Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Aquilada para Amar a uno Millonario

  • 👁 137
  • 6.9
  • 💬 0

Annotation

Ella no se deja vencer por sus dificultades. Él cayó en depresión y cambió de personalidad después de un terrible accidente. Ella es contratada para salvarlo. Laura Martins, una mujer decidida y luchadora, ve sus cimientos sacudidos nuevamente con la noticia de un cáncer devastador que podría interrumpir sus sueños, y como si eso no fuera suficiente, recibe una noticia aún peor, el fallecimiento de su único hermano, que dejó atrás a una niña de tres años. Fernando Duarte, sintiéndose culpable por la tragedia del pasado, se encerró en sí mismo, mostrando solo frialdad y rude-za hacia las personas a su alrededor. Cristiane, temerosa por su hijo, toma una decisión y no le importa usar a Laura para ello.

Capítulo 1: El contrato

Laura Martins:

Golpes fuertes en la puerta me despiertan de un sueño agitado. El sonido reverbera en mi cabeza, desencadenando un dolor palpitante en mi sien como un cruel recordatorio de la caída que sufrí hace dos días en la empresa. Al intentar apoyarme en el lavabo, el mareo se intensificó, me desmayé y golpeé mi cabeza contra la dura porcelana, despertando solo al día siguiente. La luz del sol entrando por las rendijas de la ventana de madera hace que mis ojos ardan.

—¡Ya voy! — Intento gritar, pero mi voz es tan débil que dudo que haya salido más que un susurro.

Los golpes continúan, ahora más urgentes. Respiro profundamente, intentando disipar la niebla del dolor, y me levanto tambaleante. La habitación parece girar por un momento, pero me estabilizo, apoyándome en la pared mientras camino hacia la puerta principal. El eco de los golpes se mezcla con el zumbido en mi cabeza.

—¿Quién es? — Mi voz sale ronca, casi inaudible, mientras desbloqueo la puerta.

—¿Señorita Martins? — Responde una voz femenina.

Abro la puerta lentamente, revelando a una mujer joven y elegante. Es alta y delgada, vistiendo un traje perfectamente ajustado. Sus ojos me observan con una intensidad desconcertante, y una leve sonrisa curva sus labios.

—¿Puedo ayudar? — Pregunto, la desconfianza evidente en mi tono.

—Quisiera hablar de un asunto delicado con usted, ¿puedo entrar?

—No es buena idea dejar entrar a una desconocida en mi casa — respondo con hesitación, manteniendo la puerta solo entreabierta.

Ella sonríe suavemente, un gesto calculado para parecer amigable.

—Entiendo su hesitación, pero no soy una completa desconocida, somos colegas de trabajo. Y le aseguro que lo que tengo para ofrecer es de su interés.

El dolor en mi cabeza hace difícil pensar con claridad, pero mi curiosidad me lleva a abrir la puerta, permitiéndole entrar. No me molesto en decirle que no se preocupe por el desorden; lo único que tengo en la sala es un sofá de tres plazas que me donó la vecina. La mujer se sienta en el asiento derecho del sofá, y yo en el izquierdo.

—Bueno, hace dos días la encontré desmayada en el baño de la empresa... — comienza a hablar, pero la interrumpo.

—Entonces, ¿vino a cobrar el dinero que gastó en el hospital conmigo, verdad? Ya debería haberlo imaginado, era uno de los hospitales más caros de la ciudad, no cualquiera entra al Vivaz — suspiro, sintiendo la humillación de mi situación. — Mire, no puedo pagarle ahora, pero si me da algo de tiempo...

—¡No! — Me interrumpe, y mis ojos se abren de par en par, sintiendo el miedo de que exija el dinero en este momento seco mi boca. — Fue mi jefa quien pagó el hospital para usted — aclara. — Y ella quisiera hacerle una propuesta.

Mi desconfianza aumenta, y mi corazón comienza a latir más rápido.

—¿Qué tipo de acuerdo?

Ella coloca el sobre en la mesa y me mira directamente a los ojos.

—Mi jefa pagará todos sus tratamientos, cirugía y medicación para la cura de su cáncer, y además le dará una asignación de mil reales por mes.

(El real o reales es el nombre de la moneda brasileña, donde ocurre la historia)

—¿A cambio de qué haría eso por mí? — Pregunto, ya no gustando, nadie hace nada gratis por nadie, no creo en hadas madrinas.

—Ella quiere alquilarla — responde, como si simplemente dijera que el cielo está hermoso.

—¿Qué? — Exclamo en shock. —¿Alquilarme para qué? — Pregunto, confundida.

—Para amar a su hijo — responde con una enorme sonrisa en su rostro, como si eso fuera lo más natural del mundo.

