Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La Pasión Salvaje del Millonario

  • 👁 43
  • 7.5
  • 💬 0

Annotation

Para proteger al bebé que lleva en su vientre, Alba se ve obligada a casarse con un millonario impetuoso y salvaje, Iñigo. Todos a su alrededor susurran que ella no vivirá lo suficiente para ver nacer a su hijo. Desesperada por sobrevivir, comienza a seducir y a acercarse a Iñigo, y sin quererlo, se convierte en la favorita de su corazón. Justo cuando Alba decide divorciarse de él, se encuentra a Iñigo con su coche al borde de un precipicio, aparentemente indiferente ante el peligro, jugueteando con el acelerador. Su sonrisa despreocupada congela el aire cuando dice, "Creo que no te he escuchado bien, ¿has dicho... divorcio?" Más tarde, acaricia su rostro con una sensualidad que roza con la crueldad y murmura, "Quédate a mi lado, linda, quienes intentan escapar deben ser castigados." Y aún en otro momento, se acerca a ella cubierto de sangre, cayendo exhausto bajo la lluvia, humillado como si fuera barro, suplicando, "¿Qué tengo que hacer para que decidas quedarte conmigo?"

Capítulo 1: ¿De quién es el hijo que llevas?

"Señorita Deerfield, debido a su condición física, no podemos realizarle un aborto."

Tras recibir de manos del médico el resultado que decidiría su destino, Alba Deerfield salió tambaleándose del hospital.

Huyó hacia un parque de atracciones abandonado.

La maleza abundante, un antiguo crucero cubierto de musgo.

Alba corría desesperada, perdiendo un zapato sin importarle recogerlo, pisando los guijarros que ensuciaron sus pies pálidos con barro y sangre en un instante.

El sol que la enfrentaba parecía querer devorarla por completo, pero su mundo estaba sumido en la oscuridad.

Los pasos que la perseguían se acercaban cada vez más...

Alba, tocando las tablas, se adentró en el interior del crucero, se sentó encogida abrazando su cuerpo tembloroso.

Un vestido blanco *p*n*s cubría sus piernas llenas de cicatrices y moretones, sus ojos ocultos bajo una seda blanca.

Era tan delgada y frágil, como una flor de seda que podría marchitarse en cualquier momento.

"¿Dónde se habrá metido esa ciega?"

Una pareja joven entró jadeante, mirando a su alrededor.

Belén se agarró del brazo de León Feng, miró con disgusto el barro en sus tacones altos y murmuró insatisfecha, "Qué lugar tan sucio y desagradable."

"¿Por qué no la cuidaste mejor?"

León Feng frunció el ceño y, mirando a su alrededor el parque de atracciones silencioso y extenso, se armó de paciencia y con una sonrisa forzada llamó, "Alba, deja de esconderte, ¿sales ya? Te llevaré a casa."

"..."

"Es algo bueno, ¡es Iñigo Bo! ¡El heredero principal de la familia Bo! Tener un hijo suyo significa que nunca nos faltará de nada. Obedece y sal, cuida de tu vientre, prometo no golpearte más."

Al escuchar esa voz familiar, Alba se estremeció por completo, estremeciéndose de desesperación.

A los quince años, su familia se arruinó, un incendio acabó con todo y se quedó ciega de la noche a la mañana.

Después, se fue a vivir a la casa de su leal sirviente Basilio Feng, y allí se quedó durante cinco años.

El año pasado, León Feng, el único hijo de Basilio, volvió de estudiar y comenzó a cuidarla con esmero, mostrándole su amor con frecuencia.

Justo cuando pensaba aceptar su relación después de la calamidad, este lobo disfrazado de oveja comenzó a revelar su verdadera naturaleza, preguntándole constantemente si, como una vez fue una señorita de una familia adinerada, tenía algún ahorro escondido.

Cuando se enteró de que no había nada, León empezó a maltratarla y se involucró con Belén, su cuidadora, delante de ella.

Su relación se volvió cada vez más absurda; tomaron préstamos usureros para apostar y, cuando perdieron el dinero, planearon entregarla a los prestamistas como pago.

En un club nocturno lleno de luces y vino, al ver al joven heredero del conglomerado Bo, cambiaron de opinión y, sin más preámbulos, la empujaron a la habitación de Iñigo Bo.

Esa habitación llena de un aire sensual...

¿Pero quién era Iñigo Bo? El hijo más temido de la familia Bo en la ciudad de Jiangbei, tan aterrador que incluso el Rey del Infierno se desviaría de su camino.

Durmió con ella y luego ordenó a sus guardaespaldas que golpearan a León y a Belén, que bloqueaban la puerta pidiendo dinero, y se fue indiferente.

Por supuesto, fue Alba quien soportó toda la ira.

León la golpeó durante casi un mes hasta que *p*n*s pudo levantarse de la cama. El vómito repentino y la ausencia de su período hicieron que Belén y León se dieran cuenta de algo, y la llevaron al hospital con loca alegría.

Alba sabía lo que planeaban; querían usar al niño en su vientre para extorsionar a Iñigo Bo una vez más.

Ahora solo podía huir de las garras de estos dos demonios.

Si no escapaba hoy, como ciega, nunca podría liberarse.

El crujido de las hojas secas bajo sus zapatos entró en su sensible sistema auditivo; esos no eran los pasos de León y Belén, ¿habían encontrado ayuda?

Ella mordió su mano para no hacer ruido.

Los pasos se acercaban poco a poco...

Era como una cuenta regresiva a su fatalidad.

