Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

El Compañero Caliente Del Rey Alfa

  • 👁 620
  • 5.8
  • 💬 2

Annotation

"¡Nunca te aceptaré como mi Luna! ¡No eres más que una puta inútil!" En lugar de dejar que las palabras del Rey Alfa afecten a Fia, ella elige ignorarlas. Si él no la quiere, que así sea. Tiene cosas más importantes de las que preocuparse y cuidar. Ella no necesita más destrucción en su vida. Si es sólo otro dolor, ella lo aceptará. El Rey Alfa se acostó con ella, se la folló y la rechazó para duplicar el dolor. Todo el mundo ha utilizado a Fia y ella no quiere que nadie intente descubrir su verdadero yo. Es mejor que simplemente dejen su vida porque cualquiera puede herirte profundamente. Sin embargo, el Rey Alfa cambió de opinión y no la liberará, porque pensó que sería entretenido controlarla. Y tiene muchas maneras de lograrlo. Él la complacerá intensamente. Hazla gemir mientras satisface cada parte de ella. Él se asegurará de que ella anhele más mientras deja su huella dentro de ella.

Capítulo 1: Una pesadilla

FIA

Balanceo mis caderas, cierro los ojos con fuerza, abrazando la familiar oscuridad que me rodea. Es mejor que enfrentarme a los demonios que me esperan cuando abro los ojos. Tienen hambre de carne y sólo saben cómo tomarla y utilizarla. Sin embargo, después de años de la misma escena, me he quedado ciego y entumecido.

El aire frío roza mi piel, ofreciéndome un reconfortante consuelo, como si me dijera que no hay nada que temer. ¿Pero es eso realmente cierto?

En un mundo consumido por el miedo, donde la libertad es un sueño lejano, ¿cómo pueden escucharse los gritos de liberación de alguien? Toda criatura se ha vuelto sorda a las súplicas.

—¡Más!— gruñen y eso me hace sonreír. Es la misma actitud que todos poseemos, incapaces de resistir el impulso de más.

¿Por qué?

Porque dentro de cada uno de nosotros se esconde la codicia, y cualquiera puede ser egoísta si así lo decide. A veces, son las circunstancias las que nos obligan a seguir ese camino.

Cada uno tiene sus propios secretos que ocultar.

Todos poseen un poder oculto, pero también albergan dolor y miedo que mantienen ocultos a los demás. Sin embargo, hay momentos en los que debemos afrontar el hecho de que nosotros también podemos ser monstruos, criaturas que anhelan y desean implacablemente.

Anhelamos constantemente más, sin tener en cuenta el daño potencial que podamos causar o las personas que podamos pisotear en nuestra búsqueda.

Es una consecuencia de vivir en un mundo oscuro lleno de hostilidad y agresión, donde reina el deseo de control. Algunos pueden argumentar que es su vida y que tienen derecho a dictarla, pero ¿alguna vez te has preguntado si tus acciones son realmente correctas?

¿O quizás te has convencido de que es correcto porque alguien más plantó esa creencia en tu mente, satisfaciendo tus propios deseos? ¿Alguna vez has considerado si todavía eres genuinamente feliz?

¿O es porque crees que tu propia felicidad es más importante que la de los demás? ¿Crees que ser egoísta contigo mismo puede realmente aliviar esos dolores internos? Y por último, ¿alguna vez te has preguntado si ésta es realmente la vida que deseas?

¿Qué pasa si estás tan cegado por tus propios deseos que no te das cuenta de que has robado la felicidad de otros? ¿Qué pasa si estás tan sordo a los gritos de aquellos que han sufrido debido a las decisiones y el camino que has elegido?

Pero sobre todo, ¿qué pasa si esa misma decisión tuya borra y destruye la esencia de tu personalidad y cordura?

Hay innumerables razones, pero todo se reduce al hecho de que todo el mundo es egoísta. Algunas personas se dejan llevar por el deseo de aceptación, amor y felicidad por sí mismos. Quieren tanto ser amados y aceptados que están dispuestos a hacer cualquier cosa, incluso si eso significa ser egoístas con los demás, solo para hacerles ver su importancia.

Por otro lado, algunas personas consideran que la felicidad y la libertad son la razón de la alegría de los demás. Es una elección personal si esto se considera egoísta, ya que están sacrificando su propia felicidad por el bien de los demás.

Tenemos el poder de moldear nuestro propio destino, pero a veces, como humanos, no logramos tomar las decisiones correctas que nos llevarían a un lugar donde podamos decir con orgullo: —Lo logré; ahora soy libre y feliz—.

—Oye, ¿puedes mostrarnos más?— El comentario de un hombre me hizo estallar en carcajadas, así que con confianza bajé la pequeña tela que cubría mi blusa sin dudarlo ni preocuparme.

Ni siquiera siento una pizca de vergüenza porque me siento tan liberada como si estuviera flotando en el aire.

Cuando mi piel desnuda quedó expuesta a ellos, estallaron de emoción. Podía sentir el suave toque del aire en mi pecho, provocando escalofríos por mi columna.

