Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Destinada a los Gemelos Alfa 2

  • 👁 166
  • 7.6
  • 💬 1

Annotation

Sussan es una chica que solo quiere pasar desapercibida durante su último semestre en la secundaria Marie Curie, a la que ha llegado después de que su madre, Lia, quedara a cargo de ella y la trasladara a otra ciudad para vivir con el alcohólico de su novio, pero si Sussan creyó que le bastaría con mirar hacia el suelo para no llamar la atención de nadie, se equivocó, porque su llegada ha llamado la atención de dos poderosos gemelos del clan local que no tardarán en hacerla partícipe de los desafíos que afrontan como Alfas pero, por encima de todo, de la atracción irrefrenable que los dos sienten por ella. Segunda parte de Destinada a los Gemelos Alfa.

I

Las pequeñas vacaciones habían llegado a su fin. Liam se dirigió a la ducha de un salto, mientras que Ethan se encargó de preparar café. Después de recibir una taza, me dirigí a la tina, en donde encontré a Liam todavía bañándose. Dejé caer mi bata de baño y me uní a él.

—¿Estás nerviosa, cariño? —preguntó Liam mientras me aplicaba shampoo y masajeaba mi cabeza con sus dedos.

Suspiré.

—Algo, sí. No puedo negarlo. Lo que más temo es el número de vidas que pueden llegar a perderse por mi culpa. —Noté la consternación que mis palabras produjeron en Liam—. Prométeme que haremos lo posible por apacguar esto lo más pronto posible.

—Haremos todo lo que esté a nuestro alcance —dijo con convicción—. Pero me temo que esto va más allá de solo protegerte a ti. —Creí saber a lo que se estaba refiriendo—. Por incontables años, los lobos blancos han sido cazados de forma indiscriminada. Me temo que la mayoría de las veces es con el fin de esclavizarlos—. Un escalofrío me subió por la espalda, pese al agua caliente de la tina y supe enseguida que no se debía a las caricias que Liam prodigaba en mi cabeza—. Sin embargo, ningún gruo ha llegado a ser lo suficientemente fuerte para marcar la diferencia contra la Mesa Alta, así que, si llegara la guerra, las muertes no tendrían porqué recaer sobre tus hombros. Esta es, quizá, la oportunidad que tenemos para cambiarlo todo.

Asentí.

—Sí, eso es verdad —dije con un tono de voz algo quedo. —En ese momento tenía más preguntas que respuestas, pero tambien era consciente de que debíamso hacer algo. Una vida de esclavitud no podía siquiera llemarse vida—. Pero, haremos lo posible para evitar la guerra, ¿cierto?

—Lo haremos, preciosa —respondió Liam al tiempo que apartaba sus dedos de mi cabeza, cuando vio que me rascaba la marca de curación sobre mi cuello.

Las dos marcas ya tenían una fina película de piel sobre ellas y un patrón oscuro debajo de su superficie. Eran sensibles al tacto, sobre todo a los toques de los gemelos, y tenían una picazón horrible. Liam sostuvo mis dedos en su agarre y sacudió la cabeza, "No los rasques, cariño". Una hora más tarde salíamos por la puerta, acurrucados en el sedán que nos había llevado a la cabaña. Me quejé un poco por mi sencillo desayuno. Unas barritas de proteínas y una manzana. Dos días de los extravagantes desayunos de los gemelos me tenían enganchado. Me estaban mimando y no tuve el cuidado de detenerlo.

—¿Cuál es el plan, de nuevo? —pregunté por la que era posiblemente era la séptima vez.

Quería memorizar cada paso, cada retraso. Tal vez quería una apariencia de control, especialmente ahora que mis derechos estaban literalmente en proceso de ser removidos.

—Te estás preocupando demasiado. —Liam frunció el ceño, mirando fijamente a Ethan a través del espejo retrovisor.

Antes de que tuviera tiempo de responder, Liam me desabrochó el cinturón de seguridad y me empujó hacia atrás. Aterricé en su regazo con un chillido y me sonrojé cuando su miembro se movió debajo de mí. Ahora que todos estábamos marcados, los gemelos podían sentir mis emociones. Las marcas aún no se habían curado, pero la conexión parecía lo suficientemente fuerte. Los dos habían estado increíblemente atentos esta mañana, influenciados por la atracción de mis emociones. Si me sentía frustrada o enojada, uno de los gemelos parecía materializarse a mi lado. Eso no había cambiado en las pocas horas que habíamos estado conduciendo.

