Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

El secreto que la nerd esconde

  • Genre: Romance
  • Author: Stormy
  • Chapters: 13
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 18+
  • 👁 168
  • 5.0
  • 💬 2

Annotation

La vida a veces juega contigo, ¿cuántos golpes puedes resistir? La vida de Cristina Miller no es sencilla, mucho menos sacada de un cuento de hadas, su vida es cruda, real, cargada con responsabilidades, de etiquetas, nadie puede imaginar que esconde la nerd detras de sus lentes y su holgada ropa. Su vida está llena de secretos y mentiras que solo pueden crecer, un gran árbol que no deja de extender sus raíces. Eric Brown, mariscal estrella de fútbol americano, protagonista de muchos sueños húmedos, su vida aparenta ser perfecta, una hermosa y tierna prometida, sus amigos, amado por todo el insituto, y su familia, su vida fue planeada hace mucho tiempo, no opina, es feliz o eso creia hasta que empezó a conocerla y la realidad que creía ideal se desmorona sin control. Cristina Miller tiene claro que Eric Brown significa problemas, ser el foco de atención es lo último que ella necesita. Eric Brown considera que la última chica de la que quiere estar cerca es de alguien como ella, pero ¿por qué? cada vez que se acerca a ella nota que todo lo que sabía sobre Cristina Miller parecía estar mal, y ella no esta interesada en que su malentendido sea aclarado, ¿Cuál es el secreto que la nerd esconde?

Prefacio

Últimamente me había convencido de que la decisión que había tomado era la correcta, que esa era mi única salida. Emplear a una adolescente de 15 años no suena muy confiable, ni parece una buena decisión, pero gracias a los viejos conocidos de Sara, logré conseguir mi primera entrevista de trabajo, un trabajo muy relacionado con el arte. Me gusta soñar así, engañar a mi conciencia.

Las esculturas de dioses griegos y romanos no solían ser muy conservadoras, pero se consideran atractivos, tesoros que nos ha dejado la historia. Pero si tu trabajo consiste únicamente en conservar tu ropa interior, puedes sentirte avergonzada por el resto de tu vida, incluso si conservas más ropa que esos brillantes tesoros de la humanidad.

Agarro mis manos con fuerza, balanceando mi cuerpo con gracia y provocación, tratando de ignorar las miradas cargadas de lascivia, ignorando los pensamientos que me susurran lo sucia que estoy.

Mi cuerpo se desliza por el poste, los silbidos resuenan en la habitación, la apariencia que creía poco atractiva es valorada y despierta los más oscuros deseos en el s*x* opuesto.

El alcohol mantiene mi cuerpo caliente, me impulsa a continuar, a no detenerme, la vergüenza se esfumó junto con mi dignidad hace tiempo. No había tiempo para ello si de ti depende el futuro de tu familia, y no quieres acabar en la calle o en mi caso, en un orfanato. A los 15 años no fue fácil encontrar este trabajo que evita que el mundo que intentas sostener te aplaste.

Me paré en medio del escenario, eché la cabeza hacia atrás, mi cuerpo era flexible, formé hermosas figuras que aprendí en las clases de ballet hace unos años, preparándome para la gran final.

La música se detiene, la ovación es grande, como la necesidad de estos chicos de que termine en su cama y me abra de piernas sin ningún tipo de vergüenza, pero eso no es algo que vaya a suceder. Me bajo del escenario, finalmente ha terminado.

"Buen trabajo, Tigresa", me felicita Damaris, y niego con la cabeza juguetonamente. "Tu uniforme está debajo de la barra".

"¿Hay alguna diferencia con lo que estoy usando?" Pregunto irónicamente, yo misma sé la respuesta.

"El sostén tiene el logo del bar", responde encogiéndose de hombros.

"Oh", simplemente respondo.

La cosecha de Damaris esta noche debe ser prometedora; su sonrisa no es algo que se vea todos los días.

"Deja de ser perezosa y muévete", dice ella.

¿Perezosa? Recién me las arreglé para recuperar el aliento.

"¿Tengo una alternativa?" Pregunto resignada. La noche aún es demasiado joven y mi turno acaba de comenzar.

