Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

¡No me volveré a casar contigo!

  • 👁 123
  • 7.5
  • 💬 4

Annotation

Un matrimonio infeliz que terminó en divorcio, no podía tener una segunda oportunidad. Ashley estaba convencida de eso, pero su exmarido trataría a toda costa de volverla a enamorar. Sin embargo, ¿se puede perdonar una infidelidad? . . . Quédense a descubrir el desenlace de esta y mis otras historias. Les aseguro que no se arrepentirán.

Corazón roto

—¡Eres tan poca cosa para mi hijo! ¡No sé cómo fue que se casó contigo!Un fuerte golpe se escuchó, seguido de aquellas palabras. —¡Suélteme, señora!Ashley intentó liberarse del agarre de su suegra. El cuero cabelludo de la mujer ardió, mientras sentía como eran jalados sus cabellos. Débora la soltó con un fuerte empujón haciendo que chocará contra el sillón a su lado. Los ojos de la menor empezaron a escocer a causa del dolor y la humillación recibida. No solamente le dolía la cabeza, sino que, además, tenía la mano de su suegra estampada en el rostro. —¡Qué te quede claro que no permitiré que mi hijo siga contigo!—la amenazó la mujer, antes de tomar su fina cartera y marcharse de su casa dando un sonoro portazo.La joven no se imaginó que al abrir la puerta de su hogar, se encontraría con aquella señora tan enfurecida. Era la primera vez que veía a su suegra, la primera vez que cruzaban palabras. Sin embargo, aquello le bastó para desear no volver a verla lo que le restaba de vida. Su matrimonio con Angelo se había dado a escondidas. Ambos se habían casado, huyendo de la renuencia de sus familias, pero convencidos de que su amor era lo suficientemente fuerte como para superar cualquier obstác*l*. Realmente, Ashley llegó a creer en el cuento de amor perfecto. Eran como Romeo y Julieta a su parecer, sin embargo, no tenía idea de lo desubicada que estaba respecto a eso. Porque el hombre que creía que la amaba, no era más que un farsante. Luego de renunciar a su posición económica, la joven debía trabajar para ayudar a mantener su hogar. Esa tarde, regreso un poco más temprano a casa debido a que la tienda de ropa dónde trabajaba había decidido cerrar antes. Ashley iba pensando en lo que le prepararía a su marido para cenar, sin imaginarse que Angelo estaba degustando de otro tipo de cosas. Un gemido la sobresaltó cuando cruzó la puerta de entrada…«¿Eso qué fue?», se preguntó en su mente, evitando pensar mal. «Quizás es la televisión», concluyó con convicción, encaminándose a la recámara matrimonial. Sin embargo, jamás se imaginó lo que encontraría en esas cuatro paredes. El mundo a su alrededor pareció detenerse, mientras veía como aquella mujer de rostro desconocido, cabalgaba a su marido. La imagen era digna de una película p*rn*, una vulgar película si le preguntaban. Sus ojos se humedecieron ante lo que veían y una lágrima traicionera se escapó de los mismos. Eran muchos sentimientos mezclados a la vez: decepción, rencor y tristeza. —¡Angelo!—chilló queriendo encontrarse a alguien más en aquel lecho. Quizás se trataba de una pareja que se había metido a su casa sin permiso, quiso pensar, inclusive por un minuto su mente quiso engañarse con eso. Pero no. La realidad era completamente distinta. El hombre en cuestión alzó el rostro para encontrarse con su esposa. Lejos de la reacción que Ashley hubiese querido, Angelo se mostró orgulloso. Y aquella mujer de pelo rojizo no detuvo sus movimientos, por el contrario, su danza se intensificó haciendo que los gemidos fuesen estrepitosos. —¡Oh, sí!—la susodicha parecía estar en pleno orgasmo, mientras el rostro de su marido se desfiguraba por el placer recibido. Los dos parecían disfrutarlo demasiado. Sin poder creer semejante descaro, Ashley estalló, acortando la distancia en dos grandes zancadas y tomando a la mujer por sus rizos rojos. Le jalo el pelo con tanta fuerza que en sus manos quedaron varios mechones. —¡Suéltala!