Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

El Amor Imposible del Millonario.

  • 👁 68
  • 5.0
  • 💬 0

Annotation

Cuando su guardaespaldas atropella a una extranjera, Khaled pronto se siente atraído por ella. Sin embargo, el príncipe no tarda en descubrir que la joven tiene un espíritu libre y poca responsabilidad. Cuanto más ella escapa de sus manos, más él desea atrapar a la bella entre sus brazos. Y este juego tendrá un desenlace que ninguno de los dos imaginó.

01

Khaled ya había intentado entrar al automóvil tres veces. Pero siempre alguien lo llamaba y él retrocedía. Cámaras y periodistas lo rodeaban mientras intentaba prestar atención a las personas. Docenas de teléfonos móviles grababan sus movimientos. La multitud no se atrevía a apretujarlo; nadie tocaba al príncipe heredero sin permiso. Pero toda esa atención hacía que las apariciones públicas fueran agotadoras.

Durante toda la tarde, había estado viendo carreras de camellos en una pista construida fuera de la ciudad. Los hombres presentes eran gente sencilla, muchos de ellos eran ancianos. Una de las razones por las que la familia al Zaman había estado en el poder durante más de 200 años era la accesibilidad. En muchas ocasiones, el pueblo se encontraba con los miembros de la familia real entre ellos.

El anciano frente a él recitaba un poema, expresando votos de que su vida fuera larga y próspera.

Khaled agradeció y besó la mejilla del hombre, realmente agradecido por el cariño de la gente. Después de decir algunas palabras a los periodistas sobre el poema, finalmente logró entrar al automóvil. Said Hilal, su guardaespaldas, arrancó y el automóvil abandonó rápidamente el lugar.

La agenda del príncipe había sido intensa en las últimas doce semanas. Había viajado por varios países árabes representando al gobierno de Dubai, firmando algunos acuerdos políticos y fortaleciendo otros. Él y todo su equipo se sentían cansados y un poco estresados. Pero los próximos quince días serían de descanso para todos, y el príncipe *p*n*s podía esperar para abordar su avión privado y aislarse en Uzbekistán, para una relajante temporada de caza.

Cuando era más joven, le encantaba pasar tiempo en ciudades bulliciosas como Londres y Nueva York, pero ahora, a los treinta y seis años, prefería pasar su tiempo libre en lugares aislados. Le encantaba fotografiar la naturaleza y estar en contacto con ella.

—Nader Hasnawi ha estado llamando mucho —escuchó la voz de su secretario en el asiento trasero—. Quiere mucho que conozcas a su hija.

Khaled suspiró. Estar soltero a los treinta y seis años se estaba convirtiendo en un problema. Sentía que una competencia por el premio se estaba formando a su alrededor. Pero estaba decidido a no casarse solo para cumplir una etapa en la vida. Quería estar verdaderamente interesado en la mujer que sería su compañera de vida. Desafortunadamente, no había conocido a nadie interesante en mucho tiempo. La hija de Nader tenía solo diecisiete años y, a pesar de su belleza, la diferencia de edad haría la conexión difícil.

—No quiero conocerla —fue claro. Ahora el secretario tendría que encontrar una manera de desilusionar al pobre Nader Hasnawi.

Sintió una ligera decepción en el asistente. También le preocupaba que el príncipe no se hubiera casado aún y que no tuviera hijos. El tiempo se encargaría de resolver eso, Insha'Allah; no tenía sentido tratar de forzar las cosas antes de tiempo.

Miró hacia el asiento trasero por el espejo retrovisor y vio la carita de Maj, un niño de ocho años sentado en el medio. Detrás de Khaled estaba Aj, el padre del niño y uno de los mejores amigos del príncipe, y al otro lado estaba Ismaeil, su secretario. Buscó el teléfono en el bolsillo de la dishdasha blanca y abrió la aplicación de Instagram. Echó un vistazo al feed y se encontró con una foto de su sobrina Fátima. La sonrisa de la niña era una de sus pasiones. Le dio "me gusta" a una foto del padre dando un discurso en una conferencia al día siguiente.

El automóvil avanzaba rápidamente por la carretera mientras el sol se ponía, tiñendo el paisaje de naranja-rojizo. Estaban fuera de la ciudad, el desierto rodeando la carretera, creando un escenario hermoso. Decidió hacerse una selfie con los amigos en el automóvil.

