Alphanovel App

Best Romance Novels

Taboo

Taboo

  • 👁 457
  • 9.2
  • 💬 12

Annotation

Rebecca Montoya es la hija mimada de un matrimonio acomodado en Madrid cuando es secuestrada. Gregory Callahan es un hombre joven y poderoso...un desconocido que parece desearla tanto como odiarla y que le hará cosas que la llevarán al borde del abismo, entre el odio y la pasión hasta arrastrarla a un bucle de lujuria y hedonismo. Ella solo querrá huir para volver con su familia, pero quizá su familia este mucho más cerca de lo que pueda imaginar... Prepárate para conocer la historia de una pasión prohibida. ESTA HISTORIA CONTIENE ESCENAS DE SEXO EXPLÍCITO Y ALGUNAS SITUACIONES QUE PUEDEN HERIR LA SUSCEPTIBILIDAD DEL LECTOR. SI UD. ES ALGUIEN SENSIBLE LE SUGIERO EVITARSE EL MAL RATO. SI UD. ES ALGUIEN A QUIÉN LE GUSTA EL GÉNERO ERÓTICO Y EXPLORAR NUEVOS HORIZONTES, LE PROMETO NO SE ARREPENTIRÁ.

Chapter 1

Advertencia de contenido explícito para adultos mayores de dieciocho años. SI UD. ES ALGUIEN SENSIBLE LE SUGIERO EVITARSE EL MAL RATO.SI UD. ES ALGUIEN A QUIÉN LE GUSTA EL GÉNERO ERÓTICO Y EXPLORAR NUEVOS HORIZONTES, LE PROMETO NO SE ARREPENTIRÁ.ESTE LIBRO DE FICCIÓN CONTIENE:VIOLENCIA, ESCENAS DE SEXO XXX, LENGUAJE SOEZ, ESCENAS ERÓTICAS HARDCORE, Y RELACIONES ENTRE PERSONAS CON VÍNCULOS FILIALES,QUE PUEDEN HERIR LA SUSCEPTIBILIDAD DEL LECTOR. Estaban almorzando fuera.Mónica se había puesto un vestido sentador de tiras negras pegado al cuerpo y corto, con unos tacos y un bolso caro. Aparte llevaba una chaqueta Chanel de cuadros blanca y negra por arriba.Rebecca en cambio tenía su uniforme de falda corta de cuadros, con la camisa del colegio. Su violín estaba en su estuche en la silla a su lado.Mónica era una mujer que aparentaba unos 40 y tanto aunque tenía más.Llevaba, su bello cabello oscuro en una cola tirante hacia atrás, sus ojos profundos oscuros parecían ocultar secretos, su piel tostada por el sol estaba cuidada por cremas caras. Sus manos de perfecta manicura tenían solo un cintillo y un diamante discreto. Todo en ella gritaba clase aunque no siempre había sido así por supuesto. Hablaba varios idiomas y se conocía poco de ella antes de su casamiento con Armando Montoya, la joven promesa de la política española que había comenzado de abajo militando en un partido de izquierda.El matrimonio siempre había cultivado un perfil bajo, especialmente Mónica. En apariencia una madre abnegada que se las ingeniaba de modo elegante para salir del foco de las cámaras.La jovencita parecía una versión más joven de la madre. Los mismos ojos, los mismos labios, la misma nariz respingada y ese aire de delicada pulcritud y fineza que no podía imitarse.Era como una piedra encontrada bellamente pulida, pero rústica. Una extraña combinación pero funcionaba. Rebecca Alba Montoya era una joven promesa del violín, con las mejores notas y muy popular en el colegio. A escondidas de su madre, que no quería que tuviera novio, se veía con Francisco, el jugador estrella de fútbol del colegio.—¿Ya están listas para ordenar?— preguntó el mesero vestido de modo impecable y las miró primero a la madre y después a la hija, de forma aprobatoria. A Rebecca le pareció joven y lindo y le sonrió mientras su madre carraspeaba.—Mi hija quiere una ensalada del chef y yo el filete con patatas — respondió la madre con una sonrisa sensual, que hizo sonrojar al muchacho, devolviéndole las cartas.Mónica se puso la servilleta sobre la falda y su hija la imitó.—Estoy muy orgullosa de ti querida... cuéntame cómo fue tu día Le dijo y la miró con ojos brillantes.—Gracias mami...— respondió la chica sonriente y procedió a contarle las últimas novedades del colegio hasta que el mozo trajo la comida.—¿Todo bien? — les preguntó el maitre, poco después de terminar y ambas asintieron.Rebecca no quería llenarse mucho pues su madre la llevaría a su heladería favorita, "Puerta Real"...luego irían a la plaza Puerta del Sol como hacían todos los miércoles, luego se que pidiera sus gustos favoritos, chocolate y fresa.