Alphanovel App

Best Romance Novels

Mi Hermanastro Es Mi Mate

Mi Hermanastro Es Mi Mate

  • 👁 57K
  • 10.0
  • 💬 15.9K

Annotation

—Yo, Madeline Clark, rechazo…—, empecé a hablar, pero Alfa Dimitri me detuvo tapándome la boca con la mano. Me acercó más a él y gruñó. — ¿Qué demonios estás haciendo? —, gritó. —No voy a dejar que hagas esto, Maddie. Te he esperado durante meses y no voy a perderte—. Sus ojos contenían mucho dolor y su voz estaba llena de pánico. —Eres mía, Maddie—, dijo mientras se inclinaba y me daba un beso en la frente. —Eres mía y no voy a dejarte marchar. Madeline es una chica de 17 años que aún no se ha transformado en lobo. Su padre abandonó a su madre cuando era muy pequeña. Ha sido intimidada y se han reído de ella todo el tiempo. Después de perder a su madre, la persona que más la quería, Madeline está completamente angustiada y destrozada. Su padre vuelve para llevársela a su manada. Madeline se opone, pero su situación económica la obliga a ir con él. Dimitri es un lobo licántropo, el Alfa de su exitosa manada. Tiene 22 años y aún no ha encontrado a su pareja. Cuando Madeline llega a su manada, se sorprende mucho al descubrir que es su pareja. También se siente muy frustrado porque es su hermanastra, que aún no ha cambiado. Ella no puede reconocerlo como su pareja. Madeline lucha en la nueva manada. No tiene la mejor relación con su madrastra. No ve la hora de cumplir 18 años y marcharse. ¿Qué pasará cuando Madeline descubra quién es su pareja? ¿Qué hará Dimitri cuando ella lo rechace? ¿Será capaz de convencerla para que se quede?

CAPÍTULO UNO - LA PAREJA ELEGIDA

DIMITRI

—¿Has pensado en tomar una pareja elegida, Dimitri?—, preguntó mi madre, haciéndome poner los ojos en blanco. —Tienes veintidós años. Es hora de que elijas a una loba fuerte para que se convierta en tu Luna.

Seguí cortando la carne sin mirar a mi madre.

Skol gruñó. Odiaba la idea de tener una pareja elegida. Esperaríamos a nuestra pareja predestinada.

—Déjalo en paz, Janet—, dijo Mike, el nuevo compañero de mi madre. —Ya te ha dicho que quiere esperar a su pareja predestinada.

Miré a Mike y le hice un pequeño gesto con la cabeza.

No me caía muy bien. No tenía nada en contra de él, pero había algo que no me gustaba.

Mi madre se casó con él hace dos años. No era un licántropo como mi madre y yo. Nunca entendí por qué mi madre quería casarse con él, pero eso definitivamente no era asunto mío, así que nunca me involucré. Toleraba a Mike porque tenía que hacerlo.

Algunos miembros de nuestra manada fruncían el ceño ante el hecho de que Mike fuera sólo un hombre lobo y no un licántropo como mi madre y yo. Técnicamente, eso era cierto. Lo que los miembros de mi manada no sabían era que Mike realmente tenía genes licántropos, pero su licántropo nunca despertó.

No me importaba de todos modos. Él no sería capaz de convertirse en el Alfa de mi manada, incluso si fuera un licántropo.

Algo estaba mal con Mike hoy. Parecía ausente y un poco preocupado.

—Mike, cariño, deja de preocuparte—, murmuró mi madre mientras tomaba su mano entre las suyas. —Todo va a salir bien.

Mike la miró y frunció el ceño.

—¿Cómo puedes decir eso?—, dijo con un deje de enfado en la voz.

¿Qué coño ha pasado?

—¿Qué coño está pasando? —pregunté antes de que mi madre pudiera decir nada más.

Mi madre y Mike se miraron. Mike suspiró, se pasó los dedos por el pelo y miró su plato.

Mi madre me miró y yo enarqué una ceja.

—La pareja predestinada de Mike se está muriendo—, dijo mi madre, haciendo que mis ojos se abrieran de par en par.

Miré a Mike. Estaba jodidamente confuso.

—Creía que no habías encontrado a tu pareja—, dije, conteniendo un gruñido.

Odiaba a los lobos que traicionaban a sus parejas. Una pareja era un regalo de la Diosa. Una pareja debía ser amada y apreciada. ¿Qué coño estaba haciendo aquí con mi madre si su pareja estaba por ahí?

Mike me miró y respiró hondo.

—La encontré—, murmuró Mike. —Sólo que nunca la marqué.

Mi confusión se convirtió en sorpresa.

¿Cómo coño se las había arreglado para no marcar a su compañera? Estaba tan jodidamente seguro de que yo hundiría mis caninos en su cuello en cuanto la conociera.

