Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Amor con Odio

  • 👁 131
  • 7.5
  • 💬 4

Annotation

Mi jefe Gerard y yo no estamos de acuerdo en nada. Siempre discutimos y es un hombre desesperante. Hasta que un día nos dejamos llevar y acabamos en la cama. Desde entonces mi vida ha cambiado. Lo deseo y lo detesto, me dejo llevar y me arrepiento, mientras noto como empiezo a enamorarme de él. Pero Gerard no tiene corazón. Solo secretos y escándalos que una persona como yo no sabría afrontar. ¿Qué pasará cuando esos secretos me afecten? Y Peor aún, ¿cuándo toda la oficina se entere de lo nuestro?

Chapter 1 Silvia

Silvia Punto de Vista

Me miré en el hermoso espejo del lujoso cuarto de baño preguntándome cómo había llegado hasta aquí. Este hotel no era un lugar de alquiler por horas y, sin embargo, ese era el tiempo que estaría aquí una vez que Gerard llegase.

No era una tonta ni me preocupaba demasiado que fuera mi jefe. Y, sin embargo, de alguna manera, estos encuentros clandestinos estaban empezando a inquietarme, aunque no podía entender del todo por qué. Lo que comenzó como algo divertido estaba empezando a parecer sórdido. Al principio, eso no era algo que me preocupara. De hecho, la parte secreta y traviesa del asunto era, a todas luces, parte del atractivo.

Pero, recientemente, algo había cambiado dentro de mí, pero no podía averiguar qué era. Fuera lo que fuese lo que me pasaba, estaba claro que no era suficiente para poner fin a nuestras citas sexuales y no había perdido el interés en tenerlas porque aquí estaba, acicalándome mientras esperaba a que llegase Gerard para hacerme suya. Sin embargo, algo era diferente, y no podía determinar el qué.

Un golpe en la puerta de la habitación del hotel me sacó de mi ensimismamiento y me trajo al presente. Le eché un último vistazo a la suave y s*xy lencería color salmón que había comprado solo para la ocasión. Tras decidir que tenía el aspecto de una mujer que quería ser cogida, caminé descalza hasta la puerta de la habitación del hotel. Quité el cerrojo de la cerradura y abrí la puerta de un tirón para ver a mi amante, Gerard Hush.

Gerard era la perfección hecha hombre. Sus ojos tenían un brillo depredador mientras su mirada recorría mi cuerpo, pasando por mis pechos y haciendo que mis p*z*n*s se endurecieran, hasta llegar a las uñas de mis pies de color púrpura, y de nuevo hacia arriba. Su sonrisa era lobuna cuando su mirada se encontró de nuevo con la mía. Sí, parecía un cazador. Y luego estaba su apellido, Hush muy conocido. Gerard era alto, mucho más que yo. Tenía los hombros anchos y sabía por experiencia que tenía fuerza y resistencia.

Abrí la puerta y me hice a un lado para dejarle espacio para entrar. Dejó escapar un gruñido bajo mientras su mano se deslizaba alrededor de mi espalda y me tiraba con fuerza contra él. No habría vino y rosas ni romance, ni dulces palabras de seducción. No, estábamos aquí para una cosa y solo una cosa: dar y recibir orgasmos.

Pensar en eso me llevó de nuevo a sentir la incómoda sensación de que algo no estaba del todo bien, pero no tuve tiempo de reflexionar sobre ello cuando sus labios se encontraron con los míos, enviando un infierno de fuego sensual a través de mi torrente sanguíneo.

—Eres tan jodidamente s*xy —murmuró mientras sus labios recorrían mi mandíbula y luego tiraba ligeramente del lóbulo de mi oreja, provocando un nuevo resplandor de sensación erótica en mí.

En todos los demás aspectos, Gerard y yo éramos como el agua y el aceite. No nos mezclábamos. Incluso era difícil de creer que nos gustásemos de verdad. Pero cuando dejamos de hablar y empezamos a tocarnos, fue la perfección. Había perfeccionado sus habilidades en el dormitorio con muchas mujeres. Sabía que yo era la siguiente de una larga lista.

A una parte de mí no le gustaba la idea de que me permitiera ser otra muñeca en su cama, pero cuando me tocaba, era difícil arrepentirse de cualquier cosa que hiciera con él. Nunca había conocido el placer que él podía darme. Así que, a pesar de sentirme inquieta y de que no me gustaba ser utilizada como un pequeño juguete sexual, estaba aquí con él.

Gerard tenía la reputación de mujeriego; las cogía y luego salía de ellas. Una cita, una vez, y adiós. El hecho de que él y yo nos viéramos de forma regular era diferente, pero sabía que no significaba nada. Acordamos utilizarnos mutuamente hasta que uno, o los dos, se cansara. Tal vez parte de mi incomodidad residía en que sentía que nunca me cansaría de él.

—¿Esto es nuevo? —preguntó, con la voz ronca, mientras pasaba los dedos por debajo del tirante. Lo deslizó por mi hombro. Bajó la cabeza y me besó suavemente desde el cuello a lo largo del hombro, provocando sensaciones de cosquilleo que me llegaban hasta los dedos de los pies. Era de ese tipo de movimiento que se sienten más íntimos que el s*x*. Tuve que recordarme a mí misma que este era el superpoder de Gerard: el arte de la seducción y los juegos preliminares. Podía tocar el cuerpo de una mujer como un instrumento musical, haciéndola cantar.

—Sí. Sé que a veces necesitas una ayuda extra para que se te levante. —Las bromas eran nuestro modo habitual de comunicación, así que eso fue lo que hice. No quería que pensara que había comprado la prenda s*xy solo para él, aunque así fuera.

