Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

La amante por hora

  • 👁 111
  • 7.5
  • 💬 1

Annotation

Diana Alysson enfrenta una gran desilusión en su vida y, después de sentir que ha tocado fondo, decide reinventarse. Convencida de que el amor ha desaparecido después de las decepciones causadas por su exmarido, busca una salida rápida y financieramente ventajosa para escapar de esa situación lamentable, optando por convertirse en una acompañante de lujo. Determinada a ganar dinero y lograr una vida cómoda sin depender de ningún hombre, Diana se encuentra con un giro inesperado cuando un nuevo cliente solicita sus servicios. Bryan Ross la contrata, no con la intención de una noche intensa, sino para representar el papel de su novia ficticia. Surge entonces un conflicto interno abrumador, ya que Diana se había prometido a sí misma que nunca más se permitiría enamorarse. Sin embargo, al conocer a Bryan, su promesa comienza a debilitarse, especialmente cuando se revelan secretos, mostrando su verdadera naturaleza dominante.

1- La humillación

DIANA ALYSSON

¡El destino puede ser cruel, pero también puede estar preparando algo bueno! ¡Confía en el proceso!

El día no empezó bien, estaba siendo bastante desafortunado. Derramé café sobre algunos papeles y luego terminé digitando un plan completamente equivocado; mi jefe iba a matarme. Me llevo la mano a la frente, respiro profundamente y rezo para que el día no empeore.

— ¿Dónde está el plan, Diana? —mi jefe aparece de repente.

Lo miro sorprendida por su aparición, y aún más sorprendida por su pedido de los planes que ahora estaban empapados de café.

— Lo siento, señor, pero hubo un accidente y...

— ¿Accidente o irresponsabilidad? —grita.

Salto de la silla al escuchar su tono de voz más alto de lo normal. No me siento cómoda siendo tratada de esa manera, pero conseguir un trabajo no estaba tan fácil y simplemente bajo la cabeza, sintiéndome devastada.

— Está bien, le daré un día para que vuelva a entregar todo esto. ¡Un día! —advierte antes de salir pisando fuerte.

Observo cómo se aleja y me siento aliviada, aunque haya dado un tiempo extremadamente corto para que entregue esos documentos. Me levanto para imprimir algunas hojas, pero el mundo comienza a dar vueltas, mi visión se vuelve ligeramente borrosa. Llevaba sintiéndome mal desde hace algunos días, pero no le había dado mucha importancia; sin embargo, ahora el malestar era aún peor que antes.

— ¿Estás bien, Diana? —pregunta mi colega de trabajo.

— Me siento mareada, también tengo náuseas. —hago una mueca llevándome la mano al estómago.

Mi colega me mira de reojo con una expresión desconfiada y me confunde su reacción.

— Diana, ¿no crees que podrías estar embarazada? —sugiere.

Esas palabras me golpean de una manera que no puedo explicar si es felicidad o inseguridad. Llevaba dos años en una relación estable con Jhony, aunque últimamente estábamos pasando por algunas dificultades, esperaba que pasaran pronto. No estaba preparada para un embarazo, pero me alegraba la posibilidad de poder salvar nuestra relación.

— No estoy segura. ¿Puedes ocuparte de las cosas aquí por mí? Volveré en diez minutos. —cojo mi bolso apresuradamente.

— ¡Por supuesto!

Ella confirma y salgo apresurada, dirigiéndome hacia el ascensor y presionando los botones con fuerza, estaba ansiosa. Había una farmacia cerca, así que decidí aprovechar para comprar un test de embarazo inmediatamente y aclarar esa suposición.

Compro no solo uno, sino tres tests para tener una mayor certeza. Fui lo más rápida posible y cuando regreso a la empresa, corro hacia uno de los baños y sigo todas las instrucciones de la prueba. En la caja indica que debo esperar cinco minutos, confieso que fueron los cinco minutos más largos de mi vida.

Caminaba de un lado a otro, temblaba y muchas cosas pasaban por mi cabeza. Entonces, después de mirar el reloj de mi muñeca, no espero más y me acerco a los tres tests esparcidos en el lavabo. Cuando mis ojos se posan en ellos, mis piernas tiemblan, mi corazón se acelera y me llevo la mano a la frente en shock.

¡Positivo!

Un torbellino de emociones invade mi mente, siento miedo y, al mismo tiempo, ansiedad. Estaría pronto con un bebé en brazos, y ahora solo podía pensar en lo que Jhony pensaría. Esperaba que estuviera tan feliz y emocionado como yo me sentía en ese momento.

Guardo todos los tests en mi bolso y corro de vuelta al departamento. Mi colega de trabajo está allí, sentada en mi lugar, y se levanta rápidamente.

— ¡Estoy embarazada! —digo aún sin poder creerlo.

— ¡Wow, felicidades, Diana!

— Necesito contarle a Jhony, creo que a esta hora aún estará en casa. —estaba nerviosa.

— Mi horario ya terminó, así que no tengo nada que hacer. ¡Hazle una sorpresa al futuro papá!

