Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La virgen comprada, del millonario

  • 👁 1.4K
  • 9.0
  • 💬 61

Annotation

Muchos años antes, el empresario Steven Tremaine compró la virginidad de Sasha pues quería darse el gusto haciendo su propia despedida de solteros, a su medida. Sasha había vendido su virginidad para salvar a la única familia que le quedaba en el mundo: su hermana; pero esa experiencia la había marcado profundamente de una forma insospechada. Ahora Steven, el millonario candidato a congresista republicano que había comprado su virginidad, volvía a su vida poniendo su mundo de cabezas creyendo que otra vez la compraría... Pero Sasha tiene un secreto oculto, de ese encuentro hace tantos años, que podría cambiar para siempre la vida de ambos... ESTA HISTORIA SE PUEDE LEER DE FORMA INDEPENDIENTE!!! PERTENECE A LA SAGA STRIP. Y PUEDE TENER CROSSOVERS CON OTRAS SAGAS E HISTORIAS, COMO LA DE LOS FALCONE Y FERRANTE.

Chapter 1

Steven se encontraba ansioso mientras caminaba hacia la puerta de su habitación. Había cumplido 30 años esa misma semana y su vida estaba a punto de dar un giro completo. Además de estar por casarse, estaba decidido a ingresar al mundo de la política alejándose así de la empresa de finanzas de su padre. Y por supuesto, la frutilla del postre, se iba a casar con Camille, la mujer perfecta para el perfecto candidato.

Suspiró satisfecho y al abrir la puerta, se encontró exactamente con lo que esperaba. Una chica de cabello rubio largo y con aspecto de inocente, con unos grandes ojos color turquesa estaba sentada en la cama, visiblemente temblorosa. Llevaba puesto un body de encaje negro que realzaba sus curvas de una manera cautivadora. Y su verga respondió de inmediato. La había elegido para eso con sumo cuidado pues lo que iba a pasar allí con ella, era el sueño de su vida. Tener una mujer a su completa merced, desflorar una virgen para que durante un fin de semana tuviera sexo pornográfico con él. Había rechazado tener la típica despedida de solteros y solo unos pocos amigos sabían bien el porqué.

Steven se acercó lentamente y al llegar a su lado, tiró su cabello hacia atrás, observando a la chica de arriba abajo, pero especialmente ese cuello blanco que deseaba morder y marcar. Sin lugar a dudas, ella era hermosa y su presencia lo calentaba, no había podido elegir mejor, pensó.

Ella había estado vendiendo su virginidad en la deep web, un millón de dólares, y él la compró, con ciertas condiciones claro. Sin embargo, él no esperaba encontrarse con una belleza como esta. Nunca se habían visto personalmente de hecho hasta ese momento, y un cosquilleo de anticipación se apoderó de su cuerpo.

Con voz suave y cautelosa, Steven rompió el silencio preguntando:

— ¿De verdad eres virgen?

La chica, aún temerosa, asintió con la cabeza y le explicó,

— Los médicos que usted dispuso me han revisado recientemente...ellos lo corroboraron...

Una mezcla de alivio y satisfacción invadió sus pensamientos mientras se imaginaba de todas las maneras en que le iba a quitar ese aura de inocencia y vulnerabilidad que la rodeaba.

— Excelente — dijo Steven, sumido en sus propios pensamientos.

Comenzó a desnudarse lentamente, dejando a un lado sus preocupaciones internas por un momento. La situación era exactamente lo que esperaba. No le preguntó si tomaba anticonceptivos porque eso era parte del trato, desde ya.

Mientras ella permanecía temerosa por lo que estaba por suceder, Steven tomó suavemente la barbilla de la chica y, con un beso firme, de posesión, trató de transmitirle un indicio de lo que iba a pasar. Ella debía estar preparada .

— No temas por lo que vaya a pasar esta noche y mañana, nos divertiremos juntos, no soy el lobo feroz no voy a violar tu cuerpo, me gusta que mis mujeres estén dispuestas antes de penetrarlas— dijo y rio mientras ella aún temblaba, pues su comentario no la alivió.

La chica, aún nerviosa pero intrigada por las palabras de Steven, trató como pude de relajarse y abrir su corazón a la posibilidad de disfrutar de esa experiencia. Ambos se miraron a los ojos, y por un momento él momento pareció congelarse, pero luego, él, desnudo ya, arrancó su body y la tiró sobre la cama.

— ¿Alguna vez has hecho una mamada??? — dijo mientras besaba su cuello y ella asintió con timidez —. Pues nunca una como esta — fue lo que dijo con un gruñido antes de arrodillarse en su cara y hundir su verga de casi 25 centímetros de largo en su boca hasta que la chica se atoró y buscó desesperada aire —. Que hermosa boca — susurró él y tomó su cabeza por sus lados mientras se hundía más profundo. Ella manoteó las piernas desnudas masculinas y sus ojos se llenaron de lágrimas pues no podía respirar —. Ay si así, sí — gruñó él y siguió cogiéndose su cara hasta que con un gemido final acabó en su boca, lanzando varios chorros de leche dentro de ella — TRAGA — le ordenó antes de sacar de allí su verga, tomó con una mano su delicado rostro para obligarla a tragar y luego la besó para sentir su sabor en ella.