Fue agradable tener a alguien que sintiera mis emociones para variar. Liam envolvió sus brazos alrededor de mi torso y me abrazó mientras Ethan contaba el plan con una paciencia aparentemente ilimitada.

—Vamos a llevar este coche a las afueras de la manada de Axel. Una vez que lleguemos a territorio neutral, nos reuniremos con Aly y el destacamento de seguridad. Nuestros padres, Thomas y Axel viajarán con otro grupo de seguridad a una o dos horas —dijo Ethan, con los ojos pegados a la carretera. Sus siguientes palabras fueron lo que realmente me preocupaba—. No es lo ideal, pero nos hospedaremos en un hotel en territorio neutral. Después de unas horas de descanso, estaremos de nuevo en la carretera.

El territorio neutral era la tierra que pertenecía a los humanos, o mejor, los campos de batalla para las guerras de los hombres lobo. Más que un territorio neutral, se trataba de una tierra de nadie. Ningún Alfa quería dañar su propia tierra en medio de la guerra, entonces, ¿por qué no usar la tierra desocupada? Desocupada porque no había hombres lobo viviendo allí, solo humanos.

—El territorio neutral puede ser increíblemente peligroso. No tenemos más remedio que descansar allí esta noche. Lo mantendremos breve y seguro. Hemos comprado un piso completo del hotel, y habrá guardias apostados en cada hueco de escalera y ascensor—. dijo Liam, continuando con lo que su hermano había estado diciendo—. Hay rogues y ocasionales cazarrecompensas que residen en territorio neutral.

—¿Por qué los hombres lobo necesitan cazadores de recompensas? —Le pregunté a Liam, acomodándome en el calor de sus brazos. Nada podía tocarme cuando estaba siendo sostenida por uno de mis gemelos. La ansiedad que había estado sintiendo fue eliminada por todo lo que era Liam.

—No a todos los hombres lobo les gusta seguir la Mesa Alta. A veces, los hombres lobo importantes escapan moviéndose a territorio neutral. Pueden vivir sin ser detectados como un rogue. —Liam murmuró, distrayéndose mientras trazaba los bordes de mis labios con su pulgar. Lo que iba a decir a continuación se esfumó en mi mente cuando Liam acercó sus labios a los míos. Las yemas ásperas de sus dedos presionaron mi rostro mientras sostenía mi mandíbula, dejándome indefensa mientras agarraba mi labio inferior entre sus dientes —Es tan fácil encenderte, cariño. —Liam murmuró contra mis labios, alejándose de mí con una risa. El olor de mi excitación había llenado el auto, ligero como pétalos empapados de rocío. Tragué saliva y me recuperé. Mirándome a los ojos con Ethan a través del espejo retrovisor, sonreí tímidamente.

—Lo siento, Ethan.

Ethan volvió a mirar a Liam y asintió.

—Tienes tres horas, luego te tocará conducir.

—De acuerdo. —Liam sonrió, haciéndome rodar los ojos.

Resoplé, deslizándome del regazo de Liam. Diez minutos después de mi apuesta autoimpuesta, mi fuerza de voluntad se rompió y se desmoronó. Hubiera pensado que tener sexo en un auto sería más incómodo, más torpe de lo normal. Había algo excitante en burlarse de Ethan, ver cómo sus nudillos se volvían blancos en el volante y cómo se tensaba la tela de sus pantalones.

Tres horas más tarde, paramos en una gasolinera para que los gemelos pudieran cambiar de lugar. Ethan prácticamente me derribó, recostándome en los asientos del sedán. Las ventanas fuertemente polarizadas brindaron toda la privacidad que necesitábamos, aunque Liam tenía un asiento de primera fila para el espectáculo. —Bueno, esa es una forma de distraerme de las cosas —comenté con un resoplido.

La mañana se convirtió rápidamente en tarde. El dolor en mis piernas y trasero era un testimonio de cuánto tiempo habíamos estado conduciendo. Los gemelos parecían tener una vejiga interminable y gruñían cuando necesitaba orinar después de una hora y media.

—No todos podemos sacárnoslo de los pantalones. —Les espeté a medias a los dos.