Abro una amplia sonrisa y agradezco innumerables veces. Salgo del edificio como una loca, ansiosa por contarle la noticia, y durante todo el trayecto en el taxi, imagino su reacción. A medida que me acerco a nuestra pequeña y confortable casa en un barrio de clase media en Seattle, justo donde criaremos a nuestro hijo, la ansiedad aumenta aún más.

El carro se detiene frente a la casa, pago rápidamente y bajo apresuradamente. Camino hacia la puerta y busco mis llaves, pero no están en mi bolso. Me parece extraño, porque juraría que las había puesto allí esta mañana. Desisto de buscar al recordar que probablemente dejé la puerta trasera abierta, así que doy la vuelta a la casa y llego a esa entrada, girando la manija y por suerte estaba abierta.

Al entrar en la cocina, escucho algunos ruidos extraños. Frunzo el ceño en confusión, porque a medida que avanzo y doy cada paso, ahora en la sala, cerca de una escalera que lleva a los dormitorios, percibo esos ruidos, gemidos. No puedo creer lo que estoy escuchando, aún no he asimilado lo que eso significa.

Subo las escaleras en silencio y cuando llego frente a la puerta de mi habitación, escucho:

— ¡Jhony, eres un tremendo bombón!

La voz era de mi mejor amiga. Cuando cae la realidad sobre mí, miro por la rendija de la puerta y veo la escena más deprimente, asquerosa y despreciable que podría presenciar. Mi esposo y mi mejor amiga estaban en la cama, teniendo relaciones sexuales sobre mis cobijas, y siento que las náuseas me dominan.

Empujo la puerta, que cruje llamando la atención de los dos desgraciados allí. Jhony salta de la cama cubriendo sus partes íntimas con una almohada, mientras la descarada de Hanna cubre su cuerpo desnudo con la manta.

— ¿Qué demonios está pasando aquí? ¿Cómo se atreven a hacer esto conmigo? —digo en estado de shock.

— ¡Quieres matarme del susto, Diana? ¡Maldición! —él aún se queja.

— ¿Es eso todo lo que tienes que decir, tu... tu... cretino?

Avanzo hacia él golpeando su pecho desnudo, dejándolo enrojecido. Trata de esquivarme y termina dejando caer la almohada, mostrando su desnudez y eso solo aumenta mi enojo. Tengo ganas de patear justo allí, pero él se aparta. En ese momento miro hacia un lado, aquella descarada está en la cama, encogida bajo las cobijas.

— ¿Cómo te atreves a decir que eres mi mejor amiga y acostarte con mi marido? ¡Perra desvergonzada! —avanzo para darle una paliza.

Soy detenida por Jhony, que no permite que haga lo que estoy deseando. Me debato, escapando de sus brazos mientras ella se pone de pie, desnuda y sin ningún pudor, y se dirige hacia su ropa tirada en el suelo.

— ¡Respétala! —defiende Jhony.

— ¿Cómo te atreves a defenderla así descaradamente? —estoy en shock.

Mis ojos están desorbitados, mirando de uno a otro mientras las lágrimas caen involuntariamente. Estoy devastada, mi corazón destrozado y para colmo, embarazada.

— Eres débil, Diana, hace mucho que no siento el menor deseo por ti. Solo te importa el trabajo, te ves fea y no interesante en absoluto. —él no escatima palabras.

— ¿Qué hombre va a mirarte a ti? ¡Mira, chica, estás ridícula!

Miro mi cuerpo tratando de entender lo que dicen, estaba con ropa formal de trabajo y el cabello recogido en una cola de caballo, algo completamente normal. No sé si eso era para menospreciarme o si podría ser verdad, me siento horrible. Como un completo desastre humano.

— ¡SALGAN DE MI CASA, AHORA! —grito.

Mi ahora exesposo se ríe, una carcajada alta, y mira a su amante que también comienza a reír con él. No entiendo, ¿por qué piensan que esto es tan gracioso?

— Tú vas a salir, esta casa está a mi nombre. —afirma él.

— Exacto, cariño, pon a esa idiota en su lugar. —refuerza la chica.

— Pero fui yo quien pagó, mes a mes, mientras tú estabas aquí comiendo con esta z*rr*.

Estoy tan irritada, ahora sabía que las hormonas podrían estar contribuyendo aún más a mi falta de control. Trato de entender lo que él quiere decir con eso. Pagué, pagué todas las mensualidades de esa casa. Pero entonces, recuerdo de inmediato, un día él me trató con mucho cariño y me pidió que firmara documentos afirmando que la casa era nuestra, yo, ilusionada, terminé firmando. ¡Perdí todo!

— Pagaste, pero no te debo nada, te pagué aguantándote todo este tiempo. —afirma Jhony sin ningún escrúpulo.

Se dirige al lugar donde estaban sus ropas y comienza a vestirse despreocupadamente. Estoy asombrada de cómo puede ser tan descarado en este punto. Estoy en shock, no puedo ni moverme del lugar donde estoy.

