Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Casada por accidente con el CEO

  • 👁 120
  • 7.5
  • 💬 2

Annotation

Luana hace todo lo que puede, y lo que no debe, para recuperar el amor de su novio, ¡que no la merece! Paga dos días en un crucero de lujo, pero cuando se despierta por la mañana, se sorprende al darse cuenta de que se había equivocado de habitación, ¡y de novio! Se había acostado con un desconocido y no sabía qué hacer. Igor es un exitoso director general y piensa que el dinero lo puede comprar todo. Cuando se da cuenta de que ella no es quien pensaba, se siente engañado por ella y la ignora porque ya tiene la novia que ama. El problema es que un mes después, Luana descubre un embarazo, y ¿le hubiera gustado tirarse al mar, cuando aún tenía la oportunidad, de quedarse embarazada sólo de un desconocido que la ignoró, y luego pensó que lo había engañado? Realmente tuvo muy mala suerte, ¡y una mala suerte con una gran deuda que pagar a un usurero! Pero, no todo salió como habían planeado, y debido a las influencias y también al bebé, ¡acaban casándose! Igor no acepta en absoluto esta situación, y empiezan a entrar en conflictos y complicaciones, ¡sobre todo después de que él le pida a ella que firme un documento de divorcio tras diez meses de matrimonio! ¿Podría surgir el amor en medio de esta confusión? ¿Cuánto tiempo necesitará Luana para cambiar las cosas? Igor tendrá que darse la vuelta para recuperar a su mujer, ¿le dará ella una nueva oportunidad? ¡¡¡Ven a descubrirlo conmigo!!!

