Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

El rival de mi esposo

  • 👁 17.4K
  • 7.7
  • 💬 466

Annotation

<<Austin Cooper>> Karina White ha pasado más de cinco años escuchando ese nombre, cada maldición que le dedican. Un hombre odiado por muchos y amado por nadie. Posee más del cuarenta porciento de las tierras del país; no está dispuesto a venderlas y mucho menos a darles uso. Lo que ha ocasionado una guerra empresarial ya que impide el crecimiento del territorio, situación que complace a ese vengativo hombre. Williams White, el esposo de Karina, le tiene un particular rencor y no es simplemente por la lucha de poder. Hay algo más oculto que se niega a revelar. Pero él no está dispuesto a compartir esa información con ella, porque es solo su esposa por conveniencia. El amor y la confianza son valores que jamás pactaron en el contrato. Karina organiza una reunión de negocios para su esposo, donde por fin conoce al infame Austin Cooper, tan seductor como odiado. Nota que la rivalidad que existe entre Williams y Austin es mutua. Al presentarse frente a él, la recibió la indiferencia y hasta llegó a ignorarla. Pero había una familiaridad en aquel ser prepotente que no podía descifrar. Su primera impresión es que la odiaba, pero por algún motivo, sus ojos dorados iban dónde ella se movía, por más lejos que estuviera. Los problemas maritales crecían en la casa White debido a que no podían tener un heredero, lo que conlleva a que esa misma noche, Williams le entrega los papeles del divorcio, Karina se está debatiendo mentalmente si vengarse o recuperar su matrimonio, pero entre más conoce la verdadera personalidad retorcida de Williams, más segura está de vengarse. Y no hay mejor forma que seduciendo al rival de su esposo.

Capítulo 1: Una noche de malas noticias

―Marta, la mesa de postre irá en aquella esquina, junto a la mesa de aperitivos ―informé a la sirvienta, paseé mi vista por la pulcra y espaciosa habitación.

Mi atención sé dirigió al centro del salón, decorado con una fuente escultural de cristal; dos hombres vestidos de traje y estrechando sus manos como si se tratara de un trato de negocios. Justo del tema que se trataba la reunión de mañana. En el piso rodeando la escultura, se encontraba plasmado un sol pintado en tonos dorados.

―Siento que le falta algo…

―Señora Karina, necesito que escoja las flores que usaremos mañana.

Una sirvienta me entregó dos ramos distintos de flores.

―Lirios ―respondí al instante.

No tenía que pensarlo dos veces, era mi flor favorita.

Todo debía quedar perfecto. Mañana, mi esposo, Williams, buscaría nuevos inversionista para un proyecto. Vendrán muchos amigos de negocios de mi esposo… y otros no tanto.

Williams no se llevaba bien con algunos de los inversionista. Pero son negocios, no se tenía que llevar bien con ellos, sino con su dinero.

Como si lo hubiera invocado, el hombre con el que me casé hace cinco años cuando tenía veinte, entró por la puerta doble, vestido con su traje negro habitual. Levantó su celular para que yo pudiera verlo. No tuvo que decir nada más, ya sabía lo que significa. No me dirigió ninguna mirada y mucho menos me saludó, pasó frente a mí y subió las escaleras. Lo seguí sin dudarlo. Nos introdujimos en nuestra habitación matrimonial.

Mi marido me entregó una caja de pruebas de embarazos. Como si me hubieran cosido la boca, no separé mis labios ni un segundo. Entré al baño. Las manos me temblaron al sostener una de las pruebas. Ya pasaron tres semanas desde que tuvimos s*x* sin protección, es el día.

Orine sobre tres pruebas de embarazo. Cada segundo que esperaba por el resultado se sentía eterno. Llevábamos cuatro años intentándolo, cuatro años en los que cambié mi alimentación, cuatro años en los que cambié mi estilo de vida, cuatro años con un estricto régimen de ovulación, cuatro años haciendo el coito por deber en lugar de placer, cuatro años fracasando en el proceso.

