Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Casados a primera vista

  • 👁 148
  • 7.4
  • 💬 2

Annotation

Olivia Steele huye de su opresivo padrastro y busca refugio en un matrimonio concertado con Seth Brown, un hombre al que nunca ha conocido. Atraída por el aspecto llamativo y el estilo de vida práctico de Seth, Liv se pregunta si esta unión podría traer consuelo a su familia. Pero a medida que surgen dudas y Seth revela su falta de intención, su matrimonio pende de un hilo. ¿Podrá Liv encontrar el verdadero amor en una relación nacida del deber, o estará destinada a una vida de promesas incumplidas?

Chapter 1

El sol caía implacable desde un cielo despejado, y sus intensos rayos abrasaban el polvoriento suelo. Era mediados de julio en el corazón de Texas y se estaba desarrollando otro día abrasador. 

Olivia Steele se secaba el sudor de la frente mientras trabajaba diligentemente en el pequeño huerto familiar. A continuación, se dispuso a preparar a su hermana pequeña para ir al colegio.

 Mark Anderson, el padrastro de Olivia, irrumpió en la cocina y encontró a su esposa Jane preparando la cena. "Tenemos que hablar de Liv", dijo enfadado. 

Jane suspiró. "Mark, por favor, ahora no. Seguro que sea lo que sea puede esperar".

"No puede esperar. Esa chica ya tiene veinticinco años, es prácticamente una solterona. Es hora de que empiece a pensar en el matrimonio y en formar su propia familia". 

"Todavía no ha visto al hombre que ha elegido", replicó Jane con cansancio, habiendo oído este argumento antes.

"¡Me he responsabilizado de ella durante mucho tiempo! Desde pequeña, ¡ahora es el momento de que se vaya de mi casa!  Sé que paga mil quinientos dólares al mes, pero eso es como un cacahuete. No llega a nada, siento que nos está estafando". Mark gruñó.

"Ya sabes la cantidad de deudas que tengo", continuó despotricando Mark.

   Fuera de la puerta, Liv se quedó helada, pues había venido a preguntarle a su madre por el préstamo del coche. Escuchó atentamente, con la rabia y el dolor arremolinándose en su interior.

"Mark, Liv es feliz y está sana. Eso es lo único que importa ahora", dijo Jane en tono tranquilo pero firme. 

"¿Contenta? ¡Pah! Es egoísta, eso es lo que es. Ya es hora de que deje de pensar sólo en sí misma". Mark golpeó la encimera de la cocina, haciendo que Jane diera un respingo. 

Justo entonces, oyeron un crujido en las escaleras. Liv había huido en silencio de vuelta a su habitación, las lágrimas ahora fluían libremente. Sabía que hiciera lo que hiciera, nunca sería suficiente para apaciguar a su rencoroso padrastro. ¿Cuánto tiempo más tendría que soportar su cruel juicio y sus inflexibles exigencias?

En silencio, Liv cargó una pequeña bolsa con los documentos de su declaración de edad y sus tarjetas de crédito, y se escabulló.

Se había mudado de casa de su padrastro.

A Liv se le ocurrió entonces un pensamiento: "¿Y si casarse supusiera una solución, aunque sólo fuera para dar a su madre un pequeño consuelo?".

Como pensaba casarse sin tener novio, decidió aceptar la oferta de Nana. Nana es una anciana que la había adorado como a una abuela. 

Liv se pasaba horas ayudando a la anciana a cortar manzanas para sus tartas o a envasar tarros de mermelada, y llegó a saber que Nana estaba intentando casar a su último hijo, Seth Brown, que ronda la treintena.

Después de unos minutos se bajó a su destino en el registro de matrimonio Harmony groove.

"Hola Olivia querida."

Una voz familiar la llamó en cuanto se bajó del taxi. Era Nana.

"Nana".

Mientras Liv se apresuraba a reunirse con Nana, notó una enorme figura de pie junto a Nana. Debía de ser Seth, su futuro marido.

Cuando Liv atravesó la distancia, a Liv se le cortó la respiración. Las fotos no le hacían justicia: era aún más guapo en persona, con unos cálidos ojos marrones y una sonrisa que iluminaba su rostro. 

Según Nana, Seth tuvo novia una vez, pero de repente no volvió a verlos juntos ni a él con ninguna otra chica, y de eso hace ya cinco años. Lo que hizo que Nana se preocupara mucho por su hijo Seth.

Liv se preguntó si eso significaba que no ganaba mucho dinero para estar con una mujer. El dinero no era lo más importante para ella.

Liv suspiró y sacudió la cabeza, no quería sembrar dudas tan pronto.