—¡No voy a prostituirme! — Exclamo extremadamente ofendida por ese acuerdo propuesto. — Sé que no tengo mucho dinero, pero sé muy bien que tengo mi valor.

—No, Laura, nada de eso. Ella no está pagando para que tenga relaciones con él. Solo para que sea el soporte emocional que él necesita — aclara. — Está pasando por un momento muy difícil, y mi jefa cree que usted puede ayudarlo a superarlo.

—¿Por qué yo? — La miro, tratando de descifrar sus intenciones.

—Usted despertó emociones buenas en él, por eso pensamos que puede salvarlo.

—¿Desperté? ¿Salvarlo? — Mi pregunta resuena llena de ironía e incredulidad. — ¡Ni siquiera sé de quién está hablando! — Digo lo obvio y reviro los ojos, error mío, el latir en mis sienes aumenta aún más.

—Entienda, usted salva al hijo de ella y ella la salva a usted, así de simple. Y si por algún motivo termina enamorándose de él, no hay problema, siempre y cuando este acuerdo nunca salga a la luz. Refuerzo, nadie más que usted, yo y ella debe saberlo — su tono de advertencia me deja alarmada.

— Ni siquiera he aceptado el acuerdo y ya están pensando en la posibilidad de que me enamore de un completo desconocido. ¿Qué tienen en...

— Mi jefa quiere ver a su hijo volver a sonreír — me interrumpe, su voz cargada de urgencia. — Curiosamente, cuando está con usted, muestra buenos sentimientos. Ella, al igual que usted, está desesperada. Hace años que su hijo se encerró en sí mismo y vive alejando a todos. Durante dos largos años ni siquiera salió de casa, y cuando finalmente lo hizo, mostró frialdad y grosería hacia todos. Sus ojos perdieron el color y ella siente que cada día está perdiendo más y más a su querido hijo, teme que termine, termine... — cierra los ojos, como si los recuerdos aún la atormentaran, ya puedo imaginar lo que quiere decir, suicidio. — Lo importante es que usted encendió una esperanza.

El desespero en su voz me toca. No puedo decir que sé lo que la madre de él está sintiendo — nunca fui madre, y la mía siempre me quiso lejos —, pero es triste vivir sin esperanza. En los últimos cuatro meses, me he visto en un agujero. A pesar de estar trabajando, mi salario no es suficiente para cubrir los gastos de la casa y un tratamiento privado.

— No voy a enamorarme de él — digo convencida, sintiendo el peso de mi elección sobre mis hombros.

— Si usted lo dice — ella entona con una sonrisita en el rostro, como si no creyera lo que digo. — ¡Mañana será su primer encuentro!

— ¿Mañana? — Me atraganto con la saliva.

— Una duda — levanto mi mano con el dedo índice levantado. — ¿Cuándo podré dejar de fingir que amo a este chico?

— El contrato tiene una validez de dos años. Si lo interrumpe antes, tendrá que pagar una multa y devolver todo el dinero gastado en su tratamiento y las asignaciones — responde, su semblante volviendo a ser serio. Suspiro, ¿en qué me he metido? — Mire, ya está en la etapa dos de su enfermedad. Si rechaza esta propuesta, cada día que pase, las posibilidades de evolución aumentan y su supervivencia disminuye.

Sus palabras son como varios golpes en mi cara, dejando el pulso dolorido en mi cabeza aún más fuerte. — Está bien — murmuro, sin alternativas, realmente esta parece ser la única forma de que pueda sobrevivir. — Firme. Voy a buscar la ropa — informa y se levanta.

Capítulo 2: El ogro

> Noche del día siguiente:

Respiro profundamente, llenando mis pulmones de aire mientras me detengo ante la entrada suntuosa de uno de los restaurantes más refinados de la ciudad. Una ola de nerviosismo recorre mi estómago, una sensación de entumecimiento me invade, y noto mis dedos fríos y rígidos. Nunca he estado en una cita "a ciegas" —vamos a llamarlo así—. Es extraño, he visto doramas coreanos donde esto es normal, pero ¿aquí en Brasil? Nunca he oído hablar de ello.

La mujer, que descubrí se llama Ana, no quiso decirme el nombre ni mostrarme la foto del chico, todo lo que tengo es un pedazo de papel con su apellido: “señor Duarte”, y una instrucción simple: dirigirme a la recepción. Con el corazón palpitante, me aferro a la valentía y entro en el establecimiento.

El piso de mármol bajo mis pies resuena con cada paso en el lujoso vestíbulo de entrada, y lucho por camuflar mi ansiedad. Al acercarme al mostrador, la recepcionista muy elegante c

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app