—¡Acércate y déjame probar!— Alguien volvió a gritar, pero esta vez con un tono autoritario. Abrí los ojos y vi cientos de ojos fijos en mí como si fuera su presa, lista para jugar con ella. No pude evitar sonreír ante la oscuridad en sus ojos, brillando de deseo.

Hombres.

Suelen ser egoístas, priorizando su propia felicidad sobre la de los demás.

Pero las mujeres son egoístas por no amarse a sí mismas, por no darse cuenta de su valor y de merecer respeto y amor.

—Oh, ven aquí, p*t*. Te pagaré sólo para que me hagas sentir y saborearte—. Quería poner los ojos en blanco, pero no pude. Estaba demasiado entumecido para sentir algo.

Extendí la mano hacia mi futuro, acariciándolos a ambos mientras movía mis caderas y me acercaba a la multitud.

La música cambió de ritmo, adquiriendo un tono más seductor que me hizo morderme el labio con anticipación.

Con deliberada lentitud, me arrodillé y agarré mi largo cabello con la mano derecha, exponiendo más mi cuello y mi pecho. Mis dedos recorrieron mi piel, que brillaba con una ligera capa de sudor.

—¡Oh, q** t* j*d*n, perra!— un hombre gimió de agonía. Pero no presté atención a sus palabras, ya que parecía que había perdido todo control sobre mí mismo.

Soltando mi cabello, miré hacia arriba, permitiendo que la luz roja bañara mi cara. Podía sentir la tensión de la mascarilla contra mi piel, intensificando la sensación. Era como si la máscara hubiera transformado mi personalidad.

Me estaba convirtiendo en un individuo liberado, libre para encarnar la fantasía de alguien, liberado de las cadenas de la servidumbre. Esta vez, fueron ellos los esclavizados.

Les hice añorarme. Les hice soñar con estar conmigo, aunque fuera por un momento fugaz, porque sabía que llegaría el momento en que quedarían atrapados en mi propio sueño.

Una pesadilla.

Apreté los dientes, incapaz de resistir el impulso de afilarme las uñas hasta un punto mortal. El dolor me atravesó el cuello, pero en lugar de miedo o preocupación, sentí una oleada de tensión. Era como si estos monstruos, disfrazados de humanos, se sintieran atraídos por el olor de la sangre, siendo evidente su obsesión por la violencia.

La sangre era su elemento vital y su preferencia por la brutalidad era evidente.

Pero yo no era diferente de ellos, un lobo con piel de oveja. Fue simplemente desalentador que en lugar de sentirme fuerte, me sintiera débil. Alguien me había convertido en un peón sumiso, destinado a vivir así para siempre.

Mientras mi herida sanaba lentamente, me encontré bailando ante ellos, completamente expuesta. No tenía cobertura, sólo la máscara que llevaba.

Separé las piernas y me recosté apoyándome en las manos.

Me desnudé ante ellos, sintiendo sus miradas en mis partes más íntimas. Gruñeron y gruñeron, su deseo de agarrarme era evidente. Sin embargo, aun así lograron contenerse, sabiendo que el espectác*l* aún no había terminado. Era una de las reglas: primero tenían que mirar y asentir.

Dejé escapar una risita, sabiendo que todo era parte de mi acto. Después de todo, la seducción era la clave. Mientras me levantaba, me pasé la mano por el estómago, pero de repente sentí como si me hubieran vertido agua hirviendo.

Una ola de sensaciones desconocidas me invadió y me hizo tragar saliva. Era como si algo se estuviera moviendo dentro de mí, mi lobo arañando el fondo de mi mente, tratando de comunicarme. Hice una pausa, sorprendida al ver que los demás a mi alrededor estaban igual de atónitos. Algunos incluso inclinaron la cabeza como si se escondieran.

—¡Sigue adelante!— alguien gritó, animándome a seguir. Fue entonces cuando me di cuenta de que me había detenido momentáneamente.

¿Qué estaba pasando por mi mente?

¿Y por qué sentí esta extraña atracción magnética hacia un lugar desconocido? Había una energía que me llamaba, pero no podía entender qué o quién era.

Capítulo 2: Compañero

FIA

Sacudí la cabeza, tratando de resistir el impulso de volverme hacia la fuente de la voz. Pero por mucho que lo intenté, no pude luchar contra ello. Cerré los ojos nuevamente, decidida a terminar lo que comencé. Necesitaba concentrarme y nadie debería distraerme.

Cuando sentí una mirada ardiente en mi piel, no pude evitar morderse los labios. Esta vez fue diferente, más intenso. No podía ignorar el fuego que parecía arder dentro de mí.

¿Que estaba pasando?

Mi propio cuerpo me traicionó y casi jadeé de sorpresa. Sentí como si la cálida mano de otra persona me estuviera sosteniendo, haciéndome desear algo que no podía expresar con palabras.

Todo el lugar quedó en silencio como si hubiera pasado una presencia terrible. Ya ni siquiera podía oír un solo grito. ¿Pero por qué?

Mis dedos empezaron a picarme como si estuvieran desesperados por hacer algo. Pero por más que lo intenté, no pude cumplir ese deseo.

Solía pensar que no

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app