Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

TENTACIÓN DE CEO

  • 👁 273
  • 5.0
  • 💬 3

Annotation

Cuando Santiago despertó de aquel coma de seis meses, a la única persona que encontró a su lado fue a la enfermera tartamuda que siempre había cuidado de él. Toda su vida fue arrebatada por su propio hermano incluso hasta la novia que más amaba. Ahora tiene un plan, hacer su esposa a la tartamuda y cambiarle la vida sin saber quién fue ella en el pasado. —Te-tengo que d-decirle a s-su familia que u-usted puede caminar —Meredith tartamudeó. Santiago sin más la acorraló, mirando por primera vez lo bella que era. —Tú no dirás nada porque tengo un trato para ti, tartamuda. Cambiaré tu vida a cambio de una sola cosa... cásate conmigo y juntos vamos a vengarnos de todos los que nos lastimaron. Pero, ¿qué pasará el día en que Santiago sepa que Meredith fue la esposa de su hermano? ¿Podrá perdonarle a pesar del bebé que lleva en su vientre?

PRÓLOGO

Cuando Graciela salía del edificio del banco de inversión con lágrimas en los ojos después de haber sido humillada por aquel problema suyo y el mismo que no le permitía comunicarse correctamente, en un abrir y cerrar de ojos, un Mercedes Benz se acercó a ella tan rápido que fue capaz de sentir el aire que el coche dejaba tras de sí debido a su velocidad.

Graciela frunció el ceño mientras sus ojos se mantenían ocupados buscando a la persona del coche. Efectivamente, conocía a la persona que se acercaba. Era la nueva supermodelo Mina, la rusa de la que todo el mundo hablaba desde su llegada, la misma que había empezado a tener una aventura con el marido de Graciela hacía tal vez un año.

Mina abrió la puerta del coche y se bajó. Miró frívolamente a Graciela sólo para acabar burlándose de ella como había hecho desde el momento en que supo que Graciela era la esposa de Álvaro Davies, el próximo director general de la empresa de los Davies.

—Señora Davies, querida Graciela Davies también conocida como la señora tartamuda —, se rió Mina. —Me alegro de haberme encontrado contigo ahora, antes de que tengas que escuchar las buenas noticias de otra persona.

— ¿De qué... hablas?—Graciela tartamudeó como en cualquier otro momento en que se sentía intimidada por alguien.

Mina se quitó las gafas de sol y con una sonrisa, dijo; —Estoy embarazada. El niño es de Edmund. ¿Lo sabías? Por casualidad, ¿te ha dicho algo al respecto?

Graciela la miró. Tenía unos veinte seis años, los labios rojos y estaba muy maquillada. Mina llevaba la última colección de vestidos de la familia Dely. Estaba cubierta de pieles de color púrpura brillante, lo que le daba un aspecto especialmente encantador. ¡El gusto actual de Mina era realmente escurridizo!

Graciela no dijo nada, simplemente trató de evitarla. La verdad era que para ese momento no había nada que pudiera herirla en cuanto a su marido. Se había casado con él por una razón y esa razón había acabado siendo el amor que sentía por Álvaro.

Álvaro podía tener todas las aventuras que quisiera. Eso ya no le importaba.

Con una sonrisa en la cara. Mina esperó la reacción de Graciela pero en cuanto se dio cuenta de que a Graciela no parecía importarle, a Mina le hirvió la sangre. No había conseguido molestarla y humillarla como se había imaginado.

Graciela se limitó a suspirar y se dispuso a marcharse pero en cuanto Mina se dio cuenta de sus intenciones de dejarla, la detuvo tomándola del brazo derecho: —Señora Davies, ¿cree que es niño o niña? ¿Cuál cree que es un buen nombre? ¿Daniel? ¿Eva? ¿Álvaro?

La diferencia entre aquellas dos mujeres era notoria. Graciela, a pesar del hecho de ser ingenua, siempre demostró estar en una clase superior a Mina, *p*n*s una modelo ridícula. —Á-Álvaro vive conmigo, va a casa cada noche. ¿No es incómodo estar sola en una habitación vacía mientras le esperas?

Mina no pudo evitar reírse. — ¡Es increíble cómo no consigues decir algo con propiedad! La señora Davies no conduce, ¿verdad? ¿Adónde vas ahora? ¿Por qué no te ayudo? Prueba mi coche nuevo. Álvaro me lo compró. Tres millones de dólares no pueden significar tanto para él—. Mina sonrió, dando a Graciela la oportunidad de ver la deslumbrante perla de los pendientes de Mina.