Supe el momento en que entramos en territorio neutral, porque los gemelos se habían vuelto completamente silenciosos. Ya casi había oscurecido, y cada sombra en el arcén de la carretera me asustaba. Vi asesinos en la oscuridad, peones de la Mesa Alta enviados para robarme la vida. Liam llamó al jefe de nuestro equipo de seguridad y permaneció al teléfono con él hasta que llegamos al punto de encuentro. Todos nos reunimos en el estacionamiento de una parada de camiones cerrada.

Los autos llenaron los lotes regulares y los semirremolques llenaron los espacios restantes. En la parada de camiones abandonada en la que estacionamos, no había nadie a la vista. En una hora, había otros cinco sedánes oscurecidos en el estacionamiento. Todos nos sentamos uno cerca del otro, y casi salté del vehículo cuando vi un destello. Aly estaba saliendo de uno de los sedán, un guardia de seguridad sostuvo la puerta cuando salió.

—Ella viaja con nosotros. —Liam sonrió a través del retrovisor.

—¿Puedes creer lo espeluznante que es este lugar? —Aly se burló, trepando al asiento trasero del sedán. Ethan se sentó en el pasajero, mientras Liam salía del estacionamiento.

Nos intercalamos entre otros dos sedán. No pude evitar sentirme como el presidente, o algún tipo de realeza. Teníamos nuestro propio destacamento de protección siguiéndonos en el camino, parados en las puertas de nuestras habitaciones y atentos a las amenazas.

Era la una de la mañana y habíamos estado viajando con el equipo de seguridad a nuestro alrededor durante dos horas. Mis párpados se sentían como si estuvieran sujetos a pesas. No podía entender por qué estaba tan cansada cuando había pasado el día sentada. Estar sentado en un automóvil todo el día realmente puede agotar tu energía.

Liam me despertó de mi siesta cuando entramos al estacionamiento del hotel. Era mucho más extravagante de lo que estaba acostumbrada. Me había alojado en moteles con Lia unas cuantas veces, y no me importaba particularmente recordar esos lugares, pero ese hotel tenía un restaurante y un club dentro, ambos en el nivel inferior. El conmovedor canto de un artista sonaba en el ajetreado club. Ethan reservó todo el último piso para nosotros y nuestro equipo de seguridad. El equipo se turnaba parado en las entradas y salidas. No pude evitar preguntarme si realmente necesitaba este tipo de protección; ciertamente esperaba no estar en peligro inminente.

Caí de bruces en una de las camas más lujosas jamás hechas, y quedé dormida casi de inmediato. Liam tuvo que levantarme de la cama para que me moviera, y podría haber luchado con él por unos segundos. Aly se estaba quedando en la habitación directamente frente a la nuestra. Ella era la única que tenía una habitación entera para ella sola. Incluso Thomas y Axel tuvieron que compartir, una hazaña que sigo pensando que es imposible para ellos dos. Me acurruqué entre Liam y Ethan, quedándome dormida mientras los dedos de Ethan trazaban patrones en mi columna y la mejilla de Liam caía contra mi cabeza. Despertamos cuando un golpe rápido sonó en la puerta, seguido por la voz asustada de Aly.

II

Aly parecía agitada, y sus rápidos golpes insinuaban que algo urgente había ocurrido. Los gemelos y yo nos levantamos en un instante, poniéndonos la primera ropa que encontramos, lamentando brevemente el hecho de no haber dormido vestidos. Abrí la puerta rápidamente cuando los gemelos se pusieron pantalones cortos.

Aly entró apresuradamente, su cabello en completo desorden y sus ojos reflejando una intensa ansiedad. Aún estaba en proceso de ponerme mi propia camisa, sin preocuparme por el sujetador.

—¿Qué sucede? —dije con voz temblorosa, tomando a Aly suavemente de los brazos. Busqué sus ojos en busca de respuestas, encontrando solo miedo y duda en ellos— ¿Qué ha ocurrido?

Aly tembló, sus ojos revelando el miedo que la embargaba, tal como había imaginado. Se enderezó, sus hombros tensos, y soltó un suspiro tembloroso antes de recobrar su compostura.

—Tenía la idea de bajar un piso por un poco de hielo, pensé que estaría bien ya que había guardias por todas p

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app