—¿Esto no es lo suficientemente alto para ti, nena?

—Hoy estás necesitada —dijo. 

—¿Y tú no?

Con un gruñido me levantó en el aire y me llevó a la cama. Me arrojó sin miramientos sobre ella, con los ojos ardiendo mientras se quitaba la camisa y se deshacía rápidamente de los pantalones, los zapatos y las medias, arrojando un condón sobre la cama.

—¿Vamos a grabar? —preguntó mientras se arrastraba sobre mi cuerpo. 

—¿El récord en total entre los dos o el récord para cada uno de nosotros? —Hasta ahora, el récord de orgasmos era de cinco; tres para mí y dos para él. 

Antes de conocer a Gerard, mi récord de orgasmos había sido uno o quizás uno y medio. Por eso era tan adictivo. Los orgasmos eran mi droga preferida, y Gerard era el único que podía darme la dosis que realmente quería y necesitaba. Quizás eso era lo que me inquietaba tanto. Algún día esto que había entre nosotros se acabaría y, entonces, ¿qué haría yo? No es que esto que había entre nosotros fuera a ir a ninguna parte. El amor verdadero era algo que se vendía en las novelas y en las comedias románticas. Excepto para mi hermana Katy y el hermano de Gerard, Ronny. Pero ellos eran diferentes. Ni Gerard  ni yo estábamos hechos para el «felices para siempre» como Katy y Ronny. Yo era demasiado estrafalaria, rara y franca, aunque estaba segura de que Gerard me describiría como obstinada. Y Gerard era claramente un hombre que no estaba interesado en tener una sola mujer. De hecho, parecía que su objetivo era tener el récord mundial de conquistas.

Tiró de los tirantes de mi sostén hacia abajo exponiendo mis pechos. Mis p*z*n*s, duros y doloridos, asomaron bajo el encaje de seda. Hizo un sonido de «Mmm» mientras se inclinaba y hacía de las suyas!

Sostenía cada uno en una mano, los amasaba y pellizcaba mientras su boca se deslizaba entre ellos y más abajo. Mis caderas se levantaron de la cama buscando más. Separé los muslos, dándole el espacio que sus anchos hombros necesitaban para maniobrar. Cuando se trataba de s*x*, algunos hombres sobresalían en un área y solo eran pasables en otras. Gerard sobresalía en todo lo que hacía. Me hacía ver las estrellas.

El anhelo brotó en mi corazón y en ese momento me di cuenta de dónde provenía mi malestar. Quería que el hecho de que volviera a mí significara algo. Quería que sus palabras, esas que decían que era adicto a mí, significaran que lo que había entre nosotros era algo más.

Me esforcé en alejar esos pensamientos. Acordamos una situación de amigos con derecho a roce. Tal vez, volvía para tener más s*x*, pero eso no significaba que yo le importara. Sería una idiota si me enamorase de él.

Su lengua lamió mis labios  y me arqueé sobre la cama mientras un dulce y tortuoso placer me recorría.

—Tienes el sabor más dulce. 

—Oh, Dios, Gerard... —Mis caderas se agitaron al ritmo sobre su cara.

—¿Te gusta eso? 

—Sí —dije, agarrando su cabeza y empujándola hacia mi...

—Eres tan dominante dijo divertido mientras volvía a centrarse en mi centro. 

—No. —Odiaba cuando se ponía así. El tipo tenía un ego del tamaño del Everest y, aun así, necesitaba que se lo subieran.

—Bien. —Creo que dijo, aunque no lo tenía muy claro porque, de repente, sus dedos me estaban cogiendo profundamente y su boca era traviesa.

Grité mientras me disparaba a la estratosfera. Mi cuerpo se agitó y convulsionó mientras el orgasmo rebotaba por todo mi cuerpo hasta que cada una de las terminaciones nerviosas de mi cuerpo se debilitó. 

Mi respiración por fin se ralentizaba. Levantó la cabeza y me dedicó su característica sonrisa s*xy. 

—Uno.

—Oh, Dios. —Mi cuerpo tuvo un espasmo, como si supiera que iba a haber más.

—Podría quedarme aquí y comerte toda la noche —dijo, dando ligeros besos de succión en el interior de mi muslo que, lo más seguro, dejarían una marca.

Una parte de mí deseaba que lo hiciera. Todo esto de hacerlo a escondidas significaba que no nos dormíamos ni nos despertábamos en los brazos del otro. 

Mi corazón volvió a llenarse de anhelos y ya no podía fingir que todo aquello no significaba nada. La aterradora verdad era que me estaba enamorando de Gerard Hush y eso significaba que, en algún momento, me iba a romper el corazón. 

Chapter 2 Dos Semanas Antes

Gerard Punto de Vista

Llegué a la oficina por la mañana decidido a avanzar en la nueva campaña publicitaria para el lanzamiento de nuestra expansión en Europa. La línea de sandalias que estábamos introduciendo allí no era realmente diferente de la que hacíamos aquí, pero Europa no era América, y sospechaba que necesitábamos hacer algunos cambios en la publicidad para atraer al mercado europeo. No es que hiciéramos nada descabellado ni extravagante. Había aspectos del marketing que funcionaban siempre, independientemente del lugar del mundo en el que estuviéramos. Y algo que había aprendido es que, si algo funcionaba, era mejor mantenerlo. En mi vida, había dos cosas que funcionaban; una, mi trabajo como director de marketing de Hush Incorporated, y dos, tener una vida privada variada y diversa. En otras palabras, estaba totalmente comprometido con mi trabajo, pero no me sentía comprometido con las mujeres.

Cuando me senté en mi escritorio, me fijé en un sobre con

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app