Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Asistente personal del CEO

  • 👁 340
  • 9.7
  • 💬 7

Annotation

Lilly Corbett vive en Los Ángeles, California. Tiene 26 años y una vida relativamente estable. Es una mujer extremadamente enfocada en su trabajo y voluntaria en un orfanato, donde se dedica mucho a ayudar. En busca de éxito y reconocimiento en su vida profesional, ve una gran oportunidad: convertirse en la asistente personal de un empresario muy renombrado llamado Henry Freeman, un hombre de 36 años, millonario y muy conocido en Los Ángeles por su prestigiosa empresa de agenciamiento profesional. Lilly comienza entonces una jornada desafiante al trabajar para Henry, considerado por muchos como un hombre serio y exigente. Aunque disfruta de los desafíos y se esfuerza por dar lo mejor de sí misma, su mayor desafío es no enamorarse de su JEFE.

1- El trabajo de tus sueños

LILLY CORBETT

"El amor de nuestra vida está perdido por ahí, no sabemos la hora ni el lugar donde lo encontraremos. Surge en un momento en que menos esperamos, transformando nuestra vida de forma completamente inesperada y, a partir de ese momento, todo cambia. Se imponen obstáculos en cualquier situación de la vida, poniendo a prueba si realmente vale la pena luchar por ello, pero debes saber que todo lo que viene fácil, se va fácil. Establece límites, preserva tu esencia y deja que el destino se encargue de poner todo en su lugar." Renata Costa

— Tía Lilly... ¿Vienes a jugar conmigo?

— ¡Pero, por supuesto, pequeña!

La niñita llamada Emma me invita a jugar con las muñecas nuevas que le llevé como regalo. Tiene cinco años y ha estado aquí desde los dos, después de que sus padres, que eran adictos a las drogas, desaparecieron y no pudieron contactar a ninguna familia para asegurar su custodia. Es domingo, reservo el fin de semana para visitar el orfanato en el que soy voluntaria desde hace algunos años. Conozco a la mayoría de los niños y se emocionan cuando llego. Siempre que puedo, llevo nuevos juguetes que piden. Ayudo en lo financiero, buscando patrocinios, ya que es una organización no gubernamental. Eso me llena, porque además de mi trabajo, siento que ayudar de alguna manera llenará de la mejor manera cualquier vacío que pueda tener dentro de mí.

Otros niños piden mi atención. Trato de dividirme lo más posible para atender a todas, porque puedo imaginar el vacío en el corazón de cada una de ellas. Sin padres ni ninguna otra persona que les ofrezca un abrazo o les dedique cinco minutos de atención, aunque sea para escucharlas, estarían muy felices.

Llegué alrededor de las nueve de la mañana. Almorcé con los niños y pasé un tiempo conversando con la directora del orfanato sobre los patrocinios recibidos el último mes. El tiempo pasó rápidamente y, al despedirme, me apretaba el corazón cuando los niños se ponían tristes por tener que irme. Pero siempre les explicaba que estudiaran mucho durante la semana y que estaría allí el próximo domingo.

Después de llegar a casa, me di un buen baño caliente y relajante. Poniéndome un pijama muy cómodo y comiendo algo con una serie para disfrutar el resto del día. Sin embargo, antes de relajarme, tenía que revisar los correos electrónicos. Hace dos semanas envié currículums a algunas empresas que se alineaban con los puestos ofrecidos. Tumbada en el sofá con la computadora portátil en las manos, abrí mi bandeja de entrada y, aunque algunos fueron ignorados, otros enviaron respuestas educadas informando que, en caso de haber alguna oportunidad, sería notificada. Sin embargo, uno de ellos llamó mi atención, ya que era exactamente lo que más deseaba. Al abrirlo, me di cuenta de que la respuesta era algo que no esperaba tener.

"Srta. Lilly Corbett, has sido seleccionada para nuestra próxima fase, que será la entrevista con Henry Freeman."

Ni siquiera terminé de leer y salté del sofá tirando la computadora portátil, conteniendo el grito, porque vivía en un apartamento. No podía creer que lo hubiera logrado. Henry Freeman tiene una agencia de renombre, que cuida de la carrera de muchos artistas, y sería maravilloso trabajar con él. Llevé mis manos a la cara aun sin creerlo y respiré profundamente. Luego volví a mirar el resto del correo electrónico donde explicaba la dirección, la fecha y la hora. La fecha prevista para mañana es de gran expectativa y no podría ser diferente.

"Tranquila, Lilly, pasaste a la próxima fase y quizás la más difícil, ¡tranquila!"

Pensé para mí misma para no contar mi victoria antes de tiempo, pero siempre fui muy decidida en lo que quería y daría lo mejor de mí en esa entrevista. Renuncié a mi antiguo trabajo porque sentía que estaba estancada y no progresaba. Tenía el deseo de ir más allá, superar desafíos y alcanzar objetivos que requerían lo mejor, eso me motivaba. Después de tomar un vaso de agua fría para volver a mi cordura, estaba ansiosa por saber más sobre mi futuro jefe, ya que si conseguía el trabajo, sería su asistente personal.

