Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

El contrato

  • 👁 277
  • 5.0
  • 💬 0

Annotation

Tayler Costello es un hombre de negocios. Además de ser el propietario del edificio más lujoso de la región, también se convirtió en el presidente del banco más grande y poderoso de la ciudad de Conthe después de que su padre, John, se retirara del cargo. Wealth Bank es su vida y siente que está amenazada cuando un escándalo sobre su vida sexual aparece en varias noticias. Su padre decide proponerle que se case por un año para quedarse con todo el imperio después de ese tiempo, asegurando que si él rechaza, John volverá a la presidencia y solo heredará la propiedad después de su muerte. Tayler se encuentra en una encrucijada, pero Megan aparece en su camino intentando infiltrarse en el sistema de su empresa. Sin muchas opciones, él propone un matrimonio por contrato, y a cambio, se le concedería la libertad a la joven, junto con un tratamiento para su padre adicto a los juegos de azar. ¿Logrará Tayler evitar que los problemas del pasado le impidan enamorarse?

Capítulo 1

Tayler Costello estaba inquieto esa madrugada. Aunque la cama era de las más cómodas, no era así como se sentía, después de todo, otro de sus frecuentes pesadillas lo había alcanzado como una roca. No solía dejarse abatir mientras estaba despierto, siempre se mantenía ocupado para olvidar la culpa y el vacío que llevaba dentro. Así que creía que su cuerpo aprovechaba el descanso para jugarle una mala pasada. No es que fuera injusto, de hecho, pensaba lo contrario, pero era agotador.

Después de dar muchas vueltas en las sábanas, se levantó aturdido, con escenas de su mejor amigo con quemaduras en la cama del hospital pasando rápidamente por su mente. "Está bien, Tayler, siempre estaré contigo. Por favor, cuida de mi padre", fueron sus últimas palabras, y Tayler siempre se aseguró de cumplirlas, incluso si Clince se había ido antes de escucharlas de su boca, llevándose consigo una gran parte de lo que una vez había sido Tayler.

Como si algo le doliera físicamente, decidió levantarse y cambiarse, sacando sus auriculares y zapatillas para correr. Todavía estaba oscuro, faltaba poco para el amanecer, pero no importaba, porque la brisa en su rostro le proporcionaba alivio. Con cada paso, su cuerpo aceleraba su ritmo, hasta que se dio cuenta de lo lejos que estaba de casa. Cuando se detuvo, *p*n*s podía sentir el calor del sol de esa mañana, porque su teléfono celular sonó.

- Tayler, ¿has visto las noticias hoy? - la voz de su mano derecha resonó.

- Antony, ve directo al grano - verificó impacientemente su reloj de pulsera, que marcaba las siete de la mañana.

- Tu nombre está en todas las portadas, una mujer dio una entrevista afirmando que espera un hijo tuyo. Parece estar segura, el nombre es...

- No importa, encuéntrala y averigua si eso es cierto. Si esa maldita está mintiendo, hazle la vida imposible hasta que no tenga otra opción que pedir perdón públicamente.

- Tay... - el hombre todavía intentó hablar, pero antes de que terminara la frase, pulsó el botón de apagado.

Costello, como algunos solían llamarlo, no siempre era tan despiadado. Dedicaba una pequeña parte de su fortuna a ONGs de causas sociales, y así se sentía redimido por destruir a quienes intentaban perjudicarlo. Lentamente, se quitó la camiseta, mostrando su en forma, aliviando el aire sofocante que empezaba a aparecer en la ciudad de Conthe. Colgó la prenda en su hombro y regresó por el mismo camino, recibiendo algunas miradas curiosas que cesaron cuando vio su imponente edificio, donde tenía una suite especial.

Por suerte, cuando entró a su apartamento, Antony, quien también era su mayordomo y vivía allí, ya había salido para resolver el problema, lo que hizo que Tayler se sintiera menos irritado. Se dirigió a la cocina y robó algunos bocados de la mesa elegantemente dispuesta, luego subió para darse un largo baño. En el armario, la camiseta negra parecía ser la única opción, ya que odiaba los colores.

- Buenos días, señor Tayler - la secretaria Candela lo saludó amablemente, recibiendo solo silencio a cambio.

La sala decorada en tonos monocromáticos olía a lavanda, pero él ni siquiera lo notó, estaba concentrado en su computadora, asegurándose de que Wealth Bank fuera el principal patrocinador de la exposición de cuadros de Reven, un artista aclamado y valioso, deseado por ricos por sus obras. Tyler sabía que no necesitaba ningún esfuerzo para llegar a su público objetivo, considerando que este era el banco de casi todas las celebridades, pero le gustaba mantener el nombre de la empresa en alto, mostrando su poder.

Algunos golpes en la puerta interrumpieron su momento de paz, y sin apartar la vista de la pantalla, ordenó a quien fuera que entrara.

- Con permiso, señor. Su padre está en la sala de reuniones - advirtió Candela, temiendo su reacción.

- Échalo.

- Lo siento, señor, está con los miembros de la junta directiva.

- ¡Sal! - Ordenó ferozmente.

