Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

El bebé secreto de Alpha

  • 👁 10.5K
  • 10.0
  • 💬 1.3K

Annotation

"¿Quieres decir que es mi cachorro?", me hirvió la sangre al oírle llamar bebé a mi hijo. ¿En qué estaba pensando al referirse así a Ben? "Dobla la lengua, idiota. No llames así a mi hijo". Di un fuerte golpe con la mano en la mesa y una sonrisa cruel apareció en sus labios". Celine, una poderosa ejecutiva del mundo de la construcción, se enfrenta a una dolorosa decepción amorosa. Su mayor deseo en la vida es tener un hijo que llene el vacío dejado por un amor perdido. En su obstinada búsqueda por cumplir este sueño, conoce a Jordan, un hombre enigmático con un aura misteriosa. Un encuentro casual en un bar los une, pero ella se marcha a la mañana siguiente, sin darse cuenta de que su vida cambiará para siempre. Pocos días después, Celine descubre que está embarazada y, para su sorpresa, se da cuenta de que Jordan es el padre de su hijo. Agradecida por haber cumplido su deseo, aunque sea inconscientemente, decide mantener la paternidad en secreto. Pasan los años y Benjamin, su hijo de año y medio, enferma misteriosamente. Los médicos le diagnostican una forma rara y desconocida de leucemia, y Celine se ve inmersa en una carrera contrarreloj para encontrar una cura. Desesperada, Celine descubre que su sangre no es compatible con la de su hijo, y su única esperanza reside en encontrar al padre de Benjamin. Cuando por fin lo localiza, Jordan la ignora e intenta evitar cualquier implicación. Sin embargo, cuando Celine le revela el terrible estado de Benjamin, Jordan le confiesa su aterrador secreto: es un hombre lobo, el Alfa de su manada.

Chapter 1 - El reencuentro

Volver a aquel lugar fue como revivir una de las noches más intensas de mi vida. No me imaginaba que visitar un lugar tan alejado de mi círculo social, en una ciudad tan pequeña, pondría mi vida patas arriba.

Recuerdo que nada más entrar me sentí fuera de lugar. La gente que me rodeaba no parecía fijarse en mí, y eso me molestó al principio. Con el tiempo, me di cuenta de que no les importaban mis antecedentes ni mi historia. Solo estaban allí para evadirse de las complejidades del mundo.

Elegí un taburete cerca de la barra y pedí al camarero alguna bebida fuerte que me hiciera olvidar a Lionel. Tras seis años de relación, había decidido de repente que no estaba preparado para un compromiso más serio.

Aquella ruptura me devastó. Mis planes de formar una familia se redujeron a cenizas. A mis 36 años, imaginaba estar en una relación estable y con hijos a mi alrededor, pero todo quedó en un inexplicable final de nuestra relación.

La música alta llenaba el ambiente, camuflando la agitación interior que sentía. Las luces del bar parpadeaban, creando una atmósfera capaz de ocultar mis lágrimas si se atrevían a escapar. Solo quería un refugio, un breve olvido de mi vida aparentemente perfecta que se había desmoronado.

El camarero sirvió el vaso de bebida y di un sorbo, sintiendo el calor del alcohol recorrer mi cuerpo. Miré a mi alrededor, observando los rostros desconocidos que de alguna manera compartían mi búsqueda de alivio. En ese momento, me sentí extrañamente conectada a ellos, todos nosotros buscando un escape a nuestros propios tormentos.

Mientras me bebía mi soledad y mi dolor, pensaba en mis expectativas destrozadas. Seis años de dedicación, planes para un futuro juntos, y todo desmoronándose con una simple despedida vía mensaje de texto. Quería entender por qué, algo que justificara el final, pero no había explicaciones, solo el vacío y la confusión que ahora habitaban mi corazón.

No tenía expectativas para esa noche, hasta que mis ojos se cruzaron con los de un hombre al final del pub. Sus ojos eran intrigantes y despertaron el deseo en mi dirección. Su sonrisa traviesa encendió una chispa en mi pecho y me sentí deseada.

Me volví de nuevo hacia la barra, intentando despejarme; probablemente el alcohol estaba haciendo un trabajo ejemplar. Respiré hondo varias veces hasta que conseguí pedirle al camarero un nuevo pedido.

"Una botella de agua, por favor", asintió y volví a mirar el mensaje del móvil.

Quería tirar el m*ld*t* cacharro, pero sabía que me arrepentiría. Mis clientes no tenían la culpa de mis problemas personales.

"¿Puedo sentarme?", aquella voz hizo que todo mi cuerpo se estremeciera y se me secara la garganta. Era una voz potente, ronca y profunda.

Me giré lentamente, mirando al hombre que me había mirado fijamente hacía unos minutos.

El aire a su alrededor parecía electrificado y su cuerpo emanaba fuerza. Era fuerte, mostraba músculos y tenía hermosos tatuajes tribales en los brazos. Su rostro era masculino, con mandíbula cuadrada y barba recortada, y sus grandes ojos dorados analizaban cada parte de mi cuerpo sin intimidarse.

"Por supuesto", respondí, recuperando el habla.

