme despierto. Mi visión se estaba volviendo borrosa, pero aún recuerdo el camino a la habitación que me asignaron a nuestra llegada a la Manada Sombra. La

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app