Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Vendida

  • 👁 54
  • 5.0
  • 💬 0

Annotation

Nunca pedí nacer, ni tampoco vivir bajo este infierno. Solo tenía 15 años cuando mis propios padres me vendieron por miserables botellas de licor. Perdí lo más valioso que tenía y tampoco podía confiar en nadie. Mi instinto de supervivencia me hizo cumplir los trabajos mas asquerosos para sobrevivir en ese burdel. A mis 18 años no imaginé que mi vida cambiaría tan rápido, fui comprada en una subasta por el mismo diablo y aunque deseaba con mi alma cambiar de vida, nunca imaginé que fuera por él. ¿Infierno o cielo? Vivir entre las sombras del deseo cambió mi vida por completo.

Te vendieron

Llego a casa del colegio, otro día en el que solo tuve exámenes. Cansada como estoy, todavía encuentro fuerzas para caminar porque el autobús no llegó durante el tiempo que estuve en la estación. Arrastro las piernas y finalmente llego a casa. Saco mi llave, pero cuando la introduzco noto que la puerta está abierta. Mamá y papá nunca la dejan abierta. Al entrar a la casa, solo veo botellas de bebida en el suelo.

Algo que lamentablemente, con el paso del tiempo, se ha convertido en una costumbre.

Mi padre bebe demasiado alcohol y mi madre no me quería desde que tenía 19 años, pero se llevaba bien conmigo.

¿Amarme? ¡Nunca lo hizo! Ella me odia con todo su corazón. ¿Pero por qué tengo la culpa? ¿Por nacer?

Rara vez sorprendía a mi padre despierto. Poco a poco me convertí en una persona que reprime sus sentimientos, eligiendo sufrir en silencio. Siento que se me pesa el alma y dejo escapar un suspiro para no manchar mis mejillas con lágrimas de dolor.

En el momento que quería subir las escaleras, escuché mi nombre pronunciado por mi madre instándome a entrar a la cocina. Me dirijo hacia alli, pero me detengo en la puerta cuando noto que hay otro hombre, vestido con un traje elegante y con expresión seria.

—¡Hola!—Digo en un tono educado antes de volver mi atención a mi madre— Si mamá. ¿Paso algo?

—Hola querida, déjame presentarte a este señor llamado Daniel.

—¡Hola!—Él me saluda a su vez— Tu madre me dio permiso para acompañarte en unas cortas vacaciones.

—¿Que tipo de vacaciones?

No me gusta el tono oscuro que usa

—Bueno, ¿no querías ir a la universidad?— mi madre interviene. La miro con asombro.

Nunca hablé de mis planes futuros con mis padres. Pero el miedo que entró en mi cuerpo tras los innumerables abusos físicos que sufrí a causa de ellos me insta a continuar la discusión.

—¡Por supuesto!—Fuerzo una sonrisa.

—¡Espléndido! ¡Deseo que te diviertas!

—¿Ahora?—Digo asombrada, mirando a mis padres a mi vez.

—¡Sí, querida! ¡Cuanto antes mejor! Simplemente no querrás perder una plaza universitaria bien merecida.

—Sí, tal vez tengas razón— Elijo cumplir. Este entusiasmo me es ajeno.

—¡Claro que la tengo! Ahora sube al auto, mientras que discutimos los últimos detalles de tu viaje.

Salí de casa con paso vacilante y divise el vehíc*l* aparcado a un paso de nuestra casa.

Cuando revisé la puerta, noté que estaba abierta así que entré. Un rato después vi también a mis padres acompañados de este señor.

Mirando con atención, con las palmas de las manos apoyadas en la ventana de la puerta, observo cómo Daniel le entrega una suma de dinero a mi madre. Quería salir, un sentimiento de inseguridad me envolvía, pero la puerta estaba cerrada. Tiré con fuerza del mango pero fue en vano. Comencé a gritar y temblar para llamar su atención.

Poco después, Daniel, que ocupa el asiento del conductor, abre el coche.

—¿Puedo bajar por favor? No me despedí de mis padres—Intento mantener mi agitación fuera de mi voz.

—No lo estás haciendo bien, p*t*—Esta vez su tono es agudo.

—¿P*t*?—Repito con incredulidad

—Te compré por buen dinero, así que espero que sirvas para algo.

