Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Forzada A Ser Su Novia. Destinada A Ser Su Pareja

  • 👁 4.6K
  • 9.9
  • 💬 309

Annotation

El destino puede ser algo extraño. En un momento eres la amada hija de un poderoso alfa, y al siguiente, no eres más que una herramienta utilizada para unir fuerzas con otra manada fuerte. Y si no estás de acuerdo con lo que se espera de ti, el que te está utilizando para su beneficio personal hará de tu vida un infierno y destruirá todo lo que es valioso para ti. Por eso, Denali Ozera se encuentra casada con el frío y despiadado Rosco Torres, alfa de la manada Colmillo de Cristal y enemigo no sólo de ella, sino de toda su familia. Pero por un extraño giro del destino, Rosco no es lo que los demás dicen que es, e incluso está dispuesto a ayudar a Denali a recuperar todo lo que estaba destinado a ser suyo. Juntos, Denali y Rosco idean un plan para destruir al padre de Denali, a su madrastra y a su hermana. Todo lo que Rosco pide a cambio es la mente, el cuerpo y el alma de Denali.

CAPÍTULO 1: EL DÍA QUE TODO CAMBIÓ

[POV de Denali] —Mamá—, gimoteo, aferrándome a la mano inerte de mi madre. —Por favor, no te vayas. No me dejes. Me corren las lágrimas por la cara mientras miro fijamente a mi madre, que yace inmóvil en la cama del hospital. Detrás de mí, oigo a mi padre hablando con los médicos sobre el reciente diagnóstico de mi madre, pero intento bloquearlos. —Te vas a poner bien. Durante años, mi madre ha estado enferma. Su enfermedad era tan constante que ésta era realmente la única forma en que yo la conocía. Desde que tengo memoria, entraba y salía del hospital, y cada año que pasaba, sus estancias se hacían más y más largas hasta que, finalmente, no pudo volver a casa. Habían pasado seis meses desde aquel día y, por mucho que lo intentaran los médicos, ella seguía empeorando hasta que se quedó como estaba ahora. Al final, se convirtió en una cáscara de la mujer que una vez fue, incluso cuando estaba enferma. —Por favor, diosa—, susurro, apretando con más fuerza su mano. —Por favor, no te lleves a mi mami. ¿Cómo podría continuar sin mi madre? No, no quiero. Ella era la que siempre estaba a mi lado, incluso cuando mi padre era demasiado duro conmigo. Como hija de un alfa, era importante que estuviera bien versada en todo lo relacionado con la manada y que fuera más fuerte que el resto, pero a pesar de mis mejores esfuerzos, no era capaz de seguir el ritmo de sus enseñanzas, y cuando me quedaba atrás, recibía duros castigos o a veces incluso me encerraba durante unos días para recapacitar sobre mis fallos. Cuando esto ocurría, mi madre siempre estaba a mi lado, convenciendo a mi padre de que dejara de hacer lo que estaba haciendo. Y aunque él fuera tan duro conmigo, siempre era tan gentil con ella. —Denali.— La voz de mi padre es uniforme mientras su mano viene a aferrarse a mi hombro. —Ya es hora. —¡No!— Gimo. —¡No podemos! Morirá. ¿Cómo puedes...? No llego a terminar mis palabras antes de que la mano de mi padre choque con mi mejilla y mi cabeza se ladee bruscamente. Con los ojos muy abiertos, me encuentro con su mirada furiosa mientras me fulmina con la mirada. —Cuida tus palabras, Denali—, me advierte, con los ojos brillantes de rabia. —Pero...— Empiezo, pero me detengo cuando una promesa brilla en sus ojos. —Sí, señor. Tragándome los argumentos que quieren venir, vuelvo la mirada hacia mi madre y descubro que el médico ya está trabajando para quitarle las máquinas que la mantienen con vida. Y una vez que se han ido, no me queda más remedio que verla desvanecerse lentamente. Fue a partir de ese día cuando mi vida empeoró. Poco después del fallecimiento de mi madre, mi padre trajo a casa a una mujer y a su hija. Y a pesar de esperar que ella llenara el vacío que mi madre dejó en mí, sólo recibí dolor y sufrimiento. Me convertí en esclava de ambas, y si no hacía las cosas a su gusto, me pegaban y me encerraban durante días. Cuando era libre, sólo servía para hacer las tareas y cocinar mientras mi madrastra y mi hermana se convertían en los diamantes de Luna Esmeralda, y al poco tiempo, cuando cumplí trece años, descubrí que aunque fuera hija de un alfa, mi lobo no era más que un omega.Después de eso, me convertí en una paria y fui considerada una desgracia. Mi padre me apartó y empezó a adorar a mi hermanastra porque su lobo era fuerte y algo de lo que estar orgulloso. Aunque fuera una hija bastarda, era la niña de oro y el futuro de nuestra manada. Sin embargo, cuando las cosas se volvieron insoportables y estaba segura de que ya no podía más, conocí a Alexander. Decir que fue mi salvación era quedarse corto. Me salvó, y si no hubiera sido por él, no creo que hubiera seguido adelante. El día que nos conocimos, decidí poner fin a todo porque no podía seguir adelante. Por eso encontré la cascada más alta de las afueras de la ciudad y subí hasta la cima. Tras fijar la mirada en el cielo, rogué a mi madre que me encontrara en el más allá, y luego salté. Cuando llegué al agua, mi cuerpo se sumergió y fui arrastrado bruscamente por rocas afiladas que me cortaron la piel y me hicieron jirones la ropa. Cuando empecé a desvanecerme en la oscuridad, fui arrastrado por la corriente mientras la vida se desvanecía lentamente de mi interior. No sabía que ese día no sólo no moriría, sino que me despertaría en una pequeña cabaña con una manta caliente envolviéndome y una mano cálida envolviéndome. ¿Quién iba a imaginar que su único acto de bondad se convertiría en algo especial que daría lugar a un vínculo tan fuerte que estaba segura de que no podría romperlo ni la mismísima diosa? Pero al igual que cambian las estaciones, las cosas buenas tienen que llegar a su fin. Alexander se convertiría en mi perdición y en el final de la poca felicidad que me quedaba. No sólo a él, sino incluso a mi familia. Mi dichosa felicidad se convertiría en mi espiral hacia la oscuridad. Una Oscuridad tan espesa que no sería capaz de averiguar cómo salir. Pero, de nuevo, tal vez no quisiera, y acabaría queriendo quedarme allí para toda la eternidad.

CAPÍTULO 2: TRAICIÓN

[POV de Denali] —¡Sí! ¡Más fuerte! Más fuerte. Los gemidos ahogados de mi hermanastra, Anastasia, provenían del otro lado de la pared. Los seguía el leve golpeteo del marco de su cama y resonaban a mi alrededor, impidiéndome conciliar el sueño. Por supuesto, en cuanto nuestros padres salían para una reunión de la manada, ella traía a un hombre a casa. Era lo normal para ella; con su atractivo y su popularidad, todo el mundo quería una parte, y ella se la daba encantada. No es que tuviera mala reputación en la manada, pero tampoco la tenía buena. Sin embargo, nuestros padres seguían considerándola la niña de oro, ya que lo registraba todo y lo guardaba como chantaje para mantener a todo el mundo callado. Gruñendo, me doy la vuelta y busco mis tapones para no tener que escuchar sus payasadas. Tenía planes para el día siguiente y necesitaba dormir todo lo que pudiera. —¿Te gusta duro? La vo

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app