Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
90% OFF

Voces Del Deseo

  • 👁 600
  • 7.5
  • 💬 3

Annotation

Emma ve su vida desmoronar cuando su padre fallece y todas sus deudas recaen sobre ella. Sin otra opción, abandona la universidad y consigue un trabajo como operadora sexual. Su tarea consiste en aliviar a hombres por teléfono. John estaba sufriendo la pérdida de un amor repentino cuando se le presentó el número de una línea de sexo por teléfono. Se siente cautivado por la chica al otro lado de la llamada y casi la convierte en su terapeuta personal. Emma y John se brindarán mutuamente sentimientos y sensaciones nunca antes experimentados. Aprenderán, sufrirán, compartirán comidas y amarán juntos. Una historia de amor no tan cliché, con mucho sexo, amistad, traición y mucho más.

Chapter 1

Tan pronto como la última gota de vino cayó de la botella, directamente a mi boca, la tiré en una esquina. Yo repetía ese mismo gesto, ya tenía más de una semana. Desde que Jennifer, rompió conmigo.

Mis amigos definitivamente me encontraban patético, por estar solo en casa, llorando sin parar y acabando con todo el stock de vino de la bodega, por una chica que me involucré rápidamente y me dejó tan rápido como.

El mes que pasamos juntos, había sido uno de los mejores de mi vida. La gran mayoría de las personas que me acompañaban en los medios, lo apoyaban e incluso se burlaban de mí por exponer una relación. Y tal vez ese fue mi error... exponerla a los medios. Eso llenó sus ojos. De estudiante de odontología, Jennifer se convirtió en bloguera. Miles de personas que me acompañan, comenzaron a seguirla.

No salimos, de hecho. Yo había creado sentimientos por ella y tenía planes de pedirle en citas, justo el día que rompió conmigo. Yo había preparado una cena súper romántica y tan pronto como ella se sentó en la silla, dijo que agradecía el último mes, pero que estaba en otro ambiente. Mucho trabajo, ya que había conquistado su primer millón de seguidores.

Además de enojarme mucho, me sentí como una m**rd*. Solo podía pensar que nadie se enamoraría de mí por lo que soy, en vez de ser por lo que cargo. La fama.

Estaba empezando a pensar en ir a la bodega a buscar otra botella cuando sonó el timbre. Y quienquiera que fuera del otro lado, estaba impaciente.

— Hey! — gruñe cuando abro la puerta y me encuentro con Dominic. — ¿En qué estás pensando?

— Que tienes que levantar tu pálido trasero del sofá e ir a cazar mujeres.

Volteo los ojos hacia mi no tan querido hermano y vuelvo al sofá.

— No tengo cabeza para bromas.

— Y yo para ese estado tuyo. ¿Cuál fue, John? Ella te usó.

— Saber eso no disminuye mi sentimiento. — gruñe, mirando la botella de vino. — Sólo necesito quedarme en la mía.

— No. eso no servirá.

— ¿Y qué propones, Dominic? que salga y me acueste con la primera mujer que venga hacia mí? sabes que no soy así...

— Lo sé. — dice, y pone la mano en mi hombro. — Eres un bebé.

— No es para tanto. — Acabo riendo.

— Hermano, yo sólo quiero que vuelvas a ser el mismo. nunca te vi en esa fosa, Davies. y tú sólo estuviste un mes con esa chica.

— ¿Qué me sugiere?

Dominic me mira por unos segundos, antes de tomar su cartera y sacar una tarjeta de allí. Él era negro y sus letras eran en rojo chillón.

— ¿Time For Sex? — Pregunto. — ¿Qué sería eso exactamente?

— Déjame ver, cómo explicar sin ser vulgar...

— Puede ser vulgar, Dominic.

— S*x* telefónico. — Dice, sin rodeos. — Tú llamas, dices que necesitas relajarte y ella comienza a decirte cosas sucias. Es bastante genial.

— ¿Lo has hecho?

Me mira con las cejas arqueadas y se ríe.

— Llama, John. — Levántate y ve a la puerta. — Llama y sé feliz, amigo mío.

Tan pronto como Dominic toca la puerta, yo me quedo mirando esa tarjeta. Me lo pienso dos veces, antes de tirarlo sobre la mesa y salir en busca de más vino.

[...]

Me despierto con algo de música electrónica de la TV. Mi sala estaba en una completa oscuridad, si no fuera por la luz que venía de allí.

Saco mi celular de la mesita, haciendo que una tarjeta se caiga. El reloj marcaba las tres y catorce de la mañana. Tomo la tarjeta del suelo y veo que es la que Dominic me entregó. Miro lo mismo y también a mi celular.

— Al diablo con eso.

Eso es lo que digo antes de marcar el número de la tarjeta.

[Emma]

— SÉ QUE MI PADRE DEJÓ DEUDAS, PERO YO NO TENGO COMO PAGAR! DÉJAME EN PAZ!

Tiro el gancho del teléfono al suelo y lo tiro con todo, arrancando el cable de la pared.

— Que saco! — me quejo, tirando el aparato al otro lado de la sala.

Mi celular también suena y por un instante me pregunto si eran los cobradores, pero entonces veo el nombre de Lílian en la pantalla y respiro aliviada.

— Hola.

— ¿Cómo que hola? ¿Dónde estás?

— En casa. — Respondo, como si no fuera obvio.

