Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

La Tentación Del Alfa

  • 👁 12.6K
  • 9.7
  • 💬 1.1K

Annotation

—Estoy unida a ti, Asher—, susurré, esperando su aceptación. —No, estás casada contigo misma porque nunca podré estar con alguien como tú—, respondió Asher fríamente. —Yo, Asher, te rechazo como mi pareja—. La confusión y la angustia me consumieron mientras lo miraba fijamente, con la voz temblorosa. —¿Por qué me dices todo esto? —Porque, Lenora, no puedo ser tu pareja. Me arrepiento de haber aceptado ser tu novio en primer lugar; fue simplemente por lástima—, declaró, carente de emoción. Se me llenaron los ojos de lágrimas cuando sus palabras me atravesaron. —Nunca te he querido, Lenora. Pensé que te harías más fuerte, pero sigues siendo la loba más débil que he conocido, incluso a los diecisiete años. Lenora Hunter, marcada como la loba más débil de la manada de Serene, nunca había dejado que eso la definiera hasta que se enfrentó al rechazo de Asher, su única esperanza. Mientras tanto, la presencia de Alaric, el Nuevo Alfa, infundía miedo en los corazones de los lobos de todas partes. Era una figura temible y escurridiza, conocida pero rara vez vista. La llegada de Alaric a la manada Serene, con intenciones desconocidas, no hizo más que aumentar la confusión. ¿Sobreviviría Lenora, la loba más débil, a las garras de este feroz depredador? ¿Podría ella ser una excepción a sus malévolos métodos?

CAPÍTULO 1

—¿Estás bien?— La voz de Ariel me interrumpió mientras yo asentía rápidamente con la cabeza. Me había perdido en mis pensamientos y ni siquiera me había dado cuenta de que ya había llegado a la escuela. Hoy es mi cumpleaños y el día en que conocería a mi pareja pero me sentía nerviosa por ello.

—Estás pensando en Asher, ¿verdad? —Preguntó con una ceja arqueada mientras sus ojos grises miraban profundamente en mi alma. La mayoría de las veces me divierte lo rápido que puede leer mis emociones, pero después de todo es mi amiga más antigua y también la hermana de Asher, que resulta ser mi novio.

—Tal vez—, respondí en voz baja.

—Hoy es tu día y no voy a dejar que un tipo cualquiera te lo arruine, si resulta ser tu pareja que así sea y si no, entonces eres una chica afortunada— agitó los brazos de una manera dramática.

Realmente no podía dejar de lado el hecho de que ella odiaba a Asher a pesar de que era su hermano biológico, pero ella dice que es un idiota. Se enfadó en cuanto se enteró de que le quería y casi me mata cuando se enteró de que le confesé mis sentimientos y le propuse una relación. Supongo que el amor puede joderme de verdad a veces.

—Te das cuenta de que es tu hermano, ¿verdad? —bromeé con una sonrisa burlona.

—Por desgracia, la diosa de la luna no estaba siendo justa— hizo un puchero y no pude evitar dejar escapar una sonrisa mientras ambos salíamos del aula hacia la cafetería.

—Te dejo con ello, la verdad es que no quiero estar cerca cuando resulta que es tu pareja y hacéis todas esas cosas asquerosas así que quedamos hoy después de clase y te llevaré a un convite ya que es tu cumpleaños— me dio un pequeño puñetazo en la espalda antes de caminar en dirección contraria mientras movía su pequeño trasero en un intento de hacerme reír.

Mientras caminaba hacia la cafetería, diferentes pensamientos seguían rondando por mi cabeza y no podía evitar que una pequeña sonrisa se abriera paso en mis labios al pensar en lo feliz que estaría conmigo. Lo único que podría preocuparme es ser la futura Luna si nos apareáramos. Diablos, ni siquiera podría enfrentarme a mi clase, por no hablar de hablar con toda la manada.