Miré las pruebas en su debido momento. Negativo. A pesar de siempre obtener el mismo resultado, no podía evitar el ápice de esperanza que se enfrascaba en mi pecho. Aunque sea me gustaría sacar un falso positivo, sería un avance y por lo menos descansaría un tiempo de las quejas continúas de Williams. Al menos un día en dónde creyera que en verdad puedo embarazarme, puedo servir para algo. Debería poder hacerlo. Incluso hay mujeres que en su primera vez quedan embarazadas a pesar de usar protección. Lo que para ellas sería una desgracia, para mí sería un milagro.

De todas formas, cada una de esas mujeres no tienen que sentirse extasiadas cuando no es su meta engendrar. No todas tenemos la misma motivación ni impulso, y mucho menos el mismo objetivo. Es normal que no todas queramos lo mismo y es respetable. Cuando mi amiga lloró de tristeza por quedar embarazada sin estar en sus planes, la consolé, no la envidié y mucho menos la critiqué. Que yo no pudiera engendrar no significaba que odiaba aquellas que si podían pero no tenían en sus planes ser madres.

―Negativo ―dije al salir del baño, con las pruebas en las manos.

―Algo estamos haciendo mal ―Negó con la cabeza, paseándose por la habitación con los puños apretados―. ¿Cuándo me vas a dar un heredero?

No respondí, principalmente porque era imposible responder eso, no era una adivina.

―Tengo treinta y dos años, ya debería tener un hijo. La gente está empezando a murmurar. ¿Crees que no sé que se han dado cuenta de lo que nos está ocurriendo? Deben pensar que el problema soy yo, cuando eres tú.

―Deberíamos ir al médico, que nos hagan exámenes más invasivos ―propuse.

―¿Y que todo el mundo se entere? Soy una figura pública. No quiero que las personas se enteren que tenemos problemas.

― ¿No acabas de decir que la gente ya se ha dado cuenta? ―contrataqué.

Me desafió con la mirada.

―Tú sabes a lo que me refiero.

―No, no lo sé.

―No puedo seguir así ―gritó, pero no a mí, a la pared. Estaba hablando consigo mismo―. Necesito buscar una solución.

Con pasos firmes, salió de la habitación dando un portazo. No me permití llorar ni entristecerme, no luego de haber tenido esta discusión por más de cuatro años, todos los benditos meses.

Ya se le pasará, solo debía hacer que la reunión de negocios fuese inolvidable; firmará algunos contratos y se le pasará la molestia.

Llegó el día del evento. La tarde fue muy ajetreada por los preparativos y tuve que aguantar a mi marido malhumorado, no por el tema del embarazo, ya hasta parecía haberlo olvidado o restado importancia. En su lugar, su enojo giró a un nuevo objetivo: Austin Cooper. Le ha tenido rencor desde hace tres años, porque construyó un club de campo para los ricos y poderosos del país. La constructora de mi esposo le ofreció un contrato para hacerse cargo de la construcción del lugar y él se negó. Tener ese contrato le daría fama y renombre a nuestra empresa. A su empresa.

Tengo entendido que aquel hombre es odiado por los empresarios, pero por alguna razón igual seguían asistiendo a su club de campo. Supongo que es innegable que todo lo que hacia era de calidad y la gente con dinero disfrutaba de la exclusividad.

Me admiré en el espejo, mi figura estaba cubierta por un vestido de corte sirena, la parte inferior era color rosado pálido y la parte superior era blanca; no tenía mangas ni tirantes, dejaba mis hombros y clavícula al descubierto. Dejé que mi cabello rubio cayera en cascada sobre mi hombro izquierdo. Me coloqué un collar de perlas sobre mi pálida piel y unos aretes que hacían juego. Cubrí mis ojeras con corrector, para que los invitados tuvieran una vista más estética de mis ojos cafés.

―No sé ni para que viene, todos sabemos que no invertirá en mis proyectos ―dijo Williams mientras se ataba la corbata con ira.

Su piel bronceada y su cabello rubio combinaba muy bien con la cortaba roja.

―Entonces, ¿para que lo invitaste?

―Por formalidad ―Williams me dedicó una sonrisa falsa.

―Entonces, tal vez por formalidad aceptó la invitación.

Giré mi anillo sobre mi propio dedo, asesinando al tiempo.

