Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

La Asistente del CEO Despiadado

  • 👁 100
  • 5.0
  • 💬 1

Annotation

¿Ser la asistente de un multimillonario super s*xy? ¡Acepto! - Al menos eso es lo que pensó Emma al principio, antes de darse cuenta de que aquél hombre era un jefe despiadado. Viviendo al día con sus ahorros, tenía que llevar una doble vida laboral... Hasta que el arrogante Christopher Rosetti, le pide que sea su esposa. ¿Qué sucederá cuando ya nada sea un simple acuerdo y se torne más real?

01 | La candidata 109

Corrió por la calle tan rápido como sus piernas podían llevarla. Llegaba tarde, muy tarde, a su entrevista. No podía dejar pasar esta oportunidad. Después de rezar a Dios durante mucho tiempo para conseguir por fin un trabajo de oficina, había conseguido uno. Rosetti Enterprises no era un mal lugar para trabajar, oh no, no... era el mejor lugar para ella. Estaba muy segura de que podían pagarle un buen sueldo. Uno que le permitiera comer, saldar todas sus deudas y dejar todos sus otros trabajos secundarios y nocturnos.—Lo siento, por favor, discúlpeme —pidió amablemente mientras se cruzaba con algunas personas en su camino.No podía ser de otra manera. Intentaba recuperar el tiempo perdido, lo cual, al parecer, no tenía muchas posibilidades, porque aquí, delante de ella, había unas cuantas personas que caminaban con toda la lentitud posible. Así que disculparse era ya una costumbre. Aunque sabía que su retraso era en parte culpa suya. Había llegado a casa temprano esta mañana del trabajo y, por muy cansada que estuviera, tenía muy poco tiempo para dormir ya que tenía una entrevista al amanecer.¿Qué podía decir? No era una persona muy despierta. Sí, nunca la despertó fácilmente la alarma. Debió sonar durante un rato y se detuvo por sí sola. Saltó de la cama después de comprobar su reloj de pulsera, que seguía en su muñeca, y en cuanto se giró en la cama notó el rayo de sol que se asomaba a la habitación a través de su cortina cerrada. Llegó a casa muy cansada y se dejó caer en la cama sin bañarse ni ponerse el pijama. Al darse cuenta de que no quedaba mucho tiempo para la entrevista, se cepilló rápidamente los dientes y se lavó la cara antes de ponerse cualquier cosa que tuviera a mano en el armario. No era una persona muy organizada ni ordenada. No sabía combinar los colores para conseguir un conjunto perfecto, así que se ponía cualquier cosa que le pareciera bien para una entrevista elegante.Buscó con ahínco su camisa gris favorita, que era de su madre, y se la puso. Encontró una vieja falda negra que le pareció apropiada para el trabajo de oficina así que se la puso después de ponerse las medias negras. Cuando se esforzó por subir la cremallera rápidamente, notó un ligero desgarro junto a la cremallera y dio un pisotón de rabia ante su inmediata frustración. Pensó en quitárselo, pero no había tiempo y, además, iba a ponerse un jersey que taparía la pequeña rotura, cosa que hizo. Recogió sus zapatos para ocasiones especiales, que eran un par de brogues marrones oscuros para mujer, y cogió su bolso de un solo hombro. Metió en él su otro uniforme de trabajo antes de dirigirse rápidamente hacia la puerta. Se detuvo y se apresuró a volver a situarse frente a un pequeño retrato en el que aparecía un hombre de piel clara que parecía tener unos cuarenta años y a su lado había una mujer de piel oscura. Parecía tener más o menos la misma edad que el hombre que estaba a su lado con el brazo alrededor de su cuello. Ambos sonreían y parecían muy felices y satisfechos.