Lo busqué en un sitio de investigaciones y de inmediato apareció mucha información sobre él. Su empresa representaba a varios actores, actrices, influencers y también personas vinculadas al mundo de la música. Abrí una foto de él y me sorprendí, ¡vaya, era guapo! Me sorprendió, porque no era tan viejo como imaginaba. La información indicaba que tenía treinta y ocho años, era soltero y dueño de una de las agencias más grandes de California. Su imagen revelaba a un hombre fuerte, pero sin exageraciones, vistiendo un traje perfectamente alineado y tal vez hecho a medida, con una barba baja y bien cuidada, ojos verdes y cabello peinado. Lo observé durante unos instantes y luego desplacé algunas más fotos suyas con mujeres y romances, habiendo conocido a varias actrices, modelos y otros. ¡Era todo un conquistador!

Después de recopilar toda la información posible, decidí acostarme para relajarme, ya que quería estar preparada para esa entrevista. O bien conseguiría ese trabajo, o no me llamo Lilly Corbett.

_________________________________

Desperté con la alarma de mi mesita encendida y un poco aturdida. Mi percepción era bastante lenta al despertar y, con el tiempo, la lucidez se manifestaba. Pero en cuanto recordé que la entrevista sería ese lunes, salté de la cama y miré el reloj; ya eran las ocho de la mañana y la entrevista estaba programada para las nueve. Corrí hacia la ducha y realicé mi higiene matinal, buscando luego la ropa adecuada para esa ocasión importante. Opté por unos pantalones de vestir negros bien planchados, una camisa blanca tradicional debajo y un saco negro encima. En los pies, unos zapatos de tacón negros barnizados, mis favoritos. Hice una cola de caballo bien hecha y peinada, maquillaje ligero, máscara de pestañas que realzaba, mis ojos castaños claros, labial nude y un toque de rubor para dar un aspecto saludable. Al terminar, me miré en el espejo y me sentí segura para enfrentar la entrevista.

Fui hacia mi coche, que no era un auto del año ni lujoso, pero que adquirí con mucho esfuerzo y me servía de manera satisfactoria. Luego, me dirigí a la dirección indicada en el correo electrónico recibido. Después de un tiempo, llegué a la hora estimada, con unos minutos de anticipación. Miré hacia un lado y vi el edificio con su gran logotipo que decía "Freeman Agency". En ese momento, sentí un nudo en el estómago, pero nada que pudiera perjudicar mi confianza. Siempre fui extremadamente obstinada cuando intentaba algo, y eso lo aprendí de mi padre. Ellos vivían en una ciudad del interior y los visitaba de vez en cuando.

Al llegar al edificio, pedí indicaciones sobre el camino a seguir y fui conducida al lugar señalado. Subí en el ascensor y, al llegar al último piso, cuando la puerta se abrió a unos metros, una mujer rubia bien vestida estaba frente a su computadora y me observó a medida que me acercaba.

— Buenos días, mi nombre es Lilly Corbett y tenía una cita para una entrevista con el señor Henry Freeman. — Sonreí cordialmente.

— ¡Buenos días, señorita! — Ella miró su computadora — Él ya la está esperando, señorita, espere a ser anunciada.

Asentí con la cabeza un "Ok" y respiré profundamente, preparándome para la prueba de fuego. Las entrevistas nunca eran fáciles, y menos en una empresa como esa, así que debía aprovechar la oportunidad con toda la energía posible. Ella estaba al teléfono, probablemente con su jefe, informando que yo estaba allí, y luego autorizó la entrada. Agradecí y me dirigí hacia la gran puerta justo enfrente. Abrí y, con la mirada hacia adelante, observé al hombre sentado en el escritorio, una habitación enorme y con una decoración, sin duda, planificada por un arquitecto de excelente gusto y elegancia.

Él me miraba. Sus codos sobre la mesa y los dedos unidos, estaba serio e imparcial. Su belleza era diez veces mayor que en la foto, pero eso era lo de menos, aunque pudiera desconcentrar a cualquiera de las candidatas que apareciera allí. Su traje perfectamente alineado de color plomo y una corbata elegida cuidadosamente para combinar con el resto del atuendo.

— Con permiso, buenos días, señor Freeman. — Le di una sonrisa formal.

— Buenos días, siéntese por favor.

Me senté frente a él y crucé una pierna manteniendo una postura recta y elegante. Mis ojos estaban fijos en él, pero no como un coqueteo, sino para transmitir seguridad y alta confianza.

— Señorita Corbett, al revisar su currículum, noté varios datos sobre su formación académica y su grado en administración de empresas, lo cual es excelente. Sus trabajos anteriores han contribuido significativamente a su currículum. Me gustaría saber en qué condiciones podría contribuir a ocupar este puesto. — Preguntó él.

— Soy una persona extremadamente dedicada a lo que me propongo hacer, planeo colaborar siendo responsable, puntual y eficiente en las tareas que me encomiende. — Respondí con seguridad.