―Él no sabe lo que es ser formal. Es menor que yo, pero actúa como si fuera el centro del mundo ―Williams destilaba veneno por la boca―. Se cree que tiene clase, porte, elegancia. Solo es un niñato de veinticinco años, ¿quién toma enserio a las personas de esa edad?

Me mordí la lengua, ya que él sabía perfectamente que esa era mi edad.

Sé cuando habla con envidia y este era uno de esos momentos.

―Tú aún no lo conoces, ¿verdad? ―continuó―. No me sorprende. Siempre se la pasa en el extranjero, prefiere los negocios internacionales, pero se lucra de los empresarios de este país. Él es tan…

―Inteligente, al parecer.

Mi esposo gruñó.

―No me provoques.

Me ofreció su brazo con indiferencia, pero como llevábamos un matrimonio de cinco años y éramos los anfitriones de esta reunión, lo acepté.

Con dignidad, bajamos al salón principal. Varios hombres y mujeres de negocios ya se encontraban en el lugar, hablaban entre si y disfrutaban del champán. Como de costumbre, pasamos saludando a cada uno de los presentes, compartiendo breves y superficiales conversaciones. Un halago por aquí, un chiste por allá. Todo lo que se debía hacer por el dinero y las conexiones. Me elogiaban por mi belleza y la hermosa decoración. A este punto ya no sabía si lo decían de verdad o por el simple hecho de adular y estar en buenos términos. Pero los comentarios que más me pudrieron eran respecto a mi físico, no porque hablaban vulgaridades o soltaban comentarios despectivos, no. Estas personas eran muy educadas para tales bajezas. En su lugar, destacaban mi figura saludable. Y la razón por la que me molestaba era porque mi vientre estaba plano y eso era algo que disgustaba a mi marido, porque prefería que esa zona estuviera ocupada por su heredero.

Los ánimos de Williams subieron tras hablar con un posible inversionista que parecía optimista con el proyecto. Pero eso mismos ánimos fueron al suelo cuando vio a un hombre alto con el cabello color miel y los ojos avellanas… ¿o eran dorados, cobre?

Los murmullos incrementaron y las miradas despectivas iban directo al susodicho.

Era joven, bueno, un poco más joven que mi esposo, ya sabía que teníamos la misma edad. Por la forma en que mi esposo apretó mi brazo, no me tuvo ni que decir el nombre de aquel sujeto. Austin Cooper.

Con confianza, el hombre se detuvo frente a nosotros con el mentón elevado. Por instinto, enderecé mi espalda más de lo que estaba. Sentía algo familiar al ver el rostro de esa persona, pero no sabía de donde lo había visto. Una revista, quizás.

Me dedicó una mirada rápida, no actuó como el resto de caballeros que se tomaban la molestia de mirarme a los ojos y asentir con educación. Eso me descolocó.

―Williams, cuánto tiempo sin verte ―exclamó con voz ronca. Pese al saludo tan cálido, su rostro no mostraba ninguna sensación que se le asemeje.

Algo en su voz me causó escalofríos y quise retroceder.

―Austin, aún me sorprende que hayas venido, como siempre estás ocupado en el extranjero.

Hasta yo sentí el comentario pasivo agresivo de mi esposo. Pero ellos actuaron como si nada. Se estrecharon las manos con firmeza. La expresión del hombre era fría e implacable.

―Déjame presentarte a mi esposa, Karina. Karina, él es Austin Cooper.

Williams pasó su mano a lo largo de mi columna vertebral, un gesto poco común de su parte y el cual no causó nada en mí. Por algún motivo, me toqueteó más de lo considerado apropiado frente a un extraño.

―Mucho gusto, señor Cooper.

Extendí mi mano, la cual tomó con delicadeza, pero sus ojos jamás me enfocaron. Pese al afecto de su cuerpo, su rostro parecía indiferente, viendo a otro lado, como si la chimenea fuera más importante que mi presencia.

Me mantuve firme, no me mostré afectada ante tal insulto. Creo que ya estaba entendiendo un poquito a mi marido al decirme que no le agradaba.

Williams estaba molesto, lo sé por la forma en que su mano se cerró con fuerza alrededor de mi cintura. ¿Se habrá molestado por la forma en la que me trató el señor Cooper? No, imposible.