—Mamá, papá, hoy es el día. El día del que os hablé. Por favor, necesito vuestras bendiciones. Necesito que por favor le pidan a Dios que este día sea perfecto. Realmente necesito el trabajo, ¿de acuerdo? Os quiero mucho a los dos y hasta luego —charló con el cuadro rápidamente antes de darse la vuelta y salir corriendo por la puerta y cerrarla rápidamente tras ella.Consiguió ponerse los zapatos mientras corría hacia la parada del autobús y se ató los cordones nada más entrar y tomar asiento.Subió las numerosas escaleras antes de situarse frente a la entrada del alto rascacielos. Respiró profundamente antes de ver su reflejo en la puerta de cristal que tenía delante. Su pelo negro, corto y rizado, estaba desordenado. Rápidamente, sacó una cinta de su bolso y se cepilló el pelo con los dedos antes de darle un mejor aspecto. Tras sentirse satisfecha, corrió hacia el edificio. Lo que se encontró fue magnífico y hermoso. Había oído hablar de lo hermosas que eran las Empresas Rosetti, pero nunca imaginó que al entrar en el edificio se vería aún mejor en la realidad. Lo que más le llamó la atención fueron los hombres y mujeres que caminaban a su alrededor, todos ocupados y vestidos oficialmente con hermosos trajes. Ni siquiera uno le prestó atención. Soñaba más que nada con tener un carné de identidad como ellos, que se colgaban del cuello o se prendían a sus trajes.Salió de sus sueños y se apresuró a llegar a la recepción.—Hola, me llamo Emalinne y estoy aquí para la entrevista...—Llegas tarde —dijo la joven pelirroja sin mirarla.—Lo sé y lo siento pero...—Te sugiero que vuelvas a casa. El señor Rosetti odia la impuntualidad y tú eres una candidata a ello —continuó sin levantar la vista hacia Emalinne. Emalinne se limitó a negar con la cabeza mientras dibujaba una extraña sonrisa en su rostro.—¿No crees que el señor Rosetti debería decirme eso a mí y no a ti?—Es un consejo...—¡Oiga, señorita! —Emalinne llamó la atención de la recepcionista un poco más fuerte que antes mientras daba un pisotón en el escritorio de la joven.La joven pelirroja levantó los ojos hacia ella. Emalinne se alegró de tener por fin su atención.—Todavía me quedan unos cinco minutos para que termine la entrevista, así que antes de que esos pocos minutos se agoten, le sugiero que haga su trabajo y me lleve a la sala de espera. No tiene ni idea de lo que he recorrido para llegar a este punto, así que no se atreva a pedirme que me eche atrás... por favor —terminó diciendo amablemente para que todo sonara mejor, y añadió una sonrisa al notar la mirada de sorpresa que le dirigió la joven.—Bien —expresó la recepcionista de mala gana mientras se ponía de pie y caminaba alrededor de su mesa hasta donde estaba Emalinne.—No digas que no te advertí más adelante —le dijo mientras le pegaba a Emalinne una pegatina con la leyenda “109 candidata”.Emalinne sonrió feliz por su última victoria mientras seguía a la joven pelirroja hasta el ascensor.—Sandra Fey —llamó una morena de mediana edad a la que aparentemente era la última persona sentada en la sala de espera. Eres la última, así que buena suerte —le dijo a la joven, que le dio las gracias a su vez antes de caminar hacia el ascensor.—Será mejor que sea la penúltima. La última está aquí y es muy testaruda —le dijo la recepcionista a la morena en cuanto salió la última candidata.—Hola, me llamo Emalinne S...—Llegas tarde —interrumpió la morena su presentación con cara de circunstancias.—Eso es lo que le dije, pero no, no quiso escuchar.La recepcionista retrocedió.—Lo sé, pero por favor, aún hay tiempo. Necesito este trabajo. Por favor, déme una oportunidad.—Escuche, jovencita, no es mi decisión. El Sr. Rosetti odia la impuntualidad...—Eso es lo que le dije.——¡Sofía! Por favor... Puedes volver a tu puesto. Gracias por traerla aquí. Yo puedo encargarme desde aquí —le dijo la morena, y francamente, había leído la mente de Emalinne. Estaba harta de las constantes interrupciones de la joven.—¿Estás segura? Porque puedo llamar a los de seguridad para que la ayuden —se ofreció aún la joven pelirroja y Emalinne sintió ganas de partirla en dos por esa estúpida sugerencia.—No, no, está bien. Yo me encargo. Gracias, Sofía.—De acuerdo.— Ella dijo su última palabra y finalmente se fue.Emalinne observó a la morena suspirar agotada.