Mi corazón seguía acelerado mientras más me acercaba a la cafetería y comencé a percibir un olor realmente fuerte, mi lobo interior comenzó a ronronear y a saltar de felicidad y en poco tiempo mis sentidos se intensificaron y mis pensamientos se nublaron, lo único que podía pensar era en conocer ya a esa persona.

Entré a la habitación para encontrarme con Asher sentado en su escritorio de siempre, el olor se hacía más fuerte mientras más me acercaba a él y este día no podía ser mejor para mí al descubrir que mi compañero es en realidad mi novio.

—¡Asher!— Chillé emocionada mientras lo rodeaba con mis brazos pero él no respondió como solía hacerlo ni me devolvió el abrazo. Me separé lentamente del abrazo en un intento de averiguar qué pasaba.

—¡Asher, es mi cumpleaños!— Sonreí mientras miraba profundamente sus ojos grises oscuros, parecidos a los de Ariel.

—¡Lo sé, feliz cumpleaños!— Respondió fríamente y supe que algo iba mal. Retrocedí unos pasos porque no quería verme afectada por su actitud. Quizás se alegrara cuando supiera que me había apareado con él.

—Tengo buenas noticias—, dije con entusiasmo, pero aún no había ninguna emoción en su rostro mientras me miraba con expresión inexpresiva.

—Dejémoslo para más tarde— dijo abruptamente y empujó la bandeja de comida sobre sus pupitres mientras se levantaba de su asiento.

—¡Asher!— Grité su nombre porque me estaba poniendo ansiosa, al menos merecía saber cuál era la causa de su repentino comportamiento el día de mi cumpleaños. Gritar su nombre funcionó porque se paró en seco mientras se metía las manos en el bolsillo sacando a relucir su figura varonil que aún no me sacaba de la cabeza.

Me acerqué a él y lo rodeé para encontrarme con su cara, sus mandíbulas cinceladas estaban apretadas y había disgusto claramente escrito en toda su cara.

—Estás actuando raro, Asher— me quejé pero él inmediatamente se burló.

—Quizás eres tú el que piensa raro— respondió con una sonrisa burlona y sentí que se me partía el corazón. Nunca me había hablado así, ¿por qué ahora?

—Estoy casada contigo, Asher.

—No, estás casada contigo misma porque yo nunca podré estar con alguien como tú, yo, Asher, por la presente te rechazo como mi pareja— dijo con falta de emoción.

Pude sentir la dolorosa punzada en mi pecho en el momento en que dijo esas palabras y no solo yo estaba herida sino que mi lobo estaba herido y traumatizado. Nunca había pensado que sería rechazada fácilmente por alguien a quien pasé dos años enteros amando. Su voz sonó fuerte y otros estudiantes se sintieron atraídos por nuestra discusión mientras que la mayoría de ellos ya empezaron a reírse de mí.

—¿Por qué me dices todo esto?— Se me quebró la voz mientras le miraba consternada.

—Porque está claro que no puedo ser tu pareja Lenora, al principio me arrepentí de haber aceptado ser tu novio porque sentía que necesitaba compadecerme de ti—.

—Nunca te he querido Lenora, pensé que serías más fuerte ya que solo tenías quince años pero ahora tienes diecisiete y sigues siendo la loba más débil con la que me he cruzado. Eres literalmente la peor loba del instituto Serene, eres la más débil ¿y crees que alguna vez te querré como compañera? Ahora que lo pienso, yo seré el próximo Alfa y necesito a una Luna fuerte no a una débil como tú— dijo escandalosamente y en ese momento no pude comprender lo que estaba pasando porque estaba sucediendo demasiado rápido.

—Lo siento— me disculpé mientras parpadeaba rápidamente en un intento de detener las lágrimas. Una parte de mí deseaba que lo llamara una broma y me abrazara fuerte, pero mis esperanzas se hicieron añicos en el momento en que pasó a mi lado. No pude evitar que las lágrimas siguieran cayendo mientras salía corriendo de la cafetería con montones de alumnos burlándose y riéndose de mí.

