Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Enamorada Del Lobo

  • 👁 774
  • 6.0
  • 💬 21

Annotation

Nunca pensé que las historias de fantasía fueran de verdad. Que vampiros y hombres lobos entre otras criaturas sobrenaturales existían de verdad y mucho menos que cayera presa del amor en este pueblo que ni siquiera era mi hogar. Mi nombre es Ever Russel y esta es la historia de como me enamore de un hombre lobo y de ser una chica normal pasé a formar parte de una hermosa manada donde establecí mi nuevo hogar.

Llegando al pueblo

Las luces estaban apagadas cuando Ever caminó hacia la puerta principal. La casa lucía igual que hace años cuando ella y su mamá visitaban a su prima Kat y al tío Franco. A su madre, siempre le gustó el ambiente de pueblo pequeño de Forks Washington, le encantaba crecer con su primo Franco, que era más como un hermano, y Boby Campbell, que vivía en la reserva de los indios Quileute en La Push Washington. Ella respiró hondo tratando de contener las lágrimas.

Extrañaba a su mamá, pero sabía que con los tratamientos de quimioterapia y radiación, viajar era un gran NO para ella. Se sintió culpable por dejar a su madre en California. Extrañaba su hogar. El sonido de las olas rompiendo cuando la marea llegó a la playa. Ese fue el mejor sonido del mundo, frunció el ceño al pensar en casa. Su pecho comenzó a oprimirse al pensar en su mamá y en su hogar.

Respiró hondo y llamó a la puerta. Sabía que su tío estaba en casa. Su patrulla policial estaba estacionada detrás de lo que supuso era la camioneta Chevy de su prima. Ella sonrió pensando que no había duda de que esta casa pertenecía al Jefe de Policía. Ella siempre pensó que era genial que su tío fuera el jefe.

Miró la camioneta una vez más mientras recordaba a Kat enviándole correos electrónicos sobre su 'nueva' camioneta y su novio... Daniel. Al menos pensó que ese era su nombre, pero no estaba muy segura, también estaba el mejor amigo de Kat, Mauro. Ella se preguntó si era mismo Mauro Campbell. Estaba muy enamorado de Kat cuando eran más jóvenes. Siempre fue un niño feliz con una gran sonrisa permanentemente plasmada en su rostro. La luz del porche se encendió, sacándola de sus pensamientos.

—¿Puedo ayudar...?— Franco parecía atónito. Parpadeó un par de veces antes de sonreír. Sólo duró unos segundos— ¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que llegabas el lunes— Abrió la puerta para dejarla entrar. Ella agarró su bolso y entró. Se dio cuenta de que su tío todavía tenía su bigote.

—Mamá te dio el día equivocado. Ha estado un poco fuera de lugar en sus días. Se refería al viernes, no al lunes. Tomé un taxi— Él la miró— Tío, tomo el autobús todo el tiempo. Es casi lo mismo— Él le frunció el ceño. Dejó caer su bolso junto al sofá de la sala de estar.

—No puedo creer lo mayor que te ves— dijo frotándose la nuca— Te pareces mucho a tu madre— Podía sentir que se le hacía un nudo en la garganta. Ella no merecía el dolor que estaba pasando, siempre estuvo tan llena de vida. No importaba que fuera sólo su prima. Él siempre pensó en ella como su hermana pequeña. El hecho de que ambos fueran hijos únicos los unió— ¿Cómo está tu mamá?— Podía ver la vacilación en sus ojos. No le desearía Cáncer ni a su peor enemigo.

—Umm...— Ella pasó de un pie al otro— Mamá está aguantando— Apartó el nudo que tenía en la garganta— Ella es dura— añadió aclarándose la garganta— Lamento que nos hayamos perdido la graduación de Kat— Se apartó el pelo de la cara— Mamá no estaba dispuesta a viajar y no quería dejarla tan pronto después de todo lo que pasó.

—Entiendo, Ever— asintió Franco con una mirada triste en su rostro.

Le indicó que tomara asiento. Ella miró alrededor de la habitación y sonrió. Se veía exactamente igual que hace cuatro años. El sofá y el sillón reclinable eran exactamente iguales. Incluso estaban en el mismo lugar, sonrió pensando en la última vez que estuvo aquí, donde celebraron su duodécimo cumpleaños. Su papá apareció para ayudar a celebrar.

Había fotografías de Kat a través de los años por toda la habitación. Había algunas de Kat, Mauro y ella cuando Kat tenía seis años y Mauro y ella tenían cuatro, sentados en el muelle mientras su tío y Boby el padre de Mauro, pescaban. También estaba uno de los tres cubierto de barro de pies a cabeza, Kat tenía cinco años y ellos tenían tres.

—¿Dónde está Kat?— preguntó tomando asiento.

Franco se movió incómodo.

—Ella está con su novio— respondió. Parecía que la palabra novio le dejaba mal sabor de boca— Debería estar en casa...— dejó de hablar cuando la puerta principal se abrió y escucharon voces.