Finalmente, Graciela reconoció aquellos pendientes como uno de los pares de perlas más preciosos que hubiera pedido. El diseñador era un pez gordo en aquel condado, alrededor de un millón debían costarle aquellos pendientes. Los mismos que había visto en el bolsillo del abrigo de Álvaro hacía dos días. Álvaro era un hombre realmente generoso con el mundo exterior, estaba cuidando de su futura familia. Estaba haciendo todo lo posible por hacer suyo el corazón de Mina, ¡como había hecho con Graciela!

—Creo que Álvaro es bueno conmigo. Me compraría todo lo que quisiera. Sra. Davies, he oído que su cumpleaños fue hace dos días. ¿Qué le compró, Álvaro?— Mina miró el collar de perlas que colgaba del cuello de Graciela — ¿No es el collar de perlas que elegí hace un mes? Estaba cansada de ponérmelo, así que cuando ya no me gustó decidí regalártelo.

Graciela se irguió mientras tartamudeaba. — ¿H-has h-hecho e-eso?

Una vez más Mina se rió. —No, tartamuda, no he terminado. Querida, ¿sigue siendo interesante que ocupes así el puesto de la señora Davies? Por lo que sé, Álvaro no te quiere en absoluto. Cuando se casó contigo, fue por la fortuna que sabía que tenías. Ahora eres inútil para Álvaro—. Le dijo, señalándola con su grosero pero delicado dedo. —Sé inteligente, Álvaro y tú ahora están divorciados. Dame tu lugar, todo el mundo no creará problemas. Es una manera tan fácil de salir de problemas!

Graciela apartó la mirada, con la comisura derecha de los labios ligeramente levantada. Instantáneamente el orgullo se imprimió en su rostro. —Señorita Mina, m-mi m-marido la adora tanto. S-sé que en cuanto me divorcie de él te irás con él. ¿P-por qué quieres que me divorcie de él c-cuando te has metido en mi matrimonio como la z-z*rr* que realmente eres?

— ¡Yo, yo...!— Mina se burló de la forma en que había hablado Graciela. — ¡No me importa lo que hayas dicho! Soy mejor que tú, mucho mejor, querida.

Lo cierto era que Mina llevaba más de medio año con Álvaro sin obtener nada de él, aparte de las buenas noches y los regalos de lujo. Aquel hombre no parecía tener intención de hacer de Mina su próxima esposa. ¿Qué podía hacer ella cuando la verdad estaba clara? Por mucho que pretendiera burlarse de Graciela, allí la verdadera mejor era Graciela.

Graciela estaba harta de eso como para seguir preocupándose por lo que pudiera decir, así que, dispuesta a alejarse, siguió dando dos pasos hacia delante cuando, de repente, se detuvo y se dio la vuelta. Tenía que empezar a trazar sus límites aunque se sintiera tan insegura como para hacerlo.

—Por cierto, hay algo que probablemente no sepas—. Por fin Graciela había conseguido decir una frase entera sin detenerse. Eso demostraba lo animada que estaba para decir la siguiente. —Cuando mi marido y yo nos casamos, firmamos un acuerdo prenupcial. Dijo que me querría hasta que envejeciéramos, que si nos divorciábamos a mitad de camino, no recibiría ni un céntimo mío y que, después, ¡dejaría la casa sin llevarse nada!

Mina se quedó estupefacta ante las palabras de Graciela. Incluso la mirada que le dirigía había cambiado. Por un momento, ya no era la mujer ingenua de la que Mina disfrutaba burlándose.

De una forma divertida pero alentadora, Graciela le hizo un gesto con el dedo. — ¡Todas las propiedades que ves me pertenecen, incluido el Mercedes Benz y los pendientes de perlas que te acaba de regalar!

Tras decir esto, se dio la vuelta y la dejó. Su móvil sonó al instante. Era su marido.

Graciela aún podía oír a Mina detrás de ella: — ¡Estúpida, Graciela, pagarás por esto, lo juro por Dios! ¿Quién te crees que eres? Álvaro se casó contigo por tu dinero, ¿no es suficiente para dejarlo, Graciela? ¡Graciela, te estoy hablando, estúpida!

Finalmente Graciela tomó la llamada. Sus dedos apretaron los documentos que sostenía para acabar un poco arrugados.

— ¿Dónde estás?— Le preguntó alguien por la otra línea. La fría voz de Álvaro sonó como un trueno en la oscura noche, paralizando al instante el corazón de Graciela.

Ella no dijo nada.

—Vuelve. Tengo algo que decirte—continuó él.

Antes de que Graciela pudiera hablar, Álvaro ya había colgado la llamada.

Llevaban tres años juntos y dos de casados. Se habían casado felizmente, no había nada más que pudiera pedir en el pasado, Graciela no entendía muy bien cuando su relación se volvió así aún sabiendo la verdad.

Después de dos años de matrimonio, todo tipo de mujeres alrededor de Álvaro iban y venían como si nada. Antes no era así. Hace tres años, la adoraba mucho. En medio del incendio, le salvó la vida. La cicatriz prueba de ello seguía impresa en su antebrazo hasta el día de hoy. Marido y mujer, ¿qué fue de ellos?

