Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

El mercenário Y La detective

  • 👁 39
  • 5.0
  • 💬 1

Annotation

Sinopsis : En un mundo de acción y secretos sobrenaturales, el mercenario Max, dotado de poderes extraordinarios, se encuentra en un viaje de redención y venganza tras sobrevivir a una explosión. Mientras lucha por controlar sus dones, se ve envuelto en una relación con la detective Ruth, que está decidida a desentrañar los misterios que rodean su existencia. Cuando Ruth y Max se encuentran por primera vez, la detective está en una misión para atrapar a los terroristas. Los terroristas casi la matan. Y Max la salva. Cuando sólo ve los ojos de Max, intenta averiguar quién es el misterioso hombre que la salvó.

1 El Sacrificio

1

Maxwell Williams, Mayor. 2020

El Sacrificio

El caos dominaba la escena. Mi pelotón se alzaba en medio de los estragos de la guerra. Estamos en una misión, matar a todos nuestros enemigos rusos.

El ruido ensordecedor y los disparos resonaban por todas partes. Bajo mi mando, nos enfrentamos a los rusos, cada paso calculado hacia la victoria.

— Avancemos con cuidado. - Les dije mientras me seguían en fila. Continuamos cuesta abajo hacia los rusos. A medida que avanzábamos, noté algo extraño. Nuestros enemigos habían desaparecido. Ya no estaban cerca de su base. Lo que me confundió aún más. Sabía que había otro equipo ahí fuera, la pregunta era, ¿dónde estaban?

Rápidamente, les ordené que se escondieran, manteniendo a todo el mundo alerta.

— Agáchense, escondámonos por ahora.

Les digo a todos, para luego agacharme y recargar mi arma. Le digo a Tadeo, uno de los soldados.

— Haz guardia, los demás y yo echaremos un vistazo.

Thaddeus asintió y ajustó su arma, dándose la vuelta, buscando cualquier movimiento de nuestro enemigo, y protegiendo la retaguardia. Si oía algo, Thaddeus me alertaría de cualquier amenaza.

Aquella extraña ausencia de enemigos despertó mi instinto de investigar. Así que avancé con los demás soldados.

— Vayamos por ahí, y con cuidado. Manteneos alerta. - Dije a todos.

No dejábamos de mirar a los lados, empuñando nuestras armas. Atentos a cualquier movimiento. Pero había mucho silencio, y no entendía lo que pasaba.

Intenté usar mis habilidades para escuchar atentamente y ver si había algo fuera de lo normal.

Cuando me concentré en los sonidos del lugar. Podía oír la respiración de todos mis amigos. Cada latido de sus corazones revelaba determinación y coraje. Cuando me concentré más, oí un grito agudo.

— Señor, cúbrase, viene una bomba.

— Miré a Thaddeus, y señaló delante de nosotros. Una bomba en curso de colisión con nosotros.

Mis ojos se abrieron de par en par, y traté de mantener la calma.

No había tiempo para correr. Teníamos que intentar escondernos.

Sin dudarlo, en un acto de puro instinto, aparté a mis compañeros y grité órdenes desesperadas, protegiéndolos del inminente impacto.

Una explosión cegadora llenó el campo, seguida de un calor abrumador. Fui arrojado entre los escombros y los cuerpos carbonizados de mis camaradas. La bomba había aniquilado a todos menos a mí, sorprendentemente.

A pesar de la visión borrosa y el zumbido en los oídos, luché por liberarme de los escombros. Al mirar a un soldado caído, una mezcla de tristeza y determinación llenó mi ser.

— ¿Cómo sigo vivo? - me dije, mirando los restos que cubrían mis caderas y piernas. Estaba atrapado, y todos los que estaban conmigo minutos antes habían muerto.

Sentía las piernas entumecidas y me dolía la cara. Todo ardía, podía oler el fuerte olor. La bomba me había quemado, y mi corazón seguía luchando por no morir.

*p*n*s podía ver bien. No oía bien, y poco a poco sentí que mi respiración se ralentizaba.

Solo, herido y aturdido, un torrente de emociones me inundaba. Sin embargo, un pensamiento resonaba en mi mente: la responsabilidad de vivir en el recuerdo de los que se sacrificaron.

Horas después, al recobrar el conocimiento, ansiaba la muerte, mi cuerpo desgarrado anhelaba un final.

— No puedo levantarme. — me lamenté mientras aferraba la pistola que me había dado mi padre. La única pistola que había permanecido conmigo frente a la bomba. Intenté sujetarla contra mi pecho. Sentía las manos débiles. No me quedaban fuerzas. Era mi fin.

Pasaron las horas y oscureció. Había perdido la cuenta de cuántas veces me había desmayado y me había vuelto a despertar. Era como una pesadilla. La escena de la guerra estaba frente a mí, y no podía hacer nada al respecto.

En la oscuridad, un hombre se acercó, rezando por el fin de aquella escena bélica. Sorprendido al verme mover, él, un ruso, me ayudó y me llevó a su humilde casa. Improvisó una manzana con trozos de madera que había encontrado durante la guerra.

— Espera, yo me ocuparé de tus heridas. - Me llevó rápidamente a su casa. Y cerré los ojos, intentando no pensar en el dolor.

Tras semanas de recuperación, le di las gracias al caballero que me había ayudado. — Gracias por todo.

No sabía qué más decirle. El hombre, que se llamaba Olav, sabía que yo era un soldado inglés. Me buscarían los rusos si me encontraban, así que me ayudó a encontrar un lugar donde. Pudiera dormir sin que nadie me encontrara. Acepté con enorme gratitud y partí disfrazado entre los rusos. Vivía escondido. Luché por volver a casa, pero me desanimó saber que me habían declarado muerto. Oí mencionar mi nombre en una noticia y ya no tenía motivos para volver.

Mientras robaba comida y buscaba una salida, la ira se apoderó de mí. La pérdida de mis amigos en la guerra, la imposibilidad de volver a casa… todo me consumía.

2 atrapar a los asesinos.

Ruth Sterling, 2023-presente.

Intentaba atrapar a los asesinos.

Habían pasado dos años desde el comienzo de esta búsqueda incesante. El sol entraba a raudales por las ventanas de mi despacho, pintando la habitación de tonos anaranjados y sombras oscuras. Yo, Ruth Sterling, una intrépida detective del Departamento de Policía de Nueva Orleans, me encontraba inmersa en un siniestro y desgarrador rompecabezas: los brutales asesinatos cometidos por terroristas rusos. Junto a mi compañera, Eva, me enfrentaba a la frenética búsqueda del siguiente objetivo.

El teléfono sonó, rompiendo el pesado silencio de la habitación. Contesté, escuchando los informes de los últimos crímenes: familias enteras brutalmente masacradas. Mi corazón se aceleró, sintiendo la presión de los últimos acontecimientos. El caso que intentaba resolver aún no había conseguido encontrar al culpable. Mi jefe fue directo: - Usted y su compañera se encargan de atra

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app