—Todo perfecto... — respondió su madre.— ¿Les apetece un postre?—No, ya puede retirar y traernos la cuenta, gracias — respondió Mónica.Mónica usaba Chanel número 5, y Rebecca aún podía sentirlo en sus fosas nasales tanto como poco después sintió el chocolate mezclarse con la fresa en sus papilas gustativas mientras paseaban por la plaza. Su madre cargaba su violín con el que poco después practicaría.Rebecca se revolvió e incorporó agitada de la cama... otra vez había soñado con su vida...previa a eso.Sintió el pecho cerrarsele con angustia y sus ojos, ya irritados de tanto llorar, llenarse nuevamente de lágrimas.Por el ventiluz de la pequeña habitación en la que se encontraba entraba un haz de luz. Con el tiempo había aprendido a calcular los horarios aparte el sonido del gallo cantando indicaba que era de mañana.Se envolvió con la cobija pues afuera helaba, aunque el lugar estaba calefaccionado.Decir que estaba en un calabozo no sería correcto, estaba en una pequeña y húmeda habitación con baño privado en una gran casa en el medio de la nada. Sabía que estaba en Argentina pues había oído el acento de algunas de las personas que custodiaban el lugar o le llevaban la comida cuando no era él.Había suplicado hasta quedarse sin voz, había luchado, y ¿qué había ganado?Grilletes. Finalmente el bastardo le puso un maldito collar que en caso de huir, siquiera atravesando la habitación, o querer quitárselo daba malditas descargas eléctricas, como si fuera un puto perro rabioso. Y ya lo habia intentado claro.Había pasado el tiempo... por el largo de su cabello calculaba que había pasado un año allí. Y cada vez que había tratado de huir él personalmente la había castigado.La había puesto sobre sus rodillas para darle una tunda la primera vez con su mano.La segunda vez la azotó con una fusta.Él no le hablaba aunque la miraba con odio.Nadie le hablaba pero para ella lo de él era lo peor, pues podía sentir su mirada lacerante... y era mucho peor que cualquier golpe.Le había suplicado que le dijera algo, lo que fuera, porqué estaba allí... pero él no largaba palabra y mientras los segundos se transformaba en minutos, los minutos en horas y las horas en días, ella se preguntaba cuándo sería el momento en que se desharía finalmente de ella.Era como estar caminando, pendiendo sobre un filo de una navaja afilada preguntándose que hacía allí, cuál era su propósito en ese lugar o si había otras como ella.La alimentaban, le daban ropa y cosas de higiene. Ella se podía bañar sin sacarse ese puto collar... a veces se preguntaba si le dejaría, en el cuello una marca permanente, y luego simplemente se desmoronaba creyendo que moriría ahí encerrada.Solo una cosa le había dicho, lo cual le resultaba más tortuoso pues si ese era su verdadero nombre su sentencia estaba sellada, el atractivo hombre cercano a los treinta que la tenía encerrada en una casa en medio del campo en alguna parte de Argentina se llamaba Gregory Callahan.

Chapter 2

Greg estaba observando a la madre e hija desde un punto neurálgico en la plaza.Estaba como hipnotizado, quizá a unos diez metros. Llevaba un jean, una camiseta y lentes de sol. Todo en el gritaba atractivo, dinero...y peligro.Al principio cuando la vio, a ELLA, pensó que estaba dentro de un sueño, que eso no podía ser cierto... pero cuando vio a la versión más pequeña creyó que eso no podría ser otra cosa que una pesadilla...Y aunque ELLA estaba tan hermosa como siempre, no pudo evitar mirar a la pequeña. Le calculó 16 o 17. Él aún no había cumplido treinta.Volvió a mirar a Piper... una sensación caliente se extendió por sus venas. Odio.No había otro modo para definirlo... entonces volvió sus ojos a la más joven otra vez, y aunque no estuviera bien no pudo evitar endurecerse. Sintió la verga tan dura que le dolió...Entonces cerró sus puños tan fuertemente que sus manos le dolieron, los nudillos tironearon la piel recordándole dónde estaba... s

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app