Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Loca por mi padrastro

  • 👁 1.4K
  • 9.0
  • 💬 38

Annotation

Adriana era una joven con una personalidad única, que desde siempre había sentido una atracción incontrolable hacia Dante, a pesar de los constantes rechazos hacia ella por parte de él. Ahora, se encontraba en una encrucijada donde sentía que era hora de tomar lo que creía que le pertenecía por derecho y poco le importaba el vínculo que la unía a Dante... Pues Dante...Dante era su padrastro. Y ella estaba loca por él... "UNA NOVELA DE HIJASTRA Y PADRASTRO DIFERENTE A TODAS, CON UNA PROTAGONISTA QUE ES MÁS TÓXICA QUE CHERNÓBIL". ESTA HISTORIA CONTIENE ESCENAS DE SEXO EXPLÍCITO Y ALGUNAS IMPLICANCIAS QUE PUEDEN HERIR LA SUSCEPTIBILIDAD DEL LECTOR. SI UD. ES ALGUIEN SENSIBLE LE SUGIERO EVITARSE EL MAL RATO. SI UD. ES ALGUIEN A QUIÉN LE GUSTA EL GÉNERO ERÓTICO Y EXPLORAR NUEVOS HORIZONTES, LE PROMETO NO SE ARREPENTIRÁ.

Chapter 1

— Eres una niña fea y grasosa— Nadie te quiereeee— Adriana la taradaaaaLos niños podían ser muy crueles, aunque estos tenían unos doce años...estaban más cerca de la adolescencia que de la niñez.Igual Adriana estaba acostumbrada. Toda su vida fue así. Sin amigos y sufriendo bullying de manera permanente. Con un suspiro se levantó y también con dificultad ya que le dolían las posaderas del golpe que se había dado. Se sacudió el polvo del cuerpo y acomodó su ropa.Tomó su mochila del piso, se levantó y se la colgó de su hombro con hastío.También tomó los lentes que afortunadamente no se habían vuelto a romper. Provisionalmente los estaba usando con cinta hasta poder tener unos nuevos porque si tenía que hacer un par nuevo otra vez su madre la mataría.Volvió a su casa pateando piedras por el camino y refunfuñando. Siempre había sido víctima de esos pequeños bastardos, ya que era pequeña y muy delgada para su edad...y aparte leía mucho. Lo cuál la hacía el bicho raro de la clase. Y siempre había sido igual desde que tenía memoria.Cuando era más pequeña leía Julio Verne, Mark Twain. Y a medida que se hizo más grande no había límites para su mente, desde los clásicos, pasando por Shakespeare y hacía poco había descubierto al Marqués de Sade. Aunque claro, también llevaba en un pedacito de su corazón a Janet Austen.Su madre seguro ya estaría en casa, pues en el restaurante en el que trabajaba solo cubría el turno del mediodía. En realidad no necesitaban el dinero, sus padres eran muy jóvenes cuando se casaron pero León -su padre- se había metido en el ejército, trabajaba en ese momento como soldado para la OTAN y ganaba buen dinero.Cuando se acercaba más a su casa vio un Jeep militar y fue corriendo ¿ Su padre ya estaba allí??? Su corazón se aceleró de la emoción. Y sus palmas empezaron a sudar.Abrió la puerta de la casa de par en par y en la pequeña sala estaban tomando algo su padre, su madre y otro hombre que no había visto jamás en su existencia, también era militar por lo que podía ver ella.— ¡Adriana, mí niña! — Dijo León con emoción y abrió los brazos, ella soltó su mochila y fue corriendo para ser envuelta en un abrazo, y levantada por los aires por su padre.Adriana en ese momento llegaba a duras penas al metro 40 y pesaba poco más de treinta kilos, pero bueno, era una niña delgadita y toda la vida había Sido así... era su naturaleza.Ella comía, su madre siempre le hacía pastas y preparaba platos que la obligaba a comer hasta reventar, pero parecía ser que el metabolismo de Adriana no lo asimilaba. Así que parecía un pequeño tero de patas delgadas.— Yo preparo comida, ella come le juro doctor...— le decía su madre a su pediatra en la consulta, apesadumbrada.— No se haga problema Catalina, le creo. Mire ¿,ve? — dijo el médico y señaló —. las analíticas de Adriana están bien, solo es así, de contextura pequeña y delgada... Quizá cuando madure sea un poco más alta y con un poco más de mmm...carne en los huesos — agregó el médico mirándola compasivo.Otras niñas de su colegio ya eran señoritas, tenían vello púbico y les había crecido el pecho, pero ella seguía siendo plana como una tabla, para su tormento...Finalmente su padre la bajó.— Ven Adriana, quiero presentarte a mí colega y amigo Dante — le dijo y señaló a un hombre sentado.Ella se acercó y lo observó a través de sus lentes con curiosidad.Nunca había visto un hombre tan atractivo en su vida y la joven Adriana se quedó sin aliento. Él tenía el cabello y los ojos oscuros, pero lo rodeaba un aura de masculinidad y hombría cómo ella no había visto nunca en su vida. Le hacía recordar a los soldados romanos sobre los que había leído en sus libros Ella se acercó con timidez y le dió un beso en su mejilla. Su aroma masculino inundaba su fosas nasales y por primera vez en su vida entendió de que hablaban los libros, cuando se referían a excitación femenina pues sintió como si se hubiera m**d* encima. Sus pequeñas bragas se habían mojado.El tal Dante, parecía completamente ajeno al impacto producido en la jovencita por supuesto.— Dante es un amigo, se quedará un par de días...— le aclaró rápidamente su padre.Esos días fueron extraños en la vida de Adriana, pero lo más extraño ocurrió al segundo día cuando entró rápidamente al baño sin darse cuenta de que Dante se acababa de duchar y estaba ahí, mojado y desnudo...*p*n*s si ella le dió tiempo de cubrirse con una toalla.— Pe... perdón — solo pudo pronunciar ella mientras bebía cada imagen de ese pecho musculoso y bronceado aparte había llegado a verlo antes de que se cubriera sus partes con la toalla.— Disculpa tú, debería haber avisado que estaba bañándome...— dijo él notablemente cohibido.Adriana había visto chicos desnudos en el lago, pero nada la preparó para el impacto en su inmadura psiquis de la desnudez de Dante. Su boca se secó y su vagina se humedeció más que la primera vez que lo había visto.Esa noche se tocó la vagina pensando en él y así por primera vez en su vida supo lo que era tener un orgasmo y llegar a la cúspide del placer...

Chapter 2

Un día estaban esperando que su padre volviera de una misión, en cambio recibieron un puto cajón...Su madre entró de luto, fue un mar de lágrimas durante días.Hubo que tolerar la procesión de personas en el pueblo a las afueras de Roma dónde vivía y ella...Adriana estaba impactada era decir poco. Ella amaba con pasión a su padre, era su héroe y también el sostén de esa familia.No sabía que iba a ser de ellas y eso la aterrorizaba...Pero hay una frase que dice que no le preguntes al cielo que puede ser peor que esto, o algo así...Y eso le pasó a ella. Y a su familia.Cuando vió llegar a Dante a dar sus condolencias primero se emocionó. Por no decir que mojó sus bragas. Cada vez que lo veía se tenía que ir al baño a masturbar. No le pasaba con nadie, de hecho ningún chico de su edad le gustaba.Después lo empezó a ver más seguido por su casa, lo cual por un lado la llenaba de alegría pero por el otro le empezó a parecer un poco extraño y confuso .Hasta

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app