Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

El precio de la ambición

  • 👁 120
  • 7.5
  • 💬 5

Annotation

La ambiciosa Soraya solo quería una cosa: huir con su millonario amante y no volver a pisar México, sobre todo la hacienda de San Juan de Agar. La pobreza y la miseria quedarían olvidadas, no tendría que contar dinero ni cocinar algo barato para comer. Por fin había encontrado al hombre de sus sueños, capaz de regalarle el mundo y cumplir todas sus órdenes. Lo que no sabía era que los recuerdos del abandono de sus hijos recién nacidos y de su exmarido harían que se arrepintiera. Decidida, regresa para llevarse lo que nunca debió dejar: su familia. Lo que está por ver es si la aceptarán de vuelta.

Capítulo 1

Soraya

Me seco las lágrimas que insisten en caer. Mis manos temblorosas son un reflejo de todo mi cuerpo. Cierro la tapa del inodoro, me siento y permanezco paralizada mirando el test de embarazo, que ha dado positivo.

— ¡Oh, m**rd*! - Deseche el dispositivo. No quería tener hijos. Entrecierro los ojos. El llanto se queda atrapado en mi garganta, mi mente divaga hacia donde dejé que mi vida decayera. Me limpio la nariz con el dorso de la mano. — ¡Maldición!

—  ¡Soraya! - Llama exasperado. —  Soraya, ¡abre la puerta!

Pongo los ojos en blanco. Tan pronto como llegó, corrí al baño. Sacudo la cabeza al recordar su aspecto. Patético. Patético. Un claro personaje de telenovela, llegando con la compra del día diciendo: ¡querida! ¡Ya he llegado! Nadie se merece a esta basura. Pongo las piernas juntas. Metí la cabeza entre ellos, intentando tapar el sonido que venía de fuera.

—  ¡Soraya!

—  ¡Déjame en paz!

Al cabo de unos segundos, la puerta se abre bruscamente. Con su atuendo típico, sombrero y vaqueros, jadeante, me mira profundamente a los ojos.

— ¿Qué ha pasado, mi amor?

Le analizo de pies a cabeza. Dios me libre de pasar un minuto más a su lado. Realmente es como dice mi madre. Un cutre, un pobre hombre, condenado a vivir en la miseria. Nunca será capaz de darme lo que merezco. Sebastián no es el hombre para mí.

— Te vi corriendo al baño. Te conozco desde que eras una niña. Sé que cuando tienes miedo, te proteges y no dejas entrar a nadie. - Te agachas a mi altura. — Eres preciosa. - Me pone dos dedos en la barbilla, levantándola. — Dime qué ha pasado.

— No ha pasado nada, ¡suéltame! - Le golpeo la mano. Me alejo y escondo la prueba detrás de mi espalda. — No tenemos nada de que hablar. Me sentí mal y fui al baño. Deja de intentar controlarme, ¡lo odio! ¿Puedes olvidar por un momento que existo y dejarme vivir en paz?

— ¡No, no puedes! Eres mi mujer. Te quedarás conmigo hasta que muera. - Él junta las cejas. — Soraya, te quiero. Intentemos arreglar las cosas. No es posible que quieras vivir en este pie de guerra para siempre. Estamos casados, marido y mujer, tenemos que vivir juntos, como Dios manda. - Intenta acercarte. Vuelvo a dar un paso atrás.

— No quiero conformarme contigo. No quiero vivir más en esta granja. ¿Cuántas veces te he pedido que consigas una casa mejor, un trabajo decente que pague lo suficiente para que vivamos bien? Pero no. Te conformas con migajas.

— Tenemos un techo sobre nuestras cabezas, comida a nuestra disposición. Mira nuestra plantación, ¡es enorme! Podemos comer hasta saciarnos. Cuando se trata de dinero, te pido solo un año, solo un año para prosperar. Te prometo, amor mío, que seré el hombre más rico de toda esta región, te daré todo lo que quieras, no volverás a preocuparte por el dinero.

Me río, sin entender cómo puede creerse sus propios chistes. Recuerdo que tengo dinero en el sujetador, lo saco y se lo ofrezco. Frunce el ceño perplejo.

— ¿Para qué es eso?

— Para recargar tu móvil y llamar a alguien que esté interesado en tus mentiras. No tengo tiempo para tonterías. Nunca saldrás de este lugar. Morirás aquí con estos animales, y no quiero estar aquí para verlo.

Le doy la espalda.

— ¡No puedes actuar así, eres mi mujer y me debes respeto! - Tira de mi cuerpo, con fuerza. Abro la boca para quejarme, pero me doy cuenta de que tengo un test de embarazo en las manos y él lo ve.

— No es lo que piensas.