"No a menos que quieras aguantar regaños o perder tu trabajo", afirma, terminando con la bandeja. "Esta noche será horrible".

"Como todas los demás", estoy de acuerdo con sus palabras.

"Si sabes eso, muévete, Alexa, y trabaja", dice Damaris enojada. Los buenos tiempos no duran mucho y puedo entender sus cambios drásticos de humor.

Me doy la vuelta para dirigirme al bar, Alexa es mi nombre de trabajo, como el de ella, Damaris. Todavía recuerdo la respuesta que recibí cuando le pregunté por su peculiar nombre, "¿Por qué Damaris?" "Porque lo odio al igual que este trabajo".

Damaris camina hacia las mesas balanceando excesivamente las caderas.

Saludo al nuevo cantinero con un movimiento de cabeza, con un movimiento ágil abro la puerta del bar y tomo mi uniforme, me deslizo afuera y camino hacia el vestidor del personal. Mis bragas son reemplazadas por diminutos shorts, y mi sostén es reemplazado por otro que contiene el logo del club privado Diamond.

Me retoco el maquillaje y el cabello, fuerzo una gran sonrisa falsa en mi rostro antes de salir, contorneo excesivamente mi cuerpo; También necesito ganar mucho dinero extra esta noche.

********

"¡Maldita sea!" Gimo cuando las cortinas de mi habitación se abren. "¡Mis ojos!" Grito mientras trato de bloquear la luz del sol que parece cegarme.

"Cariño, tienes que sacar tu lindo trasero de la cama", dice una voz llena de positivismo mientras intentan quitarme mis amadas sábanas.

"¡Es sábado maldita sea, necesito dormir, mujer!" Grito y explico cortésmente que necesito cuatro horas más de sueño.

"Definitivamente no necesitas eso, así que muévete, vamos a desayunar", ordena la voz de mi querida amiga. Debería haber cerrado mejor la puerta.

Me agarro fuerte a mi cama mientras la loca de Pamela intenta arrojarme al suelo.

*p*n*s es sábado y me duele tanto el cuerpo que siento que no podré levantarme hasta la noche.

"¡Voy a morir!" Grito dramáticamente cuando mis dedos comienzan a debilitarse y el agarre de Pamela se vuelve más feroz. Flap, caigo miserablemente al suelo.

"¡Ups! ¿Te dolió?" pregunta inocentemente, pero sé que no es sincera.

Separó mi cara del suelo. "Me duele la nariz", respondo incómoda. Creo que podría estar torcida. Duele.

"Está sangrando un poco", dice Pame, ayudándome a levantarme y colocando una toalla sobre mi nariz.

"¿Te he dicho que te odio?"

"Eso es mentira, sé que me amas. ¿Cómo podrías no hacerlo? No seas melodramática", me asegura mientras me arrastra al baño.

Después de detener el sangrado, mi querida amiga, fíjate en mi sarcasmo, se aseguró de que no volviera a la cama. Molesta, la vi preparar unas tostadas y un buen café.

"Deja de mirarme así. No está rota", me regaña.

"Me dolió como si lo estuviera", me quejo, pero ella me ignora. "¿Tob?" Pregunto mientras examino la cocina.

"Lo llevé a la casa de Ethan. Su madre lo invitó a pasar el fin de semana en su casa de campo".

"¡¿Qué?!"

"No deberías estar tan sorprendida, ya que dijiste que sería una gran experiencia nueva para él".

"Yo nunca dije eso", afirmé. ¿Cómo puedo dejarlo salir de casa dos días y sobre todo decir que sería una gran experiencia para él? ¡Maldita sea, mi hermano solo tiene seis años!

"Anoche, estabas tan borracha que pensé que no te acordarías, así que te grabé", resume con orgullo, mostrándome su teléfono. ¿Qué ropa llevaba puesta ayer? ¿Cuánto alcohol bebí?

En el video, mi yo borracha estaba muy feliz. Felicité a Tobías y le deseé un gran fin de semana.

"¿Esa soy yo?" Yo pregunté. Sé que soy yo, pero tenía que preguntar de todos modos. Necesito su confirmación.

"Por supuesto que eres tú", responde Pamela, tomando un sorbo de café mientras me mira fijamente. "Y como puedes ver, estamos solas, así que Cristina, hoy puedes ser honesta conmigo y decirme qué te pasa".