—No comprendo—Presiono mi espalda contra el asiento y me paso las manos por el cabello, sintiendo un fuerte dolor de cabeza.

—Te vendieron—Dice con indiferencia antes de poner la llave en el contacto.

Cierro los párpados con fuerza.

¿Cómo pudieron hacerme esto?

Esta pregunta vaga libremente por mi mente, chocando con fuerza contra sus paredes.

—¡No! ¡Por favor déjame ir!

Sólo ahora comprendo la gravedad de la situación.

—¿Eres estúpida? ¿Sabes cuánto dinero di por ti? Así que aguanta y espera a que lleguemos.

Su tono elevado me vuelve a silenciar. Mi cuerpo tiembla levemente de miedo, me conformo con el pensamiento de que estoy impotente.

Recorrimos un largo camino, pero durante todo el trayecto, las lágrimas rodaron por mis mejillas y trague mis sollozos mientras mi mirada se perdía en la ventana.

Dejamos atrás la ciudad donde crecí. En el momento en que el motor del coche se detuvo, reúno todo el coraje para mirar hacia la imponente villa que tenemos delante.

Con un breve movimiento de cabeza me instó a abandonar el vehíc*l*. No consigo bajarme mientras él me empuja impacientemente con sus dedos en la espalda.

—¡Vete!— Me ordenó brevemente.

Pero en el momento en que las puertas de esta villa se abren, instintivamente quiero retirarme, pero él envuelve sus dedos alrededor de mi brazo y tira con fuerza. Dejo escapar un gemido de dolor pero no digo nada.

Nos detuvimos en una puerta. Daniel presiona su palma contra el pomo de la puerta empujándome dentro. No tengo tiempo para analizarlo porque mi cuerpo está inclinado hacia la cama.

Mi espalda hace contacto con el suave colchón y algunos mechones caen descuidadamente sobre mi cara. Intento levantarme pero el sólido cuerpo de Daniel está encima de mí.

—¿Sabes cuánto tiempo llevo esperando esto?—Habla de nuevo y luego me besa presionado contra la suave piel de mi cuello.

—¡Para! ¡No!—Comencé a luchar y a presionar mis palmas contra su pecho para alejarlo. Mis gestos desesperados lo enfurecen y luego su áspera palma golpea mi mejilla.

Se echó encima de mí y lo miré aterrorizada. Se quita la chaqueta que llevaba y luego la camisa. Cuando sus manos se posaron en el cinturón de sus pantalones, levantó la vista hacia mí.

—¡Te encantará!, ¡lo prometo!— Después de quitarse la última prenda de vestir se acercó a la cama.

Me dolían un poco los párpados porque no quería mirar a un hombre desnudo.

—Abre tus ojos.

Me estremezco ligeramente ante el tono alto que usó y luego lentamente abro los párpados, rápidamente levanto la mirada hacia su rostro y lo sostengo.

—¡Ponte a trabajar!

—¿Qué quieres decir?

—Si no quieres tener s*x* conmigo entonces me harás s*x* oral. ¡No quiero oír ni un pío!

—¡No voy a hacer eso! ¡No!— Casi me quedo sin palabras.

—¡Seguro que lo harás!

—¡Vete al infierno! ¡Prefiero morir antes que tocarte!—Intento demostrarle que su persona no me intimida.

—Como digas—Habla en un tono plano. Empieza a vestirse y casi doy un suspiro de alivio— Si crees que vas a escapar de aquí, estás muy equivocada. Mañana tienes tu primer cliente—Y sale del dormitorio.

La noche amplificó la amalgama de sentimientos que me embargaban y ahuyentaban todo mi sueño. Estaba acurrucada en la cama frente a la pared y mirando a un punto inexistente cuando la puerta se cerró de golpe contra la pared. Daniel entra con confianza a la habitación.

—Los clientes deben llegar de un momento a otro. Vístete con lo que te traje y te espero en la sala.

Arrojó sólo un conjunto de lencería de encaje negro sobre mi cama antes de irse furioso tan rápido como había venido. Con los pies descalzos me dirijo hacia el pequeño baño. Me paso las manos salpicadas de agua fría por la cara y me peino con manos temblorosas.

Noto algunos cosméticos pero elijo ignorarlos y no quiero usarlos.

