Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Esposa del ciego rey

  • 👁 52
  • 7.5
  • 💬 2

Annotation

Emilia no recuerda quien es. Camina sin rumbo fijo, llegando a un pueblo. Cae por un precipicio. Sus ojos ven algo: a ella misma sin vida, en el suelo. Algo más la confunde, su cuerpo tiene puesto ropas antiguas. Avanza intentando encontrar una respuesta, un hombre la llama princesa. La arrastran dentro de un enorme castillo. Descubriendo, es la Reina y esposa de un rey que no puede verla. Y lo peor de todo ¡Es sumamente atractivo!

Chapter 1

—¿Qué es lo que ves..?

—No lo sé, estoy en una carretera. Veo varios vehículos pasar por mi lado. Algunos lo hacen despacio, y otros... un poco más rápido.

—¿Y qué hay a tu alrededor? Tiene que haber algo que te diga dónde estás —me regañó alguien.

—Pues, a mi lado izquierdo veo el mar.

—¿El mar..?

—Sí, y de mi lado derecho, hay muchos árboles. Algunos tan altos, no alcanzo a ver el final de ellos. La carretera, aún sigue atestada de vehículos. Algunos me observan, debe ser por como estoy vestida.

—¿Y cómo estás vestida..?

—Tengo puesto una blusa sin mangas, y un pantalón de jeans. Siento frío, incluso mi cabeza se siente un poco congelada.

—¿Y por qué no tienes ningún abrigo? ¿Acaso no tienes alguna cartera o algo?

—No, no tengo nada de eso. Solamente me tengo a mí y a mi ropa.

—Supongo que tienes zapatillas.

—Zapatillas... zapatillas sí tengo.

—¿Y cómo te llamas..?

—Me llamo... Me llamo... no me acuerdo —dijo aquella mujer, con el semblante triste.

—Tienes que tener un nombre, piensa un poco más.

Los pasos, siguieron tambaleantes, en una ruta fija sin dirección alguna. La mujer miró hacia un costado y dijo:

—Veo un cartel de madera, tiene algunas letras bonitas impresas en el.

—Es como un pueblo.

—Creo que sí, pocos vehículos ingresan, pero me dio curiosidad. Quiero ir a ver qué es.

Eso hizo, cuando un vehíc*l* pasó, y dió un espacio amplio para poder cruzar, lo hizo.

Al llegar del otro lado, sintió un aroma fresco de pino volar en el ambiente.

Sus zapatillas se dirigieron rápido, la prisa la invadió.

Atravesó aquel cartel, no sin antes acariciar con la punta de sus dedos. Se adentró con algo de prisa, con algo de temor. Pasos tambaleantes, una sonrisa débil.

—¿Y ahora, qué harás..?

—No lo sé... El lugar es bonito puedo ver más árboles.

—Ya me has dicho que has visto árboles ¿No hay algo más?

—No, algunos autos también pasan por mi lado, sin embargo parezco algo insignificante. Todavía no les de curiosidad ver una chica en pleno invierno en blusa manga corta.

—Lo más importante aquí, es saber por qué terminaste así. Cómo vas caminando y sin recordar nada.

—No lo sé, y tampoco entiendo por qué estoy vestida de verano cuando hace frío. Por mí, tendría un gorro de lana, y un saco... bien abrigado.

—¿Qué edad tienes..?

—No sé mi nombre, menos puedo llegar a saber mi edad.

Caminó, atravesando el espeso bosque. No fueron muchos minutos, pero el tiempo pasó volando para ella. También lo hizo para su acompañante. Llegó, a un risco, un precipicio que le hizo detenerse.

—¿Y ahora qué harás..?

—No lo sé. Quiero ver que hay más allá —comentó.

Dió un paso en falso para resbalarse y caer. Sintió como su espalda estaba en contacto con algunas piedras filosas, y sus piernas también se tropezaron con algunas ramas de raíces.

Finalmente llegó al final, cerró los ojos perdiendo la conciencia.

Chapter 2

***

—Despierta.. —escucha una voz.

Al ponerse de pie, observó: alo lejos veía unas antorchas clavadas en el suelo, daban un poco de luminosidad. Eso la llena de entusiasmo, se sentó como pudo y se tocó el rostro. Sintió una herida en su lado derecho.

—Me duele...

—Te pasó por descuidada, habías visto el precipicio y fuiste igual.

—Tienes razón, veo antorchas, quiero ir a ver qué es.

Se puso de pie, al avanzar 2 metros, se tropezó con algo. Su cuerpo fue hacia adelante. Aunque detuvo la caída con ambas manos. Mira por encima de su hombro, se espantó.

—¡Dios mio..!

Un cuerpo, un cuerpo sin vida, estaba arrojado en el suelo. Tenía puesto un vestido, de esos de hace 300 años. No podía verle el rostro, estaba mirando a una dirección contraria.

Asustada, se acercó. Tocó el pulso, y no lo encontró.

—No deberías hacer eso... ahora dejarás tus huellas puestas

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app