Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La Virgen Salvada por el Multimillonario

  • 👁 393
  • 9.6
  • 💬 12

Annotation

Una gran desilusión amorosa llevó a Lizandra a abandonar su ciudad natal y aceptar una oferta de trabajo en Río de Janeiro, pero su acción impulsiva la llevó a caer en una estafa. Lizandra se encuentra sin salida en una ciudad grande donde no conoce a nadie, sin embargo, un accidente pone en su camino a personas maravillosas y tal vez ha encontrado una verdadera familia. Solo queda convencer al hermoso y arrogante Heitor Alves de Bragança de que ella no es una estafadora dispuesta a sacar provecho de personas que solo la ayudaron.

Chapter 1 - Difícil de creer

Lizandra (Lily para los íntimos)

Hoy el día estaba bastante ajetreado en la posada de mi tía y apenas me quedaba tiempo ni siquiera para una comida simple, ya estaba sintiendo los músculos de los brazos adoloridos por tanto esfuerzo repetitivo con la escoba y otras tantas cosas que había hecho desde que me desperté por la mañana. Siempre era así en verano, especialmente cuando estamos en el último día del año y los chalets están llenos para el tradicional Año Nuevo en São Miguel do Gostoso.

Fue con gran alivio que vi llegar el final de mi jornada laboral y comencé a soñar con una buena ducha y encontrarme con mi novio, mientras guardaba los utensilios que había usado para limpiar los chalets de los huéspedes, pero antes de que pudiera decir algo, sentí el dulce y fuerte olor del perfume de tía Lucrécia y una oración se formó en mis labios.

— Lily, querida — dijo de inmediato y sentí un escalofrío de asco — Sé que estabas terminando tu turno, pero acaba de llegar uno de los mejores huéspedes y necesitas dejar algunas toallas extras para él.

— Pero, tía... — Comencé a replicar.

— ¡Nada de quejas, Lily! — me interrumpió. — ¿Qué te cuesta dejar algunas toallas para Luciano Monteiro?

Entonces, era realmente un huésped VIP y mi tía siempre cumplía todos los deseos de ese hombre, por más extravagantes que pudieran ser.

— Ya son más de las ocho de la noche y llevo casi doce horas trabajando, tía — señalé con desánimo — Necesito comida y descanso, mañana todo comienza de nuevo.

Esta vez no pude quedarme callada, cuando me sentía al borde del agotamiento, porque había estado trabajando casi un mes sin un solo día libre desde que comenzó el verano en Gostoso, uno de los destinos turísticos más apreciados en Brasil y que atrae a muchos visitantes durante todo el año.

— No vengas con dramas, Lily — dijo ya bastante molesta — Sabes que Luciano siempre prefiere ser atendido por ti. Después de entregar las toallas, puedes hacer lo que quieras, vaga malagradecida.

Aunque cansada y ansiosa por terminar el día, me di cuenta de que era mejor no contradecir a mi tía, porque podía volverse bastante cruel cuando se enojaba y yo no estaba en condiciones físicas de escuchar todos sus desplantes, y mucho menos el discurso que siempre hacía cada vez que se enfadaba conmigo.

— Voy a buscar las toallas — dije y le di la espalda sin preocuparme por ninguna despedida cordial.

Preferí posponer un poco mi descanso que discutir una vez más con Lucrécia, lo cual se estaba volviendo bastante común en los últimos meses. De hecho, nuestra relación estaba volviéndose cada día más tensa desde que había recibido una oferta para mudarme a Río de Janeiro y trabajar como modelo.

No la había aceptado, después de todo, no iba a confiar en propuestas como esa cuando internet está llena de historias de personas, especialmente mujeres jóvenes como yo, que habían sido engañadas y habían caído en estafas relacionadas con trabajos en el sureste del país, especialmente algo tan glamoroso como ser modelo.

Pensar en ese asunto me ponía nerviosa e irritada, especialmente cuando recordaba las palabras groseras de mi tía diciéndome que usara mi belleza para algo útil, como conquistar a un turista millonario.