Me visto con las dos prendas y luego escaneo la habitación con la esperanza de encontrar una prenda que pueda cubrir mi cuerpo desnudo.

Encuentro una bata larga, paso mis brazos por sus mangas y la ato a la cintura.

¿De dónde sacan tantas cosas para nosotras? No creo que gastaran su precioso y sucio dinero. Parecen gente tacaña.

Presiono el pomo de la puerta con mano temblorosa y luego doy pequeños pasos por la alfombra de las escaleras. Esta vez el salón estaba lleno de gente. Observo los rostros llorosos y aterrorizados de las otras chicas presentes. Trago fuerte y me dirijo a una mesa donde solo había dos adolescentes.

Las saludo tímidamente.

—Tú eres la nueva, ¿verdad?—Me pregunta una, visiblemente interesada

—Creo que sí. No sé cómo son las cosas por aquí.

—De todos modos no importa, no tenemos escapatoria—Dice la otra chica presente— ¿Cómo te llamas? ¿Y qué buscas aquí?

De repente me doy cuenta de que, como yo, no quieren estar en esta villa.

—Mi nombre es Rebeca y fui capturada por estos animales mientras estaba en una fiesta con mi mejor amiga. Queríamos ir juntas a mi casa y en el camino se nos acercaron. A mi amiga le untaron la cara con ácido antes de secuestrarme. Soy de la India y llevo diecisiete años en esto.

—Moana, y yo llegamos a este lugar desde los trece años. Estaba con mis amigos en unas escaleras y así, sin más, se acercaron a nosotros. Empezamos a correr y aún soy consciente de la adrenalina que sentí esa tarde. Desgraciadamente, sólo una amiga y yo fuimos su objetivo con el pretexto de que nuestros cuerpos se desarrollaron de forma armoniosa y podían ganar mucho con nosotras.

—¿Y dónde está ahora?

—No quieres saberlo, por lo que pudimos escuchar a tu llegada sabemos que no quieres perder tu virginidad—habla seriamente y me mira con el ceño ligeramente fruncido.

—Solo tengo quince años— Intento justificarme delante de ella.

—Si ningún cliente te elige y haces modas o figuras, te matará como hizo con mi amiga.

—¡No puedo creerlo!

—La única salida sería la subasta.

—¿La subasta?

—Sí, se realizará dentro de tres años. Tendremos la oportunidad de salir de esta villa.

Pero fuimos interrumpidas cuando Daniel aparece en la habitación.

—¡Vamos chicas! ¡Alineación! ¡Han llegado los clientes!

Todas obedecimos la orden y esperamos en silencio a que llegaran los hombres.

Todos se dispersaron a nuestro alrededor y pronto encontraron a sus compañeros, llevándolas por las escaleras que conducen a los dos pisos de la villa donde sospecho que hay una gran cantidad de dormitorios.

Un hombre se sentó frente a mí y comenzó a examinar mi cuerpo descaradamente. Agarró la bata y ésta llegó a mis pies. Mis mejillas comenzaron a arder y miré hacia abajo.

—La quiero—dijo con autoridad y la pizca de esperanza que aún tenía se hizo añicos por las escaleras que crujieron levemente bajo la presión de sus pasos.

Subasta

Mi espalda hace contacto con la dura superficie de la puerta tan pronto como entramos al dormitorio.

Sus labios dejan besos húmedos a lo largo de mi mandíbula antes de bajar a mi cuello, donde atrapa un trozo de piel entre sus dientes.

El silencio fue roto por mi grito de dolor, comencé a luchar, tratando de alejar sus manos de mi cuerpo frágil y casi completamente desnudo.

—¡No, no quiero!—Grito aterrorizada

—Pero eres una puta—El epíteto que usa hace que mi estómago se apriete dolorosamente.

—¡No soy una aspirante a prostituta!—Desecho sus palabras antes de pasar junto a su enorme cuerpo.

Su palma golpea contra el pomo de la puerta y casi suspiro de alivio al pensar que ha abandonado la lucha, pero cuando dice el nombre de Daniel toda mi sangre se congela en mis venas.

Aparece inmediatamente en el marco de la puerta.

—¿Hay algún problema Sr?

—¡Sí lo hay, parece que esta puta no se queda quieta!

—¡Lo solucionaremos inmedi

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app