Mina lo había dicho bien. Si Álvaro se había casado con ella era por una sola razón; quería que ella compartiera su fortuna.

Graciela se quedó allí un rato, luego guardó el teléfono después de haber llamado a un taxi para ir a donde se requería su presencia. La villa de la familia Davies.

En el patio había aparcado un Porsche. Era el coche de su esposo. Ya había llegado y seguramente la estaba esperando.

En cuanto Graciela hubo entrado en la casa, un rollo de pagarés se estampó contra su cara.

— ¡Desde el mes pasado hasta ahora, se ha transferido un total de 6,5 millones! Graciela, ¡tienes que explicármelo ya!—dijo fríamente la suegra de Graciela tras haberle arrojado los pagarés. Furiosa, se sentó en el sofá. — ¡Aunque la familia Davies sea una familia rica, aunque mi hijo Álvaro pueda ganar dinero tan fácilmente, no puede soportar tus estupideces! ¡Cuéntame! ¿Dónde ha ido a parar todo el dinero?— La mujer continuó gritándole.

Graciela frunció el ceño con lágrimas en los ojos, sin entender lo que pasaba allí se agachó para recoger las pruebas que habían caído al suelo. Los miró y comprobó que la cuenta era suya. La tarjeta se la habían dado cuando Álvaro se casó con ella, él le dijo que podía usarla cuando quisiera pero la verdad era que nunca la había usado.

En aquel momento, los Davies querían dar la impresión de ser muy amables, mientras que ella sólo quería conservar su dignidad. Ahora que la familia Davies había mostrado su verdadera cara, por supuesto, ella seguía queriendo conservar su dignidad, era lo único que tenía.

Esa tarjeta estaba guardada en el cajón de su escritorio, pero de repente desapareció hacía dos meses. Pensó que había sido Álvaro quien la había tomado, ya que ella no la había usado, pero al ver la situación ahora, Graciela podía ver lo que estaba pasando allí.

Graciela miró a su alrededor y finalmente, sus ojos se posaron en la hermana de su esposo: Merry.

Un rastro de crueldad y burla apareció en el rostro de Merry. Graciela evitó rápidamente su mirada y continuó leyendo. Álvaro debía de haberla transferido en secreto para subvencionar a la familia Davies.

— ¡La familia Davies no puede sufrir por los doscientos millones que has transferido!—. Gritó la suegra de Graciela.

— ¡Que se divorcie de Álvaro cuanto antes! ¡Si seguimos jugando así, nuestra familia pagará las consecuencias!— Dijo Marry.

— ¿Y la hija mayor de la familia Zeller, la número uno de la alta sociedad de este país? Si mi hijo se hubiera casado con ella—. Dijo la suegra de Graciela.

—Si tan sólo mi hermano se hubiera casado con esa mujer, nuestra familia habría alcanzado un nivel superior. ¿Cómo ha podido ser así?— dijo Marry.

Era cierto que a Graciela nunca le habían enseñado a levantar la voz, a defender sus ideas, a defenderse, pero eso no significaba que no conociera el significado de estar harta de lo mismo una y otra vez.

Así que, mirando a Marry, se armó de valor e intentó hablar con la mayor fluidez posible.

—Marry, ¿has terminado?— Graciela se adelantó y la miró fríamente. — ¡Cállate si no quieres que te calle!

Marry parpadeó dos veces. En ese momento, ya no tenía confianza ni para atreverse a discutir con Graciela directamente, cara a cara.

INFIEL

Al instante, la madre de Marry la abrazó como si la protegiera de la furia de Graciela. Marry y su madre no pudieron evitar mirar a Graciela con frialdad. — ¡Graciela! Ya es suficiente!—

Graciela se paró derecha y con tanta delicadeza, miró a los ojos a su suegra y le dijo seriamente. —Señora Davies, yo no he tomado este dinero.

— ¿Qué intentas decir? ¿Se te ha ocurrido pensar que yo tomé ese dinero? ¿Se te ocurrió que mi hija o mi hijo lo tomaron? Crees que soy vieja e inútil, ¿verdad? Sé que esta tarjeta te la dio mi hijo cuando te casaste con él. Idiota—volvió a reprender la señora Davies.

—Quien la haya tomado sabe quién es—. Graciela miró fríamente a su suegra. —Si no me crees, puedes llamar a la policía e ir al banco a comprobar la vigilancia. Lo sabrá después de comprobarlo.

Marry se asustó. — ¿Para qué quieres llamar a la policía? Ya has molestado bastante a mi familia, ¿aún piensas hacerla desgraciada? Déjame decirte algo, ¡ve y dile a mi hermano q

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app