Tenía un mal presentimiento sobre este día y mis instintos estaban en lo cierto porque es el peor cumpleaños de mi vida. Que le den al hecho de que vengo de una parte importante de la manada donde conseguimos conocer a nuestros compañeros un año antes, quizás si cumpliera dieciocho no estaría tan dolida.

Quería correr a casa, pero no podía porque eso iría en contra de las reglas y podría ser severamente castigada por la ama de lobos de la escuela, así que corrí a la biblioteca en su lugar, porque nadie en esta escuela utiliza nunca la biblioteca.

No podía culparlo por todo lo que dijo porque, después de todo, yo era realmente un debilucho, mi familia me trataba como a un paria y favorecía más a mi hermana porque ella era más dura y más fuerte mientras que yo sólo era esa estúpida chica que va por ahí confesando su amor a la gente. Nunca quise esta vida para mí pero desafortunadamente así fue como la diosa de la luna me creó y ahora desearía no existir.

—¿Qué demonios ha pasado?— La puerta de la biblioteca se abrió de golpe cuando una chica alta y enfadada entró corriendo en la biblioteca con una mirada feroz. Inmediatamente me sequé las lágrimas de los ojos porque lo último que querría ahora mismo es otro drama entre ella y su hermano.

—¡¿Te ha rechazado e insultado?!— Gritó y pude ver como sus ojos cambiaban de color. Ella estaba realmente molesta por eso y me alegré de que se preocupara por mí, pero su cambio a su forma de lobo para la guerra no resolvería ningún problema.

—Está bien Ariel, relájate— intenté fingir una sonrisa para asegurarle que estaba bien pero ella no se lo creía, yo tampoco me lo creería si fuera la elegida.

—¡No me digas que me calme, joder, porque a ese cabrón hay que darle una lección!—. Rugió mientras volteaba la mesa a su lado haciendo que me sobresaltara. Podía ser realmente agresiva cuando se enfadaba.

—Me parece bien Ariel, espabila. Es asunto mío, no tuyo, así que déjalo ya— le grité y casi me arrepentí de haber gritado, pero no estaba en mi estado de ánimo adecuado después de haber sido rechazado, estaba empezando a transferir la agresión a ella. Quién diría que un rechazo podía doler tanto.

—¡Claro, de todas formas es tu mierda con la que tienes que lidiar!—. Salió furiosa de la biblioteca y yo enterré la cabeza en el escritorio. Genial, hoy me han rechazado y he conseguido enfadar a mi mejor amiga, aunque lo único que hacía era preocuparse por mí.

Esperé pacientemente a que terminara la jornada escolar mientras lloraba desconsoladamente en la biblioteca. Por fin sonó el timbre y cargué mi mochila para irme a mi casa, sin importarme si mis ojos estaban hinchados como si hubiera recibido un golpe en ellos. No me sentiría mejor en mi casa porque mi madre definitivamente me culparía por haber sido rechazada pero simplemente tenía que dejar esta escuela inmediatamente.

Todo el mundo en el pasillo estaba hablando de cómo Asher me rechazó y habría sido mejor si no me estuvieran señalando o riéndose de mí justo delante de mí. Conseguí salir del edificio pero mis ojos no pudieron evitar fijarse en la horrible imagen que tenía delante.

Mi hermana, Tala y Asher se estaban besando justo delante de mí, la imagen de la lengua de ella metiéndose en la boca de él me destrozó, pero el hecho de que mi hermana se diera cuenta de que la estaba mirando y procediera a profundizar el beso con una sonrisa burlona me destrozó el corazón. Sabía que me odiaba pero nunca había imaginado que ella sería la razón por la que Asher me rechazaría.