Hablaron de cosas sin importancia y aburridas; la economía, la bolsa de valores, el partido de fútbol. Me mantuve lejos de la conversación, porque el señor Cooper no parecía reparar en mi existencia.

―¿Cuánto tiempo piensas quedarte en el país? ―soltó Williams.

―Me marcharé mañana.

―¡Oh, es una pena!

Esa conversación me dejó un gran dato, mi esposo es muy malo actuando su tristeza.

―Sí, debo estar en casa para pasar tiempo con mi hermana. Hace poco nos enteramos que está embarazada ―El señor Cooper sonrió, su gesto pareció genuino.

Quien diría que podría sonreír sin malicia.

Mi marido intentó ocultar su envidia y falló en el proceso. Su sonrisa era tan forzada que se notaba la tensión en los músculos de su rostro. Eso provocó que la sonrisa del señor Cooper se ensanchara más. Y ahora si estaba sonriendo con malicia y satisfacción.

No entiendo el por qué, pero este odio que se traen no es de un solo lado, es mutuo. ¿Por qué?

―Eso es grandioso. Si nos disculpan, hay algunas personas que nos están esperando.

Sin más, nos retiramos, dejando al señor Austin Cooper con la palabra en la boca. Esa acción por parte de mi marido fue muy ofensiva y obviamente el invitado lo habrá notado.

Nuestra velada continuó como si nada, o al menos eso fue lo que quiso aparentar el hombre que me acompañaba. La noticia del embarazo de la hermana de su rival lo sacó de sus casillas, lo afectó. Cada vez que pasaba una camarera con copas de vino o champán, agarraba una y se la bebía de golpe.

Yo me encontraba inquieta, no por el embarazo de otra mujer, eso no me molestaba. Una cosa no tenía que ver con la otra. En su lugar, no podía mirar con libertad a ningún lado, porque siempre me encontraba con la profunda mirada del señor Cooper. No entendía. Cuando estaba frente a él me ignoró deliberadamente y ahora que me mantenía alejada no dejaba de verme. Mi esposo no se dio cuenta de ello, estaba demasiado enfrascado en su ego herido para darse cuenta de lo que ocurría.

La reunión acababa de terminar, los invitados estaban afuera, buscando sus coches. Pese a que mi esposo consiguió a sus inversores, no parecía para nada feliz. Nos encontrábamos solos en el salón principal, con los estragos de lo que en algún momento había sino una sofisticada reunión. Me senté en una de las sillas, dejando los tacones en el suelo y masajeando mis talones.

Williams me dedicó una mirada desaprobatoria. No por mi acción poco elegante, era por el tema del embarazo, por supuesto que era por eso. Ya yo decidí no molestarme más ni obsesionarme con el tema.

Se retiró dando grandes zancadas, volvió tan rápido como se fue, pero regresó con unos papeles en mano. Los dejó caer sobre mi regazo.

Papeles de divorcio.

―¿Qué es esto? ―Mi voz salió como un mero susurro.

No me respondió, solo caminó en círculos por el lugar, con una mano en la cadera y la otra sobre la boca, pensativo.

―¿Es una broma? ¿Por qué? ¿Es porque no te puedo dar un hijo?

Me levanté, rabiada, con el corazón hecho pedazos. No porque él fuese el amor de mi vida, porque jamás lo fue, sino porque le entregué cinco años de mi vida. Al darme estos papeles me estaba diciendo que fracasé, que no le sirvo ni le serví. No desperdicié tantos años para esto.

―Esto siempre fue un trato de negocios. No te lo tomes personal ―exhaló, restándole importancia con los gestos de su mano.

―No puedes simplemente entregarme los papeles y listo.

Apreté los papeles hasta arrugarlo.

―No nos hagamos los sentimentales. Desde un principio quedó claro que esto era un matrimonio por conveniencia. Tenías que darme un heredero y no pudiste ―habló con firmeza, hasta con odio―. Todos tienen un heredero menos yo, hasta esa mujer…

―Nuestro acuerdo matrimonial era que al casarnos tu manejarías las acciones que me dejó mi padre. No estipulaba nada sobre los hijos.