—Sonrían —dijo mientras colocaba el teléfono para encuadrar a todos.

Aj, Ismaeil y Maj se unieron en el espacio entre los asientos delanteros. Said Hilal intentaba concentrarse en la carretera y salir en la foto al mismo tiempo. El primer intento resultó en muchas risas, debido a la divertida expresión de Said en la foto. El guardaespaldas se esforzó por mirar a la cámara en el segundo intento, todos sonrieron y Khaled logró la selfie que quería.

—¡No! ¡Cuidado! —El grito de Maj hizo que Khaled bajara el teléfono justo a tiempo para ver a la mujer parada en medio de la carretera tratando de tomar una foto del atardecer. Said pisó el freno, el príncipe escuchó el sonido de los neumáticos quemando el asfalto. La mujer parecía no darse cuenta del automóvil. La velocidad estaba disminuyendo, pero si no se apartaba, la golpearían. En cámara lenta, vio a la mujer girarse con una mirada asustada segundos antes de ser arrojada hacia adelante por el impacto del automóvil.

El príncipe saltó del vehíc*l* y corrió hacia el cuerpo arrojado al borde de la carretera.

—¡Mantengan a Maj lejos! No quiero que vea algo malo —gritó por encima del hombro.

Cuando la alcanzó, confirmó las sospechas de que era una extranjera. Estaba respirando y no había ninguna fractura evidente.

Notó sangre y arena mezcladas en su cabello castaño. Tenía un corte en la frente. El rostro era delicado y parecía más que estaba durmiendo.

—Un accidente en la carretera al Meydan —escuchó la voz de Ismaeil llamando a emergencias—. Una mujer fue atropellada... No, está inconsciente.

No parecía tener más de veinte años. Pero, ¿qué hacía sola allí? No había ningún vehíc*l* estacionado cerca. Tampoco había personas al

rededor que pudieran estar acompañándola. Dubai se enorgullecía de ser un lugar seguro para las mujeres, pero aún así, era necesario tener cuidado. Había muchos extranjeros por allí. Los hombres árabes nunca permitirían que una mujer de su familia caminara sola por un lugar desértico como ese.

Vio una bolsa tirada en la arena a unos dos metros. Le pidió a Said Hilal que la recogiera. El guardaespaldas estaba muy nervioso, pero Khaled no quería alejarse de la joven. Cuando recibió la bolsa, la abrió y buscó algún documento. Cuando lo encontró, descubrió que se llamaba Lynn Isabella Silva Davis. Reconoció Davis como un apellido en inglés, pero no tenía idea de la procedencia del otro. Su apariencia lo había engañado; en realidad, tenía 28 años.

Se sintió aliviado cuando escuchó la sirena de la ambulancia, que no tardó ni diez minutos en llegar al lugar del accidente. Tenían un excelente sistema de salud, y acababan de poner a prueba su eficiencia. La policía llegó poco después. Le gustaba saber que su país funcionaba bien. La chica fue atendida rápidamente. Cuando la subieron a la ambulancia, decidió ir con ella al hospital. Said e Ismaeil podrían hablar con la policía y dar explicaciones. Si fuera necesario, él iría a la comisaría después. No quería dejar sola a esa joven.

Antes de subir a la ambulancia, saludó y sonrió a Maj, que permanecía a distancia en compañía de su padre.

02

Capítulo 02

Ella fue atendida en la sala de emergencias del Hospital Rashid. Ese hospital fue construido por su hermano mayor y era un referente en los países árabes. Rashid nunca se embarcaba en un proyecto sin razón, todo lo que hacía debía ser lo mejor. Estar allí nunca era fácil.

Esperó en una sala reservada durante más de una hora. Entendía que ella pasaría por varios exámenes para descubrir las consecuencias del accidente, pero la falta de noticias comenzaba a irritarlo. Ismaeil se unió a él hace diez minutos. Said y los demás habían sido enviados a casa. La policía también había aparecido en el hospital y ahora buscaban algún familiar o amigo de Lynn Isabella.

El rostro de la joven se le había quedado grabado en la mente. A pesar de la sangre, era imposible no prestar atención a sus rasgos delicados. De hecho, parecía frágil. Era una mujer pequeña y delgada. Tenía cabello largo y abundante, piel clara y estaba seguro de que sus ojos tamb

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app