Por favor, hago una mueca. "No entiendo de qué estás hablando".

No me haría ningún bien admitir que mi consumo de alcohol se había vuelto excesivo, y no quería que mi buen humor se fuera por el desagüe tan pronto. Crucé los tobillos y apoyé las manos en el mostrador, tamborileando con los dedos y evitando sus ojos inquisitivos.

"Cuando estés lista..." suspira y continúa. "¿Sabes cómo has estado últimamente? Ambas sabemos la respuesta, Miller, te has emborrachado hasta perder el conocimiento. Anoche te encontré durmiendo en la entrada. ¿Tienes idea de lo asustada que estaba?" ¿verte tirada inconsciente en el suelo?"

Yo sonrío. "Eres muy observadora", me burlo.

"Estoy preocupada por ti."

"No lo necesito".

Pamela se levanta enojada de su asiento. "¿Vamos a pelear ahora?"

Antes de que pueda defenderme, sus brazos me envuelven, siento la humedad en mi pecho mientras Pamela llora.

Dijo que después de la muerte de sus padres, nunca volvió a llorar y ahora lo hace por mi culpa. Me tiene en sus brazos y yo extraño a mamá. Esta maldita lunática se parece tanto a ella, una luz cálida y brillante que me libra de la oscuridad que me atormenta. A veces tengo miedo de no poder manejarlo, yo no quiero que mi vida sea así, pero no tengo otra alternativa.

Pamela acaricia mi cabello mientras sus suaves caricias reconfortan mi dolorido corazón.

"Detente", suplicó. No quiero llorar. No quiero que me veas así.

No puedo ser frágil o todo podría desmoronarse. Me prometí que no te preocuparía porque no puedo abrir la boca y compartir mi sucio secreto.

"No te presionaré. Estaré aquí cuando me necesites. ¿Aún no puedes decírmelo? Pero sé que lo harás. La vida no ha sido fácil, pero seguimos de pie. Y si te caes, te recogeré como tú lo hiciste por mí".

"Eres una tonta."

"Somos familia. Lo somos, y no importa cuánto intentes huir de mí, no lo lograrás. Seré la maldita tierra debajo de tu uña. Cuando creas que me he ido, estaré ahí a tu lado, más fuerte que nunca. La familia no se abandona”.

"Gracias, gracias, Pam. Eres la mejor".

"Por supuesto que lo soy, y no vuelvas a llamarme así, o te patearé el trasero".

Después de llorar por mucho tiempo, Pamela me hizo poner hielo en los ojos para reducir la hinchazón. Hoy tengo que trabajar, y sería molesto tener los ojos como si fueran dos huevos fritos.

"Todavía te ves horrible", dice en broma. Levanto la mano para silenciarla.

"¿No puedes decir algo más?"

"Tengo hambre. Voy a pedir pizza".

"Sin piña, por favor".

"50/50".

"Trato hecho, rojita", concluyó. Me guiña un ojo y desaparece con el imán de Luigi en la mano.

Sonrío, recordando mi primer encuentro con Pamela. Realmente la odié. Nuestro comienzo fue de odio a primera vista, y ahora no puedo imaginar mi vida sin ella.

Chapter 1

Respiré hondo y traté de sonreír, con la esperanza de que me viera sexy, pero fue inútil. Solo pude ver como el tercer autobús me ignoraba y desaparecía.

La bailarina segura de sí misma se había ido, y fue reemplazada por una chica introvertida que se escondía del mundo o lo intentaba, con un gran gorro de lana y gafas gruesas. Me era imposible lucir atractiva a plena luz del día.

Escuché el sonido del motor y me preparé, estaba lista para lanzarme sobre el vehículo en movimiento si fuera necesario, pero milagrosamente se detuvo y las puertas se abrieron.

"Buenos días, Cris", me saludó amablemente el conductor del autobús.

"Buenos días. Gracias por detenerte hoy, Tony", respondí después de abordar.

"¿Esos idiotas te molestaron de nuevo?"

Negué con la cabeza. Ser ignorada no era nada fuera de lo común para mí.

"Me quedé dormida, eso es todo&qu

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app