Su padre, John, era visto como un hombre pacífico y honesto, pero, a pesar de todas sus cualidades, Tayler odiaba la forma en que se entrometía en su vida amorosa, ya que se sentía muy cómodo evitando cualquier tipo de contacto que no fuera físico. John rara vez visitaba la empresa y, cuando lo hacía, aprovechaba para llevar a su hijo a una charla llena de interrogatorios, que el joven consideraba una pérdida de tiempo. A diferencia de otros días, hoy más personas estaban involucradas en la conversación, despertando su sentido de que algo malo se avecinaba, especialmente después de las noticias en los periódicos.

- Cariño, ¿cómo estás? - su madre, Diana, una mujer que parecía más joven de lo que realmente era, lo esperaba cerca del grupo de hombres con trajes. - Hace tiempo que no nos visitas.

- ¿Qué quiere él? - preguntó frotándose las sienes que ya comenzaban a doler, evitando al mismo tiempo los intentos de acercamiento de la mujer.

- Ya sabes... Esa noticia es demasiado incluso para mí. Ten paciencia, tu padre solo está preocupado por tu imagen.

- ¡Menos mal que estás aquí! - Antony apareció, aliviado.

- ¡Ven conmigo! - ordenó.

- No me digas que te has metido en otro lío.

- Es solo otro intento de mi padre de controlarme, y necesito que me ayudes.

Con pasos largos, llegaron rápidamente, queriendo evitar cualquier sermón o idea estúpida.

- Tayler, hijo, siéntate. - El hombre señaló la silla frente a él, expresando su desilusión. - Creo que es de conocimiento público el escándalo de esta mañana.

- Lo siento, señor Costello, pero ese asunto ya está resuelto - Antony reveló con valentía. - Son declaraciones falsas y todo se aclarará en los medios pronto.

En el fondo de su frío corazón, el joven de 27 años se sentía agradecido por el hombre de casi 50 que siempre se dedicaba a limpiar sus desastres y a defenderlo, parecía que no le importaba con el hecho de que si Tayler había hecho el mantenimiento del automóvil, su hijo probablemente estaría vivo. Aunque no se sentía merecedor de tanta compasión, era algo que le quedaba, y a menudo se encontraba relacionando al hombre con su mejor amigo, preguntándose si era porque se parecía mucho a Clince o porque no lo odiaba, independientemente de cualquier cosa.

- Entiendo, señor Viegas, pero lamento decir que este no es un caso aislado. Todos sabemos cómo mi hijo se ha visto involucrado en algunas polémicas debido a sus múltiples relaciones amorosas - miró atentamente a Tyler - por eso, he pedido que los administradores y abogados de la familia estén presentes para anunciar mi nueva decisión.

Sus manos entregaron algunos documentos, y el joven de ojos oscuros los miró detenidamente, apretando los puños.

- ¿Casarme? ¡Debe estar bromeando!

- No, no es ninguna broma. Como se indica en los documentos, tendrás que casarte. Sé lo dedicado que has sido a esta empresa, que haces un trabajo brillante, hijo, así que si sobrevives al matrimonio durante un año, Wealth Bank será tuyo de inmediato. De lo contrario, o si te niegas, volveré a la presidencia y tendrás que esperar para ser mi sucesor cuando me muera.

El negro de los ojos de Tayler parecía mucho más oscuro ahora, como si finalmente alguien hubiera tocado su punto más débil. Controlando cualquier impulso de decir todo tipo de palabrotas, rompió la hoja en pedazos.

- ¡Prepárate, porque nunca aceptaré esta porquería! - casi gritó.

- Ya imaginaba esta reacción, por eso traje una copia que Antony guardará en caso de que cambies de opinión. Piénsalo bien, tienes hasta fin de mes.

Mirando a todos los que se atrevían a mirarlo, regresó a su oficina perdiendo la cabeza. Sin pensarlo mucho, golpeó la mesa de centro, pasando las manos por su cabello negro que siempre estaba despeinado.

- No permitiré que tomes esta decisión en caliente, Tayler. Empaquemos tus cosas y vayamos a beber, como siempre hacemos cuando necesitas relajarte - dijo Antony. Aunque no había notado cuándo llegó el único hombre en el que confiaba, Tayler no protestó y simplemente lo siguió.

Capítulo 2

- Lo de siempre. - Pide el chico mayor.

Era casi un ritual ir al pub dorado y negro, decorado con espejos y taburetes de madera, dispuestos en un espacio ovalado. A veces, para Tayler, era aburrido venir al mismo lugar, pero la energía opuesta a su caos interior siempre lo atraía de vuelta. Hoy, en particular, estaba demasiado ocupado para pensar en eso. Una chica de pelo negro, liso y corto hasta los hombros, a la que nunca había visto antes, intentaba torpemente hacer un cóctel. Cuando se da cuenta de sus miradas y lo evita, observar su desesperación estaba empezando a ser divertido, hasta había disipado un poco su deseo de golpear a alguien. Antony, por su parte, permanecía en silencio porque sabía que su compañía era suficiente.

Poco a poco, varias copas descienden por su garganta, pero ni siquiera el aturdimiento del alcohol era capaz de quitarle interés a cada paso que daba la chica. El misterio en el aire estimulaba todos sus sentidos, una sensación que no había

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app