Sólo había asfixia en el aire.

De repente, los pasos se detuvieron y el aroma frío de la madera inundó sus sentidos, la sensación de estar atrapada se hizo abrumadora.

La voz baja y ligeramente fría de un hombre cayó desde arriba de su cabeza—

"Señorita Deerfield, el hijo que llevas... ¿de quién es?"

Esa voz...

¡Era él!

Esa noche absurda volvió de repente a la mente de Alba.

La habitación cerrada, el aire opresivo, la ropa rasgada en pedazos.

Era como una bestia acechando en la oscuridad, mordiendo todo a su paso.

En sus pesados resuellos, su mundo se derrumbó, reducido a cenizas.

Recordando todo esto, Alba palideció y giró para huir, pero el hombre le agarró la muñeca.

...

León y Belén desaparecieron.

Alba fue arrastrada a una limusina, cayó sentada en los asientos de cuero, con cada brazo sujetado por alguien.

El espacio desconocido la incomodaba, y el silencio prolongado la tensaba aún más, casi tragándola en pánico.

No se atrevía a respirar profundamente, el sudor frío brotaba de su frente.

De repente, alguien tomó su pie.

"No me toques..."

Alba no pudo evitar el grito ahogado.

"Shh."

Iñigo estaba sentado frente a ella, sosteniendo su pie con mirada baja, su voz era suave y magnética, como el susurro de un amante diciendo, "Qué lástima, herida de esa manera, hasta me duele verlo."

Piel blanca como el jade, dedos pequeños y redondeados, como una obra de arte invaluable.

Lástima que estuviera arruinada por el lodo y las manchas de sangre.

...

Alba sintió que su pie estaba siendo asado en aceite caliente, incapaz de liberarse.

El mayordomo Wenda observaba desde fuera del coche en silencio.

Vio a Iñigo abrir con una mano el botiquín médico a su lado, sacar un hisopo y empezar a limpiar cuidadosamente la sangre del pie de la chica.

Sus movimientos eran delicados, sus ojos oscuros concentrados, su rostro apuesto no mostraba emoción alguna, como si solo le importara el pie en sus manos.

Pero Wenda sabía que su joven amo no estaba allí para hacer buenas acciones.

Se aclaró la garganta y se dirigió a Alba, pálida, "Señorita Deerfield, supongo que sabe por qué estamos aquí, solo queremos saber quién es el padre del niño que lleva en su vientre."

Al escuchar esto, Alba se sonrojó hasta las orejas, sus labios se cerraron firmemente, sin decir una palabra.

La noche del club hace un mes fue su primera vez, algo que Iñigo, como parte interesada, debería saber mejor que nadie.

Un mes después, está embarazada, pero hacer una pregunta así naturalmente implica que ella ha estado con otros después de esa noche.

Sin embargo, si hubo o no desorden no importaba; si preguntaban, su propósito seguramente era...

Como era de esperar, al siguiente segundo, Wenda dijo con educada frialdad, "Llevaremos a la señorita Deerfield al hospital privado de la familia Bo para que se recupere."

El hijo de la familia Bo no puede nacer al azar, un hijo ilegítimo sería una broma, por lo que, sea o no de la familia Bo, no puede quedarse.

Siendo así, ¿la pregunta anterior fue hecha solo para humillarla?

Alba Deerfield luchó por controlar su respiración y finalmente habló roncamente, "Bo, la trampa de hace un mes fue obra de León y Belén, no tiene nada que ver conmigo, no tengo ninguna intención de aprovecharme ni de extorsionar."

...

Iñigo seguía bajando la mirada mientras le trataba la herida, sus movimientos eran tan suaves como si estuviera manejando un tesoro, sin mover ni una ceja, sin saber si realmente escuchaba.

"No quiero este hijo, pero mi cuerpo no permite un aborto, déjame ir y me iré, nunca volveré a K-nación y no dejaré que nadie sepa que el gran heredero de la familia Bo tiene un hijo ilegítimo."

Ella estaba prácticamente suplicando.

Pero tan pronto como terminó de hablar, un agudo dolor la atravesó desde la planta del pie, "Ah..."

Iñigo presionó el hisopo con fuerza en su herida, y al ver la sangre fluir lentamente levantó la mirada hacia ella.

Mirando su rostro pálido de dolor, sus labios se curvaron en un ángulo cruel—

"Así que dices que eres inocente."

...

"Lamentablemente, no creo que haya un hijo que Iñigo no pueda eliminar."

Capítulo 2: La boda sin novio

El sudor recorría la frente de Alba Deerfield, cayendo en cascada por su cabello.

Iñigo sostenía su pie con una mano y extendía la otra.

Inmediatamente, un guardaespaldas le entregó un puñal, de los que vienen con funda.

Sentado allí, aplicó la fría hoja de acero sobre el empeine de ella, deslizándola lentamente hacia arriba por su esbelta pantorrilla, sus ojos estrechos destellaban una morbosa excitación.

"Perfecto, aún no he visto las entrañas de una mujer, deben ser más delicadas que las de un hombre..."

¿Acaso pretendía diseccionarla?

Alba comenzó a temblar involuntariamente, "Por favor, no..."

Incluso confinada en casa durante cinco años, había oído hablar de la mala fama de Iñigo.

Iñigo Bo, con 25 años, era el heredero principal de la poderosa familia Bo en K-nación, nacido entre grandes expectativas. Pero a los 5 años tuvo un accidente de coche con su madre, quien murió en el acto, y él desapareció.

Cua

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app