Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

ÁMAME, CARIÑO

  • 👁 127
  • 7.5
  • 💬 1

Annotation

Era evidente que no la quería. Morgana sabía que podía ser un quebradero de cabeza durante mucho tiempo si seguía jugando a este juego del gato y el ratón con su marido. Cuando el señor Julian Burke se ofreció a ayudarla y le dijo que lo único que tenía que hacer era casarse con su nieto menor, Morgana pensó que el viejo estaba loco. ¿Cómo iba a casarse con alguien a quien solamente había visto en una fotografía? Pero tuvo que hacerlo, su padre era su único pariente y ella ya estaba agotada de tanto trabajar y no poder pagar las facturas del hospital. Años después había llegado el momento de acabar con aquel matrimonio sin amor y esa era ahora su misión. Pero no todo es fácil en la vida y nuestra heroína, con atentados contra su vida y misteriosos casos que salen a la luz, también se encuentra en otra relación con el médico y compañero de trabajo, Elliot Sharon. ¿Será capaz de poner fin a este matrimonio?

PROLOGO

A todas las personas que se han metido en relaciones torcidas, con personas de carácter cuestionable y dudoso. Y que utilizaron estas relaciones para salvarse de alguna manera, pero acabaron ahogándose. Esto es para ti.

Morgana

Una chica salió de la habitación y no había una sonrisa en su rostro, lo que significaba que aún había una pequeña posibilidad de salvación para mí y mi padre. Que podría salir de ahí casada y "feliz".

¡Qué broma de mal gusto!

Con dos trabajos y las mensualidades de la universidad acumuladas, y mi padre en quimioterapia, estaba agotada. No solo se acumulaban los gastos de la universidad, sino que la cuenta del hospital aumentaba cada vez más y la salud de mi padre se había deteriorado mucho en los últimos meses, y por eso, solo por eso, decidí presentarme a esta entrevista para un matrimonio de conveniencia. Sí, esto es como mínimo estúpido.

¿Quién todavía necesita algo así en pleno siglo XXI? Podría ser un hombre demasiado tímido para conseguir una esposa. Podría ser un ejecutivo muy ocupado que no quiere preocuparse por conseguir una esposa de verdad.

O simplemente ser un hombre feo. Un millón de cosas pasaron por mi mente mientras esperaba a que llamaran mi nombre y rezaba para que la otra chica no hubiera salido mejor que yo en este momento. La simple idea de un matrimonio de conveniencia para resolver mis problemas financieros y salvar la vida de mi padre era casi ridícula, pero frente a la adversidad, era la única solución que podía ver.

Sin expectativas románticas ni intereses personales, todo se reducía a la supervivencia. La idea de una unión por obligación solo para mantener a mi padre vivo resonaba en mi mente como un mantra necesario. Una risa desagradable escapó de mis labios. Realmente, quienquiera que fuera mi pretendiente, era una persona con mucho dinero e influencia porque incluso este hotel era demasiado caro y lujoso para una persona común.

Estaba tan endeudada que mis únicas opciones eran: aceptar este matrimonio por contrato o convertirme en prostituta. No es que hubiera mucha diferencia entre las dos cosas, aunque estaba tratando de convencerme de que sí la había. Ninguna de las dos opciones parecía buena. Pero de los males, el menor, ¿no es así? Aquí estaba mi tabla de salvación. La idea de vender mi compromiso o mi dignidad por necesidad financiera aplastaba mi orgullo y me sofocaba.

Sin embargo, el sentimiento de impotencia y la urgencia de ayudar a mi padre me llevaban a considerar cualquier alternativa, por más inhumana que pareciera. Entré en la habitación oscura y vacía, con unos pocos rayos de luz que entraban por las cortinas finas, contrastando con el entorno lujoso. Me senté en una de las sillas, mientras esperaba nerviosa, la puerta se abrió y entró un hombre mayor.

— Buenas tardes, señorita... — Empezó, sus ojos evaluándome atentamente mientras yo intentaba no parecer tan fuera de lugar.

— Morgana. Morgana Melissa Foster. — Respondí, tratando de controlar el temblor en mi voz. El hombre se sentó, mirándome con una expresión reflexiva.

— Entiendo que esté aquí por una necesidad apremiante, señorita Foster.

— Levanté una ceja hacia él. — ¿No cree que investigué a cada candidata antes de esta selección, verdad? Balanceé la cabeza negativamente y el anciano rio bajito recostándose en la silla.

— Hay varias cláusulas que tendrá que cumplir si acepta la propuesta final. Sin embargo, el matrimonio que estamos considerando no es una decisión trivial. Mi nieto, Ryan, está pasando por circunstancias desafiantes. No busca una esposa por mera formalidad, sino por necesidades específicas. Tragué saliva antes de responder.

— Entiendo, señor. Soy consciente de las dificultades de ambos lados. Estoy aquí porque no veo otra salida para las dificultades financieras de mi familia, especialmente la salud de mi padre. Eso es lo más importante para mí en este momento.