Literalmente, no tenía adónde ir porque el último lugar en el que querría estar era en la misma casa que ella y mis padres, que no me apoyaban. Hubiera querido disculparme con Ariel y quedarme a dormir en su casa, pero entonces Asher vivía en el mismo lugar con ella. Supongo que mi única opción es dormir en el albergue de pícaros.

El albergue de pícaros no era el mejor lugar para una estudiante, pero fui allí sin importarme el daño que pudiera hacerme. Por suerte, no pasó nada y pronto me encontré tumbada en la cama mientras los rayos del sol me iluminaban.

Los pensamientos de volver a la escuela me debilitaban porque no estaba segura de si quería volver allí o estar cerca de Asher o Tala. Los pícaros seguramente iban a ir a la escuela según la nueva regla y nadie debía quedarse atrás en el albergue.

Cargué con mi mochila mientras salía de la habitación del albergue sin preocuparme por ducharme o arreglarme el pelo desordenado. Podía sentir algunos ojos mirándome fijamente y probablemente riéndose, pero no podía preocuparme más por ellos. Mi vida ya estaba técnicamente arruinada.

—¡Reúnanse!— Ordenó la voz ronca de un hombre y supuse que debía de ser el amo del lugar. En un santiamén todos se alinearon ordenadamente, bueno todos menos yo porque no sentí la necesidad de alinearme con los pícaros.

Sus ojos se posaron en mí y una mirada desdeñosa apareció en su rostro, —¿quién demonios te crees que eres para ignorar mis órdenes?— rugió mientras se acercaba a mí con un látigo en las manos. Mi corazón empezó a acelerarse de verdad cuanto más cerca parecía estar porque no sólo su voz estaba llena de amenazas sino que su cara era espantosa con la larga cicatriz que le atravesaba los dos extremos de la cara.

Intenté decir algo pero mi boca no cooperaba, yo no era un pícaro y mis padres eran realmente populares en la manada porque éramos cazadores naturales pero entonces no podía culparlo por no saber quién era yo porque siempre me han escondido como si no fuera un niño.

Hizo girar el látigo muy grueso en sus manos y cerré los ojos con fuerza cuando el látigo estaba a punto de caer sobre mi piel, pero después de unos segundos no pasó nada y no sentí ningún dolor en mi piel.

Abrí los ojos y vi una mano que sujetaba el látigo, levanté la cabeza para mirar a la figura alta que sujetaba el látigo, pero no pude verle la cara porque la llevaba cubierta con una capucha y un pañuelo alrededor de la nariz.

—¡Quién demonios te crees que eres!—. El maestro se estaba molestando mientras sus ojos cambiaban de color inmediatamente, se notaba que estaba dispuesto a pelear.

Sin decir ninguna palabra el chico que me salvó soltó sus manos del látigo y caminó de regreso a donde estaba alineado. Miré la cara del Maestro y me quedé atónito porque después de que el chico soltara las manos del látigo se asustó muchísimo y fue realmente fácil olfatear su miedo. ¿Quién podía ser?

CAPÍTULO 2

Todos entraron pronto en el largo autobús de línea que nos iba a llevar al colegio. Encontré el único asiento libre en la parte delantera del autobús, así que me senté allí.

Intenté buscar al chico por todo el autobús y mostrarle mi gratitud, pero estaba en el otro extremo. No había forma de que yo fuera capaz de pasar por delante de todos esos pícaros hasta el final del autobús, era demasiado tímida para eso.

No me había dado cuenta de que le estaba mirando hasta que su cara se cruzó con la mía y me acomodé avergonzada. Algo en sus ojos era raro y extraño, pero decidí alejar esos pensamientos. Probablemente le daría las gracias cuando terminara el largo viaje de vuelta al instituto.

Después de lo que pareció una eternidad, finalmente llegamos a la escuela con dos guardias lobo fuertemente cargados esperando fuera del autobús y examinando a cada pícaro antes de que bajaran del autobús.

—¿Lenora?— Llamó la voz de un guardia e inmediatamente lo reconocí. Solía

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app