Ella se quedó temblando, sin saber que hacer mientras él besaba su cuello y atacaba sus tetas.

— Tu cuerpo, es perfecto — le dijo él con lascivia para nada disimulada a la chica rubia en su cama.

Con sus propias piernas obligó a la chica a abrirse de piernas para que quedara expuesta y mientras seguía succionando sus pezones comenzó a acariciar su clítoris, con sus dedos escarbó y estaba húmeda lo que le produjo mucha satisfacción.

Con sus labios subió por su pecho hasta su boca y le dió un beso arrebatador. Penetrando la humedad de su boca con su lengua, y mordiendo sus labios en el proceso.

Steven presionó su verga dura contra la entrada de su vagina y comenzó a rozarse entre sus labios vaginales hasta que ella gimió. Ella lo deseaba, él podía percibirlo aunque no hiciera diferencia pues la había comprado para hacer lo que quisiera con ella.

Con una mano tomó su cuello con fuerza.

— Mírame — le ordenó y ella levantó hacia él sus ojos vidriosos —. Eres mía porque te compré, por 48 horas te haré lo que quiera... y... quiero escucharte, dí que eres mía...

— So...soy tuya — dijo ella temblorosa.

— No así, como si lo desearas...— dijo y se frotó con más ímpetu —. Te gusta ¿no? Estás tan mojada ... di que lo quieres, di que quieres mi verga, di "quiero que me empales con esa gran verga Steven"

— Yo... "quiero que me empales con esa gran verga Steven"

— Ay sí sí, que hermosa vagina pequeña y húmeda que tienes — dijo él y volvió a besar sus labios de manera ardiente, penetrando con su lengua ansiosa sus labios.

Con sus manos inmovilizó sus caderas y con una gran embestida la penetró sin premura.

Fue duro y un grito fue ahogado en los labios de Steven, cuando este sintió como un desgarro.

— Si, mi virgen, tan hermosa ...— murmuró él y se detuvo. La observó y limpió sus lágrimas con sus manos —. Es mejor así, de una estocada, ahora debes adaptarte a mi tamaño, pero ya no te dolerá, ¿lo sientes? Estás mojada — susurró él, que tomó su rostro y la besó con más suavidad mientras se comenzaba a mover de a poco.

Sasha esquivó su mirada avergonzada y no pudo evitar ponerse colorada.

Quería llorar a los gritos pero se contuvo, se sentía impotente...y quizá el atractivo hombre tenía razón, su cuerpo reaccionaba pero ella quería gritar que no era su puta que no tuvo opción, no tuvo opción...

"Tú eres fuerte, la más fuerte de las dos y deberás hacerte cargo de tu hermana, prométeme eso Sasha ". Le había dicho su madre en el hospital poco antes de morir y ella se lo juró, le juró que la protegería, por eso hacía eso...por Nikita, era la única opción que se le ocurrió para juntar tan rápido ese dinero pues el hospital decidió que ellas podían pagarlo...solo porque tenían una pequeña casita que heredaron de su mamá y su papá.

Él metió una de sus manos entre ambos cuerpos y buscó su clítoris, que comenzó a acariciar como experto y cuando ella comenzó a mover sus caderas en respuesta él rio satisfecho. Ella no sabía su nombre verdadero pues él así lo había dispuesto, solo sabía que le pagó el millón que pidió por un fin de semana con él.

— Estás tan mojada, y me encanta...— murmuró él y comenzó a penetrarla con estocadas más profundas, aumentando el ritmo con rapidez. Sin darse cuenta ella abrazó sus caderas con sus piernas mientras él se la cogía con mucho placer.

Un calor y un temblor comenzaron a apoderarse de la parte baja de la pelvis de la muchacha y de repente una especie de latido placentero se adueñó de la zona inferior de su cuerpo.

— Sí, así, qué lindo como me aprietas, ¿Sasha es tu nombre no? Mi pequeña y dulce Sasha, que bien se siente el cogerte — gruñó él y aceleró más el ritmo hasta que se derramó dentro de ella con un estertor.

Chapter 2

Diez años después

Ximena se adentró con disimulo en el lujoso camerino privado de Sasha, la única bailarina del club nudista que contaba con su propio espacio separado del resto de las demás , así de importante era ella en ese lugar.

Con un suspiro para darse ánimos, sus ojos se pusieron a escudriñar el lugar en busca de algo entre los diferentes trajes y accesorios que pudiera irle a la pequeña Kayla, cuando la voz de Sasha la interrumpió preguntándole qué estaba haciendo allí, de mal modo.

— Se puede saber qué carajos haces con mis cosas — le dijo erguida como una reina, aunque salvo sus bragas, estaba completamente desnuda. Su piel brillante y reluciente por los productos que usaba para dar sus requeridos espectáculos.

Ximena, tratando de congraciarse, le respondió temblorosa:

— Es que el jefe ha ordenado que Kayla se prepare para el ruso Starov. Él la pidió...

El nombre de Kayla sorprendió a Sasha.

— Que extraño que haya aceptado la s

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app