Alphanovel App

Best Romance Novels

Contrato del Jefe
Exclusive

Contrato del Jefe

  • 👁 26
  • 7.5
  • 💬 4

Annotation

Mateo Medrano, el jefe de Aurora Cervantes, era un joven presidente guapo y adinerado que se tomaba su trabajo muy en serio, era recto y ni se acercaba a las tentaciones femeninas. Sin embargo, cada cierto tiempo, necesitaba una novia falsa que lo acompañara en eventos sociales y actividades comerciales. Todas sus exnovias anteriores conseguían fácilmente una recompensa sin tener que comprometerse físicamente. ¡Vaya suerte que tenían! Siguiendo el pensamiento de la seguridad y las ganancias rápidas, Aurora también firmó un contrato y se convirtió en la falsa pareja de su jefe. Pero, ¿cómo es que lo que comenzó como un contrato para fingir ser novios se convirtió en algo así? *Nota: Todas las tramas y situaciones de esta novela son ficticias y no se pretende infringir los derechos de ninguna persona real.

1. Contrato privado

En el ardiente verano de la ciudad Alamosta, el sol implacable brillaba en cada rincón.

Las calles estaban prácticamente desiertas, solo las olas de calor revoloteaban por los rincones.

En este clima abrasador, Aurora Cervantes se encontraba sentada en un taxi, sintiéndose inquieta. Su estado de ánimo era como el ardiente sol de verano, caluroso y ansioso.

Anoche, su valioso tiempo de sueño fue arrebatado por una inesperada tarea extra en el trabajo, su cuerpo exhausto luchaba en la noche silenciosa.

Aunque se esforzaba por mantenerse despierta, la fatiga acumulada por el trabajo continuo le impedía resistir el asalto del sueño.

Temprano esta mañana, el conocido y detestable sonido del timbre la despertó una vez más, era su jefe, Mateo Medrano, llamando por teléfono.

Después de colgar el teléfono, Aurora intentó volver a dormir, pero se dio cuenta de que ya no tenía sueño.

Se preguntaba por qué su jefe podía estar lleno de energía después de trabajar hasta las diez de la noche y levantarse temprano para correr y ocuparse de sus tareas. Esta poderosa capacidad de autorregulación le causaba sorpresa y confusión.

Después de todo, para Aurora, descansar adecuadamente era una necesidad, ella no tenía la misma energía enérgica que su jefe.

De esta manera, no es difícil entender por qué Mateo pudo convertir una pequeña empresa desconocida en un gigante de la industria en la ciudad de Alamosta en tan solo tres años. Su dedicación y espíritu de lucha eran evidentes.

Al mismo tiempo, Aurora también reflexionaba sobre su propio futuro laboral. Ya habían pasado tres años desde que empezó a trabajar arduamente en esta empresa.

Aunque su trabajo era agotador, sabía muy bien que solo a través del esfuerzo constante y el sacrificio se puede lograr un futuro mejor.

Aunque las demandas de Mateo la llenaban de presión, ella seguía firmemente decidida a quedarse en esa empresa y luchar por su futuro profesional.

En este caluroso día de verano, Aurora miraba el paisaje ardiente fuera de la ventana del automóvil y repetía en silencio en su mente:

«Esforzarse, trabajar duro. Con empleados como yo, la empresa estará en la vanguardia mundial antes o después.»

*

El taxi se deslizó lentamente hacia una tranquila zona residencial. A lo largo de las calles, una hilera de frondosos árboles se balanceaba con la brisa, añadiendo un toque de frescura a este modesto vecindario.

Aurora pagó y pidió un recibo al conductor.

Con su bolso en mano, bajó del coche y levantó la vista hacia un edificio residencial no muy alto que se encontraba cerca. En comparación con otras construcciones, este edificio destacaba por su color y diseño, claramente había sido cuidadosamente diseñado.

Su primera tarea de hoy era ocuparse de los asuntos personales de su jefe.

—Señorita Paredes, hoy es el último día del contrato, vengo a liquidar el saldo pendiente. Una vez que haya confirmado que todo está correcto, por favor, firme aquí.

Aurora colocó el acuerdo que llevaba en la mesa de centro.

La mujer frente a ella tenía un resplandor saludable en su piel de tono trigueño, sus ojos ligeramente entrecerrados destellaban una mirada astuta.

Vestía una bata de dormir, su largo cabello castaño caía sobre sus hombros, dándole una sensación de pereza como si acabara de despertar.

Aurora no pudo evitar alegrarse de no ser un hombre, de lo contrario, al ver a una mujer así, seguramente se convertiría en una bestia.

La mujer abrió el acuerdo y leyó detenidamente cada cláusula. Sus delgadas piernas asomaban tímidamente debajo del dobladillo de la falda, lo que hizo que Aurora admirara lo bien cuidada que estaba.

Finalmente, la mujer terminó de leer el acuerdo, apretó los labios y una pizca de reluctancia brilló en sus ojos. Preguntó en voz baja:

—¿No puedo renovar el contrato?