— Deberías dejar de perder el tiempo con un pobre diablo como Samuel y aceptar las propuestas de los turistas, tonta — repetía siempre que tenía la oportunidad — Si Juliana tuviera tu belleza, estoy segura de que ya no estaría en Gostoso, sino en Europa con algún hombre rico, viviendo rodeada de lujo, como hizo Lourdes.

Sonreí con cinismo al recordar uno de esos sermones suyos y la cara que puso mi prima cuando la incluyó en sus delirios, porque Juliana claramente no era la persona que su madre creía que era. Además de ser bastante introvertida, siempre me decía que nunca se involucraría con alguien por dinero o estatus, como su madre insinuaba que haría.

Pero era mejor concentrarme en lo que estaba haciendo y olvidarme de mi tía, así que separé algunas toallas limpias y planchadas que estaban empaquetadas y listas para usar, y rápidamente fui a uno de los chalets de la posada, aunque mi tía no me había dicho en cuál de ellos estaba su huésped VIP. Luciano Monteiro tiene uno de los chalets reservados con nosotros, ya que este es uno de sus destinos preferidos para traer a sus socios comerciales.

— ¡Oh, ya estás aquí! — Luciano comentó con evidente satisfacción al abrir la puerta para mí.

— Traje las toallas limpias — dije, tratando de entregar el paquete e irme lo más rápido posible.

— No te vayas ahora — pidió con amabilidad — Me gusta mucho tu compañía, Lily.

No me gustaba para nada la forma en que algunos huéspedes se comportaban conmigo, especialmente cuando hablaban con esa familiaridad, aunque no hubiera dado ninguna indicación para eso. Pero para que mi tía no perdiera clientes, siempre me mantenía en silencio frente a comportamientos como ese. Lucrécia nunca me perdonaría si algún huésped se fuera de su posada por mi culpa.

— Disculpe, señor Monteiro — acabé pidiendo de manera delicada — Pero quedé de encontrarme con mi novio en unos minutos y ni siquiera estoy lista todavía.

Siempre hacía hincapié en que tengo un novio y odiaba tener que hacerlo, porque decir "no" debería ser suficiente. Pero nunca podría dejar margen para ninguna actitud más inapropiada y tampoco desagradar a mi tía.

— Claro, claro — estuvo de acuerdo rápidamente el hombre, pero luego vino una sugerencia no deseada — ¿No vas a ver los fuegos artificiales? Podemos encontrarnos allí.

Realmente preferiría no responder nada sobre eso. No quería insinuar nada mínimamente personal entre nosotros, pero tuve que enfatizar una vez más.

— Iré con mi novio, señor Monteiro.

Ante la clara expresión de disgusto del huésped, simplemente sonreí y pedí disculpas después de entregar finalmente las malditas toallas.

Traté de no dejar transparecer nada de lo que realmente estaba sintiendo en ese momento y caminé rápidamente hacia la casa de mi tía, que convenientemente estaba cerca, a solo unos metros del edificio principal de la posada, donde se encontraba toda la parte administrativa, así como también la recepción del lugar.

Entré en casa apresurada, no quería correr el riesgo de encontrarme con mi tía una vez más esa noche, porque con toda seguridad me encomendaría alguna tarea de último momento y realmente necesitaba un baño largo y relajante de ducha, algo que hice en cuanto me vi dentro del diminuto baño.

La casa de Lucrécia es pequeña y sin ningún lujo. Su interés estaba concentrado únicamente en la posada, que es donde ella gana bastante dinero, así que había pocos muebles y algunos arreglos visibles por hacer, pero realmente eso no me molestaba. Peor que cualquier otra cosa era la persona de ella, y empezaba a pensar seriamente en aceptar la propuesta de matrimonio de Samuel y salir de una vez por todas de esa casa y lejos de mi tía.

Pero lo que más temía era tener que seguir en la misma ciudad que ella, que por más hermosa que fuera y con un fuerte atractivo turístico, quizás no lograría encontrar trabajo en ningún otro comercio, ya que todos se preguntarían por qué no trabajaba para mi propia tía, después de todo, su posada era una de las mejores de la ciudad.

Nadie sabe realmente lo desagradable que puede ser Lucrécia y que es una mujer mezquina y cruel, que por algún oscuro misterio me crió desde que su hermana Lourdes se fue con un extranjero que conoció en esa misma posada, dejando atrás a una hija de cinco años.