— ¿Cómo puedes hacerme esto? —en este momento las lágrimas comienzan a caer.

Creo que estaba empezando a darme cuenta de la realidad. Las lágrimas inundan mis ojos, desolada, desesperada al entender realmente que mi vida había dado un vuelco en muy poco tiempo. Voy al armario y él observa la escena inmóvil, comienzo a tirar todas sus ropas al suelo y al ver esto, Jhony viene hacia mí agarrando mi brazo con tanta fuerza que siento mucho dolor.

Soy arrastrada fuera de la casa, esa desgraciada que se hacía llamar mi mejor amiga lo observa todo con satisfacción. Cuando él abre la puerta de entrada, soy arrojada al césped como si fuera una nadie, apoyo las manos en el césped y sollozo, desesperada.

— La casa es mía, basta de tus lloriqueos. —grita él.

Cuando levanto la mirada, observo alrededor, los vecinos observaban, así como la gente que pasaba tranquilamente por la acera. Estaba siendo humillada al máximo. La sensación de ser el centro de atención de manera tan negativa, de tener mi vida expuesta de la manera más decadente posible. Ver un mundo estable donde vivía, desmoronarse.

— Estoy embarazada, ¡Jhony! —revelo casi susurrando.

Él frunce el ceño, da algunos pasos hacia adelante y me mira hacia abajo, como si fuera un verdadero rey humillando a su tonta sierva. No muestra ni un ápice de compasión, mucho menos amor, sería imposible.

— ¿No te dije que te cuidaras? ¡Te dije que no te embarazaras, no lo dije? ¡Es tu problema!

Aquellas palabras terminaron por destruirme. La chica estaba justo detrás de él tocando sus hombros y una sonrisa victoriosa en los labios, se merecían el uno al otro. Luego, le dan la espalda y entran en la casa, cerrando la puerta de golpe.

Trato de levantarme poco a poco. En ese momento, siento una mano tocar mi brazo y ayudarme a levantarme.

— ¿Estás bien? ¿Necesitas ayuda?

Mi vecina estaba allí mostrando solidaridad. Parecía ser alguien agradable y acepto su ayuda. Me invita a su casa, nunca había tenido ningún tipo de contacto con ella, tanto que solo la veía de vez en cuando, intercambiando un cordial saludo. Era una chica joven y muy bonita, la vecindad solía decir que trabajaba como prostituta.

Entro en su casa, estaba bien organizada y me siento en el sofá mientras la chica me trae un vaso con agua. Acepto y bebo mientras tiemblo, estaba tan nerviosa y para colmo, sentía un poco de dolor por haber sido arrojada con tanta fuerza al césped.

— ¿Te sientes bien? —ella está preocupada.

— Descubrí hace poco que estoy embarazada, estoy sintiendo dolores.

Pongo la mano en mi barriga y me encojo sintiendo la molestia. Me doy cuenta de que la chica realmente está preocupada, porque parece ansiosa por ayudar.

— ¿Quieres que llame a un médico o vayamos al hospital? —ofrece.

Pido un momento, por suerte mi celular estaba en el bolsillo y no resultó dañado por el impacto. Cuando abro la aplicación de mi banco, ya no hay ni un dólar allí, mis ahorros de meses. Estaba guardando dinero para ir a París en mis vacaciones, era un sueño de niñez. Ahora estoy sin casa, sin dinero y completamente perdida. Explico toda la situación a la chica, pero ella se compromete a ayudar, tuve suerte de encontrar a alguien como ella.

Sin embargo, cuando me levanto para ir al baño, siento algo correr por mis piernas. Mi ropa queda completamente manchada de rojo y mi cuerpo tiembla, aterrorizado. Aunque ni siquiera tuve tiempo para disfrutar de ese embarazo, no pude evitar sentir tristeza por todo esto. Es como una confirmación de mi desgracia.

2- ¡Mucho gusto! Ahora mi nombre es Angel.

DIANA ALYSSON

Cuando me despierto, siento un poco de dolor en el vientre. Estaba en la habitación del hospital y había sufrido un aborto espontáneo debido al impacto que recibí. Las lágrimas corren silenciosamente por mi rostro, no sé cómo habría sido criar al bebé, pero habría hecho todo lo posible, desafortunadamente no tuve la oportunidad.

— Lo siento mucho. — dice mi vecina, quien está a mi lado.

— Gracias, yo... — suspiro. — No imaginaba que él pudiera ser tan despreciable.

— Sé que no hablamos mucho, pero quiero que sepas que puedes contar conmigo. Odio las injusticias y siempre los vi a ustedes dos, nunca vi amor.

— Tienes razón.

Estoy de acuerdo con ella, al mirar hacia atrás y darme cuenta de cómo me trataba, especialmente después de la muerte de mi padre. No lo creí antes, pero mi familia terminó distanciándose después de descubrir un robo, afirmaron que Jhony tenía algo que ver con eso, pero no lo creí. Es

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app