Chapter 1

CAPÍTULO 01 Luana Davis ¡Mi vida es un caos! Trabajo tanto, y casi no tengo tiempo "ocio", estoy a punto de perder al hombre que amo, por las prisas, ¡y esto tiene que cambiar! ¡Siempre he sido de las tranquilas, de las que piensan que tienen que complacer a todo el mundo, y hacen lo que pueden para que al mundo le vaya bien! Pero últimamente todo es muy complicado. Acabo de graduarme, y conseguí un trabajo como secretaria judicial, tengo un escritorio pequeño, pero mucho trabajo, a veces tengo dificultades con algunos empleados allí, pero siempre elijo hacer mi parte. Veo que mi gato está solo, ¡y he decidido darle la noticia de una vez! - ¡Todo va a ir bien, amor! ¡Te prometo que iremos al crucero que te prometí! - le dije a él, que estaba sentado en mi sofá, con la misma cara cerrada de siempre. - ¿Recibiste algo de dinero? - preguntó, volviéndose para mirarme. - Sí, nos vamos el viernes. ¡Nos quedaremos allí dos días! - dije emocionada, abrazándolo por el costado, y hasta lo apreté. - ¡Uf, qué bien! Como usé el dinero de débito que me dejaste, y la tarjeta morada, ¡todavía no he encontrado trabajo! Pero si me estás pagando un crucero, entonces la cosa va bien, ¿no? - comentó un poco frío, sé que está molesto por algunas cosas... - ¡Está bien, cariño! No pasa nada. Encontré otra forma de pagar este crucero, ¡sólo quiero que estemos bien! - dije besándolo, y él suavizó un poco su expresión. - ¿Te vas a quedar en la misma habitación que yo? - me preguntó un poco enfadado, y yo supe a qué se refería. - Sí, es un crucero de lujo. ¡Ya verás cómo te gusta! La piscina es increíble, vi las fotos de todo, ¡incluida la habitación! - Lo disimulé, porque, de hecho, él es muy guapo, y bien arreglado, y yo soy tan simple, y a veces hasta torpe. - Hum, ¡qué bien! - se limitó a responder-, ¡pero seguro que todo irá bien! Los días pasaban, y yo tenía que organizarme, y arreglarlo todo, y sólo tenía tiempo después del trabajo, porque esa oficina me tiene allí mucho tiempo, así que nos vimos muy poco estos días. En la oficina... - ¡Luana! ¡Tienes que organizar estos documentos! ¡No voy a tener tiempo! - dice mi compañera de trabajo, pero yo no entendí muy bien. - ¿Pero ese no es tu trabajo? Creía que eras tú la encargada de este tipo de procesos, y también de las visitas, ¡y de los embargos! - le contesté. - Es que no voy a tener tiempo, las visitas me cansan bastante, ya te las apañarás, ¿no? Me voy, ¡tengo prisa! Ni siquiera espera a que le conteste, ¡y me deja con todo! Estoy acostumbrada, los trabajos aburridos y burocráticos siempre me los deja a mí, y acabo haciéndolos yo, porque alguien tiene que hacerlos, ¿no? No soy una mujer ambiciosa, tengo veinticinco años, soy recién licenciada y estoy satisfecha con mi trabajo. Claro que tengo el sueño de algún día conocer a mi príncipe azul y vivir uno de esos romances de libros y novelas, ¡sólo espero estar caminando por la senda correcta! El día del crucero... Mi novio vino a mi casa, pero empezó a arreglarse en mi baño, decía que aquí tengo de todo, y que el pelo requiere unos cuidados absurdos, según él, ¡así que no pasa nada! El problema es que se estaba tardando mucho, y yo ya estaba preocupada, así que lo llamé: - ¡Amor! ¡No tardes, que ya queda poco para nuestra partida! - Le dije a él, que todavía se estaba preparando. - Ya estoy lista, ¡eres tú la que va tan rápido! - Vi que me miraba atentamente. - ¿Por qué no te quitas esas gafas hoy, Luana? ¡Qué cosa más fea! - No puedo ver nada sin ellos, ¡no puedo! - Digo desanimada, porque trabajé duro para hacer este crucero, tuve que pedir prestado treinta mil a un usurero, y todavía no sé ni cómo me las arreglaré para pagarlo, y tendré que ver esto más adelante, pero no importa, valdrá la pena, y recuperaré mi relación. Siempre hago todo para complacerlo, pero no soy del tipo atractiva, y nunca le gustaron mis lentes, no sé si el problema son los lentes, o el marco negro, pero sé que nuestra relación ha ido mal, pero debe ser porque trabajo demasiado, y no tengo tiempo para él, y él es muy necesitado. Por fin conseguimos un coche app para ir, él iba en el asiento delantero, y yo tenía que estar sola en la parte de atrás, y cuando fui a usar mi tarjeta.... - ¡Ha sido rechazada, señora! - dijo el conductor, y yo fruncí el ceño. - ¿Cómo podía ser? Ayer aún tenía límite de sobra... - ¡Tenía que usarla, querida! Me gusta el tuyo por los puntos, pero puedes usar el otro, eso no te importa, ¿verdad? - preguntó con esa mirada que hace que me derrita, y claro que no le negaría nada, ¡le quiero tanto! - ¡Claro que no! ¡No pasa nada! - Dije esto, pero por dentro estaba preocupada por los gastos, pero si es por él, o para él, ¡no me importa! Lo único que me importa es que nos reconciliemos, creo que dos noches serán suficientes, nunca me he entregado a ningún hombre, pero hoy seré totalmente suya, le quiero mucho, y sé que es lo que él quiere, porque siempre ha sido un mujeriego, y probablemente no aguante más esta situación. Todo estaba tranquilo en el coche, y yo me sentía rara, con dolores en el cuerpo y secreción nasal, así que empecé a estornudar. - Hoy estoy un poco resfriada. ¡Mi cuerpo no está en el mejor de los días! ¡Atchim! - dije, y él me miró, y luego dijo: - Se pone mejor, ¡está