"¿Primera vez aquí?", me miró fijamente y luego se volvió hacia el camarero que llegó con mi botella de agua. Le hizo una seña al hombre, que respondió con prontitud.

"Vengo por negocios", le dije, sonriendo tímidamente.

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan impactada por alguien como en aquel momento.

El camarero me entregó su cerveza y sus ojos se fijaron en mis labios, donde descansaba la botella. Vi como su sonrisa pícara se abría aún más y me acomodé en el sillón, intentando demostrarle descaradamente mis atributos.

"Conozco bien esta zona, si quieres puedo presentarte a algún comerciante con el que puedas hacer negocios", crucé las piernas, dejando que mi falda se subiera un poco más.

"Parece que la construcción avanza en esta región, tal vez acepte su oferta", no me reconocí. Mi cuerpo parecía clamar por la atención de aquel hombre.

"Solo dime lo que necesitas". Se acercó un poco más, oliendo mi aroma sin pudor. "Y puedo presentarte lo que quieras esta noche" Se me volvieron a poner los pelos de punta y me mordí el labio, deseando hacer una locura que no había hecho en mi vida.

"Otra propuesta tentadora, pero ¿puedo confiar en usted, señor...?" Me despeiné el pelo rubio.

"Jordan Reynolds. ¿Y tú eres?" Me tendió la mano y la estreché al instante.

"Celine Jones" sonreí ante su firme apretón.

"¿Qué te parece si salimos de aquí?" Observé cómo su dedo recorría mi brazo de forma posesiva y me gustó su tacto.

"Me parece una idea excelente". Jordan me acercó más, acercando mi cara a la suya. Oí vibrar su pecho con mi respuesta y un gruñido bajo salir de sus labios.

Su escrutinio de mi rostro fue meticuloso, buscando cualquier señal de que no estaba tan segura de esto, pero estaba segura. Sabía exactamente cómo quería acabar aquella noche, aunque me arrepintiera al día siguiente.

"¡Vamos!" Entrelazó nuestros dedos y abrió camino entre los demás, que ahora nos miraban con interés. Jordan sacudió la cabeza hacia otro hombre que estaba al fondo de la barra y que hizo señas a los demás para que dejaran de mirarnos.

Sonreí al ver el dominio que aquel hombre ejercía sobre los demás y pensé en lo mucho que me gustaría poder hacer eso algún día.

Jordan dejó de caminar junto a un coche plateado y se volvió hacia mí, sus manos me acercaron ágilmente y hundió su nariz en mi cuello, haciendo que mis sentidos se agudizaran.

"Nunca he olido nada igual", susurró con voz ronca de deseo. Sus dedos se introdujeron en mi pelo, tirando de él para que levantara la cara hacia él. "¿Estás segura de lo que quieres?", me preguntó, sin dejarme opción a negarlo.

"Quiero saber qué puedes enseñarme", le reté y el brillo de sus ojos se intensificó.

Nuestros labios se encontraron en el segundo siguiente y un gemido me desgarró el pecho. Era una profunda necesidad carnal. Nunca la había sentido. Jordan me inmovilizó contra el coche y se frotó contra mí, demostrando lo dispuesto que estaba su cuerpo para mí. Levanté una pierna para mejorar el contacto entre nosotros y él la sujetó con fuerza, gruñendo de nuevo en señal de aprobación.

"Deliciosa." Sus labios bajaron por mi cuello y sentí la urgencia de deshacerme de aquella ropa. Necesitaba más. Necesitaba el contacto de él adorando mi cuerpo.

"Llévame a un sitio donde pueda deshacerme de esto", señalé mi blusa, cuyos dos primeros botones ya estaban abiertos. Dio un paso atrás y abrió la puerta del coche, indicándome que subiera.

"No creo que lleguemos muy lejos". Sonreí, dejando escapar un suspiro, mientras mis dedos se deslizaban por los botones de mi blusa, dejando al descubierto mi sujetador rojo.

"Mira quién ha decidido aparecer". Entonces una voz familiar me sacó de mi trance. Cuando levanté la vista, allí estaba él, dos años después, con la misma postura enigmática y el mismo poder dominante.

"Jordan, tenemos que hablar", murmuré en un hilo de voz, mientras buscaba las palabras adecuadas para explicar por qué estaba allí de nuevo.

Chapter 2 - El precio

Jordan pareció divertirse con mis palabras y miró a sus amigos detrás de él.

"Pensé que te había dado una mejor impresión ese día". Se cruzó de brazos y los demás se alejaron, dejándonos solos.

"Pasaron muchas cosas después de aquel día", dije, poniéndome de pie para no parecer tan frágil a su alrededor.

"Los humanos tenéis la terrible costumbre de querer justificarlo todo" Parecía aburrido de mis palabras y le agarré del brazo, atrayendo su atención hacia mí.

De alguna manera se dio cuenta de que yo no era la misma. Mi pelo no era tan largo y mi expresión no era tan segura.

"Di lo que quieras de una vez y vete", dijo secamente, perdiendo la paciencia conmigo.

"Vayamos a otro sitio, por favor", le supliqué, tratando de hacerle comprender la urgencia que sentía.

"¿Greyson?", miró al camarero que estaba detrás de nosotros y que le entregó una llave de plata. "Por aquí" Cam

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app