—Solo digo— dijo una voz masculina. La voz le sonaba familiar.

Ambos se levantaron cuando Kat y un chico muy alto entraron a la sala de estar. Su piel oscura tenía un hermoso tono marrón. Su cabello negro era tan oscuro como la noche. Los ojos de Ever se conectaron con los del chico alto por sólo un momento, pero el oscuro charco de sus ojos era familiar y amigable. Su físico era agradable de ver mientras su camisa azul oscuro abrazaba cada músculo de su pecho y brazos. Los pantalones cortos de mezclilla recortados mostraban sus piernas musculosas. El hecho de que no estuviera usando zapatos no disuadió su presencia general. Ella rápidamente lo miró a los ojos.

—Mauro— dijo un poco insegura. El reconocimiento en sus ojos la hizo sonreír.

—Ever— dijo con una gran sonrisa tonta. Cruzó la habitación en dos pasos y la envolvió en un abrazo— Ha pasado una eternidad desde que te vi— se apartó y ellos se rieron. Seguía teniendo el mismo aspecto excepto por el crecimiento acelerado.

—Lo sé— respondió devolviéndole su enorme sonrisa— Eres enorme. Tengo que estirar el cuello hacia atrás sólo para verte

—Ese es Mauro, el gigante— añadió Kat con una risa. Ambas se miraron y sonrieron.

Kat lucía exactamente igual, cabello caoba con ojos color chocolate, todavía era tan pálida como siempre, realmente destacó al lado de Mauro quién la estaba mirando como si fuera la única chica en el mundo. Hmm, se preguntaba cómo se sentiría el novio al respecto o si siquiera se dio cuenta.

—Kat, te ves genial— dijo abrazándola— Lo siento por perdernos tu graduación, te he extrañado.

—Yo también— respondió ella antes de alejarse— ¿Pensé que vendrías la próxima semana?

—Mamá le dio al tío el día equivocado— respondió. Mauro suspiró.

—Sabías que ella vendría y no me lo dijiste— refunfuñó. Ever se rió de la expresión de Mauro.

—Quería sorprenderte— respondió Kat rápidamente con una sonrisa— Además, estoy bastante segura de que lo último que ella quería era otro pastel de barro en la cara

Ever se volvió y le frunció el ceño a Mauro.

—Así es. Me lo metiste en la cara y en la boca— exclamó golpeándolo en el brazo— Ay— gritó mirando su mano. Él se rió mientras ella le estrechaba la mano— Tu brazo es como un muro de hormigón— Todos se rieron excepto Franco, que los miraba con una mirada extraña— Oye, ¿qué pasó con tu mano, Kat? —cuestionó a su prima mientras levantaba su mano vendada.

Mauro revolvió el cabello de Ever antes de pararse junto a Kat. No pudo evitar notar cómo se acercaban el uno al otro. Era casi como un baile. Sus cuerpos se deslizaron a su propio ritmo.

—Eso fue mi culpa—admitió Mauro de mala gana. Se sentía mal porque ella había resultado lastimada, pero eso la obligó a enfrentar el hecho de que lo amaba o eso esperaba. Se sentaron en el sofá.

—Me imagino que fuiste tú— afirmó Ever con una sonrisa. Tomó asiento al lado de Kat y Franco se sentó en el sillón reclinable.

—¿Por cuánto tiempo estarás aquí?— Preguntó Mauro inclinándose hacia atrás y pasando su brazo alrededor del respaldo del sofá.

Kat lo miró. Algo pasó entre ellos pero Ever no estaba segura de qué era.

—Unos días, papá me llevará a Hawaii para mi cumpleaños la próxima semana.

Mauro dejó escapar un silbido bajo.

—Debe ser agradable— dijo sonriendo— Mi hermana vive en Hawaii con su marido

Demasiado perfecto

—Vaya, no sabía que Rebecca estaba casada. ¿Dónde está Angela? —Preguntó ella— ¿Cómo está tu papá?— Le encantaba escuchar la voz autoritaria de Boby cuando contaba historias.

—Ella está en la universidad, trabaja durante el verano y también toma clases. Papá está bien— Tenía una de las manos de Kat en la suya. Estaba jugando con sus dedos.

El teléfono sonó.

—Lo conseguiré— se ofreció Franco.

—¿Cómo está mi tía?— Kat preguntó en un tono suave. Ever podía oír la tristeza en su voz.

—Mamá está bien. Estaba más preocupada por mí, pensó que sería una buena idea que viniera aquí hasta que mi papá regresara de Japón— Mauro arqueó las cejas— Está en una sesión de fotos, esa es una de las razones por las que me llevará a Hawái para mi cumpleaños. Tiene otra sesión de fotos allí y decidió combinar negocios y placer

—Espera, tu cumpleaños fue en marzo— dijo Kat con una mirada confundida.

—Es cierto, tu cumpleaños es después del mío— Mauro se inclinó h

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app