Me contuve de gritar para evitar que los invitados en el estacionamiento nos escucharan.

―No es necesario poner esa parte, está más que claro cual es tu labor.

La cabeza me dolía, no podía decir si era por este momento tan estresante o porque ya era algo habitual estos malestares.

―No lo acepto.

Rompí los papeles en miles de pedazos, tirándoselo en el rostro, siendo consciente que eso lastimosamente no lo dañaría.

―Tengo una copia de esos papeles. Varias copias.

―No me importa cuantas copias tengas, no firmaré ninguna. ¿Me escuchaste? ¡Ninguna! ¿Piensas que puedes quedarte con el dinero de mi padre y echarme? ¡Es mi dinero!

―Tus acciones me pertenecen, ese era trato.

―Pero te estás divorciando de mí, significa que vuelven a ser de mi propiedad.

―No. Porque al divorciarnos me quedo con la mitad de lo que adquirimos en el matrimonio, por lo cual las acciones se dividirían a la mitad. Pero como tú no tienes el conocimiento ni conoces los métodos para mantener unas acciones, tu padre terminará quitándotelas y yo las compraré. Así son los negocios.

―No lo voy a permitir. No te divorciaras de mí y mucho menos me quitarás lo que me pertenece ―Me enterré las uñas en las palmas de las manos.

No me interesaba el dinero de mi padre, pero si me molestaba que otra persona se creyera con el derecho de quedarse con lo que es mío solo por su codicia.

―No dormirás en esta casa hasta que firmes el contrato.

―Si es necesario dormir en la calle, lo haré ―Levanté el mentón, apretando los dientes hasta llegar a ser doloroso.

Salí dando zancadas, tirando la puerta principal. Gracias al cielo, el estacionamiento estaba vacío.

―Señora Karina, ¿a dónde va? ―preguntó uno de los de seguridad.

Lo ignoré, estaba concentrada en mi rabia. Abrí la reja manualmente, consiguiéndome otro guardia de seguridad preocupado por mí. Había puesto mi primer pie descalzo fuera de la casa cuando me di cuenta de mi imprudencia, pero era demasiado tarde y aún seguía furiosa. Caminé por la fría acera de la calle, intenté despejar mi mente. Pero cada vez que pisaba una piedra me hervía la sangre y mi furia aumentaba. Mi mente reprodujo distintas formas de matarlo, hasta que llegué a la maravillosa idea vengarme, hacerlo pagar. Mis ojos estaban fijos en un letrero gigante a pocos metros de mí. Un letrero de agencia de divorcios. ¿Es esto alguna clase de señal?

Unas luces me cegaron y la bocina de un coche me hizo sobresaltar. No me dio ni tiempo de moverme. Me paralicé. Por suerte, el auto se detuvo a un centímetro de arrollarme. Estoy segura que me veía como un ciervo desorientado.

―¿Estás loca? ―Azotaron la puerta de un coche. Eso me trajo devuelta a la realidad.

Cabello color miel, ojos avellanas, mandíbula firme, alto, mirada severa. Austin Cooper.

Capítulo 2: La casa de cambio

Me tragué las palabras ante el rostro inexpresivo de Austin. Sus cejas pobladas estaban fruncidas.

―¿Por qué no miras por dónde vas? ―Me gritó con su mandíbula apretada.

Sus ojos bajaron por mi cuerpo, no de forma lujuriosa. Terminó viendo mis pies descalzo cubiertos de tierra.

―¿Por qué te encuentras en ese estado? ¿Y tus zapatos?

― ¡No es de tu incumbencia! ―dije, exaltada―. Una disculpa por meterme en tu camino.

Me retiré con el mentón elevado, pasando frente al coche.

Ya me disculpé, no tenía razones para quedarme a sociabilizar. Y si ya no iba a ser la esposa de Williams White no tenia que fingir ser amable con sus colegas de profesión.

―¡Oye! ―Me gritó y lo ignoré.

Crucé la calle, siguiendo mi camino, aunque no sé a qué camino me dirigía.

Necesitaba idear un plan para conseguir un lugar donde dormir.

―¿No me escuchas?

Mi primer movimiento: vender las joyas que traía encima.

Salí sin mi bolso, mi billetera,

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app