Mi tía hacía absoluta insistencia en recordarme ese hecho y en señalar lo bondadosa que fue al criar a un niño que no era suyo, incluso siendo una viuda y sola, con una hija también pequeña aún.

Juliana es hija de Lucrécia y tiene veintidós años, prácticamente la misma edad que yo, con una diferencia de apenas dos años. Mi prima y yo somos muy amigas y a pesar del difícil temperamento de su madre, logramos vivir en relativa paz y nunca hemos tenido grandes conflictos entre nosotras.

Ella había salido a casa de una de sus amigas de la universidad, ella estudiaba administración en una universidad en Natal, que es la capital del estado, a más de cien kilómetros de distancia de São Miguel, pero estaba de vacaciones en ese momento y aprovechó para salir y divertirse un poco.

Después de sentirme debidamente alimentada, el agotamiento parecía haberme abandonado y sentí que tenía suficiente energía para salir de casa esa noche y encontrarme con mi novio, a quien, dicho sea de paso, ¡no veía desde hacía días! Decidí hacerle una sorpresa a Samuel e ir hasta su casa, estoy segura de que se alegraría mucho de verme después de tantos días lejos, aunque hubiéramos acordado que él vendría a buscarme a casa alrededor de las once de la noche y aún faltaba más de una hora.

Íbamos a ver juntos los fuegos artificiales en la orilla de Gostoso y luego pasear por la playa, disfrutar un poco de estar juntos.

Ahora, con gran entusiasmo, cambié rápidamente la ropa cómoda que llevaba puesta por un vestido ligero y blanco de tirantes. La noche estaba caliente y más tela que eso era innecesaria, pensé con una sonrisa.

Caminé apresuradamente - costumbre de caminar rápido y hacer todo con prisa - y pocos minutos después llegué frente a la casa de Samuel, que estaba toda oscura, lo que solo podía indicar que él no estaba en casa. Como la casa no tenía muros en frente y estaba rodeada de balcones, decidí sentarme en una de las sillas que estaban dispuestas allí con la intención de enviar un mensaje a mi novio y verificar dónde estaba.

Estaba escribiendo cuando oí algo que parecía gemidos. ¿Gemidos? Cuestioné mi elección de palabras, pero seguí en silencio y me puse de pie. Provavelmente, alguien había aprovechado la ausencia de los dueños de la casa y estaba usando las redes del balcón para cosas bastante inapropiadas, pensé con disgusto.

Como ya estaba acostumbrada a la penumbra del lugar, analicé mis opciones, pero pronto concluí que no debía denunciar a la pareja de amantes, estaba cada vez mais claro que se trataba de eso, ya que los gemidos se estaban volviendo más "intensos".

Decidí irme de allí lo antes posible, no quería saber quiénes eran las personas y estaba a punto de bajar las escaleras del balcón y marcharme cuando un gemido más fuerte y una petición bastante audible me hizo paralizarme en el lugar.

— ¡Más fuerte, Samuel!

Reconocí esa voz...

— ¡Más, meu amor!

Juliana?!

Chapter 2 - Doble traición

Lizandra

Estoy en shock.

¿Mis propios oídos me estaban engañando? ¿La voz femenina que gemía como una gata en celo y el nombre que repetía incansablemente era lo que pensaba escuchar? Tal vez sería mejor irme y fingir que nada de eso estaba sucediendo.

— ¡Delicioso!

Ahora fue el turno de una voz masculina decir y luego soltar algo muy parecido a un rugido, lo que me dejó completamente asqueada y pronto comenzó a formarse dentro de mí un fuerte sentimiento de indignación ante la situación que estaba experimentando en ese momento. Necesitaba tomar una decisión, pero mis pies parecían estar plantados en el suelo del extenso balcón.

— Vamos a levantarnos, Jú. Estoy cubierto de sudor y necesito darme una ducha.

Ya no había dudas sobre el dueño de la voz masculina y estaba claramente frente a una dura traición.

— Tranquilo, déjame arreglar mi vestido, Sam — pidió Juliana con una sonrisa en la v

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app