bien! - dijo sonriendo, creo que bromeaba, pero no dije nada más. Cuando llegamos al lugar, pensé que me ayudaría, pero se adelantó, analizando la vista, y me dejó atrás con las maletas. - ¡Atchim! - ¡Volví a estornudar! - Lo traes, ¿no? ¡Voy a buscar un baño! Y cuando encuentres una habitación, descansa un poco, ¡que enseguida voy! - dijo, y desapareció delante de mí, ¡*p*n*s pude ver a dónde iba, y en qué dirección! Solo vi cuando subió la gran rampa que daba acceso al barco, y era demasiado bonito. Me preocupaba si sería capaz de cogerlo todo y seguir encontrando la habitación, pero bueno... ¡Allá voy! El lugar era maravilloso, ¡enorme! Parecía una ciudad flotante, con piscinas, mesas con sillas y sombrillas, colchonetas, se veían las habitaciones con vistas al mar, ¡era muy bonito! Llegué con algo de dificultad hasta la gran rampa, que daba acceso a la cubierta del barco y ya había mucha gente entrando en ese momento, pero también era muy poco tiempo. Pasé por las mesitas, cada una con una sombrilla encima, y luego bajé a las habitaciones, sólo recordaba el número, que era la ciento veintidós, pero seguro que la encontraría, ¿no? Sudaba frío, y las maletas pesaban, entré con dificultad, y para ayudar aún más, mis gafas estaban un poco flojas últimamente, y necesitaba arreglarlas constantemente, y con las manos ocupadas lo hacía bastante difícil. Entre, y el espacio no era lo suficientemente grande para caminar con bolsas, había varias personas, y me desviaba como podía, veía que todos iban muy bien vestidos, iba de un lugar a otro, y sentía mi piel fría, y cuando menos lo esperaba, sentí que mi cuerpo era empujado por alguien, y sentí que mis lentes caían al piso. En ese mismo momento alguien me abrazó, y cuando me di cuenta ¡estaba prácticamente tumbada en el regazo de un hombre! ¡Un hombre que ni siquiera conozco! Estaba sin mis gafas, así que sólo podía ver una figura, poca imagen de lo que era su cara, pero el olor era estupendo, parecía muy guapo, y tenía unos brazos fuertes y ágiles, que me desestabilizaron tanto, que incluso quise quedarme allí. "¿Habré encontrado por fin un príncipe azul?". pensé. Me sentía cómoda entre sus brazos, me olvidaba de todo lo que me rodeaba, todo parecía estar quieto, o en cámara lenta, nunca nadie me había protegido así, ¡y ojalá tuviera las gafas puestas para poder verle mejor! "¿Las gafas? ¿Dónde están mis gafas?" Pienso, y me sacan de mi trance, con el sonido de algo rompiéndose cerca de mí. - ¡Maldita sea! - Dije medio bajito, ¡más para mí mismo! - ¡Deberías tener más cuidado y no dejar las gafas en el suelo! - dijo, levantándome, y yo me desconecté del trance en el que había entrado, y al momento siguiente, comprendí que eran mis gafas las que se habían roto. - Lo siento, señor. Soy muy descuidada, debería haber prestado más atención, ¡lo siento, de verdad! - repetía una y otra vez, pero el hombre no me hizo mucho caso, me entregó lo que quedaba de las gafas rotas, y se marchó lentamente, dejándome sola de nuevo, con el cuerpo dolorido, ¡y llena de bolsas! Observé que mucha gente me miraba, todos se detenían a mi alrededor, probablemente pensando que estaba loca, ¡y con razón! Pero, ¡todo estaba bien! Eché otro vistazo, pero ahora de lejos sería imposible identificar a ese hombre, ya estaba oscuro, y casi no puedo ver, y tengo mucha curiosidad por saber cómo voy a encontrar nuestra habitación, los números parecen borrones, y mis brazos ya están cansados, ¡y ni rastro de mi novio por aquí! Espero que todo salga bien, he invertido tanto dinero en esto.... Entré en un gran pasillo, era muy chic, con detalles de plantas a los lados, y una alfombra color vino extendida por el suelo, un precioso juego de luces blancas con amarillo y la puerta estaba sin cerrar, por lo que miré era la misma, arreglaré las cosas, y sorprenderé a mi gato, he traído un jersey "s*xy", y llegará aquí, y no creerá que soy yo, quiero que nada salga mal hoy, me he programado demasiado para esto, ¡y mi futuro depende de nuestra reconciliación! Estoy nerviosa porque será nuestra primera vez, ¡de hecho la mía! Pero he estado estudiando un poco sobre el tema y creo que me las arreglaré para complacerle, incluso he aprendido algunas cosas que hacerle, ¡simplemente no puede salir mal! Pero no saldrá mal.

Chapter 2

CAPÍTULO 02 Igor Smith - ¡Señor Smith! ¡El chófer ya está esperando para llevárselo! - dijo mi secretaria, Olivia. - ¿De verdad vas a ir a este crucero, Igor? Sabes que van a estar preparados para convencerte de que renuncies a las obras, ¿verdad? Quieren conservar la isla, y con los nuevos proyectos de Smith Engineering, ¡tendrían que destruir gran parte de ella! - dijo mi ayudante. - ¡No me importa lo que piensen! Tengo dinero para hacer todo lo que quiera, y aún puedo reconstruir esa y todas las demás islas de allí, ¡en un abrir y cerrar de ojos! Me voy ahora, ¡o llegaré tarde! - dije despidiéndome. ¡No puedo dejar que una inversión tan grande como ésta se me escape de las manos! Sólo voy a este crucero para zanjar este asunto de una vez por todas, ¡y nada me detendrá! Cojo el móvil mientras camino hacia el aparcamiento, necesito hablar con mi chica, quiero asegurarme de que realmente no se irá conmigo. Lla

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app