—Mira, jovencita, me encantaría ayudarte, pero tengo las manos atadas. Te he llamado antes y no estabas por ninguna parte, así que he marcado “ausente”. Tiene una copia de la lista de candidatos y la joven que está ahí es la última de la lista. Lo siento, pero es mejor que se vaya ahora —explicó y se dio la vuelta para marcharse, pero Emalinne la agarró rápidamente de la mano.—Por favor, señora, necesito este trabajo. He estado esperando este día desde que me enteré. Realmente necesito este trabajo. No puedo permitirme el lujo de rechazar sin intentarlo. Por favor, ayúdeme. Por favor, háblale bien de mí y pídele que me dé una oportunidad.—No funcionará.—Por favor, te lo ruego. Por favor, inténtalo. Siento mucho las molestias, pero realmente lo necesito. Por favor —Emalinne suplicó muy amablemente e incluso puso su cara de pena.Lo sentía de verdad. Hizo todo lo posible por ser puntual, pero no pudo hacerlo. Emalinne vio como la cara de la mujer se iluminaba con confusión, irritación y molestia.—¡Bien! Espera aquí. Lo intentaré y si dice que no entonces lo siento pero tendrás que irte, ¿trato hecho?—Trato —aceptó Emalinne con una amplia sonrisa. Estaba segura de que todo iba a salir bien. Ni Dios, ni sus padres, ni el ángel de la guarda la iban a defraudar.Se sentó pacientemente y nerviosa mientras esperaba que la mujer regresara. Finalmente, lo hizo.—¿Y bien? —Le preguntó Emalinne.—Hmm... ¿Qué truco de magia has utilizado? Nunca ha faltado a su palabra.—¿Tengo la entrevista? —Preguntó Emalinne emocionado.—Sí —respondió ella, todavía un poco confundida.—¡Oh, gracias, gracias, muchísimas gracias! —exclamó Emalinne mientras rodeaba con sus brazos a la mujer para darle un fuerte abrazo.Oyó que la mujer se aclaraba la garganta como señal para que Emalinne recuperara el control de sí misma. Emalinne entendió el mensaje y la dejó ir.—Será mejor que no te fastidies las cosas y vengas conmigo —le advirtió, y Emalinne sacudió la cabeza con entusiasmo antes de seguirla hasta el ascensor que iba al piso superior.—¿Vas a entrar en su oficina vestida así? —le preguntó a Emalinne mientras estaban en el ascensor.Emalinne echó un vistazo a su atuendo y luego a la mujer, que la miró con extrañeza.—Sí. Me estoy poniendo mi camisa de la suerte y mis zapatos para ocasiones especiales. Nada podría salir mal —dijo Emalinne, sonriendo de oreja a oreja mientras sus ojos se abrían de alegría al sentirse tan segura de sí misma. La mujer se limitó a sacudir suavemente la cabeza mientras miraba hacia otro lado.—Aquí estamos. Actúa con confianza, contesta con educación y no te olvides de hablar —la animó, y Emalinne se limitó a asentir, aunque sabía que *p*n*s había escuchado nada de lo que había dicho. Estaba ocupada tratando de superar su nerviosismo. No era propio de ella estar asustada y nerviosa, pero era un gran día, así que... se lo permitía.Entró en el despacho y la puerta se cerró tras ella.

02 | El despiadado señor Rosetti

Se quedó helada mientras sentía que su corazón se aceleraba cada vez más. Podía oír el bombeo de la sangre en sus oídos. Su cabeza pareció marearse por un segundo y las palmas de las manos le sudaron. Tragó saliva con fuerza. No podía permitirse estar nerviosa ahora. Tenía que ser audaz. Tenía que conseguir este trabajo. Lo necesitaba.Se fijó en el hombre que estaba sentado detrás de la mesa, a unos pasos de donde ella estaba. Apenas la miró. Tenía la cabeza agachada y los ojos pegados a las hojas de papel que tenía delante. Ella no podía verle con claridad. No había encontrado tiempo para buscarlo en Google, así que no tenía ni idea de cómo era exactamente, pero desde su posición, parecía estar bien. Puso la sonrisa que había practicado varias veces frente a su espejo. Una amplia sonrisa de oreja a oreja, una que le decía que estaba segura de sí misma y, al mismo tiempo, feliz.—¿Necesitas que te acompañe hasta aquí? —le preguntó con voz tranquila y profunda, sin

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app