— Embarazada. Sorprendido, parpadea un par de veces. Luego deja correr las lágrimas y aparece con una gran sonrisa en la cara. — Embarazada, mi amor. Voy a ser padre. - Me pone las manos en la cara y me la besa entera. — Voy a ser padre.

Se da cuenta de su exageración y se detiene inmediatamente.

— Lo siento, mi amor. Se inclina sobre mi estómago. Extrañamente, susurra algo que no entiendo. Pongo los ojos en blanco y rezo para que estos meses pasen lo antes posible. No soporto ni un minuto más con este hombre, con este niño, con esta vida. Mi amante y yo teníamos un plan, que espero que siga materializándose. Espero que Leandro pueda esperar tanto. Lo he decidido, me escaparé con él.

9 meses después:

— ¡Esos niños no saldrán! - Apreté los ojos mientras el dolor me consumía el alma. Cuando supe que eran gemelos, el pánico me invadió. Tenía miedo de que me saliera una cabeza, no digamos ya dos. — ¡Sácala!

—  Respira hondo, Soraya. El primero ya viene. - Mi suegra ayudándome a dar a luz a mi bebé era todo lo que quería. Por desgracia, Geane es la única comadrona de la zona. — Es un niño. El llanto resuena en la habitación. Echo la cabeza hacia atrás, el dolor parece venir de todas partes. Geane me ofrece al niño para que lo coja, pero vuelvo la cara, no puedo pensar mucho y el dolor vuelve a aparecer.

—  ¡Oh, Dios!, grito con todas mis fuerzas, siento que mi cuerpo se desgarra. Por unos instantes creo que voy a morir. Seguro que esto no viene de Dios. Aprieto los ojos y dejo caer algunas lágrimas. Con el resto de mis fuerzas, empujo al otro niño.

—  Una niña pequeña. Felicidades, Soraya. Una pareja.

La puerta se abre de golpe. Con el sombrero apoyado en el pecho, Sebastián me mira, me dedica una sonrisa diminuta, lo suficiente para hacerme llorar. Impasible, sigo sus pasos. Esta vez abre una enorme sonrisa cuando divisa a los gemelos con las mantas que los cubren. Coge suavemente a uno en cada brazo. Trago saliva. No sé qué sentir, no puedo mirarlos. Unos segundos después, Sebastián se acerca a la cama y yo giro rápidamente la cara en dirección contraria. Aprieto el labio inferior y cierro los ojos, sintiendo que se me congelan las manos.

—  Los gemelos son preciosos, mi amor. Abrázalos. Solo un poco.

—  No puedo.

— Solo un poco. - No respondí. — Solo mira entonces. Son tus hijos, Soraya.

—  No insistas.

Unos segundos después me doy cuenta de que se aleja y cierra la puerta. Me permito recoger mi cuerpo y llorar. Siento como si mi cuerpo hubiera sido utilizado y ahora estuviera tirado en la cama. Como un objeto desechable. Suelto un fuerte suspiro. No te preocupes, Soraya. Esta pesadilla acabará pronto.

Un mes después...

— ¿Vas a dejar a los gemelos?

— No los quiero.

— Soraya, por favor, no hagas esto.

Miro por encima del hombro. En cada brazo están sus hijos. Lo único que puedo sentir es cómo pude involucrarme con este hombre, es tan lamentable, llorando desesperado con dos niños en su regazo. Se arrodilla ante mí, rogándome por el amor de Dios que no me vaya. Qué lejos ha llegado. Me enderezo las gafas de sol y suelto la última frase antes de irme para siempre de esa m**rd* de sitio.

— Este ya no es mi problema.

Capítulo 2

Sebastián

Tragué la saliva mientras se alejaba. Mi mente divagaba repitiendo sus últimas palabras. Nunca habría imaginado que Soraya me abandonaría y, lo que es peor, que dejaría a sus hijos. Mi madre rescató a los bebés de mi regazo, yo no reaccioné. Permanecí en el suelo, inmóvil, con los ojos fijos en la puerta. Ella me dejó. Un rato después, me levanté y me encerré en mi habitación. Dejé caer las lágrimas, que fueron a parar directamente a la foto de nuestra boda en el marco de fotos. Soraya estaba preciosa aquel día, con un sencillo vestido de encaje y un ramo de rosas blancas. Ella no quería casarse, era un tormento, pero desde que perdió la virginidad conmigo, sus padres la obligaron.

Soraya siempre fue ambiciosa, quería conquistar el mundo, y yo lo sabía, pero como un tonto enamorado, creí que podía cambiar, que con el paso de los años el amor florecería, más aún cuando descubrí su embarazo. Sentí una mezcla de vacío y plenitud al mismo tiempo, c

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app