Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Un Golpe al Corazon

  • 👁 73
  • 8.2
  • 💬 0

Annotation

Julianny era una mujer próspera, amorosa, exitosa y entregada a su familia. Vivía con sus padres y era ese prototipo de chica que, con su sola presencia, iluminaba el momento. Nadie nunca la había visto llorar, siempre con la mejor sonrisa. Estaba cursando el último año de la universidad cuando conoció al chico de sus sueños. Edder era un chico carismático, adinerado y extrovertido. Estaba cursando el último año de administración de empresas. En una de sus locas salidas nocturnas, conoció a Julianny y quedó perdidamente enamorado, flechado a primera vista. Y aunque suene cliché, Cupido hizo bien su trabajo con esa flecha, porque los dos habían conectado de igual manera. Después de conocerse por un tiempo, descubrieron que eran la pareja perfecta. Los años pasaron y vivieron un amor loco y desenfrenado, desencadenando todo tipo de sentimientos, tanto para ellos como para el resto del mundo. Pero como todo lo que brilla no es oro y los seres humanos no son perfectos, ¿qué pasaría si descubres que tu príncipe azul está pintado de negro? ¿Podrá Julianny superar todas las pruebas que le ponga el destino para poder estar al lado de Edder?

Chapter 1

La vida era demasiado dura y a mí me había tocado la mejor parte. A diferencia de mis compañeras de universidad, mi vida era plena y maravillosa. Escuchaba quejas y más quejas, pero de mi parte no escuchaba nada.

Mi padre era un hombre maravilloso, trabajador y luchador, y mi madre era una repostera de alta gama, además de ser una mujer de hogar. A pesar de discutir, siempre resolvían sus problemas. Todos los días me esforzaba para ser una excelente alumna. Estaba en el último año de mi carrera y había hecho equipo con una linda chica de la ciudad, con una buena posición y un alma libre. Hacíamos una buena combinación. A pesar de ser buena estudiante, me gustaba la fiesta, la bebida y el desmadre. Soy un alma libre.

Hoy tenía un importante examen de contabilidad y estaba preparada, así que no tenía miedo. Salgo de mi casa a las siete de la mañana, me gusta ser puntual. Cuando estoy en camino, mi querida Lis me llama.

— ¡JULI! —grita mientras corre para alcanzarme.

—Hola cariño, ¿por qué corres? —pregunto mientras sonrío.

—Intento alcanzarte, ¿estás preparada para la matanza? —dice sonriendo.

Sonrío—Claro, estudié mucho para eso.

—No estudié nada, mis padres me matarán. Luego de estudiar, quiero que me acompañes a hacerle barra a mi primo. Está en el último año de administración y además juega fútbol, así que iremos a hacerle barra.

—Oh no, no, no, no intentes emparejarme. No quiero novios ni salidas con extraños —digo seria.

—Está bien, te acompañaré. Pero vamos, llegaremos tarde —digo mientras sigo caminando.

Caminamos rápidamente, no me gusta llegar tarde. Sin embargo, me retrasé por estar hablando con Lis. Cuando llegamos al salón, el examen ya había comenzado, así que me gané la mirada furiosa de mi profesora. Pero no me importa y continúo mi camino. Tomo asiento y la profesora me entrega mi hoja. Resulta que el examen está bastante complicado, pero no tengo miedo, así que me enfrento a todos los números. Los cuarenta minutos pasan rápidamente y cuando termino, entrego mi examen y salgo del salón. Camino hacia la cafetería para esperar a Lis. Pido un café bien cargado y sin azúcar, lo prefiero de esa manera. A pesar de que mi madre es repostera, no me gusta lo dulce.

—Lis, ¿cómo te fue? —pregunto mientras ella llega a mi mesa.

—De puta madre. Si sigo así, no lograré graduarme —dice mientras coloca la cabeza en la mesa.

—Cálmate Lis, seguro saliste bien y estás exagerando. Deja de rumbear tanto y ponte a estudiar —digo regañándola. Le tengo mucho cariño, la quiero, es mi única amiga.

—No puedo, las fiestas me llaman —dice sonriendo.

Luego de terminar con el resto de las clases, le envío un mensaje a mi madre notificándole que iré con Lis a un juego de fútbol. Ella confía en mí, pero me gusta que sepa dónde estoy.

Cuando llegamos al dichoso juego, el equipo está compuesto por muchos chicos de tamaño monumental. Son demasiado altos y corpulentos. Nos sentamos en las gradas y cuando uno del equipo anota, Lis se levanta y comienza a gritar como loca.

—ESE ES MI CHICO, TÚ PUEDES EDDER, ¡SI SE PUEDE! —grita emocionada.

Sonrío mientras la veo emocionada. El fútbol americano es un deporte demasiado sanguinario. No me gusta el sonido de los cuerpos chocar cuando se enfrentan. No me agrada ver este tipo de cosas. Mi teléfono suena y es de mi casa, así que contesto rápido.

—Hola mamá, ¿qué ocurre?

—Hola cariño, necesito tu ayuda. Tengo unos pedidos que hacer y tu padre no se da abasto. ¿Será que puedes venir? Sé que es tu tarde libre, pero necesitamos de ti.

—En cinco minutos estoy allí —digo colgando.

—Lis, debo irme. Mi mamá me necesita —digo en su oído para que me escuche.

—¡ESPERA! No te vayas —dice Lis.

—Mi madre me necesita. Te llamo luego —digo mientras salgo del lugar.

Está relativamente cerca de la casa, así que voy caminando. Cuando llego, mi padre tiene enormes cajas en la camioneta y mamá está full en la cocina.

—Oh cariño, llegaste. Ven, ayúdame.

Pasamos la tarde haciendo tortas y ponqués. Mi madre tiene un enorme pedido para el matrimonio de una cliente fija. Resulta que la señora tiene una hija que se está casando con un importante empresario. Así que no escatiman en gastos. Mi padre ha llevado una gran cantidad de dulces de todos los sabores y colores. Me gusta verla horneando. Me enseña cómo hacer los ricos suspiros. De todos los dulces que he podido hacer, solo los suspiros son mi perdición. Me encanta el sabor cuando se derriten en mi boca, y más aún si están rellenos de chocolates.

Después de ayudar a mi madre con los dulces, ella me vuelve a llamar a la cocina. Así que no dudo ni un segundo en ir a su lado.

—Dime mamá, ¿para qué soy buena?

—Hija, sé que has trabajado mucho, pero hoy necesito más de tu ayuda. Debemos ir a la fiesta para la que trabajamos, es un matrimonio y a última hora uno de mis chicos no puede ayudarme. Así que no me queda de otra que molestarte.

—Tranquila mamá, tú me dices qué hacer y listo.

—El uniforme está en mi habitación. Escoge uno de tu talla, pero muévete, cariño, se nos hace tarde.

Salgo disparada de la cocina, corro hacia su habitación y hago lo que ella me indica. Escojo uno de esos trajes de pingüino. Por suerte, solo hay uno que me queda medianamente bien. Está un poco apretado para mi gusto, pero es mejor ir así. Salgo de allí hacia mi habitación, donde me doy una ducha rápida. Cuando estoy lista, seco mi cabello y lo recojo en una cola de caballo bastante alta. Luego procedo a colocarme mi uniforme. Para ser sincera, no me veo tan mal. No soy muy alta, pero ahí estoy con mis mejores tacones, los más cómodos para trabajar. Estoy enamorada de esas botas desde que cumplí los quince. Amo el color negro y el estilo un poco roquero. Salgo de la habitación media hora más tarde. Cuando llego a la sala, mi mamá ya está esperando.

—Te queda muy bien, cariño —dice mamá sonriente.

Rio—Sí, claro, mamá. Solo que no podré reírme ni comer, si no quiero que un botón de esta camisa salga volando y mate a la novia.

—Oh Dios, eres demasiado elocuente. A veces pienso que eres hija de tu tía —dice mientras salimos de la casa.

En el camino es bastante cómodo. Resulta que los empleados de mi madre son solo un poco mayores que yo, así que compaginamos muy bien. En total, somos quince personas y todos vamos en una pequeña Mini. Los chistes no paran de llegar, haciendo el viaje más agradable y menos duradero. Cuando la camioneta se estaciona, todos bajan haciendo una rueda y dejando a mi madre en el medio. Me quedo estática, viendo lo que está sucediendo. Los chicos hacen un pequeño rito antes de entrar a servir las mesas.

—Chicos, más que un trabajo, esto es una familia. Saben que estaré para lo que necesiten. Si se les presenta algún problema o ven que no pueden más, solo tienen que llamarme. ¿Entendido? —dice mi madre.

—Sí, señora —contestan todos al mismo tiempo. Estoy sorprendida por la dinámica que tienen estos chicos y mi madre. Es grandioso.

Chapter 2

Entramos todos y empezamos a arreglar las cosas. Las mesas aún estaban vacías y el bar no tenía nada de licor. Mi madre me encarga arreglar las mesas, entregándome cuatro enormes cajas. Dentro de ellas estaban los centros de mesa, más hermosos que había visto, tarjetas de identificación, cubiertos y muchas cosas más para adornar las mesas, incluyendo regalos para cada una de las personas que representaría este núcleo. Pero, ¿no se supone que si te casas, deben darte regalos? ¿Por qué regalarles a los demás? No entendía nada, pero tampoco preguntaría. Me muevo con agilidad por todo el lugar, como si lo conociera. Lo cierto es que era la primera vez que estaba aquí, pero debía ayudar a mi madre. Ya casi era la hora y faltaba mucho por hacer. Reviso la lista y veo que todos los números concuerden con las mesas y los invitados.

Termino de ordenar los cubiertos por tamaños y tipos. Nunca me había imaginado que existían cuatro tipos de cucharillas y cada una era para un uso diferent

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app