— ¿Tiene disponibilidad para viajar? ¿Tiene hijos? Es decir... ¿Está casad… digo, cuál es su estado civil? — Tartamudeó un poco.

— Sí, completa disponibilidad y estoy soltera, sin hijos.

Responder esa pregunta fue extraño, ya que la hizo de manera inusual, pero no me importó. Al mencionar lo de los hijos, recordé a los niños del orfanato, pero sabía que eso podría ocurrir y trataría de suplir mi ausencia de alguna manera en caso de ser contratada.

— Muy bien, está contratada. Pase al departamento de Recursos Humanos con este papel para tramitar su contratación. — Fue directo.

Quedé sin palabras, estaba preparada para muchas más preguntas si fuera necesario. Pensé que podría haber un interrogatorio, aunque sabía que mi currículum contenía mucha información. Sentía una mezcla de felicidad y sorpresa que sin duda no estaba logrando disimular.

— Señorita, yo... gracias. Aseguro que daré lo mejor de mí. — Fueron las únicas cosas que pude decir.

— ¿Está sorprendida, señorita Corbett? — Él esbozó una media sonrisa.

— Sí, estoy, no puedo mentir, señor. Pero feliz con la oportunidad. — Le devolví la sonrisa.

— Reconozco un talento cuando lo encuentro, no es en vano que una de las funciones de mi empresa es eso. Estoy a la espera, buen día. — Concluyó.

Al darle los buenos días y ponerme de pie, tomando los documentos que me entregaba, al dar la vuelta, podría jurar que sentía su mirada sobre mí, pero no tenía la certeza, ya que no quise arriesgarme a comprobarlo y acabar poniéndome nerviosa. Al salir, cumplí con lo solicitado, pasando por el área de Recursos Humanos y dando inicio a los trámites burocráticos. Todavía no podía creer que aquello hubiera sucedido tan rápidamente. Esperaba que la respuesta fuera enviada por correo electrónico o teléfono, pero llegó de inmediato.

Al abandonar el edificio, tenía la certeza de que el trabajo comenzaría mañana, ya que él no tiene un asistente y hay un exceso de tareas por cumplir. No fui directamente a casa, me dirigí a la floristería donde trabajaban mis mejores amigos. Christopher y Dália eran hermanos, y los conocí hace muchos años desde la universidad. Chris estudió conmigo, y Dália la conocí a través de él, ya que solo tenían dos años de diferencia.

Al llegar al establecimiento, abrí la puerta, que estaba hermosa, colorida y alegre, llena de flores y plantas de diversos tipos. Miré a mis amigos que estaban armando arreglos y me acerqué.

—Hola... ¿Pueden atender a la nueva contratada de la Freeman Agency? —Dije con alegría.

Me miraron con los ojos bien abiertos, soltando lo que tenían en las manos y corriendo hacia mí para abrazarme. Había hablado con Chris sobre haber enviado mi currículum a algunas empresas, y la que más me llamó la atención fue esa. Además, consideramos la dificultad que podría representar, también las innumerables personas que también deseaban lo mismo.

—¡No lo puedo creer, Lilly! ¡Qué genial... wow! —Chris me abrazó fuerte, seguido de Dália.

—Ni yo lo creo, Chris, estoy muy emocionada. —Estaba eufórica.

—En realidad, no es sorpresa para nosotros, porque sabemos que eres muy capaz, enfocada, incluso demasiado, ¿verdad, chica?... ¡Ni siquiera te relajas! —Dália afirmó.

Realmente era muy difícil para mí salir por diversión o entretenimiento. Salía, pero la frecuencia era baja. Realmente tenía que estar de acuerdo.

—Vamos a celebrar... —Chris dijo emocionado.

—No puedo... empiezo mañana. —Negué inmediatamente.

—¿Ves? Sé que eres responsable, eso merece una celebración. Vamos al bar esta noche, no necesitas quedarte hasta muy tarde, Lilly, relájate. —Insistía.

Realmente era motivo para celebrar, pero con responsabilidad, por supuesto.

2- Encuentro con el jefe en una noche de fiesta

LILLY CORBETT

Quedamos para las siete de la noche en un bar de moda, que tenía bandas locales actuando, y Chris se encargó de poner nuestro nombre en la lista para el evento. La vestimenta ya estaba lista. El vestido de color rojo oscuro era un poco ceñido al cuerpo, pero no tan llamativo. Llevaba sandalias de tacón medio y un bolso del mismo color. El cabello estaba suelto y liso, como de costumbre, y el maquillaje era ligero.

Llegué al lugar puntualmente, como siempre, con mi puntualidad. Recuerdo que ese evento era informal, no una entrevista de trabajo. Observé el teléfono y Chris me informó que estaban llegando, así que solo tenía la opción de esperar. Me apoyé en el coche, crucé los brazos y miré de un lado a otro para ver si se acercaba su coche. Durante este tiempo, noté una conmoción, un coche de lujo se detuvo frente al lugar y, luego, Henry, mi actual jefe, salió. Detrás de él, una rubia con el pelo tan claro que podía lastimar la vista y, dos

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app