Seth era atractivo y parece que no habla mucho. De pie junto a Nana con cara de mala leche, parecía una persona arrogante.

La mirada de Liv se posó inmediatamente en el coche de Seth: un Toyota Corolla plateado. Tenía unos años pero estaba en buen estado, limpio por dentro y por fuera. No era un coche llamativo ni mucho menos, pero sí fiable y asequible. 

No era un coche deportivo lujoso ni un todoterreno de lujo. Seth conducía un vehículo sencillo y práctico. Aquella constatación la tranquilizó, sus medios económicos parecían relativamente similares después de todo. 

Ella y una antigua amiga del instituto habían montado una librería no muy lejos de la tienda de comestibles de Nana.

También vendía desde su pequeño estudio casero, Liv diseñaba y producía regalos, decoración y accesorios hechos a mano. También sabía hornear bocadillos y los vendía por Internet, su marca online es La cocina de Liv. 

En un mes, Liv ganaba entre 5.000 y 6.000 dólares. Por eso puede permitirse los 3.000 dólares mensuales de su madre para gastos domésticos.

Su padrastro no tiene ni idea de cuánto gana. Liv siempre le dice a su madre que no se lo gaste todo, que debería guardarse algo para ella.

"Olivia, este es Seth, el último de mis cinco hijos, tiene treinta y dos años y ninguna mujer en su vida", le presentó Nana.

Nana cogió las manos de Liv. "Eres una chica tan buena y amable, Olivia. Estoy encantada de poder encontrar a alguien tan especial como tú para mi hijo". Liv sonrió, siempre le reconfortaban los elogios de una persona mayor. 

Seth se quedó atrás con los brazos cruzados, un escalofrío distante en su comportamiento. Sus fríos ojos marrones observaban a Liv con una expresión ilegible.

Liv sabía que Nana tenía tres hijos y dos hijas, todos ellos casados y con hijos excepto Seth, que también se casará al final del día.

Mientras Nana seguía charlando animadamente con Liv, ella podía sentir la fría mirada de Seth estudiándola. Sus brazos cruzados y su actitud distante creaban distancia a pesar de las sonrisas de antes. 

Liv tomó aire, con el corazón latiéndole deprisa, y le tendió una mano tentativa. "Es un placer conocerte como es debido, Seth. Soy Olivia Steele, pero puedes llamarme Liv". La voz le salió más firme de lo que sentía.

Seth miró brevemente su mano extendida antes de desplegar los brazos con un movimiento lento y deliberado. La palma de él se cruzó con la de ella y sus largos dedos la asieron con firmeza. Su piel era cálida, pero sus ojos permanecían fríos y calculadores mientras la examinaban.  

"Seth Brown", respondió él, la única palabra entrecortada. 

Tras el apretón de manos, Seth levantó la mano izquierda para mirar la hora antes de informar a Liv. "Bueno, no deberíamos entretenernos más, tengo una reunión a la que asistir".

Liv tarareó en señal de reconocimiento.

"Hoy es tu boda, al menos no estés gruñón", le dijo Nana directamente a Seth.

"Vosotros dos deberíais entrar y acabar de una vez, yo esperaré por aquí", dijo Nana.

"Vamos", murmuró Seth.

"De acuerdo", Liv le siguió en silencio hasta el vestíbulo.

En el registro civil, Seth apremió a Liv. "Sra. Steele, ¿está segura de que quiere seguir adelante con este matrimonio? En cuanto a mí, sólo estoy en este matrimonio por el bien de mi madre, no quiero privarte de tus derechos matrimoniales, así que ahora es el momento adecuado para echarme atrás."

Esperaba que Liv dijera que no porque definitivamente no tiene intención de casarse con ella.

Chapter 2

"Te prometo que me parece bien, nadie me obliga". 

Liv tardó unos meses en decidirse a casarse. Ahora que se había decidido no está dispuesta a echarse atrás.

Seth estaba bastante decepcionado, había esperado que ella se echara atrás. El agente les pide los documentos. Seth sacó su documento y Liv hizo lo mismo.

El dúo realizó los trámites necesarios en menos de diez minutos.

Inmediatamente, el funcionario expidió el certificado de matrimonio. Se giró para mirar a Seth, pero él ya estaba saliendo a toda prisa de la sala. "¡Espera!", le gritó ella, apresurándose a coger su bolso y seguirle. 

Ella lo alcanzó en el pasillo. 

Seth siguió caminando mientras se echaba un juego de llaves al hombro. "Enhorabuena, señora Brown, ahora tiene un nuevo hogar, mamá me ha dicho que su librería está en Lekki". Sin mirar atrás, cruzó las puertas del juzgado.

Liv se quedó mirando las llaves en la palma de la ma

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app