— Emma, tomaste el turno de madrugada, ¿recuerdas?

— Ah, que droga! — exclamo, levantando del sofá y corriendo para el cuarto. — Me había olvidado completamente.

— Sí. — Se ríe. — Corre. Tienes media hora para marcar su tarjeta.

Aprovechando que ya me había duchado, solo me he puesto un vestido en la cabeza y me he atado el pelo a un moño. Agarro mi bolso y mis zapatillas y salgo corriendo de casa.

Mi suerte era vivir a dos minutos del metro y mi trabajo estar a tres paradas de él.

Desde que mi padre murió, vi mi vida irse por el desagüe. Él no había dejado nada, sino miles de deudas. Todos los días alguien llamaba a mi casa, cobrando algo. Y yo, que hasta entonces iba a la escuela de negocios, tuve que dejar todo e ir tras un trabajo.

— ¡Hola! — susurro a mi amiga y me siento en mi lugar, ya atendiendo la primera llamada. — Time for sex, nuestro placer es darte placer.

[...]

A las tres de la mañana ya estaba ronca y loca por comer algo, pero tan pronto como me levanté, mi teléfono sonó.

— Ah... — gruñendo, sentándome otra vez. — No puedo seguir gimiendo.

Lílian se ríe.

— Atiende más esa y vete a comer. Yo te cubro.

— Muy bien! — suspiro. — Time for sex, nuestro placer es darte placer.

— Vaya. qué voz.

— Hola guapo. ¿Cómo estamos en esta hermosa madrugada?

— ¿Guapo? — ¿Se ríe. — ¿Cómo puedes saberlo sin verme?

— Todo el mundo tiene su belleza. Y creo que ese acento tuyo, merece el adjetivo.

Se ríe de nuevo, exhalando una risa deliciosa.

— Me gusta la elección de palabras.

— ¿Y bien? ¿Cómo puedo ayudarle?

— ¿Cómo te llamas?

— ¿Mi nombre? — Miro a Lilian, que murmura algo como virgen. — Aquí no decimos nombres, baby.

— Pero tengo que llamarte algo.

— Llámame como quieras y haz lo que quieras conmigo, guapo.

Él se sigue riendo.

— Lo siento. — Dime. — Nunca he hecho eso en mi vida.

— S*x*?

— S*x* telefónico. especialmente con alguien que no sé su nombre.

— Es simple, mi amor. Yo digo cosas sucias, tú agarras a tu amiguito y te masturbas, imaginando todo lo que digo.

— Sé cómo es. Yo sólo... no puedo.

— Sé sincero conmigo. ¿Eres virgen?

— NO, no. — Tose. — No soy virgen.

— ¿Entonces cómo es que no sabes qué hacer? Intentémoslo. abre la cremallera... estás usando pantalones, ¿verdad?

— Yo estoy...

— Abre tu cremallera y sujeta tu p*ll*. Imagino que ahora está blanda, pero en segundos estará dura como una roca. — él sigue riendo. — Mira, cariño, honestamente no entiendo por qué te ríes tanto.

— Hey, lo siento! comencé a pensar en mi hermano haciendo ese tipo de cosas y... es gracioso.

— ¿Te imaginas a tu hermano haciéndose la paja? — Pregunto. — ¿Eres gay? Porque si lo eres, puedo transferirte al sector correcto.

— No soy gay.

— Lo sé. — Murmuro.

— Voy a ser honesto contigo. Mi novia rompió conmigo hace una semana y desde entonces, solo he estado en casa bebiendo vino. Entonces mi hermano vino aquí y pensó que el s*x* telefónico sería una buena solución.

— En tu caso, creo que lo mejor sería tener s*x* en vivo.

Él se ríe.

— Nunca me divertí tanto con alguien. — dice. — Gracias.

— ¿Por qué? Estás pagando una llamada larga y no has tenido un orgasmo.

— La vida no es sólo un orgasmo. Perdón por perder tu tiempo conmigo.

— Que eso. — Murmuro. — Primera persona que paga todo eso y no necesito gemir.

— Fue un placer conversar con usted, señorita sin nombre.

— Asimismo, guapo.

Terminé la conexión con una sonrisa tonta. Después de todo, había ganado cien dólares, solo por aquel tiempo que hablamos. He ganado mucho menos con eyaculación precoz.

Chapter 2

En el reloj decía a las seis de la mañana. Después de mi turno de trabajo, salgo del edificio de Time for Sex y voy directamente a la panadería de al lado.

Todo el mundo alrededor y cualquiera que no trabajara con nosotros, cree que trabajamos en ropa interior, Marillu. Por suerte, mi única amiga trabaja en este negocio, así que no necesito mentir sobre lo que hago.

— Quiero un mixto y un café con leche, por favor. — Pido, sentándome en uno de los bancos.

Saco mi celular de mi bolsillo y respondo algunos mensajes de grupos aleatorios. De la nada me viene a la cabeza, la llamada de las tres de la mañana. Recordar aquello me hizo reír y recibir cuestionamientos del señor de la panadería.

— Esa sonrisa... — bromea, poniendo el plato con mezcla y un vaso delante de mí. — ¿Estás enamorada?

— Sólo si es por esa mixto. No tengo tiempo para eso, señor.

Sacude la cabeza y ríe, alejándose.

En cuanto termino, pago lo que he consumido y corro al metro.

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app