—Lamento mucho, pero cada persona solo puede firmar un contrato una vez, eso se dejó claro desde el principio.

Aurora negó con la cabeza, sabía que esta decisión no se podía cambiar. Suspirando en su interior, Aurora agregó:

—Mi jefe probablemente ni siquiera sabe cómo es usted.

Estas eran las palabras que siempre había querido decir, pero por diversas razones nunca las había pronunciado. Sin embargo, ahora se veía obligada a decirlas.

*

Su jefe, Mateo, tenía un puesto especial: 'novia'.

Los requisitos de contratación para este puesto eran muy claros: estar soltera, ser sexy, hermosa y obediente.

El contrato para este puesto tenía una duración de solo tres meses, y al finalizar se rescindiría inmediatamente. Sin embargo, el salario de esos tres meses era considerable, equivalente incluso al salario anual de Aurora.

En las novelas románticas, si se siguiera el argumento del CEO dominante, esto se podría considerar una relación de mantenimiento.

En esta situación, siempre habría una chica que aparecería de repente, rompería el hechizo de los tres meses y finalmente ganaría el corazón del jefe, llevándolos a una vida sexual feliz.

Sin embargo, Aurora sabía muy bien que eso era imposible con su jefe.

En algún momento, ella le preguntó curiosamente a su jefe por qué no buscaba una novia real, a lo que él respondió: «Es una pérdida de tiempo, afecta el trabajo».

Excepto por su deber de llevar a estas novias de contrato a la familia Medrano, el resto del tiempo podían hacer lo que quisieran.

En los últimos tres meses, si el Sr. Mateo no regresaba a su familia, la 'novia' no recibiría su remuneración por esos tres meses.

Aurora recordaba con claridad que hubo una chica afortunada que, desde la firma del contrato hasta la rescisión, ni siquiera llegó a ver a su jefe.

Este trabajo no requería hacer nada y aún así se obtenía una generosa remuneración, lo cual hacía que mucha gente lo envidiara.

Aurora también había envidiado este trabajo en algún momento, e incluso deseaba poder obtener la misma recompensa sin tener que hacer nada.

Sin embargo, pronto se dio cuenta de que, aunque el puesto era tentador, no era adecuado para ella. Desde el principio, no cumplía con el primer requisito: ella tenía un novio, por lo que no podía desempeñar ese puesto en absoluto.

Mirando la gran compensación en el contrato, su corazón se llenó de rebeldía. Ella decidió que en unos días iría a ver a su jefe y presentaría una solicitud de aumento de salario.

Esta pobre asistente trabajaba horas extras todos los días, esforzándose por completar diversas tareas, pero el señor Mateo nunca pensó en darle un bono o reconocer su trabajo de ninguna manera.

Esto la dejaba un poco desanimada e incluso comenzaba a dudar de su propio valor laboral.

Cuando la hermosa señorita Paredes vio que no había esperanza de renovar, se sintió un tanto decepcionada.

Miró brevemente el acuerdo y luego tomó una decisión silenciosa en su corazón. Tomó la pluma y firmó su nombre, con una caligrafía fluida, elegante y firme.

Después de firmar, ella miró con tristeza a Aurora, con su rostro delicado sin maquillaje y una expresión que despertaba compasión. Esto hizo que el corazón de Aurora latiera rápidamente y su estado de ánimo se complicara.

Aurora observó en silencio a esta hermosa señorita y no pudo evitar suspirar, pensando en lo hermosa que era.

No solo los hombres, sino también las mujeres disfrutan viendo a chicas guapas. Cada una de ellas fue cuidadosamente seleccionada por ella y tenía un encanto único.

Sin embargo, lo que desconcertaba a Aurora era que su jefe las veía, pero ni siquiera las tocaba.

¿Quizás su jefe realmente no le gustaban las mujeres? ¿O tal vez tenía otros gustos?

Pero los pensamientos de su jefe eran algo que esta pobre empleada no podía comprender. Guardó sus pensamientos y también el contrato que ya había sido firmado sobre la mesa.

2. La afortunada

Al entrar al edificio de la empresa, Aurora fue recibida con entusiastas saludos de varios colegas.

—Buenos días, Aurora, ¿has vuelto? —preguntó uno de sus compañeros.

—Sí, buenos días —respondió Aurora. Se sorprendió un poco porque no había notificado a nadie de antemano.

Nadie en la empresa sabía nada sobre el puesto de 'novia' por eso Aurora y las demás 'novias' tenían que firmar acuerdos de confidencialidad.

Aunque formaban parte del empleo de novia por contrato, esta relación aún debía mantenerse en secreto. El jefe no quería que otros supieran que su novia era una empleada contratada, ya que eso podría afectar su imagen de encanto.

Aurora sabía muy bien que esto era puramente una cuestión de orgullo del jefe, quien siempre creía que su propio encanto era suficiente para atraer a cualquier mujer.

Una vez, Aurora iba camino a la oficina con Mateo cuando una chica accidentalmente chocó contra ellos, derramando su bebida sobr

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app