— Entiendo su situación, pero necesitamos asegurarnos de que, si esto continúa, será una solución que beneficie a ambas partes. Esto no es un contrato común, es un acuerdo que requerirá comprensión y respeto mutuos. Conversamos por un tiempo más, detallando las expectativas y necesidades de ambas partes. Al final de la conversación, el señor Burke me miró con una expresión seria.

— Si esto sigue adelante, recuerde, señorita Foster, que todo lo que hagamos aquí tendrá consecuencias. Busque la sabiduría más allá de la necesidad y, tal vez, quién sabe, surja algo más que solo un contrato de conveniencia.

— Entonces, ¿quiere decir que pasé? — Sacudí la cabeza aturdida — Quiero decir...

— Basta con firmar, niña. Firmé el papel tan rápido que cuando me di cuenta, ya estaba en el registro civil usando un vestido azul con bordados simples en el busto. Era lo único que serviría para la ocasión. Mi hasta entonces prometido entró en la pequeña antesala donde se celebraría la boda, lo suficientemente enfadado como para derribar la mesita con una lámpara a su lado.

— ¡Mi abuelo debe estar loco! — gritó caminando de un lado a otro. Los gritos fuertes resonando en mis oídos me hacían temblar. — ¿Cómo se atreve a engañarme para casarme con una..?

Congeló su frase cuando notó mi presencia y me miró por primera vez, mientras yo encogía mi cuerpo en el rincón de la sala. Sintiéndome diminuta bajo el peso de su mirada llena de desprecio. El incómodo silencio perduró por un momento, mientras yo intentaba no parecer tan frágil y vulnerable frente a esta situación. La tensión flotaba pesadamente en el aire, como si el destino hubiera sido arrancado de nuestras manos y forzado a una situación que ninguno de nosotros realmente deseaba.

— Perdón... yo... — murmuré, tratando de romper la incomodidad. Él me miró, sus ojos mostrando una mezcla de incredulidad e irritación. No había palabras para calmar el torbellino de emociones que parecía consumirnos en ese momento.

— Vamos, comencemos esto de una vez, — gruñó, apartando la mirada mientras la tensión entre nosotros era evidente.

El oficiante entró en la sala, llamando nuestra atención para el inicio de lo que estaba siendo forzado a ser un matrimonio. Las palabras del oficiante eran un murmullo, perdidas en medio del caos emocional que nos rodeaba. Mientras hablaba de unión, amor y compromiso, parecía que cada frase era un golpe más en la herida que ya estaba abierta. Después de la ceremonia, fui presentada a toda la familia de Ryan. Llegamos a la casa que su abuelo nos dio como regalo de bodas y el silencio se instaló por un momento en la habitación.

— Bueno, supongo que eso es todo — dijo Ryan, rompiendo el silencio con un tono de indiferencia. — Ahora que las formalidades han terminado, necesitamos dejar claro cómo funcionará esto. No quiero interferencias en mi vida, y tú tampoco debes esperar que yo esté involucrado en la tuya. Asentí, aceptando la frialdad en sus palabras. Era obvio que ninguno de nosotros estaba dispuesto a convertir este matrimonio de conveniencia en algo más que un acuerdo práctico.

— De acuerdo. Cada uno vive su vida, sin preguntas, sin expectativas — respondí, intentando parecer tan firme como él.

— Excelente. Aquí están las reglas básicas. — Ryan sacó un trozo de papel del bolsillo y comenzó a enumerar las condiciones de nuestro acuerdo. — Ningún involucramiento emocional. Nada de preguntas sobre la vida personal del otro. Esto es un negocio, y necesitamos mantenerlo claro. La frialdad de sus palabras era como una confirmación de que este matrimonio no sería nada convencional. Era un acuerdo pragmático, un contrato para ayudarnos a superar nuestras dificultades individuales.

— Claro, entendido — murmuré, guardando las reglas en mi mente mientras intentaba digerir el sur realidad de la situación.

— Si necesitas algo financieramente hablando, usa esto — extendió una tarjeta black en mi dirección —, espero no tener problemas contigo. Miré al hombre guapo de expresión fría frente a mí, tomé la tarjeta entre mis dedos y lo vi alejarse. A pesar de estar casados en papel, nuestras vidas seguirían separadas, cada uno navegando por sus propias aguas turbulentas.

1. TRES AÑOS MÁS TARDE

Morgana

En aquella mañana todo parecía tranquilo cuando llegué a la mansión. Después de dos años, regresé, sintiendo un escalofrío, recorrer mi cuerpo tan pronto como miré esa enorme puerta. Respiré hondo varias veces antes de empuñar la manija, reflexionando si esta era realmente una buena decisión.

Gané esta casa del abuelo Burke cuando me casé con su nieto en ese contrato loco, pero no quise quedarme aquí. Vivía en la universidad y mantenía el contacto mínimo con mi esposo de papel, nunca tuve el deseo de vivir entre estos muros blancos. Solo usaba mi anillo en reuniones familiares y fiestas en las que tenía que acompañarlo para mantener las apariencias de un matrimonio feliz y estable.

Nunca consideré la posibilidad de vivir con él, y él tampoco me buscó para eso. Intentamos hacer que el matrimonio falso pareciera real en el primer año para que la familia nos dejara en paz. Fue entonces cuando me quedé en el apartamento del centro de

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app