—exigió Angelo, saliendo a socorrerla. —¡M*ld*t*! ¡¿Cómo pudiste?!—despotrico golpeándolo en su ancho pecho. Era un desgraciado. —¡Basta!—exigió el hombre dándole un empujón que le hizo caer al suelo. Ashley no podía creer que la hubiese agredido, aquello era demasiado para su desecho corazón, el cual se rompía más y más con cada segundo. —¡Eres un desgraciado! ¡Te odio, te odio!—Pues da lo mismo, Ashley—hizo como si su rencor no le importara—. Creo que esta fue la forma más efectiva de pedirte el divorcio. ¡Por favor, lárgate de mi casa!—¡¿Qué?!Realmente aquello era el colmo, era él quien le era infiel y se atrevía a exigirle algo como eso. Simplemente, su descaro era demasiado. —¡De ninguna manera! ¡Serás tú el que se largue!—gritó de vuelta. —Te equivocas, Ashley—el hombre sonrió de manera perversa. Inclusive la mujer a su lado se atrevió a soltar una estridente carcajada, que le provocó náuseas—. La casa ya la vendí. Así que tendrás que irte sí o sí. Aquello la tomó por sorpresa, haciendo que sus ojos se abrieran desmesuradamente. «¡¿Qué la había vendido?! Eso no podía ser verdad, si la casa era de ella», pensó renuente a creer tanta maldad de parte del hombre al que amaba. —No puedes estar hablando en serio—murmuró de pronto en voz muy baja. Toda aquella situación empezaba a superarla, era como una espantosa pesadilla de la que ya deseaba despertar. Inclusive, disimuladamente, llegó a pellizcarse con la esperanza de que todo esto no fuera real. Pero lamentablemente todo era tan real, tan real como el sol que había salido esa mañana y tan real como su corazón roto que parecía imposible de reparar. Todo dolía tanto, que no pudo evitar derrumbarse. Ashley lloró, mientras empuñaba las manos, clavándose las uñas en su palma. Un segundo después, se puso de pie y se abalanzó al ataque de aquellos que habían osado destruirla. Porque así era como se sentía, destruida. El escándalo que se presentó en aquella residencia fue tanto que los vecinos tuvieron que intervenir. En cuestión de media hora, la policía los tenía a los tres arrestados, en una comisaría, esperando a que dieran explicaciones de lo ocurrido. —No hay mucho que decir, oficial. Este tipo de aquí, usó nuestra casa como motel para acostarse con esta z*rr*. Así que como comprenderá, las cosas no podían ser más pacíficas—explicó Ashley, deseando terminar con esto pronto. Ansiaba con locura irse de allí cuánto antes, pero no solamente quería irse de la estación de policía, sino que deseaba poner mar y tierra de por medio. No quería volver a ver a Angelo Westler en su vida…

Divorcio

La oficina del abogado estaba fría y silenciosa. Ashley y Angelo estaban sentados frente a la mesa, separados por una pila de papeles.La mujer se mantenía erguida, con la espalda recta y la mirada fija en el frente. Su rostro estaba pálido y en sus ojos se veía la evidencia de lo mucho que había llorado. Angelo, por otro lado, estaba sentado con los hombros caídos y la mirada perdida en los papeles. El abogado comenzó a leer el documento de divorcio. Y Ashley escuchó con atención cada una de sus palabras, pero sus pensamientos rápidamente viajaron a otro sitio, uno mucho más alejado.Los recuerdos de su matrimonio con Angelo inundaron su mente. Recordó el día en que se conocieron, el día de su boda y lo mucho que planearon tener hijos. Recordó también todos los momentos felices que habían compartido, uno a uno, pasaron por su mente como una triste película. Jamás imaginó recibir este tipo de traición de parte del hombre al que amaba con lo

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app