—Era joven y estúpido. Esperé a que sucediera. Yo era el único con genes licántropos en mi manada, y pensé que una vez que tuviera mi licántropo, sería capaz de hacer mucho más que ser un Beta de mi manada.

Mike dejó de hablar y suspiró.

—Conocí a mi compañera—, continuó Mike. —Le prometí que la marcaría tan pronto como apareciera mi licántropo. Excepto que nunca sucedió. Me frustré cada vez más. Me enfadé muchísimo. Me pasaba los días borracho de whisky mezclado con acónito. Estaba constantemente cabreado. No paraba de pedirme que la marcara, pero nunca lo hice.

Mike dejó de hablar y miró a mi madre.

—¿Así que no tienes un vínculo de pareja con ella?— pregunté.

—No—, dijo Mike mientras me miraba. —Si lo tuviera, no podría marcar a tu madre.

Las parejas elegidas y las segundas parejas también podían marcarse mutuamente. La marca no era tan poderosa como cuando la daba una pareja predestinada, pero seguía teniendo poder.

—Pero estás unido a ella, ¿verdad, Mike?—, dijo mi madre con un deje de resentimiento en la voz.

Enarqué las cejas. ¿De qué demonios estaba hablando? ¿Cómo podía estar atado a una mujer a la que nunca había marcado?

—Lo estoy—, murmuró Mike.

—¿Cómo? —pregunté, entrecerrando los ojos.

—Tengo un hijo con ella—, dijo Mike, mirándome.

Mis ojos se abrieron de par en par.

¿Tenía un hijo?

—La dejé embarazada cuando aún pensaba que la marcaría—, dijo Mike. —La dejé cuando mi hijo tenía dos años.

Mis ojos se abrieron aún más. El poco respeto que le tenía a Mike cayó en picado.

—Me siento jodidamente culpable—, dijo Mike mientras se pasaba los dedos por el pelo. —No he visto a mi hija en 15 años, y ahora…—Dejó de hablar y respiró hondo.

—¿Tienes una hija?— pregunté, intentando disimular mi creciente rabia.

—Sí—, asintió Mike. —Tiene 17 años. Se llama Madeline.

—¿Y su madre se está muriendo?— pregunté, apretando los puños.

—Sí—, dijo Mike. —Tiene cáncer. Me llamó hace unos días, rogándome que acogiera a Madeline cuando muriera.

—Vas a hacerlo—, dije.

No era una pregunta. Era una maldita orden. Lo haría. No dejaría sola a una chica de 17 años. Ya había hecho suficiente daño.

—No estoy seguro de que sea una buena idea, Dimitri—, dijo mi madre, haciéndome gruñir.

—¿Por qué coño no?— pregunté, fulminando a mi madre con la mirada.

—Mike y yo ya no somos tan jóvenes—, suspiró mi madre. —No estoy segura de que pudiéramos manejar a una chica de 17 años.

Gruñí y miré a Mike.

—No vas a volver a dejar sola a tu hija—, le dije. —¿En qué manada está?

—En mi antigua manada, Luna Roja—, dijo Mike.

Conocía esa manada. La visité hace cinco años con mi padre. Fue unos meses antes de que muriera, y aquel viaje era uno de mis recuerdos favoritos con él.

—No vuelvas a cometer el mismo error, Mike—, dije mientras me levantaba. —Ya abandonaste a tu hijo una vez. No vuelvas a hacerlo.

Me alejé de la mesa.

Necesitaba alejarme de ellos.

Estaba tan jodidamente cabreado con Mike. ¡¿Cómo pudo hacerle eso a su pareja y a su hijo?! Yo amaría a mi compañera predestinada más que a nada en el mundo. Ella sería tan jodidamente amada y protegida.

Nunca haría lo que Mike hizo.

Jamás.

CAPÍTULO DOS - ENFERMO

Madeline

—Mamá, por favor, tienes que tomarte las pastillas—, suspiré, intentando que abriera la boca.

Llevábamos así casi una hora. Intentaba convencerla de que necesitaba las pastillas y ella las apartaba y me gritaba que no las quería.

Me apartó la mano de un manotazo y un puñado de pastillas se esparció por el suelo.

Suspiré y me arrodillé para recogerlas.

—No te molestes, Madeline—, dijo mi madre. —No me las voy a tomar.

La miré. Quería gritar. No tenía por qué sufrir.

Estaba tumbada en la cama, agarrándose el estómago y sollozando en silencio. Estaba cubierta de sudor. Su camisón blanco estaba mojado y se le pegaba al cuerpo. Estaba pálida y jodidamente delgada. Apenas conseguía que comiera nada.

Había perdido todo el pelo hacía meses. Me resultaba muy duro verla sin pelo, sin cejas y sin pestañas. Fue la primera vez que me di cuenta de que mi madre estaba realmente enferma